Tag Archives: universidad de columbia

La nicotina podría ayudar a personas con esquizofrenia a recuperar actividades cognitivas

 
Facebooktwittergoogle_plusmail
La nicotina, una popular sustancia alcaloide presente en el tabaco, podría ayudar a personas con esquizofrenia, reveló Hugo Sánchez Castillo, de la Facultad de Psicología de la UNAM.
La nicotina, una popular sustancia alcaloide presente en el tabaco, podría ayudar a personas con esquizofrenia, reveló Hugo Sánchez Castillo, de la Facultad de Psicología de la UNAM.

• La sustancia alcaloide, presente en el tabaco, mejora en modelos experimentales, atención, concentración, aprendizaje y memoria, reveló Hugo Sánchez Castillo, de la Facultad de Psicología de la UNAM

• La investigación del doctor en neurociencias de la conducta y colegas de la Universidad de Columbia, busca desarrollar un fármaco con nicotina

La nicotina, una popular sustancia alcaloide presente en el tabaco, podría ayudar a personas con esquizofrenia a recuperar algunas actividades cognitivas como atención, concentración, aprendizaje y memoria.

Así lo revela una investigación del psicólogo y doctor en neurociencias de la conducta Hugo Sánchez Castillo, de la Facultad de Psicología (FP) de la UNAM, quien realiza una investigación experimental conjunta con la Universidad de Columbia, donde cursó un postdoctorado.

El profesor universitario y sus colegas de Nueva York identificaron que, además de adicción, en las personas con esquizofrenia, la nicotina facilita algunas actividades cognitivas disminuidas a consecuencia de esa compleja enfermedad.

Esa mejora propicia que los fumadores con esquizofrenia consuman el doble de tabaco que otros adictos.

“Si un fumador consume hasta dos cajetillas de cigarrillos en un día, un esquizofrénico con frecuencia se fuma cuatro”, afirmó Sánchez Castillo durante la conferencia Explicando a mi amigo imaginario: bases biológicas de la esquizofrenia, celebrada en la Teleaula de Universum, Museo de las Ciencias de la UNAM.

En su ponencia, Sánchez Castillo explicó que los esquizofrénicos tienen una alteración del sistema dopaminérgico, es decir, padecen fallas en la producción de dopamina, una hormona y neurotransmisor con importantes y variadas funciones en el cerebro, entre ellas comportamiento y cognición, actividad motora, motivación y recompensa, regulación de la producción de leche, del sueño, humor, atención y aprendizaje.

Para abordar las bases biológicas de la esquizofrenia, los investigadores en México y Estados Unidos trabajan con dos modelos análogos a la enfermedad, desarrollados en ratas y ratones de laboratorio.

“En el Laboratorio de Neuropsicofarmacología y Estimación Temporal de la Facultad de Psicología de la UNAM trabajamos con ratones, mientras que en la Universidad de Columbia lo hacen con ratas modificadas genéticamente, que presentan las características que tiene el sistema dopaminérgico alterado en los esquizofrénicos”, detalló.

En ambos casos, se estudian afectaciones de atención y aprendizaje.

“Los ratones con fallas de dopamina presentan trastornos de atención, de memoria de trabajo y baja motivación, tres características de los esquizofrénicos”, señaló el investigador.

El proyecto, que está en su etapa inicial, actualmente reúne datos experimentales en dos modelos análogos a la esquizofrenia humana.

“El modelo experimental básico con roedores nos permite ir un paso adelante con la enfermedad, pero solamente con humanos podremos analizar los reportes verbales de los pacientes cuando tienen una alucinación o un delirio. Para eso necesitaremos un convenio de colaboración con un instituto nacional de salud”, reconoció.

Hacia un fármaco con nicotina

A futuro, Sánchez Castillo y sus colegas planean desarrollar un medicamento específico que utilice la nicotina para mejorar los daños cognitivos de los pacientes.

“No sería un parche de nicotina como tal, pero se tiene esperanza de desarrollar fármacos que tengan mayor afinidad a algunos de los receptores del sistema dopaminérgico, más específicos a ciertas regiones del cerebro”, comentó.

El investigador reconoció que un gran reto a vencer en el desarrollo del fármaco será abatir los daños que causa la nicotina.

“Es un problema ético permitir a los esquizofrénicos mantenerse con altas tasas de fumador, porque podrían tener alguna mejora de algunos aspectos cognitivos, pero empeorarían sus funciones respiratorias y enfrentarían enfermedades como el cáncer de pulmón”, señaló.

Lo que se busca, recalcó, es una nueva generación de fármacos que permitan, en conjunto con los medicamentos antipsicóticos actuales, ayudar a mejorar la parte cognitiva del paciente, un área fundamental que casi no es atendida.

“Hace años es conocido que las personas con esquizofrenia tienen una alteración cognitiva, pero dadas las dificultades de evaluación de los procesos de esquizofrenia se han considerado los signos y síntomas que se consideran más evidentes”, relató.

Esos síntomas incluyen alucinaciones visuales o auditivas (que solamente existen en la mente de los pacientes), las ilusiones (que ocurren cuando creen ver algo que no es), el habla desorganizada, los delirios de persecución y de grandeza, la paranoia, la megalomanía, la apatía, la pobreza de lenguaje y la abulia o falta de emotividad.
Medicación y terapia

Para los pacientes con esquizofrenia es recomendable tomar una terapia psicológica, siempre que vaya acompañada con una medicación prescrita por un psiquiatra, la cual les ayuda a lidiar con la paranoia, los delirios de persecución y las alucinaciones características de esa enfermedad.

“Ambas estrategias ayudan a los pacientes a tener una vida más adecuada. La medicación es importante porque los esquizofrénicos tienen una alteración biológica importante del sistema dopaminérgico que necesita regularse. Al atender la parte biológica, la terapia psicológica puede tener un efecto que les permita tener una mejor relación con el medio, uno de sus problemas habituales”, finalizó.

Créditos: UNAM. DGCS. -220/ unam.mx