Tag Archives: jóvenes

Hacinamiento en viviendas podría expulsar a jóvenes a la calle

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

La vivienda es un derecho social que debe garantizarse a la población y reunir condiciones de seguridad, confort, ventilación, privacidad e iluminación; aunque recientemente se ha difundido la falsa creencia de que una familia puede vivir en un espacio de 40 metros cuadrados.
La vivienda es un derecho social que debe garantizarse a la población y reunir condiciones de seguridad, confort, ventilación, privacidad e iluminación; aunque recientemente se ha difundido la falsa creencia de que una familia puede vivir en un espacio de 40 metros cuadrados.

13 de noviembre de 2011

• A esta conclusión llegó Leticia Cano Soriano, profesora de la Escuela Nacional de Trabajo Social, en un estudio aplicado a universitarios

“Las condiciones de hacinamiento y pobreza podrían expulsar a muchos jóvenes a la calle y, por consiguiente, originar un riesgo social”, advirtió Leticia Cano Soriano, profesora de carrera de la Escuela Nacional de Trabajo Social (ENTS) de la UNAM.

Al presentar el estudio El hacinamiento en la vivienda: un problema social para los jóvenes universitarios, realizado con alumnos que habitan en las delegaciones de Iztapalapa y Gustavo A. Madero, aseguró que la morada no es sólo asunto de muros y techos, sino del espacio vital de convivencia, crecimiento y desarrollo familiar, donde, con los elementos necesarios, las relaciones socio-familiares se pueden armonizar y mejorar.

Según datos dados a conocer en julio de este año por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), 52 por ciento de la población mexicana se encuentra en situación de pobreza y 11.7 millones de personas viven en esa condición extrema.

“Este escenario es alarmante y desalentador, y nos debe poner en constante alerta en relación con varias dimensiones de la vida, sobre todo, con la que se refiere a los jóvenes”, consideró.

La vivienda es un derecho social que debe garantizarse a la población, y es indispensable que reúna condiciones de seguridad, confort, ventilación, privacidad e iluminación, entre otros servicios, aunque recientemente se ha difundido la falsa creencia de que una familia puede vivir en un espacio de 40 metros cuadrados.

“Por ello, resulta necesario recordar que el hacinamiento es un problema social vinculado, por lo general, a la pobreza; se presenta si más de dos personas comparten un solo cuarto (en primera instancia, el dormitorio); pero este fenómeno puede extenderse al espacio físico total, lo que impide que la familia realice adecuadamente sus actividades”, dijo Cano Soriano.

Reducción de espacios

El conflicto sociofamiliar puede surgir también si se reducen los espacios, pues los servicios deficientes que se derivan disminuyen las posibilidades de una convivencia adecuada.

Uno de los problemas interpersonales acotados por el estudio de Cano fue el de la privacidad, que afecta de manera preocupante a los jóvenes (individuos de 15 a 29 años, según la UNICEF); si se pretende que tengan rendimiento académico óptimo, requieren condiciones apropiadas, internas y externas.

Al situar su estudio en el espacio, indicó que Iztapalapa y Gustavo A Madero son demarcaciones donde aún hay precariedad, hacinamiento y déficit de vivienda.

“Iztapalapa es la demarcación de la Ciudad de México con más habitantes: más de un millón 800 mil, y Gustavo A. Madero tiene más de un millón. Se habla, entonces, de una densidad poblacional impresionante, en la que los problemas sociales y de servicios son tan diversos y complejos que pueden convertirse en detonantes adversos para el desarrollo de los jóvenes.”

Las preguntas formuladas se referían a si el hacinamiento influye en los universitarios para que pasen más tiempo fuera de su hogar.

En el análisis, buscó determinar cuánto tiempo permanecen en las moradas, no por la cantidad, sino por la calidad de esas horas.

Los resultados preliminares demostraron que, en 48 por ciento de los casos, la respuesta a la pregunta sobre su preferencia de estar más tiempo se ubicó en las opciones: fuera de ella, me da lo mismo y no lo he pensado.

“Dentro de la muestra, si bien en un porcentaje menor, hay quienes salen de su vivienda a las 5:30 de la mañana para ir a la escuela y regresan a las 8 ó 10 de la noche”.

Así, el fenómeno se ubica en una perspectiva multidimensional, porque al referirse a la precariedad, asociada también al deterioro físico del entorno y a la pobreza, se potencia la vulnerabilidad.

Atención urgente

Se consideraron también los recursos para las labores académicas, situación socio-económica y convivencia familiar.

Al respecto, se comprobó que la gran mayoría de los 99 encuestados que estudian en el turno matutino son solteros, e identificó que 30 por ciento vive en espacios de menos de 40 metros cuadrados y de hasta 60, como máximo.

“No obstante, la mayoría habita en unifamiliares y 70 por ciento tiene una propia; el resto (30 por ciento) reside en prestadas, rentadas o compartidas. Por otro lado, 18 por ciento afirmaron que su dormitorio es ocupado por tres, cinco o más personas”.

Las conclusiones preliminares de este estudio darán paso a la elaboración de un diagnóstico situacional en el que Cano Soriano incorporará algunas recomendaciones relacionadas con el rubro socio-escolar.
Créditos: unam.mx/boletin/670/2011

Inicia BUAP proceso de inscripción de nuevos alumnos

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

19 de agosto del 2011

• Publica DAE segunda convocatoria de espacios disponibles en secciones regionales

Con caras sonrientes, nerviosismo y expectativa de lo que será su vida futura, los nuevos estudiantes de licenciatura de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla realizan su inscripción en el Polideportivo “Ignacio Manuel Altamirano” de Ciudad Universitaria y se preparan para empezar clases el 22 de agosto.

Este proceso inició en punto de las 8 de la mañana, cuando entraron los primeros jóvenes con toda su documentación en la mano: la póliza de pago que se mantienen por sexto año consecutivo y el documento que incluye su carga de materias y horario, señaló la Directora de Administración Escolar (DAE), Laura Gómez Aguirre.

Apoyados por monitores los alumnos fueron pasando por cada uno de los módulos de la DAE, incluyendo los que pusieron cada una de las unidades académicas, con el fin de darles la bienvenida a quienes serán sus nuevos estudiantes a partir del próximo lunes.

“Estamos revisando sus documentos y nos están dejando sólo copias, no se nos queda ningún original, en caso de que no tengan alguno, nos firman un adeudo de documentos; también les estamos tomando su fotografía para lo que será su credencial de estudiante, la cual que se les entregará en un mes”, explicó.

Este proceso incluye las tres modalidades que hoy la BUAP tiene: la presencial, Semiescolarizada y a Distancia, en todas el requisito de inscripción se tiene que cumplir de manera personal y en la ciudad de Puebla, salvo aquellos estudiantes que cursarán sus estudios en las Secciones Regionales de Tetela de Ocampo, Cuetzalan y Teziutlán.

Esta decisión, dijo la Gómez Aguirre, se tomó ante la lejanía que tienen éstos campus, donde personal de la dependencia universitaria estará la próxima semana para llevar a cabo el proceso de inscripción y recibir la documentación de los nuevos alumnos.

La maestra Gómez Aguirre, informó que el próximo sábado 20 de agosto, se publicará la lista de aceptados en los mil 400 lugares disponibles. Aclaró que aún hay espacio en las carreras de Contaduría Pública y Administración de Empresas que se ofrecen en las Secciones Regionales de Acatzingo, Atlixco, Libres, Tetela de Ocampo y Zacapoaxtla, así como de Administración Turística en Cuetzalan.

Son 272 lugares por los que podrán concursar sólo aspirantes obtuvieron la calificación mínima de 550 puntos y que no fueron aceptados, por cupo, en el área de Ciencias Económico Administrativas. La convocatoria se publicó este día en la página de la Universidad: www.buap.mx, donde se podrá consultar; la solicitud para estos lugares se hará el próximo miércoles 24 de agosto en el Polideportivo de CU, en el horario establecido.

Créditos: buap.mx/comunic/2322

El trauma craneoencefálico, más frecuente en niños y jóvenes

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Claudia Albor Bautista, estudiante de la maestría en Psicología en la Facultad de Estudios Superiores Zaragoza.
Claudia Albor Bautista, estudiante de la maestría en Psicología en la Facultad de Estudios Superiores Zaragoza.

29 de mayo de 2011

• Puede ser causa de padecimientos discapacitantes, demencia, e incluso la muerte, señaló Claudia Albor Bautista, estudiante de la maestría en Psicología en la FES Zaragoza de la UNAM

Los niños y jóvenes son los sectores de la sociedad con mayor riesgo de sufrir accidentes que derivan en trauma craneoencefálico, causa de padecimientos discapacitantes, demencia, e incluso muerte, señaló Claudia Albor Bautista.

La residente en Neuropsicología Clínica en el Hospital 20 de Noviembre, y estudiante de la maestría en Psicología en la Facultad de Estudios Superiores (FES) Zaragoza, destacó que en México la incidencia de esas lesiones es muy alta; además, es un factor de riesgo que puede producir diversas enfermedades.

Por ello, subrayó la necesidad de impulsar programas efectivos para el tratamiento de padecimientos derivados, debido a que el trauma craneoncefálico, tiene como origen, en la mayoría de los casos, los accidentes vehiculares por colisión, atropellamiento, o caídas con golpes en la cabeza, frecuentes en menores de edad.

Por la alta incidencia –más si se considera que cualquier golpe puede ocasionar este daño, sea leve, moderado o severo–, se ha vuelto primordial realizar estudios, tratamientos e intervención.

Albor Bautista destacó que en ciertas secuelas, como la demencia, el paciente puede ser intervenido para lograr su mejoría. Actualmente, estudia un caso como indicador de riesgo de esa afección, pues llamó su atención que ésta pueda ser operada para conseguir una recuperación gradual.

El cráneo humano constituye una protección por su dureza, aún así, es necesario ser cuidadoso, porque un impacto fuerte puede derivar en daños graves, e incluso ser mortal, dijo.

Sin atención adecuada

La universitaria lamentó que pese a que estas lesiones se presenten con frecuencia, no se les preste la atención adecuada, ni haya medidas preventivas. Es mayor el número de personas que fallece o queda con secuelas, que quienes logran restablecerse.

Los jóvenes presentan traumatismos de este tipo por accidentes vehiculares o por incidentes deportivos, y en los niños, ocurre regularmente a consecuencia de una caída.

El problema aumenta si se considera que una persona que lo ha sufrido tiene un mal diagnóstico, presenta un deterioro generalizado de sus actividades, cambios en su comportamiento y, por ello, es rechazado por los demás y, en primer lugar, por sus propios familiares.
Créditos: UNAM-DGCS-316-2011/unam.mx

Falta de empleo, principal problema para jóvenes de 18 a 29 años

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

La falta de empleo y las adicciones, principales problemas a los que los jóvenes de 18 a 29 años se enfrentan.
La falta de empleo y las adicciones, principales problemas a los que los jóvenes de 18 a 29 años se enfrentan.

10 de abril de 2011

• El 35.6 por ciento de ese segmento poblacional refiere esa condición y el 11.1 por ciento a las adicciones, según la Encuesta Nacional para Prevenir la Discriminación 2010
• Con relación a la credibilidad, en una escala del 1 al 10, la familia aparece con 9.1, seguida de las universidades públicas, con 8

El 35.6 por ciento de los jóvenes de entre 18 y 29 años, establece que la falta de oportunidades laborales es el principal problema al que hace frente, seguido de las adicciones, con 11.1 por ciento.

Si se considera sólo a los que tienen entre 12 y 17 años, la mención primordial fueron las adicciones, con 20.7, y después el empleo, con 12.3 por ciento, señala la Encuesta Nacional de Discriminación 2010, a cargo del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), y del Área de Investigación Aplicada del Instituto de Investigaciones Jurídicas (IIJ) de la UNAM.

El estudio reflejó, en materia de credibilidad, que en una escala del 1 al 10, la familia aparece calificada con 9.1, seguida de las universidades públicas, con 8.

El sondeo incluyó la visita de 13 mil 751 hogares, que arrojaron información en torno a 52 mil 95 personas de todas las entidades federativas. El grupo del IIJ estuvo bajo la coordinación de Julia Flores Dávila, también participaron los investigadores Mauricio Padrón, Carlos Silva, Erika Tapia, Salvador Vázquez, Omar Alejandre, Eliza Osorio, Guillermo Javier Cuevas, Iván Núñez, César Hernández, Silvia Vergara, Yazmín Licona, Daniel Patlán y Navorina Díaz.

Los resultados permitieron la comparación entre 11 regiones geográficas, las 10 zonas metropolitanas de mayor población y cuatro zonas fronterizas.

Los entrevistados de 12 años o más, al mencionar los mayores factores de división en el lugar donde viven, dijeron, en una proporción de seis de cada 10, que la riqueza divide “mucho”, mientras que el 46.9 por ciento refirió a los partidos políticos.

Asimismo, 12.4 por ciento respondió estar de acuerdo con la frase “muchas mujeres son violadas porque provocan a los hombres”. Los porcentajes son similares en las respuestas de ambos géneros.

En tanto, el 9.1 por ciento refirió estar de acuerdo con que “los indígenas son pobres porque no trabajan lo suficiente”, cifra que se eleva a 14.2 por ciento en el caso de los entrevistados sin escolaridad.

El 43.7 por ciento manifestó que no estaría dispuesto a permitir que en su casa vivieran personas homosexuales; 35.9 por ciento, enfermos de sida, y 26.6, por ciento, extranjeros.

Del total de los encuestados, 26 por ciento indicó que alguna vez ha sentido que sus derechos no han sido respetados “por no tener dinero”; el 20.2 por ciento por su “apariencia física”, y el 19.8 por ciento por su edad.

También, se preguntó qué tan positivo o negativo es que la sociedad esté compuesta por personas con diferentes orientaciones o preferencias sexuales. El 32.8 por ciento contestó que no era “ni positivo ni negativo”; el 34.7 por ciento externó que era muy positivo o positivo, y el 27.9 por ciento que era negativo o muy negativo.

Al cuestionar a las entrevistadas cuál es el principal problema de las mujeres en México hoy en día, el 21.3 por ciento señaló el empleo; 14.9 por ciento, los relacionados con la inseguridad, y 11.4 por ciento, de maltrato, acoso y violencia.

Asimismo, se interrogó a las entrevistadas si regularmente piden permiso o avisan a su esposo, pareja o algún familiar para realizar algo. Si consideramos solamente a las de 18 años o más, las actividades en las que señalaron en mayor medida que “piden permiso” son “salir sola de noche”, con 40.6 por ciento, y “salir sola de día”, con 28.4 por ciento.

Se preguntó a los niños de nueve a 11 años si habían experimentado algunas situaciones, desde enero hasta el momento de la entrevista, en octubre de 2010. Según sus respuestas, al 38.4 por ciento los han hecho enojar; al 26.7 por ciento les han pegado; al 17.9 por ciento se les amenazó con pegarles, y al 27.1 por ciento los han hecho llorar.

Al cuestionar a aquellos con facultades diferentes si estaban de acuerdo con la frase: “En México no se respetan los derechos de las personas con alguna discapacidad”, el 65.1 por ciento respondió afirmativamente, y el 69.7 por ciento estuvo muy de acuerdo o de acuerdo con que la sociedad no los ayuda porque no conocen sus problemas.

Créditos: UNAM-DGCS-213/2011/unam.mx

Los nuevos desafíos de las empresas, son disminuir el desempleo en jóvenes

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

29 de marzo de 2011

Los nuevos desafíos para las empresas tienen que ver con evitar el desempleo de jóvenes, mejorar la cobertura en protección social, encontrar espacios para desarrollar el diálogo social, así como disminuir la informalidad”, señaló la doctora Elizabeth Raquel Otero Ibáñez, académica de la Universidad de Lima, Perú.

Al participar en la Tercera Semana Internacional de Responsabilidad Social que se lleva a cabo en la BUAP, la investigadora advirtió que en 2011 la tasa de desempleo urbano podría bajar hasta en un 7.2 por ciento en América Latina y el Caribe.

Explicó que a pesar de que el año pasado se generaron 1.2 millones de empleos, todavía hay 16.9 millones de latinoamericanos que no consiguen trabajo, y ante este panorama, el reto de las empresas es dar muestra de una gestión responsable para dar respuesta a ésta demanda.

Definió a la responsabilidad social como el concepto que “induce a las organizaciones a ser conscientes de sus impactos, desde la obtención de materias primas hasta que el producto o servicio llega a los usuarios, proceso en el que la ética y la transparencia se involucran, contribuyendo así al desarrollo sostenible”.

La académica destacó que cuando una organización se ocupa de ser responsable “ayuda a tener consciencia y a saber manejar impactos, anticipar y minimizar riesgos, construir un ambiente laboral sano y motivador, mejorar la relación con sus partes interesadas, aumentar la confianza y optimizar la competitividad”.

Al final, la responsabilidad social de las empresas impactará en los derechos humanos de sus trabajadores, prácticas laborales y horas de operación, temas de consumidores, medio ambiente, desarrollo e involucramiento de la comunidad.

Otero Ibáñez indicó que para ver cumplidas estas metas, “todo empieza con las personas, es decir, con líderes responsables que educan con su ejemplo a aquellos que están a su alrededor, además de propiciarles un espacio de participación al construir una cultura de la responsabilidad”.

“Hoy en día la estrategia de ganar-ganar es clave en las organizaciones para que puedan realmente desarrollar una gestión realmente responsable, que induzca a crear esta cultura que forme parte de su vida diaria”.

La académica de la Universidad de Lima, finalizó que este tema no debe ser tomado por las empresas como un asunto de imagen, sino como un aspecto interno que busca la mejora de todas las partes involucradas: clientes, trabajadores, competidores y proveedores.

Créditos: BUAP/Comunicación Institucional/buap.mx