Tag Archives: julio téllez

Internet, espacio que facilita la usurpación de identidad

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Julio Téllez Valdés, del Instituto de Investigaciones Jurídicas, invitó a los internautas a ser más responsables con la información que suben a la red.
Julio Téllez Valdés, del Instituto de Investigaciones Jurídicas, invitó a los internautas a ser más responsables con la información que suben a la red.

3 de agosto de 2010

• Los datos que una persona sube a la red pueden ser utilizados apócrifamente para cometer delitos, expuso Julio Téllez, del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
• La ALDF recién aprobó reformas al Código Penal del DF que sancionan estas prácticas, mientras que la Cámara de Diputados tiene una propuesta para proteger al ciudadano de este ilícito

El internet, y en especial las redes sociales, son utilizadas como herramientas tecnológicas que permiten obtener datos que, usados apócrifamente, permiten a los delincuentes cometer ilícitos a nombre de terceras personas.

Una de las prácticas más recurrentes es el llamado robo o usurpación de identidad, que consiste en tomar los datos de cualquier persona (ya sea porque ésta los proporcionó en algún sitio o los subió a alguna red social), para posteriormente usar esta información y perpetrar fraudes o delitos mayores, expuso el especialista del Instituto de Investigaciones Jurídicas (IIJ) de la UNAM, Julio Téllez Valdés.

Por eso, la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) recién aprobó una iniciativa que regula este ámbito. Con esto, los diputados locales tipifican este “delito” en el Código Penal capitalino, al señalar que todo aquel que suplante, altere, falsifique o reproduzca documentos oficiales (como licencias de conducir o actas de nacimiento) es merecedor de una sanción.

La nueva norma establece periodos de prisión que van de los dos a los seis años, y una multa de 400 a 600 días de salario mínimo a quien incurra en este tipo de faltas. “Esto plantea un sesgo interesante en lo que al uso inadecuado de tecnologías se refiere”.

En la Cámara de Diputados también existe una iniciativa de ley para castigar estas conductas, aunque no está tan avanzada como la de la ALDF. Con ambas, apuntó, lo que se pretende es proteger a la ciudadanía de este tipo de abusos.

El especialista explicó que el escenario para que se den estos ilícitos no sólo involucra a la informática, sino a las telecomunicaciones, las cuales son manejadas a nivel federal. “Por tanto, los artículos modificados podrían ser considerados inconstitucionales; sin embargo, se están buscando acuerdos para que, en materia de seguridad pública, se pueda actuar de manera indistinta en las diversas entidades federativas”.

Sin embargo, como el Código Penal del DF ya considera delitos a este tipo de prácticas, éstas se volvieron responsabilidad de la Unidad Especializada para el Combate a la Delincuencia Cibernética, grupo antidelictivo que ha tenido aciertos en el combate de estos ilícitos, aunque carece de personal especializado en este ámbito, pues de nada sirve regular algo si no existe una autoridad que aplique las reformas legales.

“No basta tener una buena reforma legal sin autoridades que sepan aplicarla”, añadió.

Debemos ser cautelosos con lo que damos a conocer en las redes sociales, pues en ocasiones personas extrañas tienen nuestra información, y la obtuvieron a través de ese medio, destacó.

Téllez Valdés aclaró que ser cuidadoso no es sinónimo de tener miedo, ni estar alerta significa cancelar cuentas o evitar operaciones por internet; más bien, estas advertencias son una invitación a ser más responsables con el uso del internet y a evaluar siempre las posibles consecuencias de nuestros actos.

Cada quien tiene derecho a poner lo que desee en sus páginas personales en la web 2.0, pero antes debe considerar cualquier situación de riesgo, especialmente las mujeres, y tener una especial cuidado para proteger a los niños y adolescentes, concluyó.

Créditos: UNAM. DGCS -457/unam.mx

Sin acceso a Internet siete de cada 10 mexicanos

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

El fraude, la pornografía infantil y el robo están ya tipificados, y se cometan en la calle o Internet, son infracciones, señaló Raúl Trejo Delarbre.
El fraude, la pornografía infantil y el robo están ya tipificados, y se cometan en la calle o Internet, son infracciones, señaló Raúl Trejo Delarbre.

• Una auténtica política pública debe incluir previsiones para que cada vez más mexicanos estén conectados a este servicio, consideró Raúl Trejo Delarbre, del IIS de la UNAM

• Los blogs, al igual que otros espacios de Internet, están protegidos por los ordenamientos legales que garantizan la libertad de expresión, señaló.

• Julio Téllez, del IIJ, dijo que la administración pública debería tomar acciones más rigurosas respecto a los usos inadecuados de esta tecnología

Por lo menos siete de cada 10 mexicanos no tienen acceso a Internet, y el bajo ingreso a ese espacio virtual, hace que cualquier efecto social, político o cultural de la red (correo electrónico, blogs o la Web misma) esté limitado, señaló Raúl Trejo Delarbre.

El integrante del Instituto de Investigaciones Sociales (IIS) de la UNAM, sostuvo que una auténtica política pública en la materia debería incluir previsiones para que cada vez más personas estén conectadas a Internet.

Hoy, la brecha digital implica no sólo la distancia de muchos ciudadanos respecto de los recursos informáticos, sino de niveles de calidad. No es lo mismo una conexión de banda ancha a una telefónica.

En ese sentido, dijo, no habría que moverle más a la legislación, sino propiciar el establecimiento de más accesos.

Luego de explicar que un Weblog, también llamado blog o bitácora, es un sitio donde cronológicamente se recopilan mensajes de uno o varios autores, con un uso o temática en particular, Trejo Delarbre aseguró que éstos, igual que otros espacios en la red de redes, están protegidos por los ordenamientos legales que garantizan, en México y el mundo, la libertad de expresión.

Sin embargo, admitió, los delitos deben ser castigados, independientemente del entorno o espacio en el que se produzcan; las infracciones y violaciones en este medio deben de tratarse como ocurre fuera de línea.

Cuando alguien roba dinero de una cuenta bancaria por Internet incurre en un delito, aunque el código mercantil o comercial no hable específicamente del ciberespacio. “El fraude, la pornografía infantil y el robo están ya tipificados; se cometan en la calle o Internet, son infracciones”.

En ese sentido, el doctor en informática jurídica y miembro del Instituto de Investigaciones Jurídicas (IIJ), Julio Téllez Valdés, refirió el fenómeno de las redes sociales, donde existe un intercambio fluido de información, música, videos y datos de carácter personal; pero en ocasiones no se da el uso adecuado y pueden ser empleadas para fines comerciales, electorales y hasta delictivos.

Tras recordar que, en la actualidad, se cita que hay cerca de un millón y medio de blogs a nivel mundial, el investigador de la UNAM aseguró que con relación al aspecto legal, ha habido intentos por regularlos jurídicamente, porque en ocasiones, se pueden trastocar los derechos de privacidad de las personas, de la propiedad intelectual o en materia comercial.

El jurista comentó que en la Unión Europea hubo propuestas para hacerlo, pero fueron criticadas porque atentaba contra la privacidad.

También en Estados Unidos se pretende regularlos porque algunos están asociados a intereses comerciales que, de algún modo, intentan estimular el consumo de ciertos productos o servicios. En los blogs, afirmó Téllez Valdés, debe haber una manifestación de independencia y autonomía, pero de ninguna manera elementos tendenciosos.

El principio de los blogs

La aparición del primer weblog ocurrió en 1993, fue creado por uno de los padres de Internet, Tim Bernes Lee. Consistía en un listado de webs y sus links correspondientes, acompañados de un breve comentario.

Después, fue controlado por Netscape, que lo convirtió en la primera guía de sitios de Internet y monopolizó el mercado entre los años 1993 y hasta finales de 1995. En 1996, Dave Winer escribió un blog histórico para el Maratón 24 Horas para la Democracia, cuyo objetivo fue celebrar un encuentro online para apoyar el libre discurso por este medio.

Posteriormente, Winer fundó una empresa especialmente dedicada al desarrollo de programas para la creación de weblogs, y en diciembre de 1997, Jorn Barger introdujo el término en la acepción que hoy se conoce.

En 1999, aparece Eatonweb Portal, el primero dedicado exclusivamente a los blogs. En agosto del mismo año, Pyra Labs, empresa que posteriormente fue adquirida por Google, lanzó Blogger, uno de los servicios gratuitos más populares.

A partir del año 2000, el fenómeno se masificó, aparecieron nuevos servicios para edición y alojamiento como Bitacoras.com o WordPress, entre otros, y los blogs comenzaron a ganar adeptos por todo el mundo.

Créditos: Boletín UNAM-DGCS-207 – dgcs.unam.mx