Tag Archives: intoxicación

Método preciso para detectar atropina en la sangre

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

La atropina es un alcaloide que se encuentra en las semillas de ciertas plantas como la Atropa belladonna.
La atropina es un alcaloide que se encuentra en las semillas de ciertas plantas como la Atropa belladonna.

20 de enero de 2012

Estudiantes del Departamento de Farmacia de la Universidad Nacional desarrollaron un método para hallar atropina en la sangre y así poder identificar casos de intoxicación con esta sustancia.

La atropina es un alcaloide que normalmente se encuentra en las semillas de ciertas plantas, como la Atropa belladonna, y que se usa como medicamento.

En casos donde se hacen fumigaciones con pesticidas hay personas que resultan intoxicadas; en estas circunstancias, se utiliza la atropina como antídoto. También es usada en los exámenes oftalmológicos para dilatar las pupilas y, en pocas ocasiones, es empleada para algunas cardiopatías.

Sin embargo, como medicamento en exceso o sin estar formulado puede producir intoxicación. Hasta ahora, el Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses no tenía la forma de determinar si una persona había sido afectada por esta sustancia.

En este caso, se desarrolló y validó una metodología altamente sensible para la detección de atropina en la sangre, empleando condiciones cromatográficas en las que se separan sus  distintos componentes para identificarlos y determinar sus cantidades precisas. Bajo estas condiciones, el método permite la cuantificación precisa del alcaloide, si lo hay, en el orden de nanogramos (cantidades muy pequeñas), y un resultado exacto si la persona tiene (o no) una concentración terapéutica o letal, resultado altamente útil en el análisis forense.

La atropina, al igual que la escopolamina, es una amina terciaria lípido soluble capaz de atravesar la barrera hematoencefálica y ejercer algunos efectos sobre el sistema nervioso central. Del mismo modo, puede causar un síndrome central anticolinérgico, que se caracteriza por una progresión de síntomas, que van desde la desazón y alucinaciones hasta la sedación e inconsciencia.

Emilse Vargas, estudiante de Farmacia de la UN, y quien ayudó a desarrollar este método, explicó cómo puede afectar la atropina: “Tiende primero a deprimir y luego a excitar el sistema nervioso. Primero hay una inhibición de la frecuencia cardiaca y después un aumento. Puede presentarse visión borrosa, así como una disminución del movimiento intestinal y del control sobre la vejiga y el estómago”.

En los niños se puede presentar intoxicación por atropina en un caso de destilación conjuntival (así se llama cuando se aplican gotas en los ojos). Es probable que el alcaloide pase del ojo al conducto lagrimal, de aquí a la mucosa nasal y que, posteriormente, se absorba al cuerpo. Para un niño, 10 miligramos –dosis muy pequeña– pueden ser letales.

Desde ahora, Medicina Legal podrá –a través de este método–, determinar y decir, ante los jueces o la entidad correspondiente, si hubo o no una intoxicación por atropina.

Créditos: agenciadenoticias.unal.edu.co

Modelo matemático determina movimiento de toxina marina

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Los peces pequeños consumen la toxina y estos son cazados por peces más grandes
Los peces pequeños consumen la toxina y estos son cazados por peces más grandes

20 de noviembre de 2011

A través de un modelo matemático, un investigador busca descubrir cómo se transportan las toxinas en un ecosistema marino como el arrecife de coral.

Estas toxinas, que no afectan a los peces, pero si al humano que los consume, son producidas por microorganismos dentro del arrecife y transportadas de unos organismos a otros por la relación de depredación entre ellos. Al tiempo que unos peces se alimentan de algas y otros peces de los primeros que llevan la toxina, esta se va transportando.

“Este fenómeno ha generado casos de intoxicación en las islas tropicales, y como no se sabe nada acerca del mecanismo de transmisión, lo que se busca con este modelo es plantear un sistema de ecuaciones matemáticas que describa la situación para entenderl mejor”, aseguró Daniel Arbeláez, profesor ocasional de la Universidad Nacional de Colombia y estudiante de la Maestría en Matemática Aplicada.

Este tipo de intoxicación, conocida como ciguatera, es muy recurrente en la isla de San Andrés. Uno de los peces que más toxina acumula, debido a su longevidad, es la barracuda.

Los microorganismos conocidos como microalgas o dinoflagelados son del tamaño de micrómetros, la millonésima parte de un metro, que cuando se reproducen explosivamente por millones, en ocasiones suelen liberar la toxina. “Por eso están asociados a las algas, entonces cuando los peces que las consumen se acercan a consumirlas ingieren la toxina y, a su vez, cuando los peces que se alimentan de otros peces (piscívoros) con la toxina, la ingieren. Así, cuando el hombre consume uno de estos dos tipos de peces se intoxica”, comentó el matemático.

Los síntomas más comunes son diarrea y vómito, pero hay otros relacionados con problemas neurológicos que alteran la percepción del mundo exterior, se puede invertir la sensación de frío o calor en la lengua, labios y manos. También se sufre de hipertensión o entrar en estado de shock y, en un porcentaje muy pequeño, causar la muerte.

De acuerdo con el experto, las matemáticas se aplican de la siguiente forma: “Una herramienta muy común para modelar las poblaciones biológicas son las ecuaciones diferenciales, que describen tasas de cambio de la población, cómo crece y decrece en el tiempo. Así, se plantean un par de sistemas de ecuaciones: uno para el sistema poblacional y uno para el sistema de transporte de toxinas. Al tiempo que se observa cómo crecen y decrecen las poblaciones de algas, los herbívoros y los piscívoros, se va viendo cómo se va acumula la toxina en esos tres grupos”.

“Encontramos que ello depende de la dinámica poblacional, es decir, no es lo mismo que se presente un brote de toxina cuando la población de herbívoros está creciendo y la de piscívoros está decreciendo, a que el brote se presente cuando los piscívoros crecen y los herbívoros decrecen, la dinámica es distinta en la acumulación”, comentó el experto.

Esto es lo que se debe tener en cuenta para tomar medidas de manejo y tratar los eventos de intoxicación en las personas.

Créditos: agenciadenoticias.unal.edu.co