Tag Archives: palenque

POR PRIMERA VEZ, SE REPRODUCEN GUACAMAYAS ROJAS LIBERADAS EN PALENQUE, CHIAPAS

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

apareanguacamayas17 de septiembre de 2014

Dos huevos que anidan en un amplio bote de plástico colocado en lo alto de un árbol en plena selva es la primera muestra de que el proyecto de reintroducción de la guacamaya roja en Palenque, Chiapas, funciona.

“Este primer evento reproductivo es alentador, indica que la adaptación de esas aves a la vida silvestre sigue el curso deseado, pues la meta del programa es establecer una población reproductiva en esa selva”, afirmó Alejandro Estrada, investigador del Instituto de Biología (IB) de la UNAM y titular del proyecto.

Con esta labor universitaria, las guacamayas rojas (Ara maco cyanoptera), extintas en 98 por ciento de su distribución en México, han regresado a su hábitat natural después de 70 años y comienzan a quedarse ahí.

En el trabajo conjunto de reintroducción, implementado en abril de 2013, el investigador del IB aporta la plataforma científica, el Parque Ecoarqueológico Xcaret de Quintana Roo dona las crías, que son entrenadas para introducirlas a la vida silvestre, y Aluxes Ecoparque Palenque, en Chiapas, facilita el área de selva en donde se han reintroducido. El proyecto cuenta con la autorización de la Dirección General de Vida Silvestre de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

Nidos artificiales

El pasado 22 de agosto se descubrieron los primeros huevos procreados por una pareja de guacamayas reintroducidas en Aluxes Ecoparque Palenque.

Las aves aceptaron utilizar los botes colocados previamente por los científicos para resguardar los huevos, en vez de las oquedades de los árboles que, de manera natural, usan como nidos. Buscan cavidades que cumplan con aspectos de seguridad para sus puestas y polluelos y, por lo general, eligen árboles robustos y altos, explicó Estrada.

“A las guacamayas liberadas se les ayuda a no batallar con el sitio idóneo, pues esos huecos no son comunes en la selva. Les colocamos nidos artificiales en estructuras tubulares de cierta profundidad y anchura que asemeja a las dimensiones de los nidos naturales. En esta etapa han iniciado la formación de parejas y hasta ahora todos los nidos han sido visitados por ellas”, detalló el especialista.

Parejas de por vida

Forman parejas reproductoras de por vida. Por lo general, la época de reproducción dura varios meses del año. Por ejemplo, en la selva Lacandona (cerca de la frontera de Chiapas con Guatemala) va de marzo a agosto.

Al anidar, ponen de uno a tres huevos, de los que generalmente sobrevive uno o dos. Su periodo de incubación es de cerca de 28 días. La hembra los incuba y el macho le lleva de comer. Una mezcla de frutos y semillas de diferentes plantas es el alimento que regurgita sobre el pico de su pareja. Esto sucede después de que ella lo estimula a hacerlo a través de un picoteo gentil, pero rápido, que hace sobre el pico de aquél.

Los polluelos nacen con los ojos cerrados y son alimentados por ambos padres, que se turnan para dotarlos también de calor, compañía y protección. Permanecen en el nido cerca de tres meses, hasta que su plumaje se ha desarrollado, entonces salen con sus progenitores para aprender sus primeros vuelos. En general, permanecen en su núcleo por un año o un poco más y después se independizan.

Seis liberaciones y 92 aves libres

Hasta ahora, el proyecto de reintroducción de guacamayas rojas en Chiapas ha sumado seis liberaciones realizadas entre abril de 2013 y junio de 2014. En ese periodo se han liberado 92 a la vida libre en Palenque y, hasta septiembre pasado, la tasa de supervivencia superaba el 90 por ciento.

Créditos: UNAM-DGCS-538-2014

Avanza investigación multidisciplinaria en Palenque

 
Facebooktwittergoogle_plusmail
Templo de las inscripciones (cortesía Francisco Riquelme)
Templo de las inscripciones (cortesía Francisco Riquelme)

1 de abril de 2011
• Los adelantos, en áreas como paleontología, arqueometría, geología y arqueología
• Los mayas utilizaron en sus construcciones rocas con fósiles provenientes de la Formación Tenejapa, del Paleoceno, con una antigüedad aproximada de 60 millones de años
• Están enriquecidas con magnesio y se extraen en forma de lajas; además, tienen propiedades refractarias e hidráulicas particulares, informó Francisco Riquelme, del IGL de la UNAM
• La meta, detectar el uso de fósiles como elemento agregado o materia prima en el estuco del Templo de las Inscripciones

Un equipo multidisciplinario de los institutos de Geología (IGL) y Física (IF) de la Universidad Nacional, e integrantes del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), registran avances relevantes en las investigaciones en la zona arqueológica de Palenque, Chiapas, en las áreas de paleontología, arqueología, arqueometría y geología.

A partir de los resultados recientes, el grupo ha encontrado que los mayas de ese sitio utilizaron en la edificación de su ciudad rocas provenientes de la Formación Tenejapa, unidad geológica con una edad aproximada de 61 a 65 millones de años, del periodo del Paleoceno.

Consisten en dolomitas y calcitas microcristalinas, enriquecidas con magnesio, que fueron depositadas en una plataforma carbonatada marina. Las características físicas y químicas, así como su extracción en forma de lajas o bloques planos, y su naturaleza refractaria, resistente a ataques de soluciones ácidas, posibilitan su empleo como materia prima en la construcción de edificios y producción de estuco.

José Luis Ruvalcaba Sil, del IF, señaló que, por ello, los materiales se conservan mejor en esa área que en otros sitios mayas, como Calakmul, donde las estelas hechas de elementos calcáreos, que no son ricos en magnesio, se deterioran con el tiempo; su dureza y propiedades mecánicas son muy distintas.

 Martha Cuevas García, Francisco Riquelme y José Luis Ruvalcaba, integrantes del equipo multidisciplinario de los institutos de Geología y Física de la UNAM, y del Instituto Nacional de Antropología e Historia.
Martha Cuevas García, Francisco Riquelme y José Luis Ruvalcaba, integrantes del equipo multidisciplinario de los institutos de Geología y Física de la UNAM, y del Instituto Nacional de Antropología e Historia.

En la Formación Tenejapa también se han hallado organismos marinos fosilizados, integrados en el estuco. Además, a partir de las labores de prospección paleontológica en distintos afloramientos, dentro y fuera de la zona arqueológica, se ha identificado el posible origen de los fósiles en el entorno geológico que ese grupo humano explotaba para recuperar estos materiales.

Este proyecto, recordó Martha Cuevas García, investigadora del INAH, inició en 2007 en conjunto con el paleontólogo Jesús Alvarado Ortega, del Instituto de Geología, con el objetivo de estudiar los fósiles marinos encontrados en Palenque. “Hay ofrendas que contienen dientes de tiburón, espinas de raya, lajas con peces fosilizados; se han localizado como parte de tumbas, pero también de material constructivo”.

Conocer su procedencia, “porque no sabíamos si eran locales o si venían de otras regiones”, llevó a las instituciones a establecer la colaboración, abundó.

De ese modo, se encontraron y reconocieron los afloramientos fosilíferos, se recuperaron muestras y se compararon. “Así, los paleontólogos universitarios determinaron que los fósiles empleados por los mayas proceden de las mismas formaciones geológicas donde se asienta la ciudad”.

También, era relevante saber si tuvieron otros usos, y la importancia o significado de los mismos para esa cultura, porque fueron depositados en contextos rituales. “Lo primero fue hacer una revisión de los edificios para detectar su empleo como elemento agregado o materia prima en el estuco de los muros de las escaleras que conducen a la tumba de Pakal, en el Templo de las Inscripciones”.

Uno de los objetivos del proyecto es reconocer si los mayas sabían que el sitio donde habitaban, alguna vez fue ocupado por el mar. “Estaban en contacto con un ambiente donde había muchos recursos paleontológicos, que utilizaban en cuestiones prácticas, como la manufactura de estuco, y como componente importante en las ofrendas a sus dioses y muertos”.

A partir de esa evidencia, y de otras como textos epigráficos y escenas iconográficas, se pretende determinar si pueblos mesoamericanos consideraron que el mundo había cambiado, que antes no era como lo conocían, que en el pasado existieron otras eras, creaciones y destrucciones, indicó.

“Aún no podemos confirmar si las características del ambiente y de eventos geológicos tuvieron peso en el desarrollo de sus ideas míticas, en su cosmogonía, y si al encontrar fósiles marinos con tal abundancia pensaron que hubo un mar”, acotó.

Francisco Riquelme, estudiante del posgrado en Ciencias Biológicas de la UNAM, apuntó que los fósiles son evidencia de vida antigua; si se encuentran en un ambiente ajeno al que corresponde su naturaleza (un organismo marino en un entorno continental, por ejemplo) un acto inmediato es cuestionar qué son y por qué están aquí. Aún en grupos tan ancestrales como Neandertal, se puede observar la colecta de fósiles.

Las exploraciones geológicas en Palenque se han efectuado previamente de manera regional, pero sin un trabajo paleontológico detallado como el que se realiza con este proyecto de investigación que, entre uno de sus resultados, muestra que son tres las principales formaciones que cruzan el sitio: La Formación Tenejapa, la Formación Lomut (del Eoceno, con unos 40 millones de años) y la Formación Tulijá (del Mioceno, con aproximadamente unos 25 millones de años).

Cada una de ellas, con una composición litológica característica, que abarca rocas carbonatadas, arcillosas y areniscas con diversos horizontes fosilíferos de ambientes marinos. Al contrastar la roca fuente (o materia prima) con el estuco, se pudo determinar la procedencia de los materiales empleados en el Templo de las Inscripciones.

Para ello, refirió Ruvalcaba, se empleó el acelerador de partículas Pelletron del IF, así como análisis de alta resolución mediante el uso de microscopía electrónica de barrido y microsondas de espectrometrías de rayos X, con equipos de los institutos de Geofísica, de Ciencias del Mar y Limnología, y de Geología.

El objetivo era buscar restos y señales químicas asociadas a la roca fuente y a fósiles de organismos calcáreos, como conchas de bivalvos y gasterópodos, para identificar la materia prima en la producción de los elementos de construcción.

Los resultados muestran fósiles marinos calcáreos incorporados al estuco, y aunque están fragmentados pueden ser identificados. Además, existen huellas químicas que permite asociar la roca fuente a los estratos de la Formación Tenejapa.

“Para esos casos es importante hacer un análisis químico de los elementos marcadores que permitan saber si se utilizaron realmente como material precursor en la preparación de los estucos, o la fabricación de ciertos objetos”.

El Pelletron, abundó el físico, se emplea para hacer estudios más detallados si las cantidades por detectar son muy pequeñas; técnicas como PIXE, son entre 100 y mil veces más sensibles que el análisis con el microscopio electrónico.

En cuanto al trabajo detallado de prospección paleontológica, recordó Riquelme, se ha establecido cada formación y sus edades, los taxones o grupos de animales presentes.

“Se ha realizado una importante labor de peces e invertebrados, que aún continúa. El paleoambiente donde se depositaron estos fósiles representa un ambiente marino restringido, donde ocurren organismos asociados a sistemas arrecifales, una notable presencia de organismos de cuerpos calcáreos como ostras, caracoles, esponjas, corales, además de peces, tiburones, cangrejos, galerías de gusanos, galletas de mar, erizos, incluso restos de manatí”.

Por eso, las conchas de los bivalvos y gasterópodos que se componen básicamente de carbonato de calcio pudieron servir como materia prima en la elaboración de materiales de construcción, abundó el biólogo.

Ruvalcaba resaltó que la empleada en Palenque es una metodología en desarrollo, para una problemática especial de estudio de los fósiles y su presencia en monumentos arqueológicos. Por ello, a partir de su optimización se aplicará a otras partes de la zona y a otros sitios mayas, como Toniná.

Finalmente, Cuevas García señaló que se pretende “comparar con un edificio más temprano que el Templo de las Inscripciones, a fin de ver si se utilizó una ‘receta’ diferente para hacer el estuco. Vamos a muestrear el Templo 20 y el Templo Olvidado”.

Créditos: UNAM-DGCS-193/2011/unam.mx

Los mayas utilizaron, simbólica y físicamente, fósiles marinos en Palenque

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Martha Cuevas, Jesús Alvarado, José Luis Ruvalcaba y Francisco Riquelme, muestran una laja de piedra con el fósil de un pez.
Martha Cuevas, Jesús Alvarado, José Luis Ruvalcaba y Francisco Riquelme, muestran una laja de piedra con el fósil de un pez.

30 de junio de 2010
• Esa civilización mesoamericana sabía que millones de años atrás la región que habitaban fue mar, reveló un estudio conjunto de la UNAM y el INAH
• Como símbolos en sus deidades, y como parte del estuco con el que construyeron edificios y templos, 31 fósiles de peces y moluscos, dientes de tiburón y espinas de mantarraya fueron hallados en la zona arqueológica

Un estudio reciente de 31 fósiles marinos descubiertos hace 68 años en la zona arqueológica de Palenque, en Chiapas, comienza a develar un misterio: los mayas sabían que el suelo que pisaban fue, millones de años atrás, un océano inmenso, un sitio marino primigenio al que los muertos regresaban tras su paso por esta vida.

Para integrar su conocimiento de ese ecosistema acuático, incluyeron en las representaciones de sus dioses dientes de tiburón, espinas de mantarraya y fósiles de peces y moluscos, visibles en las paredes y escalinatas de estuco, con el que construyeron edificios y templos, hace más de mil 200 años.

Se trata de una de las conclusiones del trabajo conjunto, que desde 2007, realizan Jesús Alvarado Ortega, del Instituto de Geología (IGl) de la UNAM, y Martha Cuevas García, del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Para fortalecer con más miradas científicas su estudio, integraron al grupo multidisciplinario a Francisco Riquelme, estudiante de doctorado del IGl, y a José Luis Ruvalcaba Sil, investigador del Instituto de Física (IF).

Ellos han escudriñado los fósiles marinos mediante análisis que incluyen microscopía de barrido, detección de “huellas químicas” y estudios físicos, para conocer la composición de materiales como huesos y estuco, con pruebas de sonoluminiscencia, fluorescencia y difracción de rayos X, utilizando la técnica PIXE (siglas en inglés de Emisión de Rayos X Inducida por Partículas).

Los cuatro especialistas trabajan con 31 fósiles encontrados en Palenque en 1952, cuando el arqueólogo Alberto Ruz Lhuillier, descubrió en ese sitio el emblemático Templo de las Inscripciones.

Los vestigios fueron hallados principalmente en contextos funerarios; dientes de tiburón y espinas de mantarraya fueron depositados como parte de las ofrendas. La presencia de estos elementos, consideraron los académicos, era una conexión entre sus dos mundos: el marino y el terrenal.

Análisis multidisciplinarios

El paleontólogo Jesús Alvarado explicó que los fósiles pertenecen a varios periodos; los más antiguos corresponden al Paleoceno, de hace 63 millones de años.

Los restos fueron utilizados principalmente con fines rituales durante el periodo Clásico Tardío, entre los años 600 y 850 después de Cristo, cuando seguramente fueron descubiertos por los pobladores de Palenque, acotó.

En tanto, el especialista en peces fósiles, Alvarado, realizó trabajos de prospección paleontológica para cotejar los materiales utilizados en esa zona con las rocas que contenían los fósiles, comprobando que eran los mismos.

“Palenque está construido sobre diferentes formaciones geológicas, que son las portadoras de los diferentes materiales arqueológicos, como rocas que fueron utilizadas para construir la ciudad y que son las que tienen fósiles de peces en sus lajas”, indicó el investigador.

El terreno actual de ese sitio es casi plano, pero sospecha que los pobladores de esa ciudad maya modificaron la estructura de la región al extraer muchas lajas, y fue cuando encontraron los fósiles de 63 millones de años.

Tierra que fue mar

Alvarado explicó que hace cinco millones de años no existía Centroamérica como parte del continente, ni como la línea territorial actual conectada a Sudamérica y Norteamérica.

“Antes, esa zona eran pequeños islotes y formaba corredores que permitían pasar a los organismos vivos; por ello, hay una mezcla singular del norte y del sur, y no es homogénea”, explicó.

El cambio del ecosistema marino al terrestre ocurrió por la dinámica del planeta. Un choque entre la parte norte y sur de América provocó movimientos en las placas tectónicas, que modificaron los niveles continentales respecto al mar, lo que favoreció la formación de una zona territorial intermedia.

De aquel tiempo datan los fósiles de peces, crustáceos, grandes tiburones, mantarrayas y tortugas que dejaron sus fósiles hasta la época maya, para integrarse a una cosmovisión que integró al mar y la tierra.

Este trabajo, reconoció Martha Cuevas, ha permitido realizar análisis multidisciplinarios de los fósiles y reinterpretar el conocimiento que esa cultura tuvo de un pasado marino que integró a su cosmovisión.

“La existencia de esos fósiles nutrió la concepción maya de una ciudad marina asociada al inframundo”, comentó la arqueóloga, y añadió que la idea central del trabajo entre el INAH y la UNAM fue comprobar si el contacto con esos vestigios aportó elementos a su visión del mundo.
Créditos: UNAM. DGCS -392/unam.mx