Tag Archives: Clima Tropical

RESGUARDA LA UNAM LA MÁS DIVERSA COLECCIÓN DE MOLUSCOS Y CRUSTÁCEOS EN EL PAÍS

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

coleccionmoluscos07 de julio de 2014

La Colección Regional de Invertebrados Marinos del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología (ICML) unidad Mazatlán de la UNAM, posee una de las mejores compilaciones de crustáceos y moluscos del Pacífico tropical americano en el país.

Cuenta con 12 mil lotes, 170 mil ejemplares y está a punto de alcanzar mil 900 especies identificadas, lo que la hace la de mayor representación para el Pacífico mexicano. A 36 años de su creación, su fundador Michel E. Hendrickx aseguró que los materiales reunidos durante diversos proyectos sirvieron de base para formarla y mantenerla.

Este depositario tiene también la colección más diversa –aunque no la más grande a nivel nacional– de crustáceos decápodos (camarones, langostas y cangrejos), en particular de los ambientes profundos; se ha muestreado desde las playas arenosas, rocosas y las lagunas costeras, hasta la plataforma y el talud continentales.

El material recolectado en este tiempo y la revisión del que está en algunos museos internacionales, ha permitido efectuar observaciones taxonómicas de grupos faunísticos, lo que ha implicado la descripción de taxones nuevos (42 especies y tres géneros a la fecha) y la elaboración de trabajos de tipo monográfico que abarcan grupos a nivel genérico o de categorías superiores. El material resguardado en este acervo ha servido de base para la elaboración de centenares de publicaciones de todo tipo, acotó.

“Después de haber trabajado los sistemas litorales, que son los más fáciles de muestrear, empezamos a laborar en aguas más profundas en 1981, cuando llegó el buque oceanográfico El Puma. De hecho fuimos el primer crucero científico que se desarrolló. Iniciamos con el Golfo de California y la plataforma continental y hemos colaborado con otras instituciones en la zona del Istmo de Tehuantepec”.

A partir del año 2000 estudiamos a mayor profundidad, hasta los dos mil 500 metros, con el proyecto de frontera TALUD, apoyado por el CONACyT y la DGAPA de la UNAM. Ya se cuenta con 23 campañas oceanográficas dirigidas, explicó.

Desde sus inicios, el Laboratorio de Invertebrados Bentónicos del ICML, a cargo de Michel E. Hendrickx, se ha orientado al estudio de las comunidades de invertebrados marinos y de aguas salobres del Pacífico mexicano, y en ocasiones se ha extendido a la región del Pacífico este tropical.

Se han investigado especies en ambientes bentónicos y pelágicos, y se ha dado énfasis a las comunidades de crustáceos decápodos y estomatópodos, a los isópodos, los moluscos y, más recientemente, a los equinodermos.

Hendrickx, especialista en crustáceos del área referida, precisó que sus estudios han cubierto una alta variedad de ecosistemas y hábitats. A la par de sus conocimientos, se han aplicado otros sobre los sistemas naturales intactos o perturbados por modificaciones antropogénicas. También, se han recopilado datos ecológicos, biogeográficos o pesqueros en relación con las actividades de muestreo realizadas.

El universitario, que llegó a la UNAM como experto asociado de la UNESCO en 1977, para incorporarse posteriormente al Centro de Ciencias del Mar y Limnología (hoy instituto), destacó el margen histórico y didáctico de esta colección: “Formar taxónomos es fundamental porque el estudio de la diversidad es lento. Se calcula que para lograr identificar todo lo que se conoce de la variedad faunística de los mares se requerirían de 40 a 50 años”.

Lo que se tiene que hacer es formar expertos y para ello se necesita gente que conozca la morfología básica de un grupo de organismos; por ejemplo, los cangrejos de agua dulce. Hasta el momento, el Laboratorio de Invertebrados Bentónicos ha formado en total a 34 estudiantes bajo la dirección de Hendrickx.

Crédisots: UNAM-DGCS-390-2014

Bosques del trópico, los más propensos a extinguirse

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

bosquesextitntosMedellín, mar. 21 de 2014 – Agencia de Noticias UN- En esa zona están localizadas las poblaciones más pobres y, por ende, las tasas más altas de conversión de bosques a otros usos de la tierra, bien sea para extraer y comercializar la madera o para ganadería y cultivos.

Así lo señaló Álvaro Duque Montoya, doctor en Biología e ingeniero forestal de la Universidad Nacional de Colombia Sede Medellín, a propósito de la conmemoración del Día Internacional de los Bosques que se realiza hoy viernes 21 de marzo.

En ese sentido, el ingeniero explicó que actualmente hay trabajos que estiman, en cuanto al estado mundial de los bosques, que la deforestación está impactando sobre todo a los de los trópicos.

Incluso, muchas veces se convierten en tierras de engorde donde ni siquiera se ponen vacas, resalta el docente. “Es decir, muchas de esas tierras esperan ser ganaderas, pero a veces no lo consiguen; también pueden estar relacionadas con problemas como el conflicto social por la tierra o la falta de cobertura de necesidades básicas como la alimentación.

Por otro lado, el experto en ecología tropical asegura que los bosques siguen siendo ecosistemas que cada vez están más en vía de deterioro, principalmente por la deforestación. “Esto se da hasta el punto en que esta problemática contribuye con el 15% y el 20% del total de las emisiones anuales de efecto invernadero”.

Los bosques juegan un papel muy importante en el medioambiente, sobre todo como reguladores de la temperatura. “Por ejemplo, si no existieran, el aumento de la temperatura que se hubiera esperado para 2010 habría sido del doble, es decir, si se supone que ha incrementado en los últimos 30 años 1°C, pudo haber aumentado de 2° a 3°”, expresa.

Pero además, son fundamentales en la fijación del carbono, uno de los gases de efecto invernadero que está causando el calentamiento global.

Igualmente, el docente manifiesta que hay muchas otras hipótesis que indican que los bosques pueden estar incidiendo en el cambio de los ciclos y la distribución del agua. Y aunque que todavía no hay un consenso completo, considera que la pérdida de bosque puede ocasionar sequías más prolongadas o periodos húmedos mucho más intensos, del tipo de fenómenos como El Niño y La Niña.

Aunque de esto no se tiene aún una evidencia clara, se puede afirmar que si se siguen deteriorando, efectivamente va a haber un efecto muy marcado sobre el clima y diversos ecosistemas.

El panorama en Antioquia

Con respecto a lo local, el ingeniero forestal indica que “es uno de los casos posiblemente más extremos que pueda tener el país. Aunque la cantidad neta de deforestación no es la más alta, los mayores focos están localizados en la zona de la Serranía en el norte del Urabá y en el Bajo Cauca”.

Por ello, el profesor hace un llamado importante sobre la tasa de conversión de bosque y los impactos que generarán futuros proyectos de infraestructura sobre el territorio, como las llamadas Autopistas de la Prosperidad. “Van a provocar el acabose de muchos de los remanentes de bosques”, afirma.

En Antioquia, alrededor de un 30% de la cobertura son bosques secundarios (que se regeneran a partir de inundaciones, quema agrícola, incendio forestal o limpieza de terrenos). Los pocos primarios están ubicados, según el profesor, hacia la Cordillera Occidental en límites con el Chocó, y algunos remanentes quedan cerca al tramo final de la Cordillera de los Andes.

De todas maneras, “la mayoría son bosques secundarios que han sido intervenidos, en alto estado de desarrollo y en alto nivel de degradación. Tengo estimaciones de que aproximadamente unas 20.000 hectáreas son removidas al año en Antioquia”, puntualiza.

En cuanto a las medidas que se podrían tomar, Duque manifiesta que se trata de voluntad política. “Habría que hacer un cambio, primero cultural, para que la gente deje de ver los bosques como estorbo o como potrero y para que comprendan que vale mucho más dinero una tierra que tenga bosque”.

Otro aspecto que habría que atender es el conflicto social, ya que asegura, es el gran detonante que presiona la movilidad de las poblaciones a otras zonas boscosas, en donde la única alternativa es la deforestación.

No obstante, el más grave de todos los motivos es el de la conversión de bosque a zonas de ganadería, un problema muy común en el departamento.

Créditos: UNAL-408-2014