Tag Archives: 2012

No existe una profecía maya sobre el fin del mundo en 2012, advierten expertos de la UNAM

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

María del Carmen Valverde, coordinadora del Centro de Estudios Mayas del IIFl.
María del Carmen Valverde, coordinadora del Centro de Estudios Mayas del IIFl.

1 de enero de 2011

• Lo que esa cultura calculó en su calendario es la conclusión de un ciclo de 13 bactunes, aclaró María del Carmen Valverde, coordinadora del Centro de Estudios Mayas del IIFl
• En ninguna inscripción se advierte una catástrofe ni el término de la humanidad, añadió Tomás Pérez Suárez, también del CEM

El 22 de diciembre de 2012 no se acabará el mundo, ni ocurrirá una catástrofe; tampoco existe alguna profecía maya al respecto, como se ha divulgado en algunas afirmaciones sin sustento científico, advirtieron especialistas del Centro de Estudios Mayas (CEM), del Instituto de Investigaciones Filológicas (IIFl) de la UNAM.

En su calendario, los mayas no describieron una profecía, sino el término de un ciclo de 13 bactunes, equivalentes a cinco mil 125 años, y el inicio de otra etapa, aclaró María del Carmen Valverde Valdés, coordinadora del CEM.

Esa cultura tenía una noción circular del tiempo, lo que significa que la historia, en algún momento se repetirá, explicó la también historiadora y doctora en estudios mesoamericanos.

Para ellos, cuando se escriben los anales se hace una profecía, pues es una concepción cíclica donde los hechos se repiten; si se habla de sus vaticinios, en realidad se trata de lo que registraron de su propia historia, en una forma de escritura –la del maya yucateco— que es siempre críptica y simbólica, precisó.

El calendario maya se ha estudiado y descifrado desde finales del siglo XIX, entonces, se comenzó a desarrollar una analogía de las fechas de los calendarios maya y occidental. “En esa correlación hay varias discrepancias entre investigadores, que van de días hasta años”, indicó.

Para los mayas, si escriben su historia se hace una profecía, pues es una concepción cíclica, donde los hechos se repiten.
Para los mayas, si escriben su historia se hace una profecía, pues es una concepción cíclica, donde los hechos se repiten.

Ciclos de 13 bactunes

Un bactún es una unidad de tiempo maya equivalente a 144 mil días del calendario occidental; multiplicada por 13 bactunes, esa cifra arroja un ciclo de cinco mil 125 años, que concluirá el 22 de diciembre de 2012.

Entonces, acabará un período y comenzará otro, sin que ningún glifo se refiera al fin del mundo o de la humanidad. No existe nada así en las inscripciones de esa cultura, precisó Tomás Pérez Suárez, también investigador del CEM.

El 22 de diciembre de 2012, en el ciclo calendárico maya, terminará un ciclo de cinco mil 125 años y comenzará uno nuevo, pero en ninguna inscripción se menciona que vaya a ser el fin del mundo, reiteró el arqueólogo.

Si se cierra una etapa de 13 bactunes, inicia otra igual, y es lo único que va a suceder, los mayas jamás hablaron del Apocalipsis, de destrucción, ni de cataclismo.

Al respecto, Valverde Valdés destacó que el calendario ritual maya (distinto del solar, y de 260 días) es una combinación de 20 signos con 13 números, de los cuales los sagrados son el nueve, relacionado con el inframundo, y el 13, asociado al supramundo, equivalente al cielo para la concepción occidental.

El CEM cuenta con dos expertos epigrafistas (especialistas en analizar la escritura y las inscripciones) que hacen estas correlaciones, Marisela Ayala, especialista en calendario maya, y Guillermo Bernal, experto en inscripciones en Palenque.

Valverde consideró posible que haya algún tipo de celebración en diciembre de 2012, pues existe una corriente “neomaya”, sobre todo en Guatemala, involucrada en esa festividad.

Existen grupos que conservan su calendario, pero una de las cosas que han hecho que esa cultura sobreviva es adaptarse a las circunstancias. La ceremonia de 2012 es mercadotecnia, pero si ellos la hacen propia es auténtica, aunque no significa que sea una tradición prehispánica, pues han incorporado nuevos elementos y eso los ha ayudado a sobrevivir, concluyó.
Créditos: UNAM-DGCS-001-2011/unam.mx

NO EVITARÁ EL TÚNEL EMISOR ORIENTE INUNDACIONES A PARTIR DE 2012, ASEGURA INVESTIGADOR DE LA UAM

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

TUNEL EMISOR ORIENTE*Se requiere de más colectores y lagunas de regulación que permitan administrar el desalojo de las aguas pluviales y residuales

*La capacidad hidráulica del Sistema Principal de Drenaje se redujo de 280 m3/s a 165 m3/s en 30 años

A pesar de la construcción del Túnel Emisor Oriente las inundaciones en esa zona del Valle de México no podrán evitarse ni dejarán de existir a partir de 2012 como lo asegura el Gobierno Federal, resaltó el doctor Agustín Breña Puyol, profesor del Departamento de Ingeniería de Procesos e Hidráulica de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

El investigador de la Unidad Iztapalapa aseveró que debido al crecimiento de la mancha urbana, al hundimiento que experimenta la ciudad de México por la extracción del agua de los acuíferos y a la existencia de tormentas convectivas que hacen llover en grandes cantidades en una zona determinada, está saturada la capacidad de desalojo del sistema de drenaje se en esa área.

A ello se suma que para sacar el agua residual del Valle de México se necesitan 87 plantas de bombeo en la red primaria, por lo que el señalamiento del Gobierno Federal de que ya no habrá más inundaciones a partir de 2012 es irreal a pesar de los esfuerzos.

El doctor Breña Puyol indicó que quizá no le informaron debidamente al Jefe del Ejecutivo sobre la situación, pues los colectores que se han construido en la Ciudad han perdido su pendiente para expulsar el agua por gravedad, además de que el Sistema Principal de Drenaje ha disminuido en 40 por ciento su capacidad de desalojo.

De acuerdo con los registros históricos de las tormentas que han ocurrido en la Zona Metropolitana del Valle de México, se ha estimado que se requeriría sacar un volumen de 315 metros cúbicos sobre segundo (m3/s), lo cual es imposible con la capacidad actual de los colectores.

El especialista en Ingeniería y Tecnología apuntó que se requiere de más equipo del tipo y lagunas de regulación que permitan administrar el desalojo de las aguas pluviales y residuales, así como dar mantenimiento a las 13 existentes.

“Estamos edificando ciudades monstruos que demandan muchos recursos naturales y hemos modificado el entorno”, para evitar esta situación debe detenerse la urbanización desmedida y aplicar un riguroso reordenamiento territorial; las inundaciones afectan a ciudades como Monterrey, Guadalajara y Morelia.

El investigador propuso tomar medidas “drásticas” para evitar daños a la población, por ejemplo, debería reubicarse a los habitantes que viven en la zona del Río de La Compañía por la peligrosidad que representa este lugar.

En el texto “Problemática del recurso agua en grandes ciudades: Zona metropolitana del Valle de México”, el doctor Breña Puyol destaca que el Sistema Principal –componente básico de drenaje, constituido por el Tajo de Nochistongo, el Gran Canal del Desagüe y el Drenaje Profundo– ha presentado una disminución drástica.

Entre 1975 y 2006, la capacidad hidráulica del Sistema Principal se redujo de 280 m3/s a 165 m3/s, hecho que provoca inundaciones periódicas durante la temporada de lluvias.

En el estudio se establece que el Gran Canal del Desagüe, elemento fundamental del Sistema de Drenaje Urbano, comenzó a operar en el año 1900 y su vida útil está por terminar, pero que se le conserva por medio de sistemas de bombeo para desalojar los escurrimientos e incrementar su capacidad actual a 15 m3/s.

Créditos: Dirección de Comunicación Social. UAM.

Sabersinfin.com