Tag Archives: insumos

Sistemas silvopastoriles, rentables para producción y ambiente.

 
Facebooktwittergoogle_plusmail
9 de Noviembre del 2012
Mayor productividad, reducción de insumos y menor emisión de gas metano al ambiente, son las principales bondades del establecimiento de sistemas silvopastoriles (SSpi) en la ganadería.
Así lo revela estudio realizado por investigadores del Departamento de Producción Animal de la UN en Medellín. “Encontramos que hay una reducción de aproximadamente el 30% en la emisión de gas metano por cada kilogramo de dieta fermentada que consume el animal. Además, también se duplica la producción del ganado y se reduce el uso de fertilizantes nitrogenados de síntesis química, lo que hace más sustentable el ejercicio de la ganadería en el país”, explicó Rolando Barahona, docente de la Facultad de Ciencias Agrarias.
Con este sistema de producción la dieta que se le suministra a cada animal contiene entre 16 y 18% de proteína y alrededor de 60% de fibra, mientras que con la forma tradicional  se brinda entre 8 y 10% de proteína y 72% de fibra. “Entre menos fibra tenga una dieta es mejor para el ganadero”, afirmó el investigador.
Según el experto, los sistemas silvopastoriles son una nueva forma de hacer ganadería en la que se combinan árboles, praderas y gramíneas (pastos tradicionales), con el fin de lograr una actividad más ecológica y sustentable. “La presencia de los árboles reduce la necesidad de fertilización, disminuye el impacto del calor sobre los animales, mejora la dieta, aumenta el número de cabezas de ganado por hectárea e incrementa la productividad individual”, precisó.
Y es que esta alternativa es muy significativa para el país, puesto que desde el 2006 el gremio de ganaderos de Colombia reconoció la necesidad de intensificar la producción bovina en el país y propuso aumentar el hato de 24 millones de cabezas de ganado que pastorean en 38 millones de hectáreas, a por lo menos 40 millones de cabezas en 20 millones de hectáreas.
El proyecto es financiado por Colciencias y cuenta con la participación además de la UN, del Centro para la Investigación en Sistemas Sostenibles de Producción Agropecuaria (Cipav) y de varias empresas ganaderas.
Los resultados de la investigación se dieron a conocer durante el II Simposio en Producción Animal, realizado durante la celebración de los 50 años del pregrado en Zootecnia de la UN en Medellín.
Créditos:http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/inicio.html
Mayor productividad, reducción de insumos y menor emisión de gas metano al ambiente, son las principales bondades de los sistemas silvopastoriles.

Mayor productividad, reducción de insumos y menor emisión de gas metano al ambiente, son las principales bondades de los sistemas silvopastoriles.

9 de Noviembre del 2012

Mayor productividad, reducción de insumos y menor emisión de gas metano al ambiente, son las principales bondades del establecimiento de sistemas silvopastoriles (SSpi) en la ganadería.

Así lo revela estudio realizado por investigadores del Departamento de Producción Animal de la UN en Medellín. “Encontramos que hay una reducción de aproximadamente el 30% en la emisión de gas metano por cada kilogramo de dieta fermentada que consume el animal. Además, también se duplica la producción del ganado y se reduce el uso de fertilizantes nitrogenados de síntesis química, lo que hace más sustentable el ejercicio de la ganadería en el país”, explicó Rolando Barahona, docente de la Facultad de Ciencias Agrarias.

Con este sistema de producción la dieta que se le suministra a cada animal contiene entre 16 y 18% de proteína y alrededor de 60% de fibra, mientras que con la forma tradicional  se brinda entre 8 y 10% de proteína y 72% de fibra. “Entre menos fibra tenga una dieta es mejor para el ganadero”, afirmó el investigador.

Según el experto, los sistemas silvopastoriles son una nueva forma de hacer ganadería en la que se combinan árboles, praderas y gramíneas (pastos tradicionales), con el fin de lograr una actividad más ecológica y sustentable. “La presencia de los árboles reduce la necesidad de fertilización, disminuye el impacto del calor sobre los animales, mejora la dieta, aumenta el número de cabezas de ganado por hectárea e incrementa la productividad individual”, precisó.

Y es que esta alternativa es muy significativa para el país, puesto que desde el 2006 el gremio de ganaderos de Colombia reconoció la necesidad de intensificar la producción bovina en el país y propuso aumentar el hato de 24 millones de cabezas de ganado que pastorean en 38 millones de hectáreas, a por lo menos 40 millones de cabezas en 20 millones de hectáreas.

El proyecto es financiado por Colciencias y cuenta con la participación además de la UN, del Centro para la Investigación en Sistemas Sostenibles de Producción Agropecuaria (Cipav) y de varias empresas ganaderas.

Los resultados de la investigación se dieron a conocer durante el II Simposio en Producción Animal, realizado durante la celebración de los 50 años del pregrado en Zootecnia de la UN en Medellín.

Créditos:http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/inicio.html

Por incremento del pollo y huevo, cae 30% la industria alimenticia del país.

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Su escasez se debe a la influenza aviar en Jalisco; los daños se calculan en ocho mil 617 millones de pesos.
Su escasez se debe a la influenza aviar en Jalisco; los daños se calculan en ocho mil 617 millones de pesos.

21 de Septiembre del 2012
Los incrementos en los precios del huevo y carne de pollo persistirán hasta mayo de 2013, por la inestabilidad internacional causada por la reducción en la producción avícola de China y Estados Unidos. Además de golpear el bolsillo de los mexicanos, afecta la actividad económica de los sectores relacionados con estos productos en un 30 por ciento, advirtió el Centro de Análisis Multidisciplinario (CAM) de la Facultad de Economía (FE) de la UNAM.

La demanda del producto, escaso en territorio nacional por la influenza aviar en granjas de Jalisco (con daños estimados en ocho mil 617 millones de pesos), no puede satisfacerse totalmente con importaciones, pues las naciones referidas emplean su maíz en la generación de biocombustibles.

Esto provoca inestabilidad en el precio de los productos avícolas, lo que, a su vez, significa el aumento de artículos relacionados o derivados, como gelatinas, alimentos procesados y huevo deshidratado, entre otros, establecieron Luis Lozano, David Lozano, Jaime Vázquez y David Moctezuma, integrantes del CAM.

Por ejemplo, una pieza de pan dulce se vende a los consumidores hasta en ocho pesos en algunas regiones. Además, ante el incremento, los pedidos mayores de restaurantes, fondas y cocinas económicas, disminuyeron.

Tan sólo en las últimas tres semanas, esto significó una pérdida de entre cinco y siete por ciento en el volumen de ventas en negocios pequeños, como panaderías, tiendas de abarrotes y fondas.

Se estima que el 30 por ciento de estos establecimientos no resistirá los costos cada vez más elevados y la escasez de pollo y huevo, e incluso, se vería obligado a cerrar, lo que significaría pérdida de empleos.

Los próximos meses

En el caso del pan, los insumos necesarios cada vez son más costosos. En noviembre, de acuerdo con los productores, una pieza pequeña del tradicional pan de muerto llegaría a costar hasta 40 pesos.

A fin de año, los alimentos alcanzarán los precios más elevados. Además, se registrará una baja sustancial en las ventas de restaurantes. No sólo las personas dejarán de comprar, ya no utilizarán cierto tipo de servicios.

Es necesario establecer medidas para contrarrestar sus efectos como, por ejemplo, destinar mayores recursos al sector agrícola del país.

Si el campo no tiene un incremento en su presupuesto superior al 20 por ciento para la producción de alimentos, padeceremos las consecuencias de no garantizar nuestra soberanía alimentaria, concluyeron.

Boletín UNAM-DGCS-578
Ciudad Universitaria.