Tag Archives: neurología

BUSCAN PATENTAR MEDICAMENTO CONTRA EL PARKINSON A BASE DE LA SILIMARINA

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

parkinson16 de junio de 2014

A partir de silimarina, un extracto antioxidante y antinflamatorio proveniente de la planta mediterránea Silybum marianum, la investigadora Anahí Chavarría Krauser, de la Facultad de Medicina (FM) de la UNAM, ensaya un camino bioquímico para detener la muerte de neuronas dopaminérgicas, característica de la enfermedad de Parkinson, la cuarta causa de consulta en instituciones especializadas como el Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía Manuel Velasco Suárez.

En vez de medicamentos que doten a los pacientes de dopamina –la sustancia que falta al cerebro en presencia de ese mal neurodegenerativo–, la científica prueba el efecto neuroprotector del compuesto en un modelo experimental de ratones para frenar el deterioro que el estrés oxidativo y la inflamación ocasionan en esas células cerebrales.

Asimismo, trabaja en la dosis precisa que podría funcionar como medicamento a base de silimarina para humanos y se tramita la patente para su aplicación.

“El Parkinson se caracteriza porque el estrés oxidativo y la inflamación llevan a la muerte de las hormonas dopaminérgicas. Buscamos detener ese proceso al evitar la oxidación y la inflamación en etapas tempranas de la enfermedad”, explicó Chavarría Krauser, adscrita al Departamento de Medicina Experimental que comparten la FM de esta casa de estudios y el Hospital General de México en la sede de este último.

Diagnóstico tardío

Generalmente, si un paciente es diagnosticado con esa afección ya ha perdido entre 70 y 80 por ciento de sus neuronas dopaminérgicas y padece un daño irreversible.

Para mantener al resto de esas células en funcionamiento, se trata a los enfermos con levodopa, que es un agonista dopaminérgico, a fin de controlar parcialmente los síntomas, que consisten en movimientos involuntarios de músculos, temblores en brazos, piernas, mandíbula y cara; rigidez en tronco y extremidades; lentitud en los movimientos, problemas de equilibrio y coordinación, depresión, trastornos del sueño y dificultades para masticar, tragar o hablar.

“Después de un tiempo, la mayoría de los pacientes presenta resistencia a la levodopa”, indicó la científica, quien con su estrategia ensaya un proceso que prevenga la muerte neuronal.

El complemento ideal de este trabajo sería contar con diagnósticos más tempranos, algún marcador biológico que permita conocer a detalle el desarrollo bioquímico de la enfermedad con la finalidad de administrar más oportunamente los neuroprotectores como la silimarina, consideró.

Extracto neuroprotector

La silimarina ya se utiliza como principio activo de un medicamento comercial contra enfermedades del hígado y a nivel experimental se ha probado contra la diabetes y Alzheimer, pero en este estudio se ensaya por primera vez para frenar el Parkinson.

“Es un extracto formado por cuatro flavonolignanos, de los cuales entre 70 y 80 por ciento es silibina, que se considera el más activo. Estamos probando si es más efectivo ese compuesto solo o el coctel con todos los componentes”, dijo.

Para probar la eficiencia de este producto de origen vegetal, desde hace cuatro años la universitaria ensaya en un modelo experimental de ratones a los que se induce Parkinson.

Hasta ahora, ha probado con sus colaboradores dos versiones del extracto vegetal en un modelo de ratones a los que se les ocasiona la enfermedad con la neurotoxina MPTP (siglas de 1-metil-4-fenil-1,2,3,6-tetrahidropiridina).

Tras aplicar la silimarina por vía intraperitoneal a los ratones, Chavarría y sus colaboradores observaron que a dosis de 50 y 100 miligramos por kilogramo de peso corporal los niveles de dopamina se conservaron en un 69 por ciento, disminuyó significativamente el número de células en apoptosis o muerte celular y se conservaron las neuronas dopaminérgicas; además, no tuvo efectos adversos en los animales de control.

En la etapa actual trabaja en la dosis precisa que podría funcionar como medicamento para humanos, así como en su solubilidad, con la meta de producirla para tomarse vía oral.

“En esta parte laboramos con especialistas del Centro de Ciencias Aplicadas y Desarrollo Tecnológico, mientras que la Coordinación de Innovación y Desarrollo de la UNAM tramita la patente para esta aplicación de un medicamento a base de silimarina”, finalizó.

Créditos: UNAM-DGCS-347-2014

OBTIENE CERTIFICACIÓN INTERNACIONAL LA UNIDAD PET/CT CICLOTRÓN

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

certificacioninternacionalLa Unidad PET/CT Ciclotrón de la Facultad de Medicina (FM) de la UNAM obtuvo los certificados de las normas ISO 9001: 2008 e ISO 13485: 2013, como reconocimiento internacional a la calidad de la atención que brinda a sus pacientes mediante estudios de diagnóstico con tomografía por emisión de positrones y tomografía computarizada (PET y CT, por sus siglas en inglés), y a las buenas prácticas de manufactura que lleva a cabo para la producción y venta de radiofármacos.

Los certificados se recibieron hace unos días y mantendrán su vigencia, siempre y cuando se cumplan con los procedimientos ISO que cada seis meses verificará la compañía certificadora.

“Nuestra unidad es la primera en México que obtiene estas certificaciones por el sistema ISO. Ello nos brinda herramientas concretas para mantener nuestro compromiso con la calidad de los servicios de atención médica, así como para permanecer vigentes en la producción y venta de radiofármacos, en la investigación clínica y básica, y en la formación de recursos humanos”, dijo Javier Altamirano Ley, su director.

Al ser inaugurada en 2001, la Unidad PET/CT Ciclotrón se convirtió en la primera del país. Sus tres principales objetivos son la investigación, la docencia y el servicio a la comunidad.

Está integrada por cuatro secciones: el equipo PET/CT, el ciclotrón, la radiofarmacia y el microPET (a finales del año pasado, las áreas del ciclotrón y de la radiofarmacia se remodelaron; con base en este rediseño también fue necesario reubicar y actualiza el área del microPET).

En esta unidad trabaja un equipo multidisciplinario conformado por 45 personas, aproximadamente, entre médicos nucleares, médicos radiólogos, químicos, físicos, biólogos, ingenieros, técnicos y enfermeros, entre otros.

Tres tipos de diagnósticos

El equipo PET/CT permite hacer diagnósticos de tres tipos: oncológicos, neurológicos y cardiológicos.

“Tenemos el primer lugar a nivel nacional en cuanto al número de pacientes que atendemos en la unidad: entre 20 y 22 cada día. Recibimos al público en general. De hecho, viene gente de todo el país, incluso de América central y del sur, a hacerse estudios con nosotros. Además, hemos establecido convenios con diferentes entidades, como el IMSS, el ISSSTE, Pemex y el Seguro Popular”, informó Altamirano Ley.

El ciclotrón es un acelerador de partículas que produce diferentes isótopos emisores de positrones; posteriormente, éstos pasan a la radiofarmacia, donde se unen a sustancias orgánicas para crear los radiofármacos utilizados en los estudios de PET/CT. La unidad es la principal fuente productora de radiofármacos de México.

“En la actualidad producimos 11 radiofármacos para uso clínico y otros para investigación. Los utilizamos en la unidad y también los vendemos a instituciones de salud. Abastecemos de 85 a 90 por ciento de los que se utilizan en los centros PET de la ciudad de México, tanto del sector público como del sector privado”, indicó Altamirano Ley.

En tanto, el microPET sirve para hacer análisis preclínicos de los radiofármacos en pequeños roedores, antes de ser aplicados en humanos.

Una vez que son liberados para su uso clínico, los radiofármacos pueden aplicarse en pacientes. La selección de un radiofármaco depende de la patología que se vaya a estudiar; por ejemplo, en tumores del sistema nervioso central se puede utilizar fluorotimidina marcada con flúor 18 para evaluar tumores de alto grado y metionina marcada con carbono 11 para evaluar tumores de bajo grado.

Imágenes funcionales del organismo

La tomografía por emisión de positrones es una técnica de diagnóstico de medicina nuclear no invasiva, que permite determinar la actividad metabólica de las células del cuerpo humano.

A diferencia de los rayos X, las tomografías computarizadas y las resonancias magnéticas, que sólo generan imágenes de la estructura anatómica del cuerpo, esta técnica produce imágenes funcionales del organismo, es decir, de su bioquímica.

Gracias a esto se puede identificar tempranamente (incluso en estadios pre-sintomáticos) una enfermedad, porque los cambios bioquímicos siempre anteceden a los anatómicos.

Incluso con enfermedades como la de Alzheimer, en la que no existen anormalidades estructurales gruesas, la PET muestra cambios bioquímicos que facilitan el diagnóstico apropiado y la recomendación de un tratamiento más selectivo y específico.

Provee mediciones semicuantitativas in vivo y en tiempo real de procesos funcionales tales como la perfusión (flujo sanguíneo) y el metabolismo. Esto es importante si se toma en cuenta que las enfermedades son el resultado de errores introducidos en el sistema bioquímico por virus, bacterias, drogas, alteraciones genéticas y factores del medio ambiente e individuales, como la edad y los hábitos.

En oncología

La mayoría de las células malignas presentan un aumento del índice glucolítico (consumo de glucosa), lo cual facilita su detección por medio del estudio PET-18F-FDG (fluorodeoxiglucosa).

Con la técnica PET se puede efectuar una identificación temprana de tumores localizados en el sistema nervioso central, la cabeza y el cuello, las mamas, los pulmones, el colon y el tracto digestivo, el páncreas, el hígado y las vías biliares, el tracto urinario, las gónadas (ovarios y testículos) y la próstata, así como de linfomas, mielomas, plasmocitomas, melanomas y sarcomas (tejido blando y óseo).

Asimismo, en la mayoría de los casos es posible hacer un diagnóstico diferencial entre malignidad y benignidad, saber si se trata de una enfermedad metastásica o residual, y monitorear la respuesta a la terapia.

En neurología

La técnica PET ayuda a diferenciar la enfermedad de Alzheimer de otros tipos de demencia y de alteraciones cognoscitivas asociadas a la depresión.

Por lo que se refiere a pacientes epilépticos con crisis parciales complejas refractarias (candidatos a sufrir la extirpación del lóbulo temporal), las imágenes PET juegan un papel preponderante en la identificación de focos epileptogénicos.

Por otra parte, el estudio PET-18F-FDG muestra el tejido cerebral viable posterior a un evento vascular (infarto).

En cardiología

Las imágenes PET ayudan a detectar con mucha precisión la enfermedad arterial coronaria y el estudio PET-18F-FDG permite evaluar el grado de enfermedad del músculo cardiaco.

Y un estudio de perfusión realizado con la técnica PET es capaz de determinar hasta qué punto el miocardio presenta disminución o ausencia del riego sanguíneo (isquemia o infarto).

Créditos: UNAM-DGCS-306-2014

Parkinson, una enfermedad neurodegenerativa común

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Martes 5 de abril de 2011

Este 11 de abril, se celebra el Día Mundial del Parkinson, enfermedad que afecta al dos por ciento de la población mayor de 65 años que está considerada como la segunda enfermedad neurodegenerativa, razón por la cual es necesario sensibilizar a la población y hacer un llamado para que se profundice en el estudio de este trastorno reconoció Guillermo Enríquez Coronel, Coordinador de la Academia de Neurología de la Facultad de Medicina de la BUAP.

En México, en un plazo no mayor de 20 años el número de habitantes con más de 60 años aumentará considerablemente y con ello un mayor porcentaje con enfermedades propias de la tercera edad.

El especialista explicó que la enfermedad de Parkinson es un mal del sistema nervioso central, y se caracteriza por ser un padecimiento crónico degenerativo que se produce cuando las células nerviosas o neuronas, que se encuentran en un área del cerebro conocida como sustancia negra, mueren o se dañan.

“Normalmente, estas neuronas producen una sustancia química importante en el cerebro conocida como dopamina; cuando producen patrones anormales de activación nerviosa dentro del cerebro, causan deterioro del movimiento”.

Al hablar de los síntomas, Enríquez Coronel comentó que éstos se presentan gradualmente; las personas afectadas pueden sentir temblores leves o tener dificultad para levantarse de una silla, hablan muy suavemente y su escritura es lenta y parece apretada o pequeña; pueden perder la pista de una palabra o un pensamiento e inclusive sentirse cansados, irritados o deprimidos, sin una razón aparente.

A medida que evoluciona la enfermedad, el temblor que afecta a la mayoría de los pacientes con Parkinson puede comenzar a interferir con las actividades cotidianas, y a menudo desarrollan la llamada marcha parkinsoniana que comprende una tendencia a inclinarse hacia adelante, dar pasos pequeños y rápidos y balanceo disminuido de los brazos.

Señaló que es muy difícil tener un recuento real del número de casos, porque muchas personas en las etapas iniciales de la enfermedad, consideran que sus síntomas son el resultado del envejecimiento normal y no buscan ayuda de un médico.

Reconoció que si bien el Parkinson aún no es curable, es posible controlar los síntomas con la ayuda de las nuevas terapias, pero lo más importante es el diagnóstico temprano, que junto con un tratamiento específico indicado para las necesidades de cada individuo, permite aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida de los pacientes.

Créditos: BUAP/Comunicación Institucional/buap.mx