Tag Archives: Museos

Museos, motores de cambio y cultura

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

museo

29 de agosto de 2015

Bogotá D. C., ago. 29 de 2015 – Agencia de Noticias UN- En Colombia el panorama actual de los museos podría considerarse “desolador”, pues si bien existen y de alguna manera sobreviven, su situación política y sobre todo económica suele ser bastante apretada. Continue reading Museos, motores de cambio y cultura

U.N., el museo más grande y diverso de Colombia

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

museocolombiaBogotá D. C., ene. 24 de 2014 – Agencia de Noticias UN- Considerados en su conjunto, los cerca de 30 museos y colecciones museográficas de la U.N. constituyen el museo más grande y diverso del país. Estos reúnen un número importante de piezas, muchas de ellas únicas.

“Estos museos y colecciones museográficas son fruto de la actividad académica y científica que ha desempeñado la Universidad en más de 145 años de historia”, asegura Edmon Castell, director de Museos y Patrimonio Cultural (DMPC) de la Universidad Nacional de Colombia.

Se trata de un importante patrimonio que se proyecta cada vez más a la sociedad. “Hay que mostrar cómo esas colecciones y esos museos interesan no solo a la Institución sino a todo el país, porque sin duda uno tiene que pasar por ellos si quiere escribir la historia científica y cultural colombiana”, dice William López, profesor de la Facultad de Artes.

Los museos de la Sede Bogotá

La Sede Bogotá posee 18 del total de museos y colecciones de la Universidad. En ellos, detalla el profesor Castell, “se conservan colecciones históricas, científicas y artísticas de prácticamente todas las disciplinas y campos del conocimiento”.

El profesor López destaca que los museos de la Universidad están pasando por un momento muy interesante. “Creo que con los esfuerzos de la Maestría en Museología y la DMPC se ha ganado un espacio muy importante desde 2005. Ellos empiezan a establecerse dentro de la institucionalidad universitaria”.

Y es que algunas de estas instituciones incluso cuentan con un reconocimiento nacional, como el Museo de Arquitectura Leopoldo Rother –único en su género en el país– y el Museo de Arte, que alberga los grabados y yesos de la Colección Pizano (declarada Bien de Interés Cultural en 2002) y obras notables de artistas como Carlos Rojas, Luis Caballero y Beatriz González.

También están el Museo de Historia Natural y el Herbario Nacional Colombiano, que además de registrar y preservar la memoria de la rica biodiversidad colombiana, son piezas fundamentales para las investigaciones de estudiantes y profesores del Instituto de Ciencias Naturales (ICN) de la Universidad y de toda la comunidad científica de país.

A estos se suman otros como la sede histórica del Observatorio Astronómico Nacional (Carrera 8 n.º 8-00), el primer edificio construido para este fin en América; el Museo de la Ciencia y el Juego, en donde los visitantes pueden interactuar con fenómenos como la corriente, los imanes, las ondas y oscilaciones; y el Museo Paleontológico de Villa de Leyva (Boyacá), con su gran colección de fósiles milenarios.

La mayoría de estos museos tienen asiento en la Ciudad Universitaria de Bogotá (CUB), que es, en sí misma, uno de los principales componentes patrimoniales de la Universidad. De ella destaca un conjunto de edificios caracterizados por su sencillez, simetría y blancas paredes, motivo por el cual recibió inicialmente el apelativo de “ciudad blanca”.

El Claustro de San Agustín

El Claustro de San Agustín (Carrera 8 n.º 7-21) es la sede de la DMPC y, al mismo tiempo, un museo de la U.N. Este edificio colonial, construido en el siglo XVI y declarado Bien de Interés Cultural de la nación en 1975, fue restaurado y acondicionado para llevar a la comunidad, a través de exposiciones, la producción científica y artística de la Universidad.

Además, gracias a la gestión de la DMPC en asocio con otras dependencias de la Universidad, en la reserva visitable del Claustro de San Agustín se encuentran importantes colecciones: los instrumentos típicos colombianos reunidos en el Museo Organológico Musical, las cerca de 800 piezas del Museo de Ciencias Forenses José María Garavito Baraya y una parte importante del Museo de Historia de la Medicina.

La DMPC también gestiona la Casa Museo Jorge Eliecer Gaitán (Calle 42 n.º 15-52), que la Universidad administra desde el año 2005. Este espacio es fuente de conocimiento, investigación y divulgación de la historia contemporánea del país teniendo como referente la vida y el legado de Jorge Eliécer Gaitán Ayala.

Las colecciones científicas

Entre las colecciones científicas, la Universidad cuenta con la Ceramoteca, que reúne fondos con más de 50 mil fragmentos de cerámica y líticos –artefactos de piedra tallada– representativos de toda Colombia, producto de la actividad de los investigadores del Laboratorio de Arqueología.

También se encuentra la Colección de Antropología, que a través de sus piezas –restos óseos fechados desde 8.000 años antes del presente hasta la contemporaneidad– evidencia la variación biológica de la población colombiana. Este acervo patrimonial ha sido gestionado por el Laboratorio de Antropología Física.

Por su parte, la Colección de Cultura Material de Pueblos Indígenas Colombianos cuenta con cerca de 250 objetos; están hechos de materiales tan diversos como fibras naturales, madera y plumas, y provienen, sobre todo, de comunidades del Oriente del país. Esta colección se nutre del trabajo del Laboratorio de Etnografía.

El Archivo Histórico preserva y divulga el patrimonio documental de la Universidad. Cuenta con importantes colecciones, entre las que hay cerca de 4 mil fotografías, material fílmico y documentos académicos y personales de personajes como el sociólogo Orlando Falls Borda, el matemático Yu Takeuchi, el político Jorge Eliécer Gaitán y el botánico José Jerónimo Triana, entre otros.

De igual modo, está el Museo Entomológico UNAB, el cual tiene en sus fondos 70.000 insectos organizados en cinco colecciones. Se trata de un museo que permite a cultivadores, investigadores y estudiantes profundizar sobre el mundo de los insectos que habitan en Colombia.

Y, finalmente, las Colecciones Paleontológicas del Departamento de Geociencias. Ellas albergan material fósil de proyectos de investigación, prácticas académicas, donaciones, etc. Cuenta con colecciones de referencia, académicas y científicas que permiten el trabajo de investigadores, docentes y estudiantes.

Créditos: UNAL-991-2014

Arte al servicio de la recuperación de la memoria histórica

 
Facebooktwittergoogle_plusmail
Bogotá D. C., dic. 27 de 2013 – Agencia de Noticias UN- La gigantografía de una aldea en Pucamarca, abandonada tras el asesinato de siete hombres, abre el recorrido por la exposición “Paisajes Ausentes. Memorias del pasado reciente del Perú 1980-2000”.
“Para llegar a este lugar fue necesario hacer una caminata de seis horas, hasta donde los investigadores y familiares se dirigían a exhumar los restos de los hombres ejecutados por Sendero Luminoso a finales de 1984. El punto más alto de la caminata”, cuenta el fotógrafo norteamericano Jonathan “Jonás” Moller.
Moller, quien durante varios años se ha dedicado a registrar con sus equipos fotográficos lo acontecido durante la década de los ochenta en países como Nicaragua, El Salvador y Guatemala, fue invitado por el Equipo Peruano de Antropología Forense (EPAF) para acompañarlos en algunas exhumaciones y reconstrucciones de casos de desaparición forzada.
El resultado de ese trabajo se recogió en más de 300 fotografías, aunque para esta exposición apenas se seleccionaron 40.
Esta exposición temporal, inaugurada el pasado lunes 23 de diciembre en el Claustro de San Agustín, es el resultado del trabajo colaborativo entre el Equipo Peruano de Antropología Forense (EPAF), la Maestría en Museología y Gestión del Patrimonio y la Dirección de Museos y Patrimonio Cultural (DMPC) de la Universidad Nacional de Colombia Sede Bogotá.
A través de las imágenes se aprecia parte del ingente trabajo realizado por el EPAF para recuperar la memoria histórica de miles de peruanos, víctimas del conflicto armado que enfrentó al grupo narcoterrorista Sendero Luminoso y a las Fuerzas Militares de ese país durante dos décadas.
Las acciones emprendidas por esta organización no gubernamental ha expuesto los abusos cometidos durante el conflicto y ha ayudado a romper con la cultura de silencio que en algún momento garantizó la impunidad para los perpetradores de dichas atrocidades.
Bajo la dirección de José Pablo Baraybar, experto forense internacionalmente reconocido, EPAF ha contribuido de manera significativa con las iniciativas tomadas en materia de justicia transicional en Perú que otorgan reparación por crímenes pasados y proporcionan una honesta rendición de cuentas sobre la violencia política en todas sus formas.
“En esta muestra el tiempo pasa pero a la vez se queda inmóvil, en cada retrato se construye un símbolo de perseverancia, persistencia y desafío al tiempo: «El pasado seguirá siendo hoy hasta que no haya un futuro para mí», se siente decir a esos rostros que nos miran, que nos perforan, que nos increpan”, afirma Baraybar.
Dos elementos son los protagonistas de las imágenes capturadas por Moller desde 2008: los paisajes y las mujeres.
Las fotografías fueron tomadas en  lugares como Sacsamarca, Raccaya, Ushmay o La Hoyada, a más de 4.000 metros sobre el nivel del mar, en la región de Ayacucho, fuertemente golpeada durante el conflicto que dejó más de 15.000 desapariciones forzadas y más de 60.000 peruanos muertos.
“La mayoría de las víctimas son mujeres, pues fueron los hombres, sus maridos, hijos o nietos los asesinados y desaparecidos durante el conflicto, en el que además, la violación sexual fue usada contra ellas como arma de guerra. Ellas son las liderezas de las organizaciones de víctimas que buscan no solo la reparación, sino también la reconstrucción de la memoria histórica”, afirma Moller.
“Paisajes Ausentes. Memorias del pasado reciente del Perú 1980-2000”, es una de las siete exposiciones que permanecerán abiertas durante la presente temporada de vacaciones en el Claustro de San Agustín, ubicado al lado de la Casa de Nariño, en el corazón histórico de Bogotá.
Créditos UNAL-898-2013

artememoriaBogotá D. C., dic. 27 de 2013 – Agencia de Noticias UN- La gigantografía de una aldea en Pucamarca, abandonada tras el asesinato de siete hombres, abre el recorrido por la exposición “Paisajes Ausentes. Memorias del pasado reciente del Perú 1980-2000”.

“Para llegar a este lugar fue necesario hacer una caminata de seis horas, hasta donde los investigadores y familiares se dirigían a exhumar los restos de los hombres ejecutados por Sendero Luminoso a finales de 1984. El punto más alto de la caminata”, cuenta el fotógrafo norteamericano Jonathan “Jonás” Moller.

Moller, quien durante varios años se ha dedicado a registrar con sus equipos fotográficos lo acontecido durante la década de los ochenta en países como Nicaragua, El Salvador y Guatemala, fue invitado por el Equipo Peruano de Antropología Forense (EPAF) para acompañarlos en algunas exhumaciones y reconstrucciones de casos de desaparición forzada.

El resultado de ese trabajo se recogió en más de 300 fotografías, aunque para esta exposición apenas se seleccionaron 40.

Esta exposición temporal, inaugurada el pasado lunes 23 de diciembre en el Claustro de San Agustín, es el resultado del trabajo colaborativo entre el Equipo Peruano de Antropología Forense (EPAF), la Maestría en Museología y Gestión del Patrimonio y la Dirección de Museos y Patrimonio Cultural (DMPC) de la Universidad Nacional de Colombia Sede Bogotá.

A través de las imágenes se aprecia parte del ingente trabajo realizado por el EPAF para recuperar la memoria histórica de miles de peruanos, víctimas del conflicto armado que enfrentó al grupo narcoterrorista Sendero Luminoso y a las Fuerzas Militares de ese país durante dos décadas.

Las acciones emprendidas por esta organización no gubernamental ha expuesto los abusos cometidos durante el conflicto y ha ayudado a romper con la cultura de silencio que en algún momento garantizó la impunidad para los perpetradores de dichas atrocidades.

Bajo la dirección de José Pablo Baraybar, experto forense internacionalmente reconocido, EPAF ha contribuido de manera significativa con las iniciativas tomadas en materia de justicia transicional en Perú que otorgan reparación por crímenes pasados y proporcionan una honesta rendición de cuentas sobre la violencia política en todas sus formas.

“En esta muestra el tiempo pasa pero a la vez se queda inmóvil, en cada retrato se construye un símbolo de perseverancia, persistencia y desafío al tiempo: «El pasado seguirá siendo hoy hasta que no haya un futuro para mí», se siente decir a esos rostros que nos miran, que nos perforan, que nos increpan”, afirma Baraybar.

Dos elementos son los protagonistas de las imágenes capturadas por Moller desde 2008: los paisajes y las mujeres.

Las fotografías fueron tomadas en  lugares como Sacsamarca, Raccaya, Ushmay o La Hoyada, a más de 4.000 metros sobre el nivel del mar, en la región de Ayacucho, fuertemente golpeada durante el conflicto que dejó más de 15.000 desapariciones forzadas y más de 60.000 peruanos muertos.

“La mayoría de las víctimas son mujeres, pues fueron los hombres, sus maridos, hijos o nietos los asesinados y desaparecidos durante el conflicto, en el que además, la violación sexual fue usada contra ellas como arma de guerra. Ellas son las liderezas de las organizaciones de víctimas que buscan no solo la reparación, sino también la reconstrucción de la memoria histórica”, afirma Moller.

“Paisajes Ausentes. Memorias del pasado reciente del Perú 1980-2000”, es una de las siete exposiciones que permanecerán abiertas durante la presente temporada de vacaciones en el Claustro de San Agustín, ubicado al lado de la Casa de Nariño, en el corazón histórico de Bogotá.

Créditos UNAL-898-2013