Tag Archives: centro de ciencias de la complejidad

Transgénico, 90% del maíz de las tortillas en México-UNAM

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

18 de agosto de 2017

El 90.4 por ciento de las tortillas que se consumen en México contienen secuencias de maíz transgénico, así como el 82 por ciento de las tostadas, harinas, cereales y botanas de este grano, revela estudio encabezado por Elena Álvarez-Buylla Roces, del Instituto de Ecología (IE) y del Centro de Ciencias de la Complejidad (C3) de la UNAM. Continue reading Transgénico, 90% del maíz de las tortillas en México-UNAM

Diseñan modelo dinámico para explicar patrones que siguen las células

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

celulas troncales28 de noviembre de 2010

• Biólogos y físicos del Centro de Ciencias de la Complejidad de la UNAM, describen cómo se establecen y mantienen la auto renovación y el estado indiferenciado característicos de esas células
• El estudio, publicado en la revista BMC Systems Biology, requirió un abordaje multidisciplinario, que incluye matemáticas y simulaciones computacionales

Un grupo de biólogos y físicos del Centro de Ciencias de la Complejidad (C3) de la UNAM, publicó el primer modelo dinámico para explicar los patrones que siguen las células troncales.

Para realizar este trabajo, publicado en la revista BMC Systems Biology, se analizaron patrones que se desarrollan en los nichos donde se producen esas células, y los abordaron desde la multidisciplina, que incluye métodos biológicos, matemáticos y simulaciones computacionales.

También conocidas como células madre, estas entidades biológicas tienen características singulares y de gran potencial, como la auto renovación y el estado indiferenciado.

La primera, otorga la capacidad de auto renovarse mediante la división mitótica –que ocurre por la mitosis, proceso de reparto equitativo de material hereditario o ADN–, y la segunda, les permite desarrollarse en cualquiera de los 200 tipos de células específicas que existen en los organismos.

El equipo del C3, dirigido por Elena Álvarez-Buylla, investigadora del Instituto de Ecología, incluye a Eugenio Azpeitia, primer autor del trabajo y estudiante de doctorado del Programa de Ciencias Biomédicas de la UNAM; Mariana Benítez, recién doctorada del mismo programa y grupo; Ilusi Vega, egresada de la maestría en Ciencias Físicas, y el tutor de ésta última, Carlos Villarreal, del Instituto de Física.

Entender la diferenciación celular

Reunidos en este proyecto del C3, los científicos utilizaron para su estudio teórico, la raíz de la planta Arabidopsis thaliana, pequeña especie con flores, muy popular entre los botánicos porque se ha usado un modelo biológico desde que fue descrita, en 1753, por el fundador de la taxonomía, Carlos Linneo.

Los autores del trabajo consideran que, dadas las similitudes genéricas entre los nichos de células troncales de plantas y animales, este estudio sienta también las bases para entender cómo ocurre la diferenciación temprana de células precursoras, a partir de las troncales en animales.

Aunque ya se han desarrollado en el mundo varios modelos que buscan explicar las características de las troncales, entre ellas la división asimétrica con auto renovación y el mantenimiento del estado indiferenciado, éste es el primer trabajo que detalla cómo se da el mantenimiento de esas células.

Anomalías de origen

A partir de esas unidades troncales o madre, se forman los tejidos en plantas y animales. Si se alteran los mecanismos, procesos y redes regulatorias que subyacen tras los patrones celulares y la dinámica de división y diferenciación celular en esos nichos, surgen anomalías que pueden producir varias patologías; entre ellas, varios tipos de cáncer que, ahora se sabe, se originan por ese tipo de alteraciones.

Por ello, y por el interés de entender esos mecanismos, procesos, patrones y dinámicas en organismos multicelulares, resulta fundamental el avance que representa esta contribución científica.

Además, el estudio “Single-cell and coupled GRN models of cell patterning in the Arabidopsis thaliana root stem-cell niche”, muestra que la complejidad de los sistemas biológicos requiere de estudios multidisciplinarios que utilicen herramientas matemáticas y simulaciones computacionales, un esfuerzo que se multiplica entre investigadores del C3 de la UNAM.
Créditos: UNAM-DGCS-753/unam.mx

Impulsa la UNAM investigaciones de ciencias exactas para resolver problemas sociales

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Vladimir Ávila Reese, investigador del Instituto de Astronomía (IA) de la UNAM.
Vladimir Ávila Reese, investigador del Instituto de Astronomía (IA) de la UNAM.

• Trabajos transversales como los del Centro de Ciencias de la Complejidad utilizan física, matemáticas y cómputo para analizar epidemias, biodiversidad y urbanismo, dijo Vladimir Ávila Reese, del Instituto de Astronomía

• El astrónomo universitario consideró que las ciencias exactas requieren ser más integradoras y planificadas hacia la sociedad y sus problemas

Las ciencias exactas son generadoras de nuevo conocimiento fundamental para saber cómo funciona la naturaleza, pero tienen mucho que aportar para resolver problemas sociales, consideró Vladimir Ávila Reese, del Instituto de Astronomía (IA) de la Universidad Nacional.

“En ese sentido, hay esfuerzos interesantes en la UNAM, como el trabajo del Centro de Ciencias de la Complejidad (C3), en el que investigadores de física, matemáticas y computación de alto nivel, abordan de manera transversal temas de complejidad ecológica, como la biodiversidad y el comportamiento colectivo de los animales; de complejidad médica, como las epidemias, el cáncer y la diabetes; de inteligencia computacional, con temas como la vida artificial, y de complejidad social, como la salud, el urbanismo y la educación”, refirió.

El astrónomo dijo que en esta casa de estudios se realizan diversos esfuerzos por difundir conocimientos científicos entre la sociedad. “Pero dentro y fuera de la institución se requiere ser más incisivos para convencer de la importancia de invertir en educación, ciencia y tecnología, motores del desarrollo de un país”, afirmó.

“Estas tres áreas de generación de conocimiento están directamente relacionadas con el avance de un país en lo intelectual, lo económico y lo social”, advirtió en la conferencia Las ciencias exactas en el contexto social. El caso de la UNAM.

En la charla, ofrecida en el XIII Seminario de Economía, Ciencia y Tecnología “Una mirada panorámica de la UNAM”, organizado por el Instituto de Investigaciones Económicas (IIEc), Ávila Reese recordó que la Universidad Nacional es la institución mexicana que realiza más estudios en todas las áreas del conocimiento, desde las ciencias exactas y naturales, hasta las humanidades y las ciencias sociales.

“Pero aún nos falta llegar más a la sociedad, especialmente a la educación básica, para que conozcan lo que hacemos y se sepa por qué generar conocimiento científico en todas las ramas del saber es importante para el país”, dijo.

Consideró que las ciencias exactas requieren ser más integradoras y planificadas hacia la sociedad y sus problemas.

Aplican conocimientos de las ciencias exactas a la solución de problemas sociales
Aplican conocimientos de las ciencias exactas a la solución de problemas sociales

Sociedades del conocimiento

Reconoció que, pese a sus significativos avances, el pensamiento científico apenas tiene cuatro siglos en la humanidad, mientras el pensamiento mágico existe hace 200 mil años en diversas culturas, el religioso hace siete mil, y el metafísico (impulsado por la cultura griega) está presente hace dos mil años.

Asimismo, señaló que el pensamiento científico debe acompañarse además de un gran sentido humanista y ecológico, dos elementos que crean una conexión social.

“Temas que durante el siglo XX causaban extrañeza y asombro, han dado grandes aplicaciones, como la física cuántica, de la que deriva la electrónica; la física atómica, de donde se desarrollaron varios usos de la energía, la electricidad y muchas aplicaciones médicas, y la astronomía, que además de enseñarnos cómo es el Universo, ha tenido aplicaciones en la óptica, en equipos médicos y en las cámaras digitales que hoy están integradas, incluso, a los teléfonos celulares”, concluyó.

Créditos: Boletín UNAM-DGCS-178 – dgcs.unam.mx