Tag Archives: Recuerdos

ANALIZAN EN LA UNAM CÓMO INTERVIENEN LOS RECUERDOS EN LAS RECAÍDAS DE PACIENTES CON ADICCIONES

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

recuerdosadicciones21 de julio de 2014

Nuestra cabeza está llena de recuerdos que no podemos recuperar porque no los “almacenamos” apropiadamente. Así, por ejemplo, ocurre el fenómeno de la “punta de la lengua”, al no recordar algo que estamos seguros que sabemos. También se presenta una “curva del olvido” conforme pasa el tiempo, que lleva a una pérdida de información o habilidades aprendidas previamente.

De ese modo, sería útil encontrar medios por los cuales todo aquello que aprendimos en la primaria o la secundaria, o los idiomas que estudiamos en el pasado y que no recordamos porque no los practicamos, se pudieran recuperar.

Para ello es de interés saber cómo se codifica esa información en el cerebro. Dado que los recuerdos nunca ocurren en el vacío, el estudio de los efectos del ambiente o contexto sobre la memoria es particularmente relevante. Por ejemplo, si estudiamos en la sala y luego tratamos de recordar lo que aprendimos en el salón de clases, es probable que nos cueste más trabajo que si lo hacemos en el mismo lugar, explicó Javier Nieto Gutiérrez, director de la Facultad de Psicología (FP) de la UNAM.

Aún más interesante es que no sólo es el contexto físico lo que acompaña la codificación de lo que aprendemos, sino el afectivo y emocional. “Si tengo una experiencia al estar contento, enojado o triste, es más probable que la reviva si tengo el mismo ánimo”. Así sucede también con los efectos de algunas sustancias, como el alcohol o el tabaco.

En la FP, Nieto y sus colaboradores están interesados en el proceso psicológico básico que constituye este fenómeno y en encontrar la manera de localizar la “información perdida”, pero también quieren entender bajo qué condiciones recaen los pacientes que reciben tratamiento contra las adicciones.

Los recuerdos o los hábitos pueden resurgir en entornos particulares. Por ejemplo, los pacientes acuden a un gabinete o consultorio para recibir tratamiento, pero al terminar reinciden porque abandonan ese sitio o porque regresan al “contexto” de aprendizaje original. Asimismo, existe evidencia de que las recaídas se presentan en lugares o situaciones novedosas y no sólo si se vuelve al entorno donde normalmente se consumían sustancias.

Ante ello, el estudio de las recaídas es sumamente relevante. Interpretamos que, entre otros factores, las adicciones son un problema de recuperación de ciertos estados o momentos que se dieron en una situación particular y que a pesar de ser eliminados de manera exitosa en terapia y desaparecer por un tiempo, pueden reaparecer en cuanto se “olvida” lo aprendido en el contexto terapéutico.

Las personas consumen sustancias porque tienen efectos placenteros, lo mismo ocurre al comer, dormir o querer a alguien, todo ello entra en el circuito del placer, lo que fomenta y mantiene durante largo tiempo dichos comportamientos. Por ello, es importante comprender cabalmente los procesos básicos de estos fenómenos, así como transferir este conocimiento a las intervenciones terapéuticas con personas.

Por ejemplo, con una población objetivo de jóvenes de colonias populares que hacen uso de inhalantes como el cemento o el solvente (thinner) –que en México no están tan regulados y se pueden conseguir fácilmente y a un bajo costo–, el académico desarrolla un modelo animal (con ratas) para entender cómo se produce la adicción y luego determinar qué condiciones hacen que recaigan después de haber recibido tratamiento experimental. El proyecto se realiza en colaboración con Silvia Cruz, del Instituto Nacional de Psiquiatría.

Por otro lado, en tratamientos como los que se brindan en el Centro de Prevención de Adicciones Dr. Héctor Ayala, de la FP, se propicia que los individuos tengan autocontrol, que demoren o eviten el uso de drogas, siempre con la disposición de los afectados.

En el equipo de Nieto también se estudia el llamado “descuento temporal” con diferentes drogas. Aquí, la hipótesis es que los adictos “descuentan” rápidamente el tiempo o el valor de los bienes en el futuro. Quienes no lo son, se autocontrolan porque saben que las adicciones pueden tener un costo muy alto, pero en los pacientes esa regulación falla.

Los antecedentes de este trabajo se han dado a conocer en publicaciones como la Revista Mexicana de Psicología, Acta de Investigación Psicológica y el Journal of Experimental Psychology. Aún en proceso inicial, la investigación indica que es más útil que las personas reciban el tratamiento en condiciones lo más cercanas a lo “natural”, es decir, a la vida cotidiana, para facilitar el recuerdo de las estrategias terapéuticas.

Al término de este año se espera tener una idea más clara, con evidencia de qué puede ocurrir en los animales, para comenzar a hacer pruebas en situaciones experimentales controladas con humanos.

La meta es que esta investigación tenga utilidad terapéutica para la salud de los individuos. “Debe haber un compromiso y que no sólo sirva para entender qué pasa en el cerebro, sino para resolver algunos problemas, en particular éste, vigente y con características epidemiológicas importantes”.

Financiado por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, por las fundaciones UNAM y Río Arronte, así como por el Programa de Apoyo a Proyectos de Investigación e Innovación Tecnológica de esta casa de estudios, el trabajo ha permitido la incorporación de becarios (formación de recursos humanos) y la compra de equipo, finalizó Nieto.

Créditos: UNAM-DGCS-415-2014

EL MUNDIAL, ESPECTÁCULO QUE REBASA LOS INTERESES DE LA CANCHA

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

elmundial14 de junio de 2014

El balompié es una industria cultural que despierta el interés de millones de aficionados en el orbe y la Copa del Mundo es un espectáculo que rebasa al balón y los intereses que se disputan en la cancha, coincidieron los participantes en el ciclo ¿Y el jogo bonito? Política, dinero y género en el Mundial de Futbol, realizado en el Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades (CEIICH) de la UNAM.

Al compartir sus reflexiones al respecto, señalaron que es un negocio que en 2010 redituó a la Federación Internacional de Futbol Asociación (FIFA) más de cuatro mil millones de dólares en ganancias, con niveles de comercialización y manipulación extremos.

Julio Juárez Gámiz, académico del Posgrado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS), planteó que se trata de una actividad global y un negocio mediatizado, con transmisiones que siguen millones de personas, desde los juegos de ligas locales hasta las justas regionales e internacionales.

Esto ha conducido a la hipercomercialización y hoy todo lo vinculado con la Copa del Mundo está a la venta. Es un negocio rentable para las televisoras porque no existe riesgo en la inversión, refirió en la mesa Política Mundialista.

Al referirse a las tensiones generadas en Brasil por la organización de la vigésima edición del torneo, expuso que existe una contradicción entre el gasto millonario erogado en la construcción de estadios y las necesidades de un país con carencias sociales y falta de empleos.

El también académico de la Facultad de Psicología (FP) de esta casa de estudios y coordinador de las actividades, opinó que el futbol no es responsable de los males sociales, aunque en Brasil es el primer potenciador de la protesta, con un costo político, social y cultural para los que han apoyado la organización y con saldos negativos para la población en general, expuso.

Actividad estética útil

Julio Muñoz Rubio, investigador adscrito al CEIICH, consideró que el deporte debe ser defendido como una actividad estética, con representantes como Franz Beckenbauer, Ladislao Kubala, Paco Gento o Alfredo di Stéfano, útil para desarrollar capacidades físicas y el talento y la creatividad de los individuos, esencia hoy perdida en un mar de mercadotecnia. “Es tiempo de reivindicar este espíritu”, resaltó.

Los sentimientos nacionalistas que despierta se han trastocado en expresiones patrioteras cercanas al fascismo, que corresponden a una etapa de profunda decadencia del modelo económico en la que se jugará el Mundial.

Al respecto, Jorge Meneses Cárdenas, de la Universidad del Mar, en Huatulco, Guerrero, expuso que el balompié puede leerse como un drama social con mito, rito y seguidores. La pasión por los juegos puede sumar nacionalismos, regionalismos y localismos en una lógica bélica amigo-enemigo.

Existen ideas que vinculan al deporte con expresiones de patrioterismo, reforzadas por una industria que lo explota como una distracción disponible las 24 horas del día, con maniqueísmos en distintas estructuras de poder, concluyó.

Créditos: UNAM-DGCS-341-2014