Tag Archives: esquizofrenia

Los pacientes con esquizofrenia tienen problemas para funcionar en el mundo social.

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

01 de julio de 2015

mentes

Los pacientes con esquizofrenia tienen problemas para funcionar en el mundo social y eso los limita a conseguir fácilmente un empleo, establecer buenas relaciones personales o tener pareja. Estudios científicos ponen de manifiesto que tienen dificultades para inferir el estado mental de las otras personas. Pero no sólo eso, también les cuesta trabajo atribuir estados mentales para sí mismos. Continue reading Los pacientes con esquizofrenia tienen problemas para funcionar en el mundo social.

Hay medio millón de esquizofrénicos en México, la mitad no recibe tratamiento adecuado

 
Facebooktwittergoogle_plusmail
4 de noviembre de 2013

La prevalencia de la esquizofrenia en México es igual a la del resto del mundo,
La prevalencia de la esquizofrenia en México es igual a la del resto del mundo,

Aunque afecta por igual a ambos sexos y no distingue clases sociales ni zonas geográficas, hay diferencias importantes en el acceso de estos pacientes a los servicios de salud, señaló Dania Lima, académica de la Facultad de Medicina de la UNAM

La prevalencia de la esquizofrenia en México es igual a la del resto del mundo, con índices del 0.7 al 1.3 por ciento (según el estudio). La Dirección General de los Servicios de Salud Mental de la Secretaría de Salud, calcula que hay medio millón de afectados en el país y el 50 por ciento no recibe tratamiento adecuado, señaló Dania Lima, académica de la Facultad de Medicina (FM) de la UNAM.

El padecimiento afecta por igual a ambos sexos y no distingue clases sociales ni zonas geográficas, aunque sí hay diferencias importantes en el acceso de estos pacientes a los servicios de salud mental.

Unos 250 mil individuos no reciben la atención requerida, ni farmacológica ni psiquiátrica, añadió Dania Lima, alumna del Programa de Doctorado en Ciencias Médicas, en el área de Concentración en Psiquiatría.

Quienes presentan esta condición tienen ideas delirantes, generalmente de persecución o daño, acompañadas de alucinaciones, la mayoría auditivas. También muestran síntomas llamados “negativos”, como anhedonia (incapacidad de disfrutar), apatía o desinterés, aplanamiento afectivo (dificultad para expresar e interpretar emociones), aislamiento y disminución del autocuidado.

Cognitivamente, agregó, registran distorsiones, especialmente una tendencia a saltarse a conclusiones a partir de premisas falsas, no contrastar los hechos con la evidencia y una disminución de la empatía (entender y comprender los sentimientos y conductas del otro desde su perspectiva).

Dania Lima, quien realiza su tesis doctoral sobre rehabilitación cognitiva para empatía en un grupo de esquizofrénicos, dice que estos pacientes presentan déficit de empatía desde los pródromos (síntomas iniciales que preceden el desarrollo) de la enfermedad.

En los esquizofrénicos, la empatía (función social básica en las relaciones sociales) está alterada. Muestran dificultad para percibir e interpretar los sentimientos y reacciones de los otros. Además, no logran mantener un trabajo o un vínculo estable por sus conductas inapropiadas o agresivas.

Con medicamentos, este proceso deficitario no muestra mejoría, y sin el tratamiento adecuado, la baja empatía condiciona un pobre funcionamiento que llega hasta el 80 por ciento y afecta el desempeño laboral y las relaciones familiares y de pareja.

Una opción terapéutica es la intervención cognitiva enfocada a la empatía. De ahí, la razón de ser del proyecto de su tesis doctoral: la rehabilitación cognitiva, aplicada a numerosas enfermedades, especialmente en daño cerebral traumático, ataque cerebrovascular, demencias y actualmente en esquizofrenia.

La rehabilitación cognitiva, apuntó, es un conjunto de técnicas y procedimientos cuyo objetivo es alcanzar los máximos rendimientos intelectuales, así como la mejor adaptación familiar, laboral y social de aquellos sujetos que sufren algún déficit.

Su fundamento es la plasticidad cerebral; básicamente, se utilizan estrategia de restauración, compensación y sustitución de las funciones cognitivas, por lo general enfocadas en un entrenamiento en las habilidades afectadas.

En su proyecto, Dania Lima aplica un programa basado en la metacognición (o razonamiento sobre el propio pensamiento); elaborado en el Centro Médico Universitario de Hamburgo-Eppendorf, se centra en disminuir los síntomas de psicosis, mejorar la adherencia al tratamiento y rehabilitar la capacidad de empatía.

Primero, se realizó un estudio de validación de dos instrumentos que se usarán para evaluar la empatía (con el coeficiente propuesto por Baron-Cohen y una tira de prueba cómicas, de Lee), que no habían sido validados en población mexicana.

Este proceso de aval se realizó tanto en población abierta (244 sujetos, 109 hombres y 135 mujeres) como en pacientes esquizofrénicos (47, 24 mujeres y el resto hombres) del Hospital Psiquiátrico Fray Bernardino Álvarez, con una edad promedio de 32 años.

En estudios previos y en los referidos, se ha corroborado que “los pacientes muestran un déficit global de la función de empatía que requiere una intervención”.

La intervención con el programa aun está en revisión por parte del Comité de Ética e Investigación del Fray Bernardino Álvarez. Al proyecto se ha sumado el Hospital Psiquiátrico Villa Ocaranza, de Hidalgo y se planea incorporar población ambulatoria de nosocomios privados.

En espera de la autorización para la intervención grupal, Dania Lima realiza intervenciones individuales. “Enseñamos al sujeto a conocer y a autorregular sus pensamientos para mejorar funciones básicas como percepción, cognición, herramientas sociales y empatía”, aunque aún no se tienen resultados.

Finalmente, señaló la necesidad de instrumentar herramientas para entender y tratar las enfermedades mentales, porque tienen un alto impacto en el funcionamiento de los pacientes y en los costos, tanto por el tratamiento, como por la pérdida de población activa.

En ese sentido, como parte de su proyecto, otra meta es trabajar con población susceptible, como estudiantes y trabajadores de la salud. Con intervenciones breves en grupos (ocho sesiones de una hora), espera no sólo modificaciones de los síntomas psiquiátricos, sino en la calidad de vida, al disminuir indicadores como acoso escolar o violencia.

UNAM-DGCS-655

Esquizofrenia, un trastorno que afecta el sentir y pensar

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

esquizofrenia11 de enero de 2011

La salud mental depende del estilo de vida, la calidad de relaciones afectivas, la capacidad de amar y aceptar a los demás, cuando este conjunto de valores y actitudes tienen sufren de alguna perturbación, el ser humano puede llegar a padecer esquizofrenia, una enfermedad mental que afecta el estado afectivo, mencionó Gilberto Islas Cruz Director del Servicio de Atención a Víctimas de Violencia Intrafamiliar (SAVIF) de la Facultad de Psicología de la BUAP.

Explicó que las personas que sufren esta enfermedad mental, constantemente experimentan una distorsión de sus pensamientos y sentimientos lo que afecta su sentir, pensar y hablar, pero principalmente su tono afectivo y la manera en que se comunican con otras personas.

Mencionó que desde la perspectiva psicológica, la esquizofrenia es un desorden mental en el que el afectado, se caracteriza por tener un comportamiento desadaptado y descuida su apariencia; en algunas personas existe la predisposición a adoptar actitudes extravagantes que suelen apartarlo de la realidad.

Destacó que el síntoma más frecuente en este tipo de trastorno es el de identidad, donde el paciente se encuentra desorientado en tiempo, lugar, espacio y persona, ya que no sabe quién es, cómo se llama, quienes son sus padres, y en determinado momento puede cambiar de personalidad, lo que le hace no tener una identidad definida, trayendo como consecuencia que no tome en cuenta las reglas o las normas sociales.

El maestro Gilberto Islas Cruz, comentó que aunque existen diversos tipos de esquizofrenia, donde el tratamiento psicofarmacológico es esencial para el control de la enfermedad.

Si existe un miembro de la familia con esquizofrenia lo más conveniente no es internarlo, porque la recaída puede ser más fuerte en su comportamiento y sus pensamientos.

Reconoció lo difícil que puede ser tratar con un esquizofrénico, por lo que recomendó también a la familia acudir con un especialista quien les ayudará a superar la angustia y encontrar la forma de resolver el problema que enfrentan tanto el enfermo como quienes conviven con él, y recordó que el SAVIF mantiene abierto su servicio de atención psicológica en la Facultad de Psicología de la BUAP, ubicada en la 3 Oriente 403, Centro Histórico.

Créditos: BUAP/Comunicación Institucional/buap.mx

Entre 30 y 60 por ciento de pacientes no responde eficazmente a una terapia farmacológica, apunta investigadora de la UAM

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

La Farmaco genómica potencia la eficacia terapéutica
La Farmaco genómica potencia la eficacia terapéutica

Entre 30 y 60 por ciento de los pacientes no responde de manera eficaz a una terapia farmacológica contra arritmia cardíaca, depresión, incontinencia, hipertensión arterial, osteoporosis, artritis reumatoide y esquizofrenia, entre otros trastornos.

Las reacciones adversas a los fármacos constituyen un problema más importante de lo estimado en el uso y el desarrollo de medicamentos por ser una de las causas más comunes para retirar una sustancia del mercado, con repercusiones financieras negativas para la industria del sector.

Al hacer un análisis de la Farmacogenómica como terapia personalizada, la doctora Marisol López López, investigadora de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), sostiene que el riesgo de presentar toxicidad o ineficacia por el consumo de un medicamento proviene de la interacción entre los genes y el ambiente, este último constituido por dieta, edad, tabaquismo y consumo de alcohol.

Estos factores actúan con los genes individuales y puede asumirse que los agentes genéticos contribuyen con entre 20 y hasta 95 por ciento en la variabilidad observada en la disposición y los efectos de los fármacos.

Por tanto, el conocimiento de los elementos genéticos que afectan la respuesta farmacológica es fundamental, tanto en la terapia como en el desarrollo de los medicamentos, indica la también miembro del Sistema Nacional de Investigadores.

Existen muchos ejemplos de la variabilidad individual en la respuesta a los fármacos, tanto en términos de eficacia como de toxicidad que se han asociado a polimorfismos en los genes que codifican para enzimas, receptores y transportadores implicados en las vías de disposición de sustancias.

La profesora del Departamento de Sistemas Biológicos señala que las enzimas metabolizadoras de fármacos –encargadas de realizar las reacciones químicas del metabolismo de medicamentos–  desempeñan un papel prioritario en la biotransformación de los productos xenobióticos que se introducen en el cuerpo humano.

De manera natural, aquéllas protegen o defienden el cuerpo contra agentes potencialmente dañinos del medio ambiente, y metabolizan una variedad de sustancias endógenas: esteroides, ácidos biliares y grasos, prostaglandinas –lípidos oxidados e insaturados– y aminas biogénicas, entre otras.

En los humanos los citocromos P450 son una súper familia de enzimas implicada en más de 90 por ciento del metabolismo de los fármacos, un proceso biológico que comprende una serie de modificaciones químicas en la estructura de los medicamentos.

Las CYP2C9, CYP2C19 y CYP2D6 son las enzimas más polimórficas, pues metabolizan cerca de 40 por ciento de los medicamentos que se comercializan en el mercado, por lo que han sido las más relevantes para la Farmacogenética.

La CYP2D6 –producto proteico codificado por el gen CYP2D6– es responsable del metabolismo de 25 por ciento de los fármacos de la práctica clínica actual, entre los que se encuentran antidepresivos tricíclicos, agentes neurolépticos, beta bloqueadores, antiarrítmicos, inhibidores de recaptación selectiva de serotonina y opiáceos.

El gen CYP2D6 se localiza en el cromosoma 22 y tiene más de 70 polimorfismos que, dependiendo de las variantes que presente cada persona pueden clasificarse en cuatro grupos basados en la capacidad para metabolizar los fármacos: metabolizador ultra rápido (MU), rápido (MR), intermedio (MI) y lento (ML).

La investigadora de la Unidad Xochimilco precisa que los pacientes con ML presentan baja o nula actividad de la enzima CYP2D6, lo que traerá como consecuencia alteraciones en el metabolismo y excreción de muchos fármacos, aumentando las probabilidades de manifestar reacciones adversas.

En contraste, en los casos MU se corre el riesgo de ineficacia al tratamiento farmacológico, por lo que requerirán dosis más altas que las prescritas de manera habitual para conseguir concentraciones terapéuticas.

La meta de la Farmacogenómica, subraya, es definir la contribución de las diferencias genéticas en el metabolismo o en los receptores de medicamentos sobre la respuesta farmacológica para el diseño de tratamientos personalizados.

Los beneficios potenciales de dicha ciencia incluyen el aumento en la eficacia y la prevención de las reacciones adversas de un medicamento; la mejora en el cuidado de los pacientes, y la disminución de los costes.

Estos factores implican que el conocimiento de los principios y las aplicaciones de la Farmacogenómica serán parte indispensable de la terapia farmacológica en la Medicina Clínica del futuro.

Créditos: UAM. Dirección de Comunicación Social/uam.mx

La nicotina podría ayudar a personas con esquizofrenia a recuperar actividades cognitivas

 
Facebooktwittergoogle_plusmail
La nicotina, una popular sustancia alcaloide presente en el tabaco, podría ayudar a personas con esquizofrenia, reveló Hugo Sánchez Castillo, de la Facultad de Psicología de la UNAM.
La nicotina, una popular sustancia alcaloide presente en el tabaco, podría ayudar a personas con esquizofrenia, reveló Hugo Sánchez Castillo, de la Facultad de Psicología de la UNAM.

• La sustancia alcaloide, presente en el tabaco, mejora en modelos experimentales, atención, concentración, aprendizaje y memoria, reveló Hugo Sánchez Castillo, de la Facultad de Psicología de la UNAM

• La investigación del doctor en neurociencias de la conducta y colegas de la Universidad de Columbia, busca desarrollar un fármaco con nicotina

La nicotina, una popular sustancia alcaloide presente en el tabaco, podría ayudar a personas con esquizofrenia a recuperar algunas actividades cognitivas como atención, concentración, aprendizaje y memoria.

Así lo revela una investigación del psicólogo y doctor en neurociencias de la conducta Hugo Sánchez Castillo, de la Facultad de Psicología (FP) de la UNAM, quien realiza una investigación experimental conjunta con la Universidad de Columbia, donde cursó un postdoctorado.

El profesor universitario y sus colegas de Nueva York identificaron que, además de adicción, en las personas con esquizofrenia, la nicotina facilita algunas actividades cognitivas disminuidas a consecuencia de esa compleja enfermedad.

Esa mejora propicia que los fumadores con esquizofrenia consuman el doble de tabaco que otros adictos.

“Si un fumador consume hasta dos cajetillas de cigarrillos en un día, un esquizofrénico con frecuencia se fuma cuatro”, afirmó Sánchez Castillo durante la conferencia Explicando a mi amigo imaginario: bases biológicas de la esquizofrenia, celebrada en la Teleaula de Universum, Museo de las Ciencias de la UNAM.

En su ponencia, Sánchez Castillo explicó que los esquizofrénicos tienen una alteración del sistema dopaminérgico, es decir, padecen fallas en la producción de dopamina, una hormona y neurotransmisor con importantes y variadas funciones en el cerebro, entre ellas comportamiento y cognición, actividad motora, motivación y recompensa, regulación de la producción de leche, del sueño, humor, atención y aprendizaje.

Para abordar las bases biológicas de la esquizofrenia, los investigadores en México y Estados Unidos trabajan con dos modelos análogos a la enfermedad, desarrollados en ratas y ratones de laboratorio.

“En el Laboratorio de Neuropsicofarmacología y Estimación Temporal de la Facultad de Psicología de la UNAM trabajamos con ratones, mientras que en la Universidad de Columbia lo hacen con ratas modificadas genéticamente, que presentan las características que tiene el sistema dopaminérgico alterado en los esquizofrénicos”, detalló.

En ambos casos, se estudian afectaciones de atención y aprendizaje.

“Los ratones con fallas de dopamina presentan trastornos de atención, de memoria de trabajo y baja motivación, tres características de los esquizofrénicos”, señaló el investigador.

El proyecto, que está en su etapa inicial, actualmente reúne datos experimentales en dos modelos análogos a la esquizofrenia humana.

“El modelo experimental básico con roedores nos permite ir un paso adelante con la enfermedad, pero solamente con humanos podremos analizar los reportes verbales de los pacientes cuando tienen una alucinación o un delirio. Para eso necesitaremos un convenio de colaboración con un instituto nacional de salud”, reconoció.

Hacia un fármaco con nicotina

A futuro, Sánchez Castillo y sus colegas planean desarrollar un medicamento específico que utilice la nicotina para mejorar los daños cognitivos de los pacientes.

“No sería un parche de nicotina como tal, pero se tiene esperanza de desarrollar fármacos que tengan mayor afinidad a algunos de los receptores del sistema dopaminérgico, más específicos a ciertas regiones del cerebro”, comentó.

El investigador reconoció que un gran reto a vencer en el desarrollo del fármaco será abatir los daños que causa la nicotina.

“Es un problema ético permitir a los esquizofrénicos mantenerse con altas tasas de fumador, porque podrían tener alguna mejora de algunos aspectos cognitivos, pero empeorarían sus funciones respiratorias y enfrentarían enfermedades como el cáncer de pulmón”, señaló.

Lo que se busca, recalcó, es una nueva generación de fármacos que permitan, en conjunto con los medicamentos antipsicóticos actuales, ayudar a mejorar la parte cognitiva del paciente, un área fundamental que casi no es atendida.

“Hace años es conocido que las personas con esquizofrenia tienen una alteración cognitiva, pero dadas las dificultades de evaluación de los procesos de esquizofrenia se han considerado los signos y síntomas que se consideran más evidentes”, relató.

Esos síntomas incluyen alucinaciones visuales o auditivas (que solamente existen en la mente de los pacientes), las ilusiones (que ocurren cuando creen ver algo que no es), el habla desorganizada, los delirios de persecución y de grandeza, la paranoia, la megalomanía, la apatía, la pobreza de lenguaje y la abulia o falta de emotividad.
Medicación y terapia

Para los pacientes con esquizofrenia es recomendable tomar una terapia psicológica, siempre que vaya acompañada con una medicación prescrita por un psiquiatra, la cual les ayuda a lidiar con la paranoia, los delirios de persecución y las alucinaciones características de esa enfermedad.

“Ambas estrategias ayudan a los pacientes a tener una vida más adecuada. La medicación es importante porque los esquizofrénicos tienen una alteración biológica importante del sistema dopaminérgico que necesita regularse. Al atender la parte biológica, la terapia psicológica puede tener un efecto que les permita tener una mejor relación con el medio, uno de sus problemas habituales”, finalizó.

Créditos: UNAM. DGCS. -220/ unam.mx