Tag Archives: infertilidad

Estudian en el IPN efecto de Ginko Biloba y chía contra la infertilidad

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

chia16 de marzo de 2011

• Se han tenido buenos resultados en ratones que padecen infertilidad como producto de niveles altos de colesterol y diabetes

Científicos del Instituto Politécnico Nacional (IPN) llevan a cabo un estudio en ratones para determinar el efecto de la planta medicinal Ginkgo biloba y el aceite de chía (Salvia hispanica) contra la infertilidad causada por diabetes e índices de colesterol elevados.

La titular del proyecto de investigación que se realiza en la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas (ENCB) Unidad Zacatenco, Leticia Garduño Siciliano, señaló que en los últimos años se han incrementado en México los índices de infertilidad masculina, en gran medida por los altos niveles de colesterol que influyen en la producción de espermatozoides, así como en la calidad y movimiento adecuado de los mismos.

Garduño Siciliano indicó que los especialistas de la ENCB estudiaron con anterioridad los efectos de una planta de origen yucateco denominada Elemuy (Yumel), así como los del alga Spirulina. “Tuvimos muy buenos resultados, sobre todo con el alga Spirulina, y eso motivó a continuar con la evaluación de otras plantas para encontrar las más aptas para el tratamiento de la infertilidad. Hasta el momento hemos tenido buenos resultados con el extracto de Ginkgo biloba, particularmente, y el aceite de chía”, mencionó.

Indicó que los espermatozoides son células con una gran cantidad de mitocondrias y, por lo tanto, necesitan importantes cantidades de energía para mantener sus condiciones anatómico-funcionales de forma óptima, por lo que se requiere un límite en la cantidad de sustancias oxidantes para que realicen sus funciones adecuadamente.

“Una persona diabética o con altos niveles lipídicos produce exceso de sustancias oxidantes que repercuten en la morfología de los espermatozoides y, por ello, se eleva el número de células defectuosas e inviables para la fertilización, asimismo se modifica el líquido seminal y provoca que no tengan el movimiento ni la velocidad adecuados que se requieren para la fecundación”, afirmó.

Detalló que por el momento los estudios se han centrado en ratones machos porque su variación hormonal no es tan heterogénea como la de las hembras. “Al administrar el extracto de Ginkgo biloba a los animales hemos comprobado que esta planta, además de disminuir el nivel de lípidos, ha permitido mejorar la movilidad de los espermatozoides”.

La investigadora de la ENCB Señaló que con el extracto acuoso de Ginkgo biloba el índice de la movilidad de los espermatozoides se incrementa 17 por ciento, y aunque podría parecer una cifra pequeña, si se toma en cuenta que son millones de células contenidas en el líquido seminal, la mejoría es significativa.

Mencionó que como parte de una la línea de investigación de tipo global, no sólo se estudiarán la fertilidad masculina, sino también la femenina, pero los resultados tardarán en obtenerse porque los estudios serán de tipo generacional y de teratogénesis, ya que se tienen que evaluar en varias generaciones de animales los efectos de las plantas Ginkgo biloba y chía para corroborar si no hay influencia en el número y características físicas de las camadas, además de verificar que no presenten malformaciones.

Garduño Siciliano destacó que uno de los propósitos de la investigación en el mediano plazo es ofrecer al público algún producto a través de una empresa de origen politécnico con la que ya se tienen vínculos. “Para llegar a ofrecer un producto se requiere mucha investigación sobre el uso de las plantas, no podemos ser irresponsables y lanzar a la venta ningún producto sin las respectivas pruebas toxicológicas, microbiológicas y los estudios que se requieran, porque de lo contrario podemos ocasionar problemas serios a la salud de la población”, advirtió.

En ese sentido, señaló que particularmente el efecto del Ginkgo biloba es casi inmediato, por lo que no se requiere un uso prolongado. “A través de los estudios que estamos realizando se establecerá la dosis y el tiempo de administración, además se indicarán las precauciones con que se deberá tomar, porque no todas las personas pueden ingerir esta planta”.

Señaló que la gente considera, en muchas ocasiones, que un producto natural se puede tomar por periodos prolongados sin ningún efecto y combinar con otros productos, lo cual es totalmente falso, porque las plantas pueden ser altamente tóxicas e inclusive conducir a problemas de salud serios si se utilizan sin un sustento científico.

Créditos: Comunicación Social/IPN/ Comunicado: 071

La depresión, sin relación con la infertilidad

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Francisco Antonio Morales Carmona, académico de la FP de la UNAM.
Francisco Antonio Morales Carmona, académico de la FP de la UNAM.

4 de agosto de 2010

• Ese estado emocional acompaña a la imposibilidad de lograr un embarazo, pero no es la causa, afirmó Francisco Antonio Morales Carmona, de la FP de la UNAM

Es difícil que un estado emocional como la depresión conduzca por sí solo a un cambio biológico tan radical que impida el embarazo, afirmó Francisco Antonio Morales Carmona, académico de la Facultad de Psicología (FP) de la UNAM.

De hecho, subrayó, actualmente está más que probada la existencia de factores orgánicos que determinan la imposibilidad de gestación.

En realidad, la depresión acompaña a la infertilidad, pero no es causa de la misma; sin embargo, muchas veces las mujeres o las parejas, como parte del proceso que viven y por su estado, así lo interpretan, indicó el también jefe del Departamento de Psicología del Instituto Nacional de Perinatología.

Entonces, reiteró, se piensa que esto contribuye a perder un bebé o no poder embarazarse, cuando no hay relación. A veces se habla de la ansiedad que genera la incapacidad de concebir, pero ésta tendría que ser totalmente patológica para alterar el equilibrio biológico de la mujer, abundó.

Depresión e infertilidad

Morales Carmona añadió que la depresión es un término utilizado en diferentes contextos. Puede ser un síntoma, un estado de ánimo o un trastorno.

En tanto, la infertilidad agrupa a mujeres que pueden embarazarse y no llegar al término de la gestación, y a las que, a pesar de sus deseos de procrear, no pueden hacerlo. Es importante establecer la diferencia desde el punto de vista psicológico, acotó, porque cuando se pierde el producto se genera un duelo, tristeza y sensaciones de frustración e impotencia.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, más del 90 por ciento de los casos de infertilidad que se presentan tienen solución a través de tratamientos médicos.

En México, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), un millón y medio de parejas padecen infecundidad, y 85 por ciento de los casos se debe a causas que pueden ser diagnosticadas a través de un estudio médico adecuado.

En caso de infertilidad, existen tratamientos psicológicos que consisten en acompañar a la paciente en el proceso de diagnóstico y detección de los factores que contribuyen a su imposibilidad reproductiva. La idea es que la mujer se encuentre en las mejores condiciones emocionales, concluyó Morales Carmona.

Créditos: UNAM. DGCS -461/unam.mx