Tag Archives: ecología

Un nuevo indicador para la ecología.

 
Facebooktwittergoogle_plusmail
10 de Diciembre del 2012
El Índice DCova permite hacer una interpretación matemática y ecológica, dando una idea más cercana a la realidad, acerca de cómo es la diversidad de una comunidad (plantas, animales e insectos).
El instrumento fue presentado por el profesor Dante Covarrubias Melgar, director de la Unidad Académica de Matemáticas de la Universidad Autónoma de Guerrero (México), durante el Jueves de la Biodiversidad organizado por el Instituto de Ciencias Naturales (ICN) de la UN.
La nueva herramienta se describe como la presentación de las estimaciones de los índices de diversidad como una triada (valor del índice, número de especies y varianza).
De acuerdo con Covarrubias, en la literatura hay una gran cantidad de índices más que se utilizan para medir la diversidad. Por eso, desde la ciencia matemática ha llevado a cabo la revisión de estos desde su génesis, discutiendo las bondades de su uso y su interpretación matemática-ecológica, con el fin de tratar de ofrecer una propuesta con menos problemas de los que actualmente se tienen.
“Pensé en producir un aporte real, porque en matemáticas muchas veces trabajamos es para matemáticas. La idea era aplicarlo fuera de esta. Así se logró justificar el buen uso de este indicador. Con algunos índices lo que se hace es validar estadísticamente esos resultados”, dice.
Desde 1948 (cuando aparece el Índice de Shannon para medir entropía) hasta 1972 (con el Índice de Fager), se han presentado propuestas de cómo medir la diversidad. Lo cierto es que algunas de estas no nacieron para medir la diversidad con una idea de ecología.
“La revisión que he hecho en los últimos seis años, aproximadamente, me permite decir que este índice cumple con algunas características estadísticas, pero también dar una explicación más sencilla a ese comportamiento”, expresa.
Cuauhtémoc Deloya, investigador del Instituto de Ecología de México, quien integra este proyecto científico, expresa que a lo largo de la biología y la ecología se han usado diferentes estimadores para interpretar la ecología y la estructura de las comunidades. Por eso, hacer una revisión histórica es tratar de ver su desarrollo y cómo se han ido utilizando los índices porque, por ejemplo, la mayor parte de la comunidad académica se queja del Índice de Shannon, aduciendo que no es bueno; sin embargo, se usa, pues es de los pocos que hay.
Es de anotar que el estudio estadístico comparativo de los índices de diversidad es generado a partir de la base de datos concebida por el Instituto de Ecología, A. C. (México), liderado por el profesor Deloya, al medir la diversidad de escarabajos en el bosque mesófilo de montaña en fincas del Estado de Veracruz (México).
“Con los datos obtenidos en campo y mi experticia como escarabajólogo, sumada a la experiencia del doctor Dante en estadística, la idea es juntar dos áreas del saber, cosa que no se ha hecho, y a mediano plazo, por qué no, sustituir a Shannon. Que DCova sea un nuevo paradigma”, afirma Deloya.
Finalmente, Dante Covarrubias manifiesta que hace falta que la comunidad de ecólogos valide que realmente lo que él cree que pueda dar una interpretación sea cierto. Sin embargo, deja claro que es una herramienta que tiene potencial, porque puede dar respuesta favorable a problemas que se han presentado, en este sentido, a través de la historia.
Créditos:http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/inicio.html
Conferencia “Midiendo la diversidad: una revisión histórica al uso de los indicadores en ecología”.

Conferencia “Midiendo la diversidad: una revisión histórica al uso de los indicadores en ecología”.

10 de Diciembre del 2012

El Índice DCova permite hacer una interpretación matemática y ecológica, dando una idea más cercana a la realidad, acerca de cómo es la diversidad de una comunidad (plantas, animales e insectos).

El instrumento fue presentado por el profesor Dante Covarrubias Melgar, director de la Unidad Académica de Matemáticas de la Universidad Autónoma de Guerrero (México), durante el Jueves de la Biodiversidad organizado por el Instituto de Ciencias Naturales (ICN) de la UN.

La nueva herramienta se describe como la presentación de las estimaciones de los índices de diversidad como una triada (valor del índice, número de especies y varianza).

De acuerdo con Covarrubias, en la literatura hay una gran cantidad de índices más que se utilizan para medir la diversidad. Por eso, desde la ciencia matemática ha llevado a cabo la revisión de estos desde su génesis, discutiendo las bondades de su uso y su interpretación matemática-ecológica, con el fin de tratar de ofrecer una propuesta con menos problemas de los que actualmente se tienen.

“Pensé en producir un aporte real, porque en matemáticas muchas veces trabajamos es para matemáticas. La idea era aplicarlo fuera de esta. Así se logró justificar el buen uso de este indicador. Con algunos índices lo que se hace es validar estadísticamente esos resultados”, dice.

Desde 1948 (cuando aparece el Índice de Shannon para medir entropía) hasta 1972 (con el Índice de Fager), se han presentado propuestas de cómo medir la diversidad. Lo cierto es que algunas de estas no nacieron para medir la diversidad con una idea de ecología.

“La revisión que he hecho en los últimos seis años, aproximadamente, me permite decir que este índice cumple con algunas características estadísticas, pero también dar una explicación más sencilla a ese comportamiento”, expresa.

Cuauhtémoc Deloya, investigador del Instituto de Ecología de México, quien integra este proyecto científico, expresa que a lo largo de la biología y la ecología se han usado diferentes estimadores para interpretar la ecología y la estructura de las comunidades. Por eso, hacer una revisión histórica es tratar de ver su desarrollo y cómo se han ido utilizando los índices porque, por ejemplo, la mayor parte de la comunidad académica se queja del Índice de Shannon, aduciendo que no es bueno; sin embargo, se usa, pues es de los pocos que hay.

Es de anotar que el estudio estadístico comparativo de los índices de diversidad es generado a partir de la base de datos concebida por el Instituto de Ecología, A. C. (México), liderado por el profesor Deloya, al medir la diversidad de escarabajos en el bosque mesófilo de montaña en fincas del Estado de Veracruz (México).

“Con los datos obtenidos en campo y mi experticia como escarabajólogo, sumada a la experiencia del doctor Dante en estadística, la idea es juntar dos áreas del saber, cosa que no se ha hecho, y a mediano plazo, por qué no, sustituir a Shannon. Que DCova sea un nuevo paradigma”, afirma Deloya.

Finalmente, Dante Covarrubias manifiesta que hace falta que la comunidad de ecólogos valide que realmente lo que él cree que pueda dar una interpretación sea cierto. Sin embargo, deja claro que es una herramienta que tiene potencial, porque puede dar respuesta favorable a problemas que se han presentado, en este sentido, a través de la historia.

Créditos:http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/inicio.html

Parque Tayrona, en la mira del ecoturismo.

 
Facebooktwittergoogle_plusmail
18 de Octubre del 2012
El debate por la construcción de hoteles dentro del Parque Tayrona se reabrió después de un año desde que el exministro de Ambiente, Frank Pearl, anunciara que no se llevaría a cabo este proyecto.
El profesor Jesús Orlando Rangel, doctor en Biología, profesor del Instituto de Ciencias Naturales de la UN y experto en Biodiversidad y Conservación, aseguró en UN Análisis* de UN Radio: “el Parque Nacional Natural Tayrona, ubicado en la Sierra Nevada de Santa Marta, es una región muy importante biológicamente por la variedad de sistemas y complejos ecológicos que allí se asientan”.
El profesor Rangel destacó la necesidad de preservar la región del parque, por cuanto es una de las pocas zonas del Caribe colombiano en donde hay ecosistemas de manglar, es el área más conservada de los bosques tropicales secos y es el macizo biológicamente más grande del mundo.
“El parque es como un oasis en medio del gran paisaje antropisado y cambiado. Es uno de los pocos sitios en donde tenemos una representatividad de lo que fue la biodiversidad de esta parte del país” insistió.
El presidente de Aviatur, Jean Claude Bessudo, sobre las apreciaciones del profesor y la posibilidad de que se construya un complejo hotelero en el área, señaló: “Hay una ley que prohíbe las construcciones de este tipo en parques naturales, pero hay reglamentaciones que permiten el ecoturismo. Debe haber claridad al respecto. Las normas deben ser aplicadas para todos, es decir: o hay hotelería o no la hay”.
Bessudo indicó que, para llevar a cabo este tipo de proyectos, es indispensable tener claras las normas y la aprobación por parte de las comunidades indígenas. Al respecto, el profesor Rangel anotó la necesidad de crear un punto intermedio y de acuerdo entre las comunidades y las compañías, en este caso la multinacional Six Sences.
El profesor Rangel también dijo que hace falta inversión en la investigación y en la difusión de la biodiversidad del país; pues precisó que, si las entidades gubernamentales dieran los recursos para esta área, habría más turistas responsables y conocedores de la biodiversidad y los ecosistemas colombianos.
Luz Elvira Angarita, directora Territorial Caribe de Parques Nacionales Naturales, manifestó que hay un estudio reciente en el que se identifica la extensión del parque y los propietarios, quienes aducen tener derechos.
Asimismo, la funcionaria afirmó que el proyecto de la compañía Six Sences no es conocido por Parques Nacionales, que no ha sido consultado para evaluarlo y que, por lo tanto, no es posible emitir un concepto sobre esta posibilidad.
Sin embargo, agregó: “Se está trabajando en una nueva política de ecoturismo en Parques Naturales. En esta propuesta, se pretende privilegiar la infraestructura por fuera de las áreas de los parques, lo que implica evitar al máximo las construcciones e incentivar los desarrollos turísticos y ecoturísticos en los alrededores de estas zonas”.
Por otra parte, con respecto a los impactos que tiene la industria hotelera en sectores como el Tayrona, el profesor Rangel sostuvo: “la construcción que planea Six Sences es de gran impacto, a pesar del uso de tecnologías de punta; además no hay entidades que efectúen el monitoreo y vigilancia de los impactos con rigor”.
La pregunta que se plantó durante el debate es por qué este proyecto hotelero no se hace en otra región del Caribe. Y la respuesta, según Rangel, es porque el Tayrona tiene muchos valores agregados.
Julio Carrizosa, profesor pensionado de la UN, puntualizó: “Los parques naturales cumplen una función social y ecológica, en un contexto en el que Colombia es uno de los países más desiguales del mundo. Pero, al construir un proyecto como este, al que posiblemente solo podrán ingresar personas con ingresos altos, el parque se convertiría en un instrumento de inequidad social”.
Finalmente, Óscar Montero, indígena del pueblo kankuamo de la Sierra Nevada de Santa Marta, estudiante de Ciencia Política de la UN en Medellín y líder de la comunidad estudiantil indígena, concluyó: “es necesario hacer un mejor manejo ambiental en estas zonas estratégicas y naturales, caracterizadas por unos ecosistemas únicos en el mundo cuya pérdida significa que vamos a perder una cantidad de flora y fauna que no volveremos a recuperar”.
Créditos:http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/inicio.html
El Parque Tayrona es el área más conservada de los bosques tropicales secos y es el macizo biológicamente más grande del mundo.

El Parque Tayrona es el área más conservada de los bosques tropicales secos y es el macizo biológicamente más grande del mundo.

18 de Octubre del 2012

El debate por la construcción de hoteles dentro del Parque Tayrona se reabrió después de un año desde que el exministro de Ambiente, Frank Pearl, anunciara que no se llevaría a cabo este proyecto.

El profesor Jesús Orlando Rangel, doctor en Biología, profesor del Instituto de Ciencias Naturales de la UN y experto en Biodiversidad y Conservación, aseguró en UN Análisis* de UN Radio: “el Parque Nacional Natural Tayrona, ubicado en la Sierra Nevada de Santa Marta, es una región muy importante biológicamente por la variedad de sistemas y complejos ecológicos que allí se asientan”.

El profesor Rangel destacó la necesidad de preservar la región del parque, por cuanto es una de las pocas zonas del Caribe colombiano en donde hay ecosistemas de manglar, es el área más conservada de los bosques tropicales secos y es el macizo biológicamente más grande del mundo.

“El parque es como un oasis en medio del gran paisaje antropisado y cambiado. Es uno de los pocos sitios en donde tenemos una representatividad de lo que fue la biodiversidad de esta parte del país” insistió.

El presidente de Aviatur, Jean Claude Bessudo, sobre las apreciaciones del profesor y la posibilidad de que se construya un complejo hotelero en el área, señaló: “Hay una ley que prohíbe las construcciones de este tipo en parques naturales, pero hay reglamentaciones que permiten el ecoturismo. Debe haber claridad al respecto. Las normas deben ser aplicadas para todos, es decir: o hay hotelería o no la hay”.

Bessudo indicó que, para llevar a cabo este tipo de proyectos, es indispensable tener claras las normas y la aprobación por parte de las comunidades indígenas. Al respecto, el profesor Rangel anotó la necesidad de crear un punto intermedio y de acuerdo entre las comunidades y las compañías, en este caso la multinacional Six Sences.

El profesor Rangel también dijo que hace falta inversión en la investigación y en la difusión de la biodiversidad del país; pues precisó que, si las entidades gubernamentales dieran los recursos para esta área, habría más turistas responsables y conocedores de la biodiversidad y los ecosistemas colombianos.

Luz Elvira Angarita, directora Territorial Caribe de Parques Nacionales Naturales, manifestó que hay un estudio reciente en el que se identifica la extensión del parque y los propietarios, quienes aducen tener derechos.

Asimismo, la funcionaria afirmó que el proyecto de la compañía Six Sences no es conocido por Parques Nacionales, que no ha sido consultado para evaluarlo y que, por lo tanto, no es posible emitir un concepto sobre esta posibilidad.

Sin embargo, agregó: “Se está trabajando en una nueva política de ecoturismo en Parques Naturales. En esta propuesta, se pretende privilegiar la infraestructura por fuera de las áreas de los parques, lo que implica evitar al máximo las construcciones e incentivar los desarrollos turísticos y ecoturísticos en los alrededores de estas zonas”.

Por otra parte, con respecto a los impactos que tiene la industria hotelera en sectores como el Tayrona, el profesor Rangel sostuvo: “la construcción que planea Six Sences es de gran impacto, a pesar del uso de tecnologías de punta; además no hay entidades que efectúen el monitoreo y vigilancia de los impactos con rigor”.

La pregunta que se plantó durante el debate es por qué este proyecto hotelero no se hace en otra región del Caribe. Y la respuesta, según Rangel, es porque el Tayrona tiene muchos valores agregados.

Julio Carrizosa, profesor pensionado de la UN, puntualizó: “Los parques naturales cumplen una función social y ecológica, en un contexto en el que Colombia es uno de los países más desiguales del mundo. Pero, al construir un proyecto como este, al que posiblemente solo podrán ingresar personas con ingresos altos, el parque se convertiría en un instrumento de inequidad social”.

Finalmente, Óscar Montero, indígena del pueblo kankuamo de la Sierra Nevada de Santa Marta, estudiante de Ciencia Política de la UN en Medellín y líder de la comunidad estudiantil indígena, concluyó: “es necesario hacer un mejor manejo ambiental en estas zonas estratégicas y naturales, caracterizadas por unos ecosistemas únicos en el mundo cuya pérdida significa que vamos a perder una cantidad de flora y fauna que no volveremos a recuperar”.

Créditos:http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/inicio.html

Consecuencias del cambio climático obligan a una mayor conciencia ecológica

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

10 de junio 2011

Hoy en día se viven las consecuencias del cambio climático como falta de agua, erosión de los suelos, tala de árboles y contaminación ambiental, que obliga a generar una mayor conciencia entre la población y lograr acciones que permitan conservar los recursos naturales, advirtió el maestro José Ignacio Rojas González, Director de Desarrollo Sustentable Institucional de la BUAP.

En la Octava Convención Regional para la Celebración del Día Mundial del Medio Ambiente, indicó que “en las actividades de protección todos tienen que estar comprometidos: gobierno, empresas, instituciones educativas y sociedad”.

Con tareas como la creación del Parque Ecológico de la Revolución Mexicana, la participación de investigadores en el proyecto de rescate del Río Atoyac y presentaciones de libros sobre el tema, entre otras acciones, la Máxima Casa de Estudios de Puebla se suma a este gran esfuerzo en beneficio del medio ambiente, afirmó el maestro Rojas González.

Por su parte el Delegado de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales en Puebla, Carlos Albiquer Albiquer, aseguró que la ecología es un estado de armonía entre el hombre y la naturaleza, ya que uno depende del otro para seguir existiendo, por lo que es importante establecer un equilibrio entre ambos y generar un cambio al respecto en la sociedad.

El funcionario federal indicó que la ecología no sólo es el tema de lo verde (pintar paredes de este color), sino realizar labores que permitan la conservación del agua, suelo, bosques y demás recursos naturales; además de que entre los retos está la reducción de basura y emisiones de gases dañinos, así como fortalecer toda aquella investigación que permita reducir el impacto ambiental.

En Puebla ya se realizan diferentes acciones que la convierten en una de las primeras entidades que se preocupa, ocupa y avanza el tema ambiental, comentó.

El doctor Edmundo Morales Tépatl, Profesor Investigador de la Facultad de Ingeniería Química de la BUAP, recordó que anteriormente los distintos sectores de la sociedad celebraban de manera independiente el Día Mundial del Medio Ambiente.

Fue hasta el año 2003 cuando se realizó una convención en Puebla que reunió a todos los sectores de la entidad; posteriormente se sumaron los estados de Veracruz y Tlaxcala y en “2004 se establece la Convención Regional que presenta las actividades de cada ámbito, con el fin de intercambiar opiniones”, comentó.

Por su parte el Delegado en Puebla de la Procuraduría de Protección al Medio Ambiente, Federico González Magaña, reiteró la importancia de proponer políticas en pro del entorno, con el fin de medir y mitigar sus daños, ya que impulsar la sustentabilidad es pensar en las generaciones venideras.

Créditos: BUAP/Comunicación Institucional/buap.mx

Celebra su 37 aniversario la ENTS de la UNAM

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

La Escuela Nacional de Trabajo Social de la UNAM cumple 37 años.
La Escuela Nacional de Trabajo Social de la UNAM cumple 37 años.

10 de octubre de 2010
* En el ejercicio de su profesión, los trabajadores sociales destacan por su lucha para contribuir al desarrollo local y humano, dijo Graciela Casas Torres, directora de esa entidad
* En el marco de los festejos, se realizarán mesas redondas, se proyectarán videos y se presentará la exposición fotográfica “El acontecer histórico del Trabajo Social”

A 37 años de haber surgido como Escuela Nacional de Trabajo Social (ENTS), esta entidad universitaria ha logrado trascender en su participación en diversos ámbitos sociales, y hoy, se identifica como formadora de profesionales que buscan el reconocimiento de grupos vulnerables, defensores del medio ambiente y la ecología, así como emprendedores de la democracia y la tolerancia.

Así lo afirmó su directora, Graciela Casas Torres, quien subrayó que en el ejercicio de su profesión, los trabajadores sociales también destacan por su lucha para contribuir al desarrollo local y humano.

Prueba de ello, apuntó, es la colaboración de la comunidad de la ENTS en un esquema de organización y decisión vecinal, en programas de mejoramiento barrial.

En la inauguración de los festejos, donde estuvieron presentes ex directores, alumnos y académicos, aseveró que estos últimos han sido un factor destacado de extensión de la carrera, desde que surgió a nivel licenciatura y se separó de la Facultad de Derecho.

“Nos sentimos orgullosos de nuestro ser universitario y del quehacer como trabajadores sociales”, enfatizó en el auditorio Manuel Sánchez Rosado.

Historia

En 1937, Matilde Rodríguez, jefa del Departamento de Prevención Social, área de la que dependían los tribunales para menores, realizó una serie de gestiones en la entonces Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, para organizar cursos propedéuticos de trabajo social y corregir el empirismo que existía en la materia, relató Casas Torres.

El entusiasmo por estos cursos, así como los beneficios logrados para el tratamiento de los menores infractores, hizo concebir la idea de una carrera universitaria, dijo.

Entonces, el 12 de marzo de 1940 se aprobó el proyecto general de la carrera de Trabajo Social, y el 12 de abril de ese mismo año se recibió la aprobación del Consejo Universitario.

El 4 de abril de 1968 se discutió en el Consejo Técnico de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales la reforma del plan de estudios para convertirla en licenciatura, lo que se logró el 28 de marzo de 1969.

Después, el 4 de octubre de 1973, el Consejo Universitario aprobó la creación de la Escuela Nacional de Trabajo Social y, con ello, se convirtió en una entidad independiente de Derecho.

Desde sus primeros años, su influencia ha sido notable en los procesos mediante intercambios académicos frecuentes; los cursos de superación académica organizados con las escuelas del interior de la República, así como su contribución a la revisión y formulación de los planes y programas de estudio para la creación y el surgimiento de escuelas de esta carrera, concluyó.

En el marco de los festejos del 37 aniversario se realizarán mesas redondas; se proyectarán videos sobre el quehacer de esa profesión; se presentará la exposición fotográfica “El acontecer histórico del Trabajo Social”, y se anunciará al ganador del concurso para seleccionar la primera “porra informal” de la Escuela.
Créditos: UNAM. DGCS-601/unam.mx