Tag Archives: cáncer cataratas

Perfeccionan lentes intraoculares para restablecer la visión

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Diseño intraocular  permitirá remediar la pérdida del cristalino del ojo a causa de las cataratas.
Diseño intraocular permitirá remediar la pérdida del cristalino del ojo a causa de las cataratas.

14 de julio de 2012

Diseño intraocular desarrollado por investigadores de la UN en Medellín y el Instituto de Óptica Aplicada de Varsovia permitirá remediar la pérdida del cristalino del ojo a causa de las cataratas.

Todos los sentidos del hombre –oído, tacto, olfato, gusto, visión– son verdaderas maravillas de la naturaleza. No obstante, este último es quizás el que más apreciamos, pues nos revela la realidad en imágenes y nos da una idea anticipada de lo que pueden descubrir los demás órganos sensoriales.

Por eso cualquier daño, por pequeño que sea, es motivo de alarma. Uno de los padecimientos más comunes son las cataratas, enfermedad que consiste en el enturbiamiento del cristalino, la lente natural del ojo.

Esta patología lleva a la pérdida de intensidad y contraste de las imágenes percibidas, por lo que es necesario extraer, quirúrgicamente, esta frágil y delgada lente incolora y elástica. En su lugar, se implanta una prótesis intraocular, cuyo fin es devolverle la capacidad de enfoque al ojo.

Sin embargo, las actuales solo permiten enfocar un pequeño rango de distancias. Por ejemplo, se puede observar bien un objeto a 10 metros, pero es difícil encuadrar la visión para detallarlo a 10 centímetros, en una observación continua. Solucionar este problema fue el propósito de Augusto Arias Gallego, magíster en Ciencias (línea Física) de la Universidad Nacional de Colombia en Medellín.

Por eso, participa en el diseño de una lente más sofisticada, que permitirá distinguir objetos ubicados a cualquier distancia. La propuesta consiste en aumentar la profundidad de foco.

El proyecto

A sus 51 años, Rocío Gómez Lema recuerda cómo, poco a poco, su visión se empezó a apagar: “Era una mancha que parecía una nubecita y me obligaba a hacer mayor esfuerzo para leer y trabajar. Me cansaba mucho y sufría dolores de cabeza”. Tenía cataratas.

Gracias a una operación pudo ver mejor los objetos lejanos, pero aún necesitaba gafas para leer. Por eso, le implantaron una lente intraocular en el ojo izquierdo. Aun así, los oftalmólogos son conscientes de que es difícil prescindir de las gafas, debido a que siguen siendo necesarias para la protección o el descanso ocular.

Las cataratas se desarrollan generalmente por el envejecimiento natural de los ojos. Pero, según explica Didiher Enrique Maturana, oftalmólogo de la Universidad Andina, también por exposición a la radiación ultravioleta (presente en los rayos solares), problemas de diabetes, medicamentos como los esteroides, lesiones oculares, problemas de tipo hereditario y tabaquismo, entre otros factores.

Cuando las personas son diagnosticadas con este mal, se les somete a una cirugía que consiste en la extracción del cristalino y su sustitución por una lente estática y permanente que tiene un solo nivel focal. Para esto, es necesaria una microincisión en la córnea, estructura que permite el paso de la luz y protege el interior del ojo.

Visión integral

Hay dos tipos de prótesis intraoculares: las monofocales, que solo otorgan un segmento de enfoque nítido a distancia (hacen necesario usar gafas); y las multifocales, que permiten dos o más puntos de enfoque, pero a costa de la nitidez.

El diseño propuesto por la UN es el de una lente con varios segmentos focales, los cuales permiten tolerar el desenfoque y, por ende, ver una escena panorámica completa, en diferentes distancias, al mismo tiempo y sin necesidad de anteojos.

El investigador explica que el objetivo es reproducir la función del cristalino: enfocar los rayos luminosos para formar una buena imagen en la retina, con independencia de la distancia a la que esté situado el objeto.

En ese sentido, la prótesis propuesta por Augusto Arias es de foco variable, similar a las usadas en las cámaras de fotos, y cubre un rango de cuatro dioptrías (poder de refracción o potencia de una lente). Por consiguiente, el sistema nervioso central podría adaptarse a una nueva condición para percibir las imágenes nítidamente.

“No estamos innovando en el diseño físico de la lente, sino en el óptico, para mejorar la transferencia de contraste hacia la imagen, que es percibida por medio de la adición controlada de aberraciones ópticas, esto es, mediante el manejo adecuado de las leyes de la refracción y reflexión de la luz”, explica el investigador.

Apoyo internacional

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, en los próximos veinte años en los países en vías de desarrollo, se duplicarán (a 40 millones) los casos de cataratas en personas mayores de 65 años. En estos países se agudizará el problema, debido a la ausencia de alternativas tecnológicas. Este panorama es, según el investigador de la UN, un campo abierto para explorar.

La prótesis de Arias Gallego se desarrolla con el apoyo del Instituto de Óptica Aplicada de Varsovia, que tiene una sólida trayectoria en el campo de la presbicia (pérdida de la capacidad de acomodación –enfoque– del ojo que afecta a la mayoría de personas de edad avanzada).

El profesor Zbigniew Jaroszewicz, investigador de esta entidad, asegura que, a partir del trabajo conjunto, se espera desarrollar “un elemento en donde la distribución de la longitud focal sea continua, con el fin de aumentar la calidad visual”.

Los expertos manifiestan que en Colombia no se investiga ampliamente en este campo y que, a diferencia de Estados Unidos o de los países europeos, no existe una industria dedicada a fabricar este tipo de lentes. Por eso, tuvieron que buscar el apoyo de laboratorios polacos para materializar la propuesta teórica del científico colombiano.

Según Augusto Arias Gallego, este proyecto, de base tecnológica, podría ser exitoso con apoyo del sector privado y así tener gran impacto en la salud visual de los colombianos.

Lea el artículo completo en UN Periódico: http://www.unperiodico.unal.edu.co/dper/article/perfeccionan-lentes-intraoculares-para-restablecer-la-vision.html.

Créditos: agenciadenoticias.unal.edu.co

Obtienen universitarios nutracéuticos a partir de residuos agroindustriales

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Mediante procesos eficientes y limpios, universitarios extraen, por ejemplo, fibra dietética del producto generado por el desespinado del nopal, y antioxidantes del agua amarilla producida por la nixtamalización del maíz, conocida como nejayote.
Mediante procesos eficientes y limpios, universitarios extraen, por ejemplo, fibra dietética del producto generado por el desespinado del nopal, y antioxidantes del agua amarilla producida por la nixtamalización del maíz, conocida como nejayote.

15 de abril de 2012
• Adicionadas a diversos alimentos, estas sustancias ayudan a mantener la salud y prevenir enfermedades como las cardiovasculares, el cáncer y las cataratas

Diferentes nutracéuticos (sustancias que adicionadas a diversos alimentos ayudan a mantener la salud y a prevenir enfermedades como las cardiovasculares, el cáncer y las cataratas) son obtenidos de residuos agroindustriales por académicos de la Facultad de Química (FQ) de la UNAM.

Así, mediante procesos eficientes y limpios, extraen, por ejemplo, fibra dietética del producto generado por el desespinado del nopal, y antioxidantes del agua amarilla producida por la nixtamalización del maíz, conocida como nejayote.

“Al desespinar el nopal para el mercado se generan residuos equivalentes al 30 por ciento del total de la verdura, con la misma composición nutrimental, pues contienen proteínas, minerales polisacáridos, lípidos y compuestos bioactivos”, explicó Arturo Navarro Ocaña, profesor del Departamento de Alimentos y Biotecnología de la entidad.

Los académicos han desarrollado también otros procesos eficientes y limpios para obtener, a gran escala, antioxidantes del totomoxtle, el olote, las hojas y la caña de maíces criollos, ampliamente distribuidos en todo el país.

Asimismo, procesos a nivel laboratorio para extraer biocolorantes de maíces criollos coloridos que crecen en zonas agrícolas de Tlaxcala, Puebla y el Distrito Federal.

“Se trata de las antocianinas, sustancias responsables de la gama de colores que abarca desde el rojo hasta el azul en varias frutas, vegetales y cereales; se usan como colorantes de alimentos, cosméticos y productos farmacéuticos”.

El café almacenado más de un año y el frijol endurecido por largo tiempo pueden ser también origen de nutracéuticos: el primero contiene ácidos clorogénicos; y el segundo, antocianinas, que tienen propiedades antioxidantes. Cabe señalar que, igualmente, de la cascarilla de la leguminosa, de la que existe gran variedad en México, se han obtenido colorantes.

Otras fuentes que han sido trabajadas por Navarro Ocaña y sus colaboradores son las cascarillas de frutas como cítricos y manzanas, y de cereales (ricos en fibra dietética y antioxidantes).

Tecnología limpia y eficiente

Los universitarios han creado una tecnología limpia, eficiente y ahorradora de energía para extraer o separar sustancias puras. “Se trata de procesos físico-químicos y biológicos, en los que se usan disolventes ecológicos y reactivos orgánicos (ácidos de frutas) asistidos por catalizadores biológicos como las enzimas, ultrasonido y microondas”, señaló.

También, desarrollan procesos para usar colorantes y antioxidantes como aditivos en alimentos, como pigmentos de textiles o como nutracéuticos.

En colaboración con un grupo de investigadores del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, han evaluado las propiedades antioxidantes en modelos animales, con el uso de extractos enriquecidos de polifenoles, obtenidos del desespinado del nopal.

Por otra parte, en su laboratorio de la Facultad de Química, han probado los antioxidantes de varios cítricos y del nopal para estabilizar con ellos aceites y bases de aderezos.

Biocolorantes y ácido ferúlico

Por lo que se refiere a los procesos de obtención de biocolorantes a partir de maíces criollos coloridos, ya están listos para su eventual escalamiento a nivel de planta piloto. Un proceso que próximamente contará con una patente –resultado de un proyecto financiado por el Instituto de Ciencia y Tecnología del DF– es el de extracción del ácido ferúlico y preparación de derivados por métodos enzimáticos. “Estos últimos, junto con el ácido ferúlico y el cumárico, tienen muchas aplicaciones comerciales”.

La obtención de nutracéuticos es sólo una parte del trabajo científico de los académicos. En realidad, su objetivo principal es determinar la presencia y la cantidad de moléculas bioactivas en los alimentos tradicionales de México; éste sería uno de los primeros pasos para que sean considerados funcionales.

“Se considera alimentos funcionales a aquellos que, además de proporcionar las moléculas vitales para una buena nutrición (carbohidratos, lípidos, proteínas, vitaminas y minerales), contienen otros componentes denominados compuestos bioactivos, que ayudan a mantener la salud y a prevenir enfermedades”, apuntó.

Por ejemplo, aparte de sus propiedades nutricionales, el jitomate contiene fibra dietética y antioxidantes; el aguacate, ácidos grasos poliinsaturados y clorogénicos, así como esteroles, y el maíz y nopal, carotenos, fibra dietética y antioxidantes fenólicos.

“Sin embargo, de la composición bioactiva de muchas frutas y vegetales endémicos de México se tiene poca información. El tejocote (buena fuente de carotenos, polifenoles y fibra) se produce y consume cada vez menos, y lo mismo ocurre con el mamey y el zapote (benéficos por su fibra dietética y sus antioxidantes), el xoconostle o tuna ácida (rica en ácido ascórbico y fibra) y algunas variedades silvestres de frijol. Los perdemos y todavía no hemos evaluado su potencial como alimentos funcionales o fuentes de nutracéuticos”, aseguró Navarro Ocaña.

Por esta razón, el universitario y sus colaboradores seguirán con el estudio de los alimentos tradicionales en el país, o prehispánicos, como los jaltomates o tomatillos de milpa, y las agaváceas, entre otros.

Esteroles, estanoles y carotenos

Para estar bien nutridos y tener una salud óptima, así como para prevenir enfermedades cardiovasculares, se requiere el efecto conjunto de todos los componentes de las frutas y vegetales. Sin embargo, nadie sabe actualmente qué cantidad de compuestos bioactivos hay que consumir al día.

Eso no sucede con los llamados esteroles y estanoles, integrantes de un grupo de compuestos nutracéuticos: se sabe que si se consumen 900 miligramos de ellos al día, ayudan a bajar los niveles de colesterol.

En Estados Unidos y Europa, las leches y los yogures contienen esteroles y estanoles para personas con niveles altos de colesterol. Dos o tres meses después de iniciar su consumo, se observan los efectos benéficos.

Un individuo que sigue la dieta del Mediterráneo (rica en frutas y vegetales) consume al día unos 200 miligramos de esteroles y estanoles, por lo tanto, le faltarían 700 miligramos para sentir los efectos, es decir, necesitaría consumir dicha dieta tres veces al día.

En cuanto a los carotenos, se ha comprobado que pueden reducir las probabilidades de ataques cardíacos, funcionan como antioxidantes liposolubles y aumentan la eficiencia del sistema inmunitario. Para obtener su efecto preventivo, una persona tendría que comer unos 10 nopales al día.

Créditos: unam.mx/boletin/233/2012