Tag Archives: vainilla

Estudios de la UN sobre orquídeas, premiados en Ecuador.

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Grupo de investigadores en el Congreso Internacional de Orquídeas Andinas (Ecuador).Un estudio sobre micorrizas de vainilla y otro de polinización de orquídeas y distribución espacial en Yotoco lograron el tercer puesto en pósteres.
Grupo de investigadores en el Congreso Internacional de Orquídeas Andinas (Ecuador).Un estudio sobre micorrizas de vainilla y otro de polinización de orquídeas y distribución espacial en Yotoco lograron el tercer puesto en pósteres.

14 de Noviembre del 2012

Un trabajo sobre las micorrizas de estas plantas y otro sobre su distribución espacial en la Reserva de Yotoco fueron reconocidos con el tercer puesto en el Congreso Internacional de Orquídeas Andinas.

En este destacado evento académico internacional —celebrado en Ecuador y que reunió a cientos de investigadores del mundo que se dedican a su estudio—, el grupo de Orquídeas y Ecología Vegetal de la UN en Palmira presentó doce trabajos investigativos, siendo el grupo con el mayor número de estudiantes asistentes al evento.

Con proyectos relacionados con micorrizas de orquídeas y enfocados en su diversidad en el Pacífico, bacterias asociadas a especies amenazadas (como la catleya cuadricolor), orquídeas de los bosques del Valle del Cauca, distribución espacial de Yotoco y otros trabajos conjuntos con otras instituciones, la UN de Colombia dejó ver su talento.

Dos de ellos se destacaron por su relevancia científica: el estudio sobre micorrizas de vainilla y el de su polinización y distribución espacial en Yotoco; ambos desarrollados por las estudiantes Ana Teresa Mosquera y Dora Helena Ospina, investigadoras del grupo. Estos lograron el tercer puesto en mejor póster de investigación.

“En el primer proyecto se reconoció el esfuerzo por desarrollar estrategias de cultivo que involucren la interacción microorganismo-planta. En el otro, la descripción de un sistema que tiene un potencial para entender algo que muchos ecólogos evolutivos han llamado ‘el misterio abominable de Darwin’: por qué las orquídeas no producen néctar para atraer a sus polinizadores”, dice el profesor Joel Tupac Otero, director del grupo.

El estudio de polinización está encaminado a entender las dinámicas poblacionales de las especies para usar esa información en programas de conservación y hacer un manejo de sus poblaciones que les garantice una sostenibilidad.

Según el investigador, esta es una planta de gran valor económico a nivel mundial como especie ornamental, pues su comercio, como flores de corte o vivas, mueve en el mundo alrededor de 2 billones de dólares anuales.

Sin embargo, el profesor Otero indica que su grupo ha puesto los ojos sobre estas especies “porque son la familia más diversa del mundo, y en la medida en que se van perdiendo los ecosistemas, también se pierden especies sin ni siquiera haber sido descritas para la ciencia. Por eso, este es un esfuerzo para conservar las especies, sus hábitats y documentar la riqueza natural del país”.

El grupo de investigación trabaja desde el año 2000 y fue registrado en Colciencias en el año 2006.

Su director afirma: “lo más importante es que el semillero de investigación ya está empezando a dar sus frutos; son graduandos que han tenido un desempeño ejemplar en congresos internacionales, lo que nos ha permitido estimular a los estudiantes que ingresan al semillero y mostrarles que existe un gran potencial científico; es demostrar que el trabajo que hace la UN es reconocido”.

Créditos:http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/inicio.html

La vainilla, una alternativa rentable para el Pacífico.

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

La vainilla es una orquídea de la que existen 110 especies distribuidas en todo el mundo.
La vainilla es una orquídea de la que existen 110 especies distribuidas en todo el mundo.

17 de Octubre del 2012

Según investigaciones de la UN en Palmira, se han reportado cerca de diez especies de estas orquídeas. Estas podrían representar ingresos adicionales a sus pobladores al incorporarlas a otros cultivos.

La vainilla es una orquídea de la que existen 110 especies distribuidas en todo el mundo, particularmente en las regiones tropicales. A diferencia de otras, esta especie es trepadora, germina en el suelo y empieza a subir por los troncos de los árboles formando una especie de bejucos.

La más conocida es la especie Vanilla planifolia, que produce un fruto del cual se obtiene un saborizante y varias fragancias para diferentes productos; un valor que, según investigadores del grupo de Orquídeas y Ecología Vegetal de la UN en Palmira, es un gran potencial que debe ser aprovechado por los pobladores del Pacífico, en donde hay una gran variedad.

“Desde hace cuatro años comenzamos un trabajo para saber cómo podemos identificar estas vainillas de la región, en donde observamos que hay mucho material estéril. En Buenaventura, tomamos muestras de las características morfológicas de las flores de las orquídeas, de los pétalos y de los diferentes órganos con el fin de evaluar su diversidad”, afirma el profesor Joel Tupac Otero, director del grupo.

Los investigadores, bajo el liderazgo de Francisco Molineros, encontraron que en Buenaventura hay cuatro especies y unas nuevas vainillas nativas del país que tienen un gran potencial.

Para el profesor Tupac, estas orquídeas son una alternativa rentable para muchas de las comunidades campesinas que habitan esta zona del país y que cuentan con pocos ingresos económicos.

“Algunas alternativas actuales que se plantean en estas comunidades son el establecimiento de monocultivos como piña, coco y palma de aceite, que hacen necesario deforestar y acabar así con una inmensa biodiversidad”, indica.

Por eso, el investigador propone a esta planta como una alternativa de cultivo acompañante de otros sistemas de producción, con un alto valor agregado y excelente rentabilidad, que no solo permite tener un ingreso económico adicional, sino que, además, ayuda a mantener la seguridad alimentaria y los procesos de biodiversidad intactos.

“En este momento, hay algunos cultivos de vainilla que se han establecido de forma piloto en esta zona. Un ejemplo es uno que estamos implementando en Tumaco como alternativa a la problemática de destrucción ocasionada por la palma de aceite en la zona. Queremos ver cuál es el valor agregado de estos elementos que están naturalmente presentes y que les puedan ayudar económicamente a las comunidades”, dice el profesor Tupac.

En cuanto a su comercialización en el país, asegura que es un excelente producto y que cada vez su mercado aumenta, dadas las necesidades de las personas de consumir productos naturales.

“Por qué no desarrollar una vainilla propia y empezar a proponer alternativas de exportación con un producto que se posicione a nivel internacional. Podemos ponerla en un sistema productivo y rentable actualmente establecido, sin que perjudique otros cultivos existentes y permita obtener así ganancias adicionales”, concluye el investigador.

Créditos:http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/inicio.html

Impulsan producción de vainilla en Colombia.

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Requiere de una planta hospedera para desarrollar su crecimiento.
Requiere de una planta hospedera para desarrollar su crecimiento.

17 de Septiembre del 2012
Aunque la vainilla –insumo básico de productos mundiales como la Coca-Cola– crece en temperaturas húmedas, un estudio de la UN impulsa su cultivo en sistemas agroforestales áridos.

La vainilla es una sustancia que está presente en el olor de variada gastronomía; en el sabor de la heladería y la pastelería; en la fragancia cosmética; y en un sinnúmero de productos que se aderezan con sus bondades. Pero lo más importante es que desde la UN se pretende potenciar este cultivo con alternativas como su articulación en terrenos alternos donde también pueden prosperar.

Pero lo más importante es que en la UN se pretende potenciar este cultivo mediante su adaptación a terrenos alternos donde también pueda prosperar.

De ese modo, Natalia María Gómez López, investigadora del proyecto de Cultivo e Industrialización de la Vainilla en Colombia, del Departamento de Ciencias Forestales de la UN, menciona: “Queríamos ver cómo microclimas contrastantes (árido para este caso) permitían mejorar el desarrollo y el crecimiento de la vainilla y qué modificaciones tenían en lo funcional, por ejemplo, cuáles fotosintetizaban más o menos”.

Para tal identificación, se conoció que para que el cultivo se desarrolle debe estar sobre un tutor o árbol hospedero, pues requiere de sombra, así que la protección que le proveen las ramas y hojas de esos árboles es fundamental.

Las pruebas se desarrollaron con dos especies tutoras: el achote y el matarratón. Estas arrojaron que, con la primera, que es una especie de hojas grandes, se impide el paso de la luz hasta el nivel de la planta; mientras que, con la segunda, de ramas esparcidas y hojas pequeñas, se da mayor paso a la luz y se obtiene un mayor crecimiento de la vainilla.

Gómez López dice que la adaptación de dichos sistemas debe ejecutarse con plantas hospederas que no superen los dos metros, para proporcionar un manejo ágil de la vainilla, pues en condiciones normales, por ejemplo, en bosques, esta puede alcanzar alturas tan grandes como se las permita el árbol que la hospede.

Y agrega: “nuestro trabajo tiene una importancia de orden práctico alta, porque en nuestro país es una especie relativamente nueva y nosotros podemos dar en este momento algunas recomendaciones técnicas para pequeños o grandes cultivadores, como, por ejemplo, el tipo de densidades de siembra o tamaños de la planta hospedera”.

Estas alternativas se presentan como una oportunidad para competir con una especie que está monopolizada en un 95% por Indonesia, Madagascar, China, México y Tonga. El establecimiento de mecanismos de industrialización en Colombia podría impulsar una economía viable a gran escala y para pequeños productores; luego de unos buenos sistemas productivos se podrían alcanzar utilidades de hasta 20 millones de pesos por familia, según calcula Flavio Moreno, codirector de la pesquisa.

Los resultados del trabajo sobre la producción de la vainilla, adelantado por 14 investigadores de la UN, han sido expuestos en países como Perú y Guatemala. Además han realizado talleres de acercamiento a las comunidades con el producto para entender cómo se cultiva, así como para recoger dudas y experiencias sobre lo que han desarrollado.

El proyecto contó con el apoyo del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural. Y el caso específico sobre respuesta de vainilla ante variaciones microambientales sirvió como trabajo de tesis para optar a magíster de la profesional Natalia María Gómez López.

Créditos: http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/inicio.html

La vainilla, una dulce especie que puede desaparecer

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

La vainilla es, según los investigadores, uno de los recursos fitogenéticos con mayor potencial en el Pacífico colombiano.
La vainilla es, según los investigadores, uno de los recursos fitogenéticos con mayor potencial en el Pacífico colombiano.

6 de junio de 2012

Investigadores de la UN en Palmira han evidenciado una disminución de las especies del Valle del Cauca y afirman que por falta de información científica, podría extinguirse sin reconocer sus potencialidades.

En postres, chocolates y helados, sin duda alguna la vainilla es el sabor preferido por los colombianos. Esta sustancia, que en sus inicios, fue extraída de la fragante orquídea Vanilla planifolia, se convirtió hace más de 100 años en uno de los recursos fitogenéticos con mayor potencial de exportación en Colombia. Se trata de una antigua tradición que desapareció cuando la vainilla química tomó su lugar como una materia prima viable y económica.

Esta aromática planta posee unas 110 especies que se distribuyen en todas las zonas tropicales del mundo y que puede tener alrededor de 160 millones de años en el globo terráqueo. Su producción la lideran Indonesia y Madagascar, aunque sus cultivos se han venido a pique durante los últimos años; por ejemplo, en el caso de Madagascar se  reporta una producción de 2.277 toneladas en 1984, y en el 2004 es solo de 600.

Científicos del Grupo de Investigación en Orquídeas y Ecología Vegetal (GIO) de la UN en Palmira, persiguen su olor en el Valle del Cauca identificando que pese a la gran diversidad de esta especie en esta zona del país, sus poblaciones han disminuido y los agricultores aún no conocen sus propiedades excepcionales para cultivo.

Potencial en el Pacífico

La vainilla es uno de los recursos fitogenéticos con mayor potencial en el Pacífico colombiano y según los investigadores, su cultivo representaría una fuente importante de ingresos para los pobladores de la zona, ya que según sus estudios, hay más de seis especies de orquídeas en Buenaventura y Chocó.

“Lo que pudimos evidenciar en el Pacífico colombiano fue un uso meramente artesanal de la vainilla. Los pobladores de los sitios donde están plantadas estas especies, las utilizan como plantas medicinales y tienen un valor cultural alto porque se cree que su aroma tiene un poder de atracción de las mujeres”, afirma el profesor Joel Tupac Otero, director del GIO.

Sin embargo, los investigadores explican que uno de los “cuellos de botella” de la vainilla es su polinización, pues la mayoría de ellas no producen una recompensa efectiva natural que las haga reproducirse rápidamente.

“Se sabe que existe una baja proporción de flores que son polinizadas bajo condiciones naturales; en México, por ejemplo, solo el 1% de las flores producen frutos de manera natural”, asegura Nancy Fiorela, estudiante de la Maestría en Bosques y Conservación ambiental de la UN en Medellín, vinculada a la investigación en vainilla.

Disminución de especies

Pese a su diversidad, en el Valle del Cauca los científicos han notado una disminución de las especies de orquídeas que pudieron haber sido afectadas por cambio climático o factores de contaminación ambiental.

El profesor Otero indica que “la vainilla, como otras especies de orquídeas, está amenazada en Colombia, en gran parte por el desconocimiento científico y cultural, que la hacen perder su valor”.

Sin embargo, su propuesta, encaminada siempre a la conservación de esta especie, parte del conocimiento científico de la polinización y floración de la especie y de una educación ambiental que debe dirigirse a los productores para que tomen conciencia de su importante valor fitogenético y cultural.

En ese sentido, con el apoyo de la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca (CVC) y de la Universidad Javeriana, el profesor Tupac adelanta un estudio sobre vainilla de bosque seco en la población de Atuncela (a orillas del río Dagua) para identificar, igualmente, sus poblaciones y amenazas.

“Estas investigaciones implican conocer a fondo los pormenores de su manejo, aprender a manejar de manera integral la nutrición de las plantas, las densidades óptimas de crecimiento, los tutores más adecuados, entre otros aspectos que están orientados a generar resultados en cuanto al vigor y crecimiento de las plantas, que postulen a Colombia en el mapa exportador de la vainilla en el mundo”, concluye Nancy Fiorela.

Créditos: agenciadenoticias.unal.edu.co

Descubren nueva variedad de vainilla en Buenaventura

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

La especie nueva es más aromática que la comercial: la Vanilla planifolia.
La especie nueva es más aromática que la comercial: la Vanilla planifolia.

23 de mayo de 2012

El trabajo académico de Francisco Molineros, estudiante de la UN, en la zona rural del municipio vallecaucano, arrojó resultados positivos en cuanto al hallazgo de una nueva variedad de la planta.

Así lo revela el director del Instituto de Estudios Ambientales (IDEA) de la UN en Palmira, Joel Tupac Otero. Además, señala que, en próximas semanas, la especie tendrá su nombre científico registrado, que  sería Vanilla trigonocarpa, variedad rivassi.

El nombre se le da en honor al agricultor Álvaro Rivas, quien la descubrió en una zona de reserva natural que tiene en sus predios del área rural de Buenaventura.

“Este agricultor es muy dedicado a la conservación y al cuidado de la planta. Él cuenta que sentía el olor y buscaba la flor que pensaba que expelía al aroma. Una vez se agachó en el suelo y sintió el olor dulce del fruto de la vainilla”, cuenta.

Esta nueva variedad es muy promisoria, dice el profesor Otero, por cuanto su aroma sería muy apetecido por la industria cosmética (para perfumes) y de alimentos, como los helados.

El trabajo científico hace parte del Grupo de Investigación en Orquídeas, Ecología y Sistemática Vegetal, en el que participan, también, los docentes Nicola Flánagan, profesora de la Pontificia Universidad Javeriana de Cali, y Robert Tulio González, de la Universidad del Pacífico. Este último ha venido estudiando los componentes químicos de la fragancia de esta variedad. “El profesor González encontró que tiene mucho potencial. Es más fragante que la vainilla comercial (Vanilla planifolia)”, afirma Otero.

“El estudiante Molineros Hurtado hizo un inventario de las vainillas del municipio, y encontró unas plantas que se veían diferentes al resto. Desde ahí, nos entró la duda científica y comenzamos a recorrer herbarios, como el de Historia Natural, en Londres, y el Jardín Botánico de Madrid. Descubrimos que esa misma variedad ya había sido registrada en 1800. Desde entonces ha estado sin identificar, clasificar y sin nombre. Estamos postulando que es una nueva variedad de vainilla no conocida antes por la ciencia”, puntualiza el profesor Otero.

Vienen más pruebas

El profesor Otero Ospina dice que vienen otros pasos científicos, como una valoración del comportamiento de la variedad, porque uno es su desarrollo en la naturaleza y otro muy distinto cuando se la someta a la presión del cultivo. “La parte difícil de las vainillas es, justamente, la productividad. Y debemos constatar qué tanto lo es, para llegar a pensar en su producción a gran escala”, precisa.

En cuanto a que la firma Coca Cola está muy interesada en la vainilla colombiana, el profesor Otero afirmó que es una realidad. “Desde hace mucho tiempo usan vainilla natural en su producto. Incluso, sacaron al mercado la gaseosa con sabor a vainilla”, asegura.

Sin embargo, aclara que este no sería la única fuente de uso e insiste en que el mercado debe comenzar con una producción local, constatar sus verdaderas bondades industriales e ir escalando.

“Tenemos que lograr propagar los materiales nativos, es decir, la misma vainilla, e impulsar el cultivo en la zona. Esta especie no es muy tolerable a otras condiciones climáticas. Luego hay que hacer una caracterización de la calidad del material. Una vez que contemos con estas herramientas y con un sistema productivo, hay que impulsar su comercialización”, concluye.

Créditos: agenciadenoticias.unal.edu.co