Tag Archives: ayuda a mujeres

México, país con el porcentaje más alto de mujeres víctimas de violencia sexual

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Luciana Ramos Lira, de la División de Estudios de Posgrado de la Facultad de Psicología de la UNAM.
Luciana Ramos Lira, de la División de Estudios de Posgrado de la Facultad de Psicología de la UNAM.

26 de diciembre de 2011

• Luciana Ramos Lira, de la FP de la UNAM, señaló que más de cuatro de cada 10 mujeres mexicanas han padecido estos ataques

Según un comparativo sobre mujeres que han sufrido violencia sexual en algún momento de su vida (datos publicados en 2010 por la Organización de las Naciones Unidas), en México este tipo de agresión presenta el porcentaje más alto, con 44 por ciento.

Le siguen Costa Rica, con 41 por ciento; República Checa, con 35, y Dinamarca, con 28 por ciento. En contraste, los más bajos se reportan en Azerbaiyán, Francia y Filipinas, con cuatro, cinco y seis por ciento, respectivamente.

Luciana Ramos Lira, de la División de Estudios de Posgrado de la Facultad de Psicología (FP) de la UNAM, agregó que de acuerdo al reporte, más de cuatro de cada 10 mujeres mexicanas ha padecido ataques, que incluyen comportamientos abusivos de diferente intensidad y consecuencias, desde tocamientos indeseados, hasta violación.

La Secretaría de Salud estima que en el país ocurren alrededor de 120 mil violaciones al año; es decir, aproximadamente una cada cuatro minutos, y pese de ello, como documenta el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio, “a la fecha no existe una atención integral a las víctimas, entre otras razones, porque esta dependencia no cuenta con una sistematización de los casos y, por tanto, se desconoce la magnitud del problema”.

Ante este panorama, agregó la también investigadora del Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz, se debe agregar que únicamente uno de cada 10 casos de violencia sexual contra mujeres en América Latina es castigado por la justicia, de acuerdo con cifras de la Oficina Regional del Fondo de Población de las Naciones Unidas.

“A nivel nacional existe una alta cifra negra de victimización delictiva -85 por ciento-, pues sólo un 15 por ciento de los delitos son registrados por las autoridades, y de éstos, exclusivamente un cinco por ciento se pone a disposición de un juez”.

Si no cumplen con determinados requisitos, particularmente en ciertos hechos como los de tipo sexual, las agredidas no sólo son ignoradas e invisibilizadas, sino incluso, criminalizadas. Además, si buscan ayuda, corren el riesgo de ser victimizadas secundariamente por el propio sistema de atención.

La también tutora en el Programa de Doctorado de la FP, señaló que las manifestaciones más frecuentes de estas conductas ocurren en el contexto de las relaciones familiares y de pareja.

“Aunque existen avances en las legislaciones nacionales e internacionales a favor de la igualdad de derechos, persiste el desequilibrio en las relaciones de poder, pues la violencia contra ellas tiene raíces sociales y culturales profundas, y se basa en la creencia ancestral de que son propiedad del varón y, por ende, pueden tratarlas como ellos juzguen”, comentó.

“La mayoría de las veces nos enteramos de manifestaciones extremas, como los feminicidios sexuales de Juárez”.

Sin embargo, en prácticamente todos los países es difícil obtener cifras diáfanas, pues aún la información de encuestas no incluye todos los casos, porque con frecuencia existe temor a revelar la situación por vergüenza, culpa u otros factores.

En México, acotó, no existen bases de datos ni estadísticas adecuadas que permitan dar cuenta de un panorama más claro, aunque es innegable que existen aproximaciones a partir de encuestas, como la realizada por el Instituto de Salud Pública.

La violación en general, aseguró, es un delito que está rodeado de falsas creencias, prejuicios y distorsiones que facilitan disminuir la responsabilidad del violador e incrementar la de la víctima.

Por ello, aunque la relación hace visible un sistema patriarcal de dominación, todas las sociedades tienen mecanismos para justificarla, legitimarla y darle un sentimiento silencioso. En consecuencia, es perpetuada, vista como esporádica y como producto de situaciones individuales, en forma tal, que las condiciones que las propician permanecen ocultas.
Créditos: unam.mx/boletin/757/2011