Category Archives: Consejos de la vida diaria

Costo de síndrome del túnel carpiano disminuye con corticoides

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

sindrome

11 de noviembre de 2014

Bogotá D. C., nov. 11 de 2014 – Agencia de Noticias UN– Un tratamiento de hormonas evitaría intervenciones quirúrgicas por esta enfermedad, que cada año genera millonarios costos para las entidades de salud y traumas de recuperación a 3.000 pacientes registrados en Colombia.

El síndrome del túnel carpiano (STC) consiste en un desorden músculo-esquelético en el que se inflaman los tendones que pasan por el túnel del carpo (ubicado a nivel de la muñeca) y que comprimen el nervio mediano, causando parestesias (sensación de hormigueo en los dedos) que disminuyen la fuerza de agarre y que, por consiguiente, afectan la salud y el rendimiento laboral.

El STC que afecta especialmente a personas que trabajan en cadenas de montaje o en construcción, y que adelantan sus labores durante largos períodos, como cajeros o digitadores, ha puesto a temblar el bolsillo de las Empresas Prestadoras de Salud (EPS).

Cada cirugía le cuesta a las EPS entre dos y cuatro millones de pesos, incluyendo posibles complicaciones e incapacidades, dichas intervenciones pueden llegar a representar hasta 12.000 millones de pesos al año.

Ante este panorama, Francisco Palencia Sánchez, médico cirujano y magíster en Epidemiología de la Universidad Nacional de Colombia, aplicó una metodología llamada “Evaluación económica de tecnologías en salud”, como parte de su tesis de grado de la maestría. Su aplicación busca minimizar el impacto en la productividad y los costos en el tratamiento de los trabajadores afectados por esta patología.

El doctor Palencia se dio a la tarea de construir una serie de árboles de decisión (metodología apoyada en estadísticas y leyes de probabilidad para tomar decisiones en procesos de incertidumbre) con el fin de establecer los tratamientos más recomendados para tratar el STC, no solo desde el punto de vista económico sino desde la recuperación y el pronto reintegro de los empleados a la vida productiva.

El último estudio de enfermedades profesionales, realizado en 2005 por el entonces Ministerio de Protección Social, demostró que los trabajadores se ausentaban en promedio 17 días al año por este síndrome, incrementándose a 120 días en caso de complicaciones quirúrgicas y recaídas.

Revisión sistemática

En consecuencia, el trabajo realizado comenzó con la revisión sistemática de la literatura y de los tratamientos con evidencia y soporte científico. Desde esa documentación, que incluye búsqueda y consulta de bases de datos como PubMed, Science Direct, Ebsco y Medline, se seleccionó la información de mayor confiabilidad.

Mediante un software se crearon árboles de decisión que llevaron a diseñar tres escenarios en los que se compararon los diferentes tratamientos. Así, en los de corto plazo (tres meses) se evaluó el uso de férulas frente a la fisioterapia; en los de mediano plazo (seis meses), se equipararon los corticoides con el ultrasonido; y en los de largo plazo (12 meses), se contrastó la intervención quirúrgica con los corticoides.

El estudio encontró que en el escenario de corto plazo, la fisioterapia es más efectiva, pero genera mayores costos. En el caso de la férula, el tratamiento es menos costoso, pero el tiempo de recuperación es más largo, a lo cual se suma que la férula no está incluida en el Plan Obligatorio de Salud, a menos que el paciente llegue por enfermedad laboral.

En el escenario de mediano plazo, se evidenció el alto costo del ultrasonido y su poca efectividad, por lo que el modelo sugiere la aplicación de corticoides, hormonas que se originan en la glándula suprarrenal, se reproducen fácilmente en laboratorios y se pueden suministrar vía venosa, intramuscular, en pastillas o cremas. La principal acción terapéutica es la inmunosupresión ósea y su uso es frecuente en procesos reumáticos, alérgicos e inflamatorios.

El tercer escenario (largo plazo) ha generado mayores conflictos. Los ortopedistas de mano prefieren la cirugía.

En tal sentido, el doctor Germán Alonso Hincapié Buitrago, de la Universidad de Manizales, considera que el uso de corticoides en el túnel del carpo es una muy buena opción para aquellos pacientes que presentan un diagnóstico no muy severo  en el examen clínico y en la electromiografía, aunque para quienes acuden al centro médico con cuadros más delicados, lo único efectivo es el recurso quirúrgico.

Sin embargo, tres fisiatras consultados por el investigador, pertenecientes no solo a empresas promotoras de salud sino también a administradoras de riesgos laborales, sugieren evitar la intervención y ser más conservadores con otros tratamientos.

Al margen de estas opiniones, el estudio realizado determinó que la cirugía implica un mayor costo y menor efectividad en un horizonte temporal (hasta 120 días de recuperación cuando surgen complicaciones) en comparación con el uso de corticoides locales (17 días en recuperación). Otros beneficios para el paciente con este último procedimiento son: menos dolor posquirúrgico y más comodidad en la recuperación.

Esta alternativa, además, le representaría al sistema de salud de Colombia y a las empresas de riesgos laborales, una disminución del costo por persona tratada, de uno a cuatro millones de pesos.

En conclusión, los resultados y sugerencias del estudio son de utilidad para el sistema de salud, pues destacan, entre otros factores, que incluir las férulas de tratamiento en el POS es de suma importancia, que el ultrasonido es un tratamiento costoso que no produce mejorías significativas en el paciente y que se debe anteponer la aplicación de corticoides a la cirugía como primera opción de tratamiento, gracias a su relación de costo-efectividad.

Adultos obesos y niños desnutridos, problema de doble carga

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

obesa

31 de octubre de 2014

Bogotá D. C., oct. 31 de 2014 – Agencia de Noticias UN- Un estudio nacional de doble carga nutricional demuestra una prevalencia del retraso de talla en el 13.2 % de los niños y un exceso de peso en el 50 % de los adultos.

La Guajira, Vaupés, Vichada y Nariño presentan cifras por encima de los porcentajes nacionales y una prevalencia de doble carga por encima del 10 %.

Colombia se encuentra en un proceso de transición epidemiológica, debido a factores como los avances en el acceso a servicios de salud,  los cambios en su estructura poblacional y la situación nutricional, que presenta cambios alimentarios al pasar del consumo de alimentos naturales a otros más procesados.

El país anteriormente se concentraba en problemas de déficit, prevalencias de desnutrición global y retraso en talla. Hoy, aunque con una disminución de esta problemática se sigue manteniendo, pues existen deficiencias nutricionales como anemia y falta de vitamina A en niños menores de 5 años.

Zulma Fonseca, epidemióloga del Observatorio de Seguridad Alimentaria y Nutricional del convenio Ministerio de Salud-FAO, explicó que a través de la Encuesta Nacional de Situación Nutricional (Ensin) 2010 se ha identificado un fenómeno de exceso de peso y obesidad en más del 50 % de los colombianos, especialmente, en los adultos que presentan enfermedades crónicas como hipertensión y diabetes.

El estudio presenta lo que se denomina “doble carga”, que es la presencia de retraso en talla en niños menores de 5 años y exceso de peso en adultos en un mismo hogar, en el que existen factores, inclusive biológicos, del estado nutricional y  salud de las madres que determinan el estado de los niños.

La funcionaria, quien es egresada del Departamento de Nutrición de la U.N., indicó que la medición se basó en la relación directa de la familia, madre-hijo, que ayuda a formar los hábitos desde los primeros meses de vida, y otros factores asociados al hogar como los ingresos, el nivel educativo de la madre y el acceso de servicios públicos.

De esta manera, la investigación encontró una prevalencia nacional de doble carga nutricional del 4.9 % representado en los 52 mil hogares  que son la base para la Ensin 2010. En esta muestra se tuvieron en cuenta los que cumplieron con la condición de tener la dupla madre-hijo.

Dentro de los determinantes estructurales se hallaron diversos factores, uno de ellos demuestra que pertenecer a etnias indígenas indica riesgo de doble carga nutricional, no por ser indígenas, sino por las condiciones y vulnerabilidades que tienen estas comunidades en el país.

Otro factor es la relación entre pobreza, exceso de peso en adultos y retraso en talla en los niños, así evidencia que la obesidad está presente en todos los estratos y que en los niveles bajos se ve representada la doble problemática.

En cuanto a prácticas de alimentación y nutrición, el estudio encontró que existe una asociación importante entre el consumo de comida chatarra y la doble carga, aspecto nuevo en los cambios de la transición nutricional, que refleja el aumento en el consumo de alimentos procesados, independientemente del nivel socioeconómico.

Teniendo en cuenta los resultados, es necesario pensar en nuevas estrategias de intervención en salud pública que garanticen el estado nutricional, con prioridad en madres e hijos y, en general, toda la sociedad  para enfrentar la problemática que seguramente con las muestras de la Ensin 2015 aumentará.

La investigación fue presentada en el marco del segundo Congreso Internacional por el Derecho a la Seguridad Alimentaria Nutricional realizado en la Universidad Nacional de Colombia.

Cambio alimentario, fenómeno global y local

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

comida

28 de octubre de 2014

Bogotá D. C., oct. 28 de 2014 – Agencia de Noticias UN- Los cambios alimentarios en el mundo son motivados por avances tecnológicos, preocupaciones por la salud y el peligro de la sostenibilidad alimentaria que intensifica la productividad.

En la actualidad, hay circunstancias que generan un proceso de cambio en relación a la cadena alimentaria, desde la producción en el campo, en la pesca, la ganadería, las fábricas de transformación de alimentos y materias primas o las cadenas de distribución hasta el consumo.

Jesús Contreras, profesor de Antropología en la Universidad de Barcelona (España) y director del Observatorio de la Alimentación, es  uno de los conferencistas invitados al II Congreso Internacional por el Derecho a la Seguridad Alimentaria realizado por la Universidad Nacional.

El experto afirmó, durante su charla en el conversatorio “Cambio alimentario mundial y su expresión en América Latina”, que todas  estas manifestaciones se pueden considerar paradójicas y que son fenómenos que tienen una acción y una reacción.

Así, la época de la revolución verde, en la que se intensificó la producción agraria y ganadera, supuso una homogenización de paisajes y pérdida de biodiversidad, lo que generó como reacción el anhelo de recuperar lo perdido.

“Es una dialéctica constante, por un lado entre lo global y lo local; por otro, una preocupación por la salud expresada en términos nutricionales, higiénicos y médicos; asimismo, un ensalzamiento de la gastronomía”, explicó el experto español.

Urbanización y cambios alimentarios 

Un 70 % aproximadamente de la población colombiana es urbana, esto genera un crecimiento en las áreas que no producen alimentos y, por tanto, se produce una dependencia importante del mercado, de las importaciones y exportaciones. En otras palabras, se trata de un espejo que refleja la situación global.

Sin embargo, en los últimos años hay una tendencia universal, que también involucra al país con respecto a la valoración del propio patrimonio alimentario y gastronómico. Por ello, la sociedad en general está realizando esfuerzos para recuperar sus raíces y memoria alimentaria.

Asimismo, estos cambios han generado ganancias y pérdidas en cuanto a lo alimentario, ejemplo de ello, es que en los años 60, la mayor parte de productos manufacturados industriales, tenían mayor prestigio en comparación con lo casero y tradicional. Actualmente sucede lo contrario, existe una notoria recuperación de esos dos conceptos.

Hoy la producción alimentaria en el mundo ha aumentado, según el experto, no solo se podría alimentar a los 7.500 millones de habitantes del planeta, sino incluso a 10.000. Aunque se presente este incremento, todavía existen 1.000 millones de personas en situación de desnutrición.

En este caso se ha avanzado muy poco, pese a que la tecnología está tomando fuerza, la problemática de las desigualdades sociales sigue siendo uno de los problemas más grandes en el mundo.

El II Congreso de Internacional por el Derecho a la SAN, desde la seguridad y soberanía alimentaria y nutricional: construyendo ciudadanía y tejido social, se llevará a cabo hasta el miércoles 29 de octubre en el edificio de Posgrados de Ciencias Humanas.

Lilith, alternativa cómoda, segura y confiable a productos de higiene femenina

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

lilith

27 de octubre de 2014

Al año, las mujeres erogan más de mil 200 pesos en paquetes de toallas y tampones desechables. Para ofrecer una alternativa cómoda, confiable, ecológica e higiénica, Jenny Hernández y Jorge Noverón, exalumnos de la UNAM, crearon Lilith, una opción para reemplazar el uso de esos productos de higiene.

Es una copa reusable de silicón de grado médico (100 por ciento hipoalergénico) que recolecta el flujo en lugar de absorberlo. Se adapta al cuerpo y puede limpiarse con agua y jabón. Entre los ciclos debe esterilizarse mediante procesos de hervido de dos a tres minutos.

La propuesta fue recibida por el Centro Nacional de Apoyo a la Pequeña y Mediana Empresa (CENAPyME). Después de evaluarla, el organismo la aceptó en su incubadora de nuevos proyectos.

En ese espacio, ubicado en la Facultad de Contaduría y Administración (FCA) de esta casa de estudios, los emprendedores recibieron asesoría y apoyo para transformar su idea en una empresa.

Lilith brinda protección hasta por 12 horas, opción ideal para deportistas, explicó Jorge Noverón, egresado de la Facultad de Arquitectura (FA).

Los expertos del CENAPyME nos orientaron en el diseño de los planes de marketing y negocios. Desarrollamos un estudio para conocer las necesidades del mercado y consolidar su lanzamiento, apuntó.

Jenny Hernández, exalumna de la Facultad de Psicología (FP), expuso que la copa es higiénica y puede usarse incluso de noche. Ofrece discreción, seguridad y comodidad durante el periodo menstrual, subrayó.

Se amolda al cuerpo femenino a la perfección, sin rozar o lastimar. Para desechar el flujo debe retirarse de dos a tres veces al día, limpiar la copa y reusarla. Al terminar el periodo, se esteriliza y queda lista, detalló.

Está disponible en dos tallas: para flujo moderado o abundante. Puede usarse durante un año, por estar fabricada con el mismo material de las válvulas cardiacas, lo que elimina olores, infecciones, alergias o rozaduras.

Además, es posible usarla antes del inicio de la menstruación, para garantizar protección máxima. Las mujeres pueden realizar sus actividades cotidianas e incluso viajar, correr, nadar, bailar o hacer yoga, sin limitarse o preocuparse por fugas o accidentes, dijo.

Noverón destacó que es una opción ecológica y contribuye al cuidado del ambiente. Una copa evita el desecho de cuatro kilogramos anuales de productos de higiene, sin contar el material empleado para envolverlos y tirarlos a la basura.

La introducción del producto es acompañada por una campaña de reeducación para erradicar mitos, ideas erróneas y tabúes en el ámbito social, laboral y en las parejas.

Lilithestá disponible en puntos de venta específicos y en www.lilithcup.com, página electrónica especialmente diseñada para el mercado mexicano, con recomendaciones y consejos.

Créditos: dgcs/UNAM/619/14

Carbohidratos inflan índices de obesidad en Venezuela

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

pan

21 de octubre de 2014

Bogotá D. C., oct. 21 de 2014 – Agencia de Noticias UN- Una mala dieta, basada en carbohidratos sin consumo de frutas y verduras, tiene al 38 % de la población venezolana con problemas de sobrepeso.

Según el Instituto Nacional de Nutrición de Venezuela, el 6,7 % de habitantes de este país en el 2012 se encontraba en niveles de pobreza.

Sin embargo, Marinela Barrero, profesora del Instituto de Ciencia y Tecnología de Alimentos de la Universidad Central de Venezuela, asegura que el poder adquisitivo de los venezolanos sigue siendo bajo, situación que los lleva a un alto consumo de carbohidratos, debido al bajo costo y al fácil acceso. “El problema es que la población deja a un lado la alimentación a base de frutas y hortalizas, las cuales no deben faltar en la dieta, pues complementan la buena nutrición de las personas”, afirmó la experta.

La docente consideró necesario realizar campañas de difusión que eduquen, que generen actitudes de cambio y que inculquen la importancia de la buena nutrición para prevenir obesidad y enfermedades cardiacas.

“La provisión de alimentos en Venezuela para la población de bajos recursos está a cargo del Gobierno, que a pesar de cubrir muy bien a esta población con bolsas de comida que contienen aceite, arroz, cereal y proteína, no la surte con frutas y verduras”, concluyó la venezolana.

Desde la academia, el Instituto de Ciencia y Tecnología de Alimentos, de la Universidad Central de Venezuela, realiza un programa dirigido a niños preescolares para que a través del juego conozcan la importancia de llevar una dieta balanceada.

La iniciativa se desarrolla mediante el servicio comunitario que los estudiantes de las universidades venezolanas deben cumplir al final de su carrera.

Asimismo, se adelantan investigaciones para elaborar productos con altos niveles de proteína derivada del pescado y que se puedan llevar a los comedores escolares.

Esta ponencia se dio en el marco del Laboratorio Expo, un work shop denominado “Alimentación y nutrición para el futuro: integración entre investigación, educación e industria”, que se realiza en la Universidad Nacional de Colombia, como antesala de la Feria Mundial Milano 2015 (Expo Milano 2015).

El Laboratorio Expo tiene como objetivo relacionar miembros de la academia de los países andinos con miembros de la cooperación internacional y de la diplomacia de Italia en Colombia. Además busca generar discusiones científicas en temas de malnutrición, tecnologías para la seguridad alimentaria y frentes comerciales de interés para la comunidad andina y europea.

Por último, se busca que los estudiantes asistentes encuentren oportunidades de formación a nivel de posgrado, tanto en la Universidad de Milán como en las demás instituciones participantes, en el campo de la ciencia y tecnología de alimentos.

Este evento es organizado por el Instituto de Ciencia y Tecnología de Alimentos (ICTA) de la U.N. y la Universidad de Milán (Italia), con el apoyo y financiación de la fundación Feltrinelli.