Tag Archives: química

Diésel limpio reduce enfermedades respiratorias.

 
Facebooktwittergoogle_plusmail
14 de Enero del 2013
La Ley de Calidad de Aire que obliga la distribución de diésel limpio, de modo que su contenido no supere las 50 partes por millón (ppm) de azufre, debe aplicarse en todo el país a partir de este año.
“La norma (Ley 1205 de 2008) establece que el azufre en el aire, representado por el dióxido de azufre, sí tiene límites. La reducción a valores cercanos a las normas europeas debe ser bienvenida por el país pues nos afecta positivamente”, expresó Carlos Ariel Cardona, profesor titular y director del Grupo de investigación en Procesos Químicos, Catalíticos y Biotecnológicos del Instituto de Biotecnología y Agroindustria de la UN Sede Manizales.
Mejorar la calidad de este combustible es una apuesta para controlar los riesgos ambientales y de salud que se presentan a diario. “El dióxido de azufre es uno de los principales generadores de las llamadas lluvias ácidas y provoca, además, afecciones pulmonares severas ante inhalación constante, incrementando, por ejemplo, problemas de asma”, explicó Cardona.
Conseguir el diésel limpio implicó una inversión de más de un billón de pesos al Estado a través de Ecopetrol, según información del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible. Esta permite optimizar la calidad del combustible para reducir la contaminación producida por la emisión de gases de los vehículos.
Cardona considera que esta cifra es pequeña “si se observa, por ejemplo, lo que a mediano plazo se ahorrará el país en el sector salud. Con el tiempo se verán posibles disminuciones de las tasas de enfermedades crónicas respiratorias”.
Además, “el biodiésel que emite prácticamente cero azufre no puede ser la solución a corto y mediano plazo, ya que las mezclas con el diésel que teníamos de 1.000-5.000 ppm, deberían mezclarse a razón de mínimo 95% de biodiésel y 5% de diésel; y el sector palmero y del biodiésel no sería capaz de crecer a tal ritmo ni de competir con el precio actual del diésel. Esto motiva la necesidad ineludible de mejorar nuestro diésel”, puntualizó el experto.
La Ley de Calidad de Aire en Colombia le permitirá al país, según Ecopetrol, estar en un nivel comparable al autorizado en los mercados más avanzados en exigencias ambientales. “El diésel limpio está a la altura del que se consume en los países desarrollados y, en Latinoamérica, es solo equiparable al que se distribuye en Santiago de Chile, São Paulo, Ciudad de México y Buenos Aires”.
Créditos:http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/inicio.html
La Ley de Calidad de Aire obliga la distribución de diésel limpio, es decir, a que su contenido no supere las 50 partes por millón (ppm) de azufre.

La Ley de Calidad de Aire obliga la distribución de diésel limpio, es decir, a que su contenido no supere las 50 partes por millón (ppm) de azufre.

14 de Enero del 2013

La Ley de Calidad de Aire que obliga la distribución de diésel limpio, de modo que su contenido no supere las 50 partes por millón (ppm) de azufre, debe aplicarse en todo el país a partir de este año.

“La norma (Ley 1205 de 2008) establece que el azufre en el aire, representado por el dióxido de azufre, sí tiene límites. La reducción a valores cercanos a las normas europeas debe ser bienvenida por el país pues nos afecta positivamente”, expresó Carlos Ariel Cardona, profesor titular y director del Grupo de investigación en Procesos Químicos, Catalíticos y Biotecnológicos del Instituto de Biotecnología y Agroindustria de la UN Sede Manizales.

Mejorar la calidad de este combustible es una apuesta para controlar los riesgos ambientales y de salud que se presentan a diario. “El dióxido de azufre es uno de los principales generadores de las llamadas lluvias ácidas y provoca, además, afecciones pulmonares severas ante inhalación constante, incrementando, por ejemplo, problemas de asma”, explicó Cardona.

Conseguir el diésel limpio implicó una inversión de más de un billón de pesos al Estado a través de Ecopetrol, según información del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible. Esta permite optimizar la calidad del combustible para reducir la contaminación producida por la emisión de gases de los vehículos.

Cardona considera que esta cifra es pequeña “si se observa, por ejemplo, lo que a mediano plazo se ahorrará el país en el sector salud. Con el tiempo se verán posibles disminuciones de las tasas de enfermedades crónicas respiratorias”.

Además, “el biodiésel que emite prácticamente cero azufre no puede ser la solución a corto y mediano plazo, ya que las mezclas con el diésel que teníamos de 1.000-5.000 ppm, deberían mezclarse a razón de mínimo 95% de biodiésel y 5% de diésel; y el sector palmero y del biodiésel no sería capaz de crecer a tal ritmo ni de competir con el precio actual del diésel. Esto motiva la necesidad ineludible de mejorar nuestro diésel”, puntualizó el experto.

La Ley de Calidad de Aire en Colombia le permitirá al país, según Ecopetrol, estar en un nivel comparable al autorizado en los mercados más avanzados en exigencias ambientales. “El diésel limpio está a la altura del que se consume en los países desarrollados y, en Latinoamérica, es solo equiparable al que se distribuye en Santiago de Chile, São Paulo, Ciudad de México y Buenos Aires”.

Créditos:http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/inicio.html

Descontaminan agua con llantas recicladas.

 
Facebooktwittergoogle_plusmail
10 de Enero del 2013
Con menos químicos y energía se puede producir carbón activado, material indispensable para purificar el agua potable. Esto es posible al aprovechar neumáticos usados que no tienen buen manejo ambiental.
En Colombia se usaron 4.493.092 llantas en el año 2008, según estimaciones del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible (MADS). La cifra preocupa, por cuanto, luego de su uso, son almacenadas en depósitos clandestinos o desechadas en espacios públicos, lo que ocasiona graves problemas ambientales.
“Los neumáticos usados se convierten en el hábitat ideal para vectores como ratas y mosquitos, que transmiten enfermedades como el dengue, la fiebre amarilla y la encefalitis equina. Cuando cumplen su ciclo, son arrojados en botaderos a cielo abierto, contaminan el suelo, los recursos naturales renovables y afectan el paisaje. Adicionalmente, dificultan la operación de los rellenos sanitarios”, indica la Resolución 1457 del MADS, que regula la disposición de estos residuos.
El principal problema es que el caucho del que están hechas es difícil de degradar y no hay una manera de hacerlo sin contaminar. Por eso, investigadores de la Universidad Nacional de Colombia en Bogotá desarrollaron una técnica que consume bajas cantidades de químicos y menos energía, para obtener carbón activado, material indispensable para descontaminar el agua.
Este material se puede obtener de productos con alto contenido de carbono; por ejemplo, de residuos de frutas, madera, breas de petróleo o de carbón mineral. En la literatura científica se le conoce como el adsorbente universal, porque con él se pueden descontaminar sistemas gaseosos, líquidos, solventes, aceites y azúcar, entre otras sustancias.
Melina Cantillo Castrillón, estudiante de la Maestría en Ciencias Químicas, consiguió carbones activados que adsorben en un 85%, aproximadamente, el fenol y el cobre del agua.
Los fenoles son compuestos químicos que quedan como residuos de procesos industriales, por lo cual aparecen con mucha frecuencia en las fuentes hídricas y están catalogados entre los principales contaminantes del agua. Son muy utilizados en la industria química, farmacéutica y clínica como fungicidas, bactericidas, antisépticos y desinfectantes. Para ser considerada potable, el agua debe contener máximo unos 10 microgramos por litro.
Además, el cobre es un metal pesado que se encuentra con frecuencia en aguas de la región cundiboyacense.
De neumático a carbón
El primer paso del novedoso proceso consiste en retirar los hilos de metal que refuerzan la estructura de la llanta. Luego, el caucho se muele con cuchillas especiales para triturarlo lo máximo posible y se impregna con soluciones de ácido sulfúrico, ácido fosfórico y cloruro de zinc (compuestos químicos que producen estructuras porosas sobre el material carbonoso).
“Estos agentes actúan como si un taladro se introdujera en el interior de la partícula, pues abren huecos”, precisa la profesora Liliana Giraldo Gutiérrez, directora de la tesis de maestría de Cantillo. Después se retiran los químicos y se somete el material a un proceso térmico.
“Según la literatura, el tratamiento se hace a 1.000 o 1.200 grados centígrados, pero nosotros disminuimos la temperatura a 700 grados. Esta reducción es sumamente beneficiosa en lo económico, porque así moderamos el consumo energético y los costos de producción del carbón activado”, explica.
Una vez producido, el siguiente paso es caracterizarlo; es decir, determinar qué capacidad tiene para retener diferentes contaminantes.
“Obtuvimos un carbón activado comparable con los comerciales. Es muy satisfactorio porque, teniendo un material difícil de tratar, en unas condiciones de temperatura más bajas y con concentraciones menores de los agentes químicos activantes, obtuvimos otro con buenas características de adsorción”, asevera la experta.
Aclara que el nuevo material solo tiene diferencias de composición de la química superficial con respecto a los que se consiguen en el mercado.
Este desarrollo es una buena alternativa para solucionar el problema de contaminación que provocan las llantas. Según la resolución del MADS, sus productores deben hacer un manejo ambiental adecuado de los desechos. De hecho, están en la obligación de formular, presentar e implementar sistemas de recolección selectiva y de gestión ambiental, algo que en muchos casos no se cumple.
Créditos:http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/inicio.html
El carbón activado fabricado en la UN tiene las mismas propiedades que el de marcas comerciales.

El carbón activado fabricado en la UN tiene las mismas propiedades que el de marcas comerciales.

10 de Enero del 2013

Con menos químicos y energía se puede producir carbón activado, material indispensable para purificar el agua potable. Esto es posible al aprovechar neumáticos usados que no tienen buen manejo ambiental.

En Colombia se usaron 4.493.092 llantas en el año 2008, según estimaciones del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible (MADS). La cifra preocupa, por cuanto, luego de su uso, son almacenadas en depósitos clandestinos o desechadas en espacios públicos, lo que ocasiona graves problemas ambientales.

“Los neumáticos usados se convierten en el hábitat ideal para vectores como ratas y mosquitos, que transmiten enfermedades como el dengue, la fiebre amarilla y la encefalitis equina. Cuando cumplen su ciclo, son arrojados en botaderos a cielo abierto, contaminan el suelo, los recursos naturales renovables y afectan el paisaje. Adicionalmente, dificultan la operación de los rellenos sanitarios”, indica la Resolución 1457 del MADS, que regula la disposición de estos residuos.

El principal problema es que el caucho del que están hechas es difícil de degradar y no hay una manera de hacerlo sin contaminar. Por eso, investigadores de la Universidad Nacional de Colombia en Bogotá desarrollaron una técnica que consume bajas cantidades de químicos y menos energía, para obtener carbón activado, material indispensable para descontaminar el agua.

Este material se puede obtener de productos con alto contenido de carbono; por ejemplo, de residuos de frutas, madera, breas de petróleo o de carbón mineral. En la literatura científica se le conoce como el adsorbente universal, porque con él se pueden descontaminar sistemas gaseosos, líquidos, solventes, aceites y azúcar, entre otras sustancias.

Melina Cantillo Castrillón, estudiante de la Maestría en Ciencias Químicas, consiguió carbones activados que adsorben en un 85%, aproximadamente, el fenol y el cobre del agua.

Los fenoles son compuestos químicos que quedan como residuos de procesos industriales, por lo cual aparecen con mucha frecuencia en las fuentes hídricas y están catalogados entre los principales contaminantes del agua. Son muy utilizados en la industria química, farmacéutica y clínica como fungicidas, bactericidas, antisépticos y desinfectantes. Para ser considerada potable, el agua debe contener máximo unos 10 microgramos por litro.

Además, el cobre es un metal pesado que se encuentra con frecuencia en aguas de la región cundiboyacense.


De neumático a carbón

El primer paso del novedoso proceso consiste en retirar los hilos de metal que refuerzan la estructura de la llanta. Luego, el caucho se muele con cuchillas especiales para triturarlo lo máximo posible y se impregna con soluciones de ácido sulfúrico, ácido fosfórico y cloruro de zinc (compuestos químicos que producen estructuras porosas sobre el material carbonoso).

“Estos agentes actúan como si un taladro se introdujera en el interior de la partícula, pues abren huecos”, precisa la profesora Liliana Giraldo Gutiérrez, directora de la tesis de maestría de Cantillo. Después se retiran los químicos y se somete el material a un proceso térmico.

“Según la literatura, el tratamiento se hace a 1.000 o 1.200 grados centígrados, pero nosotros disminuimos la temperatura a 700 grados. Esta reducción es sumamente beneficiosa en lo económico, porque así moderamos el consumo energético y los costos de producción del carbón activado”, explica.

Una vez producido, el siguiente paso es caracterizarlo; es decir, determinar qué capacidad tiene para retener diferentes contaminantes.

“Obtuvimos un carbón activado comparable con los comerciales. Es muy satisfactorio porque, teniendo un material difícil de tratar, en unas condiciones de temperatura más bajas y con concentraciones menores de los agentes químicos activantes, obtuvimos otro con buenas características de adsorción”, asevera la experta.

Aclara que el nuevo material solo tiene diferencias de composición de la química superficial con respecto a los que se consiguen en el mercado.

Este desarrollo es una buena alternativa para solucionar el problema de contaminación que provocan las llantas. Según la resolución del MADS, sus productores deben hacer un manejo ambiental adecuado de los desechos. De hecho, están en la obligación de formular, presentar e implementar sistemas de recolección selectiva y de gestión ambiental, algo que en muchos casos no se cumple.

Créditos:http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/inicio.html

Cocinas rurales producen aeropartículas potencialmente cancerígenas.

 
Facebooktwittergoogle_plusmail
9 de Enero del 2013
Se estima que las mujeres que utilizan leña para cocinar o calentar sus hogares inhalan aproximadamente 25 millones de litros de aire contaminado a lo largo de su vida.
En México, el uso de leña como un biocombustible para cocinar y calentar la vivienda es aproximadamente de 48 por ciento en áreas urbanas, y casi 70 por ciento en rurales, apuntó Stephanie Aldrighetti Báez, estudiante del posgrado en Ciencias Biológicas de la UNAM.
Los datos son resultado del proyecto “Caracterización orgánica de las aeropartículas emitidas en las cocinas rurales y su efecto potencial en la salud”, que desarrollan especialistas del Centro de Ciencias de la Atmósfera (CCA) de esta casa de estudios, en colaboración con sus pares del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER) y estudiantes de la Universidad Interserrana de Puebla.
Cada año, en el mundo se registran entre 1.5 millones y dos millones de muertes asociadas con la exposición a diversos biocombustibles. La contaminación intramuros por humo de estos últimos es uno de los 10 factores de riesgo más importantes para daños a la salud, en especial en países en desarrollo. En nuestro territorio “esta exposición crónica a partículas contaminantes es causa directa de problemas en el tracto respiratorio, tales como la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), el asma y el cáncer”, comentó Aldrighetti Báez.
La universitaria, quien desarrolla su tesis de maestría bajo la asesoría de Isabel Sada-Ovalle, del Laboratorio de Inmunología Integrativa del INER, indicó que se estima que 59 por ciento de los casos de tuberculosis pulmonar en áreas rurales, y 25 por ciento en urbanas, están asociados a la exposición del humo generado por la biomasa.
La quema de combustibles intramuros produce altos niveles de material particulado con diámetro de 10 micrómetros en un rango de 300 a tres mil microgramos por metro cúbico, y en el caso de partículas inferiores a 2.5 micrómetros, el nivel es de 256 microgramos por cada metro cúbico durante 24 horas.
“Algunos de los componentes básicos de estas partículas, asociadas a la mutagenicidad, son los hidrocarburos aromáticos policíclicos, resultado de una combustión incompleta asociada mayoritariamente con actividades antropogénicas y, en menor medida, a incendios forestales”.
Interesada en el área de la salud, y con su participación en este proyecto, la futura maestra en ciencias busca identificar los potenciales mecanismos inmunológicos que subyacen en la asociación epidemiológica entre la exposición a humo de leña y el desarrollo de tuberculosis pulmonar.
Al presentar el proyecto, que se aplica en comunidades de Zacatlán, en la Sierra Norte de Puebla, Irma Rosas, especialista en aerobiología del CCA, mencionó que las partículas biológicas nunca están solas, siempre van acompañadas de emisiones de combustibles de diferentes orígenes.
En la combustión de la leña está involucrado el polímero denominado lignina, pero ese proceso (combustión) es incompleto, lo que produce el desprendimiento de metales pesados y de compuestos del carbono, entre ellos, hidrocarburos, señaló.
Por lo regular, en la zona rural de Zacatlán utilizan el fogón para hacer las tortillas, pero también cuentan con otros sistemas para cocinar, como estufas de gas y con chimenea; en ocasiones emplean, a la par, los tres sistemas.
Al realizar las mediciones de carbono in situ, el monitor se saturó, “eran tantos los niveles de monóxido de carbono a los que están expuestas estas personas, que después no sabíamos cuál es la fuente más importante que altera su salud, si el monóxido, los hidrocarburos o los biogénicos”.
En tanto, Omar Amador, especialista en química atmosférica, también del CCA, explicó que uno de los propósitos del estudio es determinar los efectos, tanto de morbilidad como de mortalidad, con base en su tamaño y composición.
Entre más pequeñas son las partículas, llegan a regiones más profundas en el pulmón, pero son muchas las investigaciones que se han hecho en ciudades y pocos en zonas rurales, de ahí el interés de participar en este proyecto, comentó.
En este contexto, acotó, se analiza la fracción orgánica que constituye a las partículas, por debajo 2.5 micrómetros, que son las que impactan en la salud. “Sin embargo, también hacemos la caracterización cualitativa de la componente orgánica adherida a las partículas emitidas de la quema de biomasa”.
Se realizaron tres muestreos. “En laboratorio tenemos un método analítico validado que asegura la calidad de las mediciones, lo interesante de este proyecto es que empató con un desarrollo tecnológico que está en proceso de patente, eficiente y rápido”.
Boletín UNAM-DGCS-018
Ciudad Universitaria.
La exposición a ellas es causa directa de afecciones en el tracto respiratorio, asociadas a EPOC, asma y cáncer.

La exposición a ellas es causa directa de afecciones en el tracto respiratorio, asociadas a EPOC, asma y cáncer.

9 de Enero del 2013

Se estima que las mujeres que utilizan leña para cocinar o calentar sus hogares inhalan aproximadamente 25 millones de litros de aire contaminado a lo largo de su vida.

En México, el uso de leña como un biocombustible para cocinar y calentar la vivienda es aproximadamente de 48 por ciento en áreas urbanas, y casi 70 por ciento en rurales, apuntó Stephanie Aldrighetti Báez, estudiante del posgrado en Ciencias Biológicas de la UNAM.

Los datos son resultado del proyecto “Caracterización orgánica de las aeropartículas emitidas en las cocinas rurales y su efecto potencial en la salud”, que desarrollan especialistas del Centro de Ciencias de la Atmósfera (CCA) de esta casa de estudios, en colaboración con sus pares del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER) y estudiantes de la Universidad Interserrana de Puebla.

Cada año, en el mundo se registran entre 1.5 millones y dos millones de muertes asociadas con la exposición a diversos biocombustibles. La contaminación intramuros por humo de estos últimos es uno de los 10 factores de riesgo más importantes para daños a la salud, en especial en países en desarrollo. En nuestro territorio “esta exposición crónica a partículas contaminantes es causa directa de problemas en el tracto respiratorio, tales como la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), el asma y el cáncer”, comentó Aldrighetti Báez.

La universitaria, quien desarrolla su tesis de maestría bajo la asesoría de Isabel Sada-Ovalle, del Laboratorio de Inmunología Integrativa del INER, indicó que se estima que 59 por ciento de los casos de tuberculosis pulmonar en áreas rurales, y 25 por ciento en urbanas, están asociados a la exposición del humo generado por la biomasa.

La quema de combustibles intramuros produce altos niveles de material particulado con diámetro de 10 micrómetros en un rango de 300 a tres mil microgramos por metro cúbico, y en el caso de partículas inferiores a 2.5 micrómetros, el nivel es de 256 microgramos por cada metro cúbico durante 24 horas.

“Algunos de los componentes básicos de estas partículas, asociadas a la mutagenicidad, son los hidrocarburos aromáticos policíclicos, resultado de una combustión incompleta asociada mayoritariamente con actividades antropogénicas y, en menor medida, a incendios forestales”.

Interesada en el área de la salud, y con su participación en este proyecto, la futura maestra en ciencias busca identificar los potenciales mecanismos inmunológicos que subyacen en la asociación epidemiológica entre la exposición a humo de leña y el desarrollo de tuberculosis pulmonar.

Al presentar el proyecto, que se aplica en comunidades de Zacatlán, en la Sierra Norte de Puebla, Irma Rosas, especialista en aerobiología del CCA, mencionó que las partículas biológicas nunca están solas, siempre van acompañadas de emisiones de combustibles de diferentes orígenes.

En la combustión de la leña está involucrado el polímero denominado lignina, pero ese proceso (combustión) es incompleto, lo que produce el desprendimiento de metales pesados y de compuestos del carbono, entre ellos, hidrocarburos, señaló.

Por lo regular, en la zona rural de Zacatlán utilizan el fogón para hacer las tortillas, pero también cuentan con otros sistemas para cocinar, como estufas de gas y con chimenea; en ocasiones emplean, a la par, los tres sistemas.

Al realizar las mediciones de carbono in situ, el monitor se saturó, “eran tantos los niveles de monóxido de carbono a los que están expuestas estas personas, que después no sabíamos cuál es la fuente más importante que altera su salud, si el monóxido, los hidrocarburos o los biogénicos”.

En tanto, Omar Amador, especialista en química atmosférica, también del CCA, explicó que uno de los propósitos del estudio es determinar los efectos, tanto de morbilidad como de mortalidad, con base en su tamaño y composición.

Entre más pequeñas son las partículas, llegan a regiones más profundas en el pulmón, pero son muchas las investigaciones que se han hecho en ciudades y pocos en zonas rurales, de ahí el interés de participar en este proyecto, comentó.

En este contexto, acotó, se analiza la fracción orgánica que constituye a las partículas, por debajo 2.5 micrómetros, que son las que impactan en la salud. “Sin embargo, también hacemos la caracterización cualitativa de la componente orgánica adherida a las partículas emitidas de la quema de biomasa”.

Se realizaron tres muestreos. “En laboratorio tenemos un método analítico validado que asegura la calidad de las mediciones, lo interesante de este proyecto es que empató con un desarrollo tecnológico que está en proceso de patente, eficiente y rápido”.

Boletín UNAM-DGCS-018

Ciudad Universitaria.

Buscan mejorar tratamiento de aguas residuales.

 
Facebooktwittergoogle_plusmail
8 de Enero del 2013
En la UN en Manizales se trabaja en el fototratamiento de agua residual industrial mediante la modificación de óxido de titanio, un material catalítico que se activa a través de una fuente de luz.
Para industrias como la alimenticia, farmacéutica, de plásticos y en general de insumos químicos con resinas fenólicas, se está desarrollando un método para descontaminar las aguas que tienen contenido de colorantes y fenoles, los cuales son compuestos altamente tóxicos.
Para este proyecto, Sandra Milena López Zamora, estudiante de la Maestría en Ingeniería Química de la Sede Manizales, está realizando la síntesis y caracterización de óxido de titanio (TiO2) modificado con metales para mejorar su desempeño en la degradación de contaminantes.
“La desventaja que tiene el TiO2 es que solo actúa en luz ultravioleta, la cual representa apenas un 5% del espectro solar y no se puede aprovechar la luz visible, por tanto si se logra ampliar la fracción de luz utilizada será posible emplear el Sol en los procesos de degradación de aguas residuales”, indicó la investigadora.
Bajo esta perspectiva se trabaja con fotocatálisis aprovechando una fuente de luz (que puede ser el Sol o una lámpara) y un material catalítico, con lo cual se logra llevar el contaminante a estados menos fuertes e incluso degradarlo completamente.
“Lo ideal es rebajar los niveles de demanda química de oxígeno o conseguir la mineralización completa, es decir, que se convierta en agua y CO2 que no contaminan”, expresó López Zamora.
El trabajo en el laboratorio consiste en probar ciertos metales para modificar el óxido de titanio y saber cuál actúa mejor en cada proceso, tanto para la degradación de fenoles como para la de colorantes.
Para ello, se toma el material fotocatalítico que se activa con luz; en este caso es un polvo que se le aplica al agua que se desea tratar, se agrega un oxidante que puede ser aire o agua oxigenada y se ubica bajo la fuente de luz.
“Colombia tiene la ventaja de contar con buena cantidad de Sol todo el año porque no hay estaciones, lo que generaría un ahorro energético con el uso de luz directa; y cuando es de noche se podría trabajar con lámparas que se consiguen fácilmente en el comercio, las cuales disminuyen la duración del proceso”, precisó la estudiante de Maestría.
Esta investigación, en la que también están participando grupos de investigación de la Universidad Eafit de Medellín y la Universidad Tecnológica de Lodz en Polonia, ya fue presentada en Italia en un evento de la Federación europea de catálisis, así como en un congreso en Corea. En ambas instancias fue recibida con beneplácito por la comunidad científica.
Crédito: http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/inicio.html
Se trabaja en el tratamiento de agua residual con colorantes y fenoles.

Se trabaja en el tratamiento de agua residual con colorantes y fenoles.

8 de Enero del 2013

En la UN en Manizales se trabaja en el fototratamiento de agua residual industrial mediante la modificación de óxido de titanio, un material catalítico que se activa a través de una fuente de luz.

Para industrias como la alimenticia, farmacéutica, de plásticos y en general de insumos químicos con resinas fenólicas, se está desarrollando un método para descontaminar las aguas que tienen contenido de colorantes y fenoles, los cuales son compuestos altamente tóxicos.

Para este proyecto, Sandra Milena López Zamora, estudiante de la Maestría en Ingeniería Química de la Sede Manizales, está realizando la síntesis y caracterización de óxido de titanio (TiO2) modificado con metales para mejorar su desempeño en la degradación de contaminantes.

“La desventaja que tiene el TiO2 es que solo actúa en luz ultravioleta, la cual representa apenas un 5% del espectro solar y no se puede aprovechar la luz visible, por tanto si se logra ampliar la fracción de luz utilizada será posible emplear el Sol en los procesos de degradación de aguas residuales”, indicó la investigadora.

Bajo esta perspectiva se trabaja con fotocatálisis aprovechando una fuente de luz (que puede ser el Sol o una lámpara) y un material catalítico, con lo cual se logra llevar el contaminante a estados menos fuertes e incluso degradarlo completamente.

“Lo ideal es rebajar los niveles de demanda química de oxígeno o conseguir la mineralización completa, es decir, que se convierta en agua y CO2 que no contaminan”, expresó López Zamora.

El trabajo en el laboratorio consiste en probar ciertos metales para modificar el óxido de titanio y saber cuál actúa mejor en cada proceso, tanto para la degradación de fenoles como para la de colorantes.

Para ello, se toma el material fotocatalítico que se activa con luz; en este caso es un polvo que se le aplica al agua que se desea tratar, se agrega un oxidante que puede ser aire o agua oxigenada y se ubica bajo la fuente de luz.

“Colombia tiene la ventaja de contar con buena cantidad de Sol todo el año porque no hay estaciones, lo que generaría un ahorro energético con el uso de luz directa; y cuando es de noche se podría trabajar con lámparas que se consiguen fácilmente en el comercio, las cuales disminuyen la duración del proceso”, precisó la estudiante de Maestría.

Esta investigación, en la que también están participando grupos de investigación de la Universidad Eafit de Medellín y la Universidad Tecnológica de Lodz en Polonia, ya fue presentada en Italia en un evento de la Federación europea de catálisis, así como en un congreso en Corea. En ambas instancias fue recibida con beneplácito por la comunidad científica.

Crédito: http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/inicio.html

Desarrollan en la UNAM pomada de propóleos para combatir micosis en animales.

 
Facebooktwittergoogle_plusmail
20 de Diciembre del 2012
Un producto de interés para la medicina y la industria farmacéutica es el propóleos, resina natural elaborada por las abejas, cuya función es recubrir las fisuras que se producen en sus panales; se le atribuyen efectos antiinflamatorios, inmunoestimulantes, hepatoprotectores, carcinoestáticos, antibacterianos, antivirales, anestésicos, de regeneración tisular y antifúngicos, principalmente.
En esta última propiedad centran sus estudios investigadores de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Cuautitlán de la UNAM, encabezados por Tonatiuh Cruz y Amparo Londoño, que han desarrollado una pomada que, en combinación con otros productos, también elaborados con la sustancia (jabón sólido o líquido y champú), eliminan hongos causantes de enfermedades en la piel de algunas especies animales.
Además, el ungüento ha sido probado con éxito en humanos, por lo que los universitarios, basados en evidencias científicas, trabajan en el registro de su desarrollo como medicamento, y no sólo como un producto natural.
El propóleos es considerado uno de los mejores antibióticos naturales contra bacterias y parásitos como tricomonas vaginales, candida y estafilococo, así como en aquellos hongos causantes de tiñas. En laboratorio, los investigadores observaron que al colocar una dilución de la resina en las micosis en estudio, se deformó su pared y membrana celular.
Para eliminarla en piel de animales, la pomada se elaboró a base de las concentraciones que Amparo Londoño obtuvo del estudio con cepas micóticas, y en las formulaciones sugeridas por Liborio Carrillo, otro de los investigadores de esa unidad multidisciplinaria que participan en el proyecto.
El desarrollo ha sido probado con resultados positivos sobre Staphylococcus aureus (causante de mastitis) en bovinos, así como en dermatofitos (tiñas) en perros y caballos. Estos últimos fueron sometidos a protocolos de investigación y se les realizaron evaluaciones antes y después de higienizar la zona afectada con un jabón comercial a base de la misma sustancia natural, para posteriormente aplicar, por vía tópica, la pomada elaborada por los universitarios, con recuperación total.
El propósito de esta indagación, explicó Tonatiuh Cruz, es tratar y prevenir ese padecimiento en bovinos, cánidos y equinos, principalmente; pero también prueban el uso en enfermedades que afectan a conejos, ovinos, cerdos y especies silvestres como ajolotes afectados por Saprolegnia, “hongo que provoca que se enlamen y mueran”.
“Esta enfermedad afecta a 50 por ciento de los ajolotes, los tratamientos que les dan son de violeta de genciana o naranja de acridina, o algún antimicótico en pomada, lo que provoca que se irriten y mueran”, indicó.
En las pruebas de laboratorio se evaluó la actividad del propóleos y del itraconazol, antimicótico para ese hongo, y se observó que el primero lo inhibió en mayor medida.
Londoño es la encargada del estudio químico para determinar los componentes de la resina natural, producida en apiarios de la FES Cuautitlán, así como de los estados de Puebla, Guanajuato, Querétaro y Veracruz.
Como parte de esos análisis, los investigadores determinaron que por sus componentes, el producido en la entidad universitaria tiene buena actividad antifúngica, entre otras propiedades.
Se ha observado que el tratamiento tópico, previo lavado de la zona afectada con un jabón a base de esa resina natural, por un lapso de entre dos o tres semanas, permite que los animales se curen. “También, hemos manejado heridas y lesiones cutáneas en personas, que se han recuperado totalmente”.
Cruz apuntó que este producto también tiene un factor de crecimiento, demostrado en pollos, conejos, becerros y cerdos. Si se administra constantemente en dosis pequeñas, podrían desarrollarse mejor y se evitaría el suministro de hormonas y vitaminas para acelerar ese proceso.
En el país, la producción de propóleos, a diferencia de la miel, no es muy grande, por lo que con este proyecto se pretende estimular su obtención y uso, “pero también generarlo químicamente a través de los extractos de plantas que sirven de alimento a las abejas”, añadió.
Por último, detalló que el plus de la pomada elaborada por los universitarios son los estudios de control microbiológico y de estabilidad a los que se somete, que se aplicarán al jabón sólido y liquido, así como al champú, que aún se encuentran en fase de prototipo para estar en posibilidades de ofrecer productos de calidad, respaldados por esta casa de estudios.
Boletín UNAM-DGCS-782
Ciudad Universitaria.
Basados en evidencias científicas, los universitarios trabajan en su registro como medicamento, y no sólo como un producto natural.

Basados en evidencias científicas, los universitarios trabajan en su registro como medicamento, y no sólo como un producto natural.

20 de Diciembre del 2012

Un producto de interés para la medicina y la industria farmacéutica es el propóleos, resina natural elaborada por las abejas, cuya función es recubrir las fisuras que se producen en sus panales; se le atribuyen efectos antiinflamatorios, inmunoestimulantes, hepatoprotectores, carcinoestáticos, antibacterianos, antivirales, anestésicos, de regeneración tisular y antifúngicos, principalmente.

En esta última propiedad centran sus estudios investigadores de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Cuautitlán de la UNAM, encabezados por Tonatiuh Cruz y Amparo Londoño, que han desarrollado una pomada que, en combinación con otros productos, también elaborados con la sustancia (jabón sólido o líquido y champú), eliminan hongos causantes de enfermedades en la piel de algunas especies animales.

Además, el ungüento ha sido probado con éxito en humanos, por lo que los universitarios, basados en evidencias científicas, trabajan en el registro de su desarrollo como medicamento, y no sólo como un producto natural.

El propóleos es considerado uno de los mejores antibióticos naturales contra bacterias y parásitos como tricomonas vaginales, candida y estafilococo, así como en aquellos hongos causantes de tiñas. En laboratorio, los investigadores observaron que al colocar una dilución de la resina en las micosis en estudio, se deformó su pared y membrana celular.

Para eliminarla en piel de animales, la pomada se elaboró a base de las concentraciones que Amparo Londoño obtuvo del estudio con cepas micóticas, y en las formulaciones sugeridas por Liborio Carrillo, otro de los investigadores de esa unidad multidisciplinaria que participan en el proyecto.

El desarrollo ha sido probado con resultados positivos sobre Staphylococcus aureus (causante de mastitis) en bovinos, así como en dermatofitos (tiñas) en perros y caballos. Estos últimos fueron sometidos a protocolos de investigación y se les realizaron evaluaciones antes y después de higienizar la zona afectada con un jabón comercial a base de la misma sustancia natural, para posteriormente aplicar, por vía tópica, la pomada elaborada por los universitarios, con recuperación total.

El propósito de esta indagación, explicó Tonatiuh Cruz, es tratar y prevenir ese padecimiento en bovinos, cánidos y equinos, principalmente; pero también prueban el uso en enfermedades que afectan a conejos, ovinos, cerdos y especies silvestres como ajolotes afectados por Saprolegnia, “hongo que provoca que se enlamen y mueran”.

“Esta enfermedad afecta a 50 por ciento de los ajolotes, los tratamientos que les dan son de violeta de genciana o naranja de acridina, o algún antimicótico en pomada, lo que provoca que se irriten y mueran”, indicó.

En las pruebas de laboratorio se evaluó la actividad del propóleos y del itraconazol, antimicótico para ese hongo, y se observó que el primero lo inhibió en mayor medida.

Londoño es la encargada del estudio químico para determinar los componentes de la resina natural, producida en apiarios de la FES Cuautitlán, así como de los estados de Puebla, Guanajuato, Querétaro y Veracruz.

Como parte de esos análisis, los investigadores determinaron que por sus componentes, el producido en la entidad universitaria tiene buena actividad antifúngica, entre otras propiedades.

Se ha observado que el tratamiento tópico, previo lavado de la zona afectada con un jabón a base de esa resina natural, por un lapso de entre dos o tres semanas, permite que los animales se curen. “También, hemos manejado heridas y lesiones cutáneas en personas, que se han recuperado totalmente”.

Cruz apuntó que este producto también tiene un factor de crecimiento, demostrado en pollos, conejos, becerros y cerdos. Si se administra constantemente en dosis pequeñas, podrían desarrollarse mejor y se evitaría el suministro de hormonas y vitaminas para acelerar ese proceso.

En el país, la producción de propóleos, a diferencia de la miel, no es muy grande, por lo que con este proyecto se pretende estimular su obtención y uso, “pero también generarlo químicamente a través de los extractos de plantas que sirven de alimento a las abejas”, añadió.

Por último, detalló que el plus de la pomada elaborada por los universitarios son los estudios de control microbiológico y de estabilidad a los que se somete, que se aplicarán al jabón sólido y liquido, así como al champú, que aún se encuentran en fase de prototipo para estar en posibilidades de ofrecer productos de calidad, respaldados por esta casa de estudios.

Boletín UNAM-DGCS-782

Ciudad Universitaria.