Tag Archives: territorio

Hay 250 especies de lagarto Anolis en el continente.

 
Facebooktwittergoogle_plusmail
26 de Noviembre del 2012
Investigadores de la UN han evaluado patrones morfológicos del lagarto Anolis. Su diversidad se refleja en una variación morfológica notoria, pues existen cerca de 400 especies ya identificadas.
Con la presentación de este estudio, se dio continuidad al ciclo de conferencias Jueves de la Biodiversidad, que adelanta el Instituto de Ciencias Naturales (ICN) de la UN en Bogotá.
Algunas de las características morfológicas de este lagarto están relacionadas con su movimiento y su evolución en la vegetación (microhábitat). Por eso, estos lagartos son utilizados como modelo para la ecomorfología.
Para la profesora e investigadora de la sede Martha Lucía Calderón, “el objetivo de la ecomorfología es estudiar la forma de los individuos y predecir qué sitio de la vegetación están utilizando”.
Según la experta, el resultado expuesto en la conferencia es un producto de la investigación con especies que se distribuyen en el país. Ya se tienen registros depositados en las colecciones biológicas del ICN de la UN y de otras instituciones de Bogotá.
El resultado más destacable es que existe un patrón de variación propio de las especies continentales del territorio colombiano, el cual difiere mucho del que se ha descrito para las especies de las islas.
De igual manera, la docente resaltó que las especies que pertenecen al género Anolis son el segundo grupo de vertebrados más diverso del planeta. Las especies distribuidas en el continente suman aproximadamente 250.
Según la profesora Calderón, “de estas especies hay 72 en Colombia, de las cuales 32 son endémicas, pero no se conoce mucho sobre este tema”.
Y agregó: “de muchas de estas especies no se ha caracterizado su patrón morfológico ni la relación que tiene la morfología de los individuos con la estructura de la vegetación y otras características”.
La investigadora ofreció a los asistentes una primera aproximación a la descripción de patrones para especies de bosque húmedo tropical y bosque húmedo montano bajo en Colombia (ecosistemas que pueden asimilarse a islas continentales).
“Tenemos una diversidad inmensa de estas especies en el territorio colombiano”, concluyó.
Créditos:http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/inicio.html
En Colombia hay 72 especies del lagarto Anolis. De estas 32 son endémicas.

En Colombia hay 72 especies del lagarto Anolis. De estas 32 son endémicas.

26 de Noviembre del 2012

Investigadores de la UN han evaluado patrones morfológicos del lagarto Anolis. Su diversidad se refleja en una variación morfológica notoria, pues existen cerca de 400 especies ya identificadas.

Con la presentación de este estudio, se dio continuidad al ciclo de conferencias Jueves de la Biodiversidad, que adelanta el Instituto de Ciencias Naturales (ICN) de la UN en Bogotá.

Algunas de las características morfológicas de este lagarto están relacionadas con su movimiento y su evolución en la vegetación (microhábitat). Por eso, estos lagartos son utilizados como modelo para la ecomorfología.

Para la profesora e investigadora de la sede Martha Lucía Calderón, “el objetivo de la ecomorfología es estudiar la forma de los individuos y predecir qué sitio de la vegetación están utilizando”.

Según la experta, el resultado expuesto en la conferencia es un producto de la investigación con especies que se distribuyen en el país. Ya se tienen registros depositados en las colecciones biológicas del ICN de la UN y de otras instituciones de Bogotá.

El resultado más destacable es que existe un patrón de variación propio de las especies continentales del territorio colombiano, el cual difiere mucho del que se ha descrito para las especies de las islas.

De igual manera, la docente resaltó que las especies que pertenecen al género Anolis son el segundo grupo de vertebrados más diverso del planeta. Las especies distribuidas en el continente suman aproximadamente 250.

Según la profesora Calderón, “de estas especies hay 72 en Colombia, de las cuales 32 son endémicas, pero no se conoce mucho sobre este tema”.

Y agregó: “de muchas de estas especies no se ha caracterizado su patrón morfológico ni la relación que tiene la morfología de los individuos con la estructura de la vegetación y otras características”.

La investigadora ofreció a los asistentes una primera aproximación a la descripción de patrones para especies de bosque húmedo tropical y bosque húmedo montano bajo en Colombia (ecosistemas que pueden asimilarse a islas continentales).

“Tenemos una diversidad inmensa de estas especies en el territorio colombiano”, concluyó.

Créditos:http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/inicio.html

Posee Chiapas emplia Diversidad de Fósiles.

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Esta entidad es una de las más ricas en restos paleontológicos del país, por su historia geológica, refirió Francisco Vega, investigador de la UNAM.

Esta entidad es una de las más ricas en restos paleontológicos del país, por su historia geológica, refirió Francisco Vega, investigador de la UNAM.

Existen regiones en el estado de Chiapas donde se pueden encontrar restos de una gran diversidad de especies, que por sus características de preservación, pueden considerarse entre las mejores del mundo, afirmó Francisco Vega, investigador del Instituto de Geología (IGL) de la UNAM.
Dentro de la República Mexicana, recalcó, la entidad es una de las más ricas en restos paleontológicos por su historia geológica, refirió.
Los más antiguos, agregó, provienen del Paleozoico (Pérmico), es decir, de hace aproximadamente 250 millones de años. Se trata de rocas que indican un ambiente marino.
La evolución de este territorio continuó y las rocas que siguen en antigüedad corresponden al Triásico, base del Mesozoico, hace unos 200 millones de años, aunque en este periodo no hay mucha diversidad de restos, apuntó.
Del Jurásico se han encontrado algunos invertebrados y, para el Cretácico existe una mayor variedad. De hecho, Tuxtla Gutiérrez está construida sobre rocas del Cretácico Superior, de unos 70 millones de años, mencionó el biólogo.
Uno de los fósiles de crustáceos estudiado fue encontrado al edificar los cimientos de una casa en Tuxtla.
Trabajo en Chiapas
Vega consideró positivo que los habitantes de Chiapas que encuentran fósiles se aproximen a la gente del Museo de Paleontología Eliseo Palacios Aguilera, y éstos, a su vez, contacten a especialistas del IGL, donde trabaja la mayor parte de paleontólogos del país.
Hace 10 años, los colegas de Chiapas encontraron una nueva localidad que llamaron El Chango, ubicada al sureste de Tuxtla Gutiérrez. Ahí se han hallado lajas que contienen diversos organismos como hojas y frutos de las angiospermas más antiguas en México, así como ammonites, peces y crustáceos, citó.
Este último es el grupo que estudió, y está representado por camarones que aparentemente pertenecen a una familia completamente nueva, que data de unos 80 millones de años, destacó.
Lo que llama la atención de los fósiles encontrados es su grado de conservación; hay camarones que tienen preservados los ojos, antenas y cámaras branquiales, entre otras partes no calcificadas.
Se piensa que esto se debe a que en la zona hubo un ambiente donde el nivel de oxígeno era bajo, en consecuencia, se mantuvieron detalles morfológicos de los ejemplares.
Este tipo de crustáceos no tiene un amplio registro fósil, ni se conoce mucho de su evolución, pero con lo poco que se ha avanzado en la investigación se ha visto que no presentan características de un grupo actual, y al parecer pertenecen a una familia ya extinta.
Las plantas y animales que se conservan en El Chango, sugieren que era una zona de mares tropicales. “Existe una mezcla de organismos continentales y marinos, lo que refleja que esta localidad tuvo aporte de ríos e influencia marina”.
Con el empleo de escáner, actualmente trabajamos con manipulación de imágenes, a fin de obtenerlas tridimensionales, lo que nos permite apreciar con mayor claridad detalles morfológicos finos de los fósiles, concluyó.
Boletín UNAM-DGCS-584
Ciudad Universitaria.

24 de Septiembre del 2012

Existen regiones en el estado de Chiapas donde se pueden encontrar restos de una gran diversidad de especies, que por sus características de preservación, pueden considerarse entre las mejores del mundo, afirmó Francisco Vega, investigador del Instituto de Geología (IGL) de la UNAM.

Dentro de la República Mexicana, recalcó, la entidad es una de las más ricas en restos paleontológicos por su historia geológica, refirió.

Los más antiguos, agregó, provienen del Paleozoico (Pérmico), es decir, de hace aproximadamente 250 millones de años. Se trata de rocas que indican un ambiente marino.

La evolución de este territorio continuó y las rocas que siguen en antigüedad corresponden al Triásico, base del Mesozoico, hace unos 200 millones de años, aunque en este periodo no hay mucha diversidad de restos, apuntó.

Del Jurásico se han encontrado algunos invertebrados y, para el Cretácico existe una mayor variedad. De hecho, Tuxtla Gutiérrez está construida sobre rocas del Cretácico Superior, de unos 70 millones de años, mencionó el biólogo.

Uno de los fósiles de crustáceos estudiado fue encontrado al edificar los cimientos de una casa en Tuxtla.

Trabajo en Chiapas

Vega consideró positivo que los habitantes de Chiapas que encuentran fósiles se aproximen a la gente del Museo de Paleontología Eliseo Palacios Aguilera, y éstos, a su vez, contacten a especialistas del IGL, donde trabaja la mayor parte de paleontólogos del país.

Hace 10 años, los colegas de Chiapas encontraron una nueva localidad que llamaron El Chango, ubicada al sureste de Tuxtla Gutiérrez. Ahí se han hallado lajas que contienen diversos organismos como hojas y frutos de las angiospermas más antiguas en México, así como ammonites, peces y crustáceos, citó.

Este último es el grupo que estudió, y está representado por camarones que aparentemente pertenecen a una familia completamente nueva, que data de unos 80 millones de años, destacó.

Lo que llama la atención de los fósiles encontrados es su grado de conservación; hay camarones que tienen preservados los ojos, antenas y cámaras branquiales, entre otras partes no calcificadas.

Se piensa que esto se debe a que en la zona hubo un ambiente donde el nivel de oxígeno era bajo, en consecuencia, se mantuvieron detalles morfológicos de los ejemplares.

Este tipo de crustáceos no tiene un amplio registro fósil, ni se conoce mucho de su evolución, pero con lo poco que se ha avanzado en la investigación se ha visto que no presentan características de un grupo actual, y al parecer pertenecen a una familia ya extinta.

Las plantas y animales que se conservan en El Chango, sugieren que era una zona de mares tropicales. “Existe una mezcla de organismos continentales y marinos, lo que refleja que esta localidad tuvo aporte de ríos e influencia marina”.

Con el empleo de escáner, actualmente trabajamos con manipulación de imágenes, a fin de obtenerlas tridimensionales, lo que nos permite apreciar con mayor claridad detalles morfológicos finos de los fósiles, concluyó.

Boletín UNAM-DGCS-584

Ciudad Universitaria.

LA MIGRACIÓN MODIFICA LAS FORMAS DE PERCIBIR LA TERRITORIALIDAD

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

La migración y las nuevas tecnologías de comunicación, están modificando las formas en las que se percibe la territorialidad y con ello, las preguntas clave en las investigaciones; ahora más que saber ¿Qué es el territorio?, es importante conocer ¿Cuándo hay territorio?.

Esto fue señalado por el Doctor en Antropología, Néstor García Canclini, Doctor Honoris Causa por la BUAP, durante su conferencia “Qué regresa del territorio después del nomadismo post moderno”, que como parte del XI Seminario Internacional sobre Territorio y Cultura que lleva a cabo el Colegio de Antropología.

Al hablar en el Paraninfo de la BUAP, sobre el impacto que genera la población migrante, puso como ejemplo a Francia que dijo “siente cuestionada su cohesión nacional y laicismo, por los cinco millones de musulmanes que tiene”, en tanto en el Reino Unidos hay 1.5 millones y en España un millón.

Este incremento preocupa a los europeos que se preguntan: “qué quedará de las naciones occidentales modernas, donde se han creado centenares de mezquitas y los migrantes han llegado con diferentes modos de relacionar los derechos de los hombres y las mujeres, con poligamia y la resistencia a usar en las escuelas vestimentas semejantes a las tradicionales de los niños de esos países europeos”.

Miembro del Sistema Nacional de Investigadores, el Doctor García Canclini, reconoció que las prácticas culturales de los migrantes, impactan entre la población nativa, hecho que resaltó una investigadora española, que consideró un retroceso para la población femenina que vive en España, el que los musulmanes que viven en este país, no respeten los derechos de las mujeres.

Explicó a estudiantes y docentes reunidos, que ante la realidad que presenta el mundo globalizado, el pensamiento postmoderno propuso sustituir las naciones y los estados nacionales, por el nomadismo como objeto de estudio.

Para analizar a fondo lo que sucede, además de disciplinas como demografía, historia, antropología y sociología, ahora se necesitan visiones que integren comunicaciones y redes, porque los procesos históricos y sociales ya no se encuentran delimitados como antes en la ciudad o nación, sino que se está dando una transterritorialidad.

Créditos: Comunicación Institucional BUAP (buap.mx)

Sabersinfin.com