Tag Archives: Carencia

LAS MUJERES ENFRENTAN OBSTÁCULOS PARA ACCEDER A LOS SERVICIOS DE SALUD SEXUAL Y REPRODUCTIVA

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

serviciosdesalud18 de agosto de 2014

La carencia de una iniciativa articulada para subsanar inequidades de género en salud dificulta la posibilidad de tener mayor impacto en el bienestar de las mujeres. En el país se observan altas tasas de mortalidad materna, embarazos de adolescentes y dificultades para acceder a los servicios sanitarios.

A la situación de pobreza de la mayoría de ellas se suman la falta de tiempo y dinero para asistir a clínicas, centros u hospitales alejados de sus hogares, poca o nula información de calidad y barreras sociales, culturales e institucionales para recibir atención médica, apuntó en la UNAM Marcela Agudelo Botero, investigadora del Instituto Nacional de Geriatría.

No existen recursos etiquetados para rubros específicos en el área, lo que restringe el seguimiento y vigilancia de los presupuestos estatales. El incremento del gasto no se refleja en la mejora de los servicios, aseveró en el marco de las actividades del Seminario de Género y Salud de la Facultad de Medicina (FM) de esta casa de estudios.

En 2011 se registraron 960 muertes maternas en el país, principalmente en habitantes de zonas de alta marginación y adolescentes, refirió al exponer los resultados del estudio de caso Determinantes sociales y barreras de género en el acceso a los servicios de salud sexual y reproductiva del Seguro Popular, realizado en León, Guanajuato, en conjunto con Mónica Uribe Gómez, académica del posgrado en Ciencias Médicas de la UNAM.

Salud sexual y reproductiva

En el auditorio Alberto Guevara Rojas de la FM, la especialista explicó que la salud sexual y reproductiva alude al disfrute del cuerpo e implica el derecho a información clara y oportuna, acceso a métodos anticonceptivos y a la atención médica durante el embarazo, parto, prevención y tratamiento de enfermedades venéreas.

Esta concepción no se ve reflejada en los servicios. Por cuestiones presupuestales y de política pública, se limitan a la planificación familiar, al manejo de las adolescentes embarazadas como pacientes de alto riesgo, a la detección de VIH y padecimientos de transmisión sexual, exámenes para tumor de mama y cérvico-uterino y pruebas ginecológicas, en rangos de edad específicos.

En la mesa, moderada por Luz María Moreno, coordinadora del Programa de Estudios de Género y Salud de la FM, expuso que a esto se suman las barreras geográficas, económicas, culturales e institucionales para acceder a la atención médica especializada.

“Para venir, pedimos prestado”

Agudelo Botero, doctora en Estudios de Población por El Colegio de México, indicó que las grandes distancias entre los domicilios de las entrevistadas y los establecimientos de salud son un problema menor frente a las condiciones de vivienda, empleo precario y violencia familiar.

Más de una participante en la encuesta del estudio respondió que para llegar a la clínica pedía prestado y para regresar al hogar acudía a los viandantes. Las mujeres sin recursos son más vulnerables al deterioro de su estado de salud debido a la privación, dominación y exclusión que generalmente acompañan las carencias socioeconómicas, subrayó.

Las barreras socioculturales son diversas y van desde los miedos y tabúes alrededor de la salud sexual y reproductiva, temor de ser revisadas, creencias y fundamentos morales, hasta la violencia física o psicológica en distintos ámbitos y la desinformación sobre los servicios a los que tienen derecho.

Respecto a los obstáculos institucionales, refirieron como impedimentos la falta de información clara y oportuna, las carencias en disponibilidad, provisión de medicamentos e infraestructura y las restricciones administrativas para ser atendidas.

Créditos: UNAM-DGCS-473-2014