Tag Archives: microrganismo

Conocer la biología del suelo, clave para sembrar arroz

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Expertos del Instituto de Biotecnología han diseñado alternativas para sustituir el uso de fertilizantes de síntesis química por otros que utilizan microorganismos.
Expertos del Instituto de Biotecnología han diseñado alternativas para sustituir el uso de fertilizantes de síntesis química por otros que utilizan microorganismos.

13 de Agosto de 2012

Investigadores del Instituto de Biotecnología de la UN elaboraron un práctico instructivo para que los cultivadores de arroz optimicen sus prácticas agrícolas y obtengan productos de mejor calidad.

El trabajo, elaborado por los profesores Daniel Uribe Vélez, Ivonne Gutiérrez Rojas, Francy Marentes y Javier Vanegas, es el resultado de varios años de indagación científica. Durante estos han estudiado diversos aspectos relacionados con la microbiología de la planta y los suelos donde se cultiva, entre ellos su productividad, su resistencia a plagas, los procesos biológicos que se desprenden por la utilización de fertilizantes y las opciones de biofertilización.

El arroz es uno de los alimentos fundamentales de la dieta colombiana y uno de los principales renglones agrícolas del país. Datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) estiman que el consumo por habitante es de 58 kg. En el año 2010, la producción mundial alcanzó los 466 millones de toneladas. De ahí que muchos investigadores alrededor del mundo investiguen este multifacético cereal.

En el instructivo se explican conceptos básicos, como los tipos de microorganismos de interés agrícola que se hallan en el suelo: protozoos (p. ej. Opercularia sp.), hongos (p. ej. Trichoderma sp.), nematodos (p. ej. Protorhabditis sp.) y bacterias (p. ej. Burkholderia sp.).

Si bien algunos de estos pueden afectar a las plantas, la mayoría son benéficos y cumplen funciones muy importantes en el ecosistema, entre ellas: trasformar los fertilizantes para que sus nutrientes puedan llegar a la planta; descomponer y procesar los residuos de vegetales y animales que caen al suelo, lo que deja sus nutrientes disponibles; mejorar la estructura física del suelo; estimular la germinación; y descomponer los plaguicidas.

Dentro de los microorganismos benéficos del suelo se hallan los solubilizadores de fosfato (los que permiten disolver determinadas sustancias en otras), los fijadores biológicos, los descomponedores de materia vegetal, los microorganismos antagonistas y los promotores del crecimiento vegetal.

A la vez, la mayoría de los microorganismos contribuyen de tres maneras a la disponibilidad de nitrógeno (N): atrapándolo, liberándolo de la materia orgánica y trasformando los fertilizantes, como la urea, en dicho elemento.

El instrumento pedagógico, además, les enseña a los campesinos los beneficios de aprovechar los desechos del cultivo, sobre todo la paja (o tamo) del arroz, que es la principal fuente de material orgánico disponible en las fincas arroceras.

Este material absorbe alrededor del 40% del nitrógeno, el 80 u 85% del potasio, el 30 o 35% del fósforo, el 40 o 50% del azufre y entre el 5 y el 63% del silicio. Cuando el tamo se quema, se pierde casi la totalidad del nitrógeno acumulado, el 25% del fósforo, el 20% del potasio y entre el 5 y el 60% del azufre.

La alternativas que exponen los científicos del Instituto de Biotecnología consisten en utilizar microorganismos llamados celulolíticos (como Trichoderma sp.) y ligninolíticos (como Pleurotus sp.). Estos son capaces de descomponer el tamo y liberar los nutrientes.

La recomendación es que, después de la cosecha, se apliquen estos organismos, se deje que los tallos se descompongan por un periodo de dos a tres semanas y luego se incorpore el material al suelo con una labranza superficial.

Esta clase de información, que se presenta de forma sencilla al agricultor, es clave para aumentar la productividad de las parcelas arroceras. Es un ejemplo claro de cómo toda la labor científica de los laboratorios se transforma en una herramienta práctica y útil para el sector agrario del país.

Créditos: agenciadenoticias.unal.edu.co