Tag Archives: oms

PROMOVER MEDIDAS DE PREVENCIÓN, CRUCIAL PARA COMBATIR EL CÁNCER EN MÉXICO

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

cancerenmexicoEl cáncer es la principal causa de muerte alrededor del mundo. De no asumir las medidas preventivas adecuadas, la Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que en 2030 habrá más de 13 millones de defunciones provocadas por tumores malignos.

En México, el reto principal es promover la cultura de la prevención entre la población para atender etapas tempranas y garantizar un tratamiento oportuno, planteó Alejandro Zentella Dehesa, investigador del Programa de Investigación Biomédica en Cáncer de Mama, del Instituto de Investigaciones Biomédicas (IIBm) de la UNAM.

La educación y la difusión de información con sustento científico son cruciales para aminorar los estragos causados por los tumores malignos, tercera causa de muerte entre la población nacional, después de las enfermedades cerebrovasculares y padecimientos metabólicos.

La detección reduciría los costos de los tratamientos y se garantizaría una mejor calidad de vida para los pacientes, expuso en ocasión del Día Mundial contra el Cáncer, que desde el 2000 se conmemora cada 4 de febrero.

En la UNAM, más de 100 investigadores y académicos desarrollan indagaciones para comprender los mecanismos del padecimiento y proponer alternativas terapéuticas para atender distintos tipos de displasias. Por ejemplo, se instrumentó el referido Programa de Investigación Biomédica en Cáncer de Mama, al que se han integrado especialistas de otras dependencias e incluso de los institutos nacionales de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán (INCMSZ), Cancerología (INCan) y de Enfermedades Respiratorias (INER), detalló.

Por la relevancia de los trabajos de otros grupos universitarios en el rubro se ha planteado la creación de un centro de investigación en cáncer, señaló Zentella Dehesa, quien detalló que la instancia coordinaría proyectos impulsados por integrantes del IIBm, del Instituto de Fisiología Celular (IFC) y las facultades de Medicina (FM) y de Estudios Superiores (FES) Iztacala, entre otras, a partir de la colaboración creciente y cercana con institutos nacionales de salud y hospitales.

La patente de un fármaco para frenar el crecimiento de tumores malignos es ejemplo de la importancia de generar vínculos con otras instancias. En el desarrollo participaron integrantes de la FES, la FM y del IIBm, en conjunto con el INCMSZ y el INcan, dijo.

Cifras

En México, el cáncer de mama es la primera causa de mortalidad entre la población femenina, con más de cinco mil defunciones anuales. En 2011, murieron 14 mujeres por día tras perder la batalla contra esta afección, considerada un problema de salud pública.

Las mexicanas también se ven afectadas por tumores malignos del cuello del útero, el hígado y las vías biliares, que en el año referido produjeron 36 mil 497 fallecimientos.

Entre los hombres, el cáncer de próstata provoca el mayor número de defunciones, seguido de las displasias de tráquea, bronquios y pulmón. En 2011, más de 34 mil varones perecieron por estas causas.

Un mal que puede evitarse
El cáncer es un proceso de crecimiento y diseminación incontrolado de células anormales capaces de invadir partes adyacentes del cuerpo o propagarse a órganos vitales, en un proceso conocido como metástasis.

El tipo de alimentación, el ejercicio, el consumo de tabaco o alcohol y la actividad laboral aumentan o disminuyen el riesgo de padecer afecciones oncológicas.

Más del 30 por ciento de las neoplasias y formas tempranas de cáncer pueden evitarse con un estilo de vida saludable o inmunización contra infecciones que aumentan el riesgo de padecerlas. Otras pueden ser detectadas de forma temprana, tratadas y curadas. Incluso en fase terminal es posible aliviar el sufrimiento del paciente con cuidados y tratamientos adecuados.

De esta manera, la Universidad contribuye en este aspecto al realizar investigación básica y aplicada, al educar a los profesionales de la salud y al difundir información entre los mexicanos.

Créditos: UNAM-DGCS-068-2014

Medicina alternativa: entre lo tradicional y lo convencional

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

“El problema se suscita cuando personas que no tienen una formación académica realizan este tipo de tratamientos”: Betty Peña.
“El problema se suscita cuando personas que no tienen una formación académica realizan este tipo de tratamientos”: Betty Peña.

26 de febrero de 2012
Las terapias alternativas han generado un debate a nivel internacional que atrae diversas opiniones entre los expertos, quienes también hablaron en el programa UN Análisis* de UN Radio.

Para la Organización Mundial de la Salud, la medicina alternativa y complementaria corresponde a prácticas que no hacen parte del sistema dominante de salud. En Colombia, se definen como medicinas tradicionales la china, la ayurvédica, la naturopatía y la homeopática; ya como alternativas se incluyen la acupuntura, la moxibustión, las terapias manuales y los ejercicios terapéuticos.

Betty Peña, enfermera docente de la Facultad de Enfermería de la Universidad Nacional de Colombia, experta en Bioética, explicó que “el problema se suscita cuando personas que no tienen una formación académica ni en el sector especializado ni en la base terapéutica (en este caso médicos) realizan este tipo de tratamientos, porque generan desconfianza”.

Precisamente, la bioética no se opone a ningún avance de la ciencia, pero contrasta con las comunidades la forma del abordaje de los científicos y la situación de la población, porque son muy diferentes en distintos países.

Carlos Vásquez, médico y candidato a magíster en Medicina Alternativa de la Universidad Nacional de Colombia, precisó que “estas terapias se basan en conceptos y filosofías distintas, en una manera diferente de enfocar y clasificar la enfermedad, por lo tanto, de orientar su diagnóstico y prevención de las enfermedades”.

En España, por ejemplo, existe el debate sobre las técnicas naturales; los defensores niegan el efecto placebo y discrepan sobre la necesidad de regular el tema.

Al respecto, Montserrat Gayá, miembro de la junta directiva del Colegio Oficial de Médicos de Barcelona, señaló que “hay un informe de terapias naturales donde se incluye que son dirigidas al bienestar del paciente, como la medicina naturista, homeopática, acupuntura, tradicional china, entre otras, que son clasificadas como tratamientos que pueden ser integrados a la medicina tradicional, pero no están incluidos en el sistema de salud público”.

Asimismo, hay un informe del Ministerio de Sanidad español, el cual asegura que pocas terapias naturales han resultado eficaces en situaciones clínicas concretas, mediante la aplicación de métodos científicos; por esta razón, se busca un decreto para reglamentar dichos procesos.

Gayá destacó, sin embargo, que “la ausencia de demostración de la validez no debe ser considerada como un sinónimo de ineficacia porque muchos pacientes requieren cierto grado de satisfacción por la mejoría de los síntomas, lo que de alguna manera compensa un poco el rechazo que se pueda tener sobre estos procedimientos”.

La medicina convencional y la complementaria se diferencian de los instrumentos y el modo de tratamiento que se utiliza para los diversos síntomas o enfermedades del ser humano.

En ese sentido, Roberto Abitbol, responsable de relaciones institucionales y portavoz de la Asociación de Profesionales de las Terapias Naturales (Aptn_Cofenat) en España, precisó: “Nosotros reivindicamos la regulación no solo de las terapias naturales sino de los profesionales, porque antes nadie quería escuchar esta opción por considerar que no tenía ningún efecto, ahora cuestionan y retan a quienes puedan ejercerla”.

Aun así, en Colombia estas terapias ingresaron al Sistema de Salud a través de la Ley de Talento Humano, la cual presenta un sinfín de alternativas, entre ellas algunas no reconocidas, debido a los escasos conocimientos de los médicos alópatas.

Finalmente, la médica Gloria Elena Casas, magíster en Medicina Alternativa e integrante de la Asociación Colombiana de Homeopatía (Ascohom), señaló que, “tristemente, la homeopatía, la terapia neural, la osteopatía y la acupuntura no son tenidas en cuenta; ojalá el 100% de los médicos convencionales supieran qué son, cómo funcionan y se manejan, para no hacernos la guerra sino el amor. Todos dedicados a lo mismo: el bienestar del paciente”.

*Escuche UN Análisis de lunes a viernes a partir de las 7:30 p.m. por UN Radio (98.5 FM en Bogotá – 100.4 FM en Medellín) o en la página www.unradio.unal.edu.co.

Créditos: agenciadenoticias.unal.edu.co

Enfermedades desatendidas, plaga entre pobres del mundo

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

De acuerdo con la OMS, cerca de 1.000 millones de personas en el mundo sufren de al menos una enfermedad desatendida.
De acuerdo con la OMS, cerca de 1.000 millones de personas en el mundo sufren de al menos una enfermedad desatendida.

12 de enero de 2012
Peste, Chagas, leishmaniasis cutánea y visceral, oncocercosis, dengue y rabia humana hacen parte de las enfermedades olvidadas o de la pobreza.

Las afecciones parasitarias e infecciosas hacen parte del grupo de enfermedades desatendidas, olvidadas o de la pobreza, según las clasifica la Organización Panamericana de la Salud (OPS). El interés por desarrollar y fortalecer la investigación clínica y farmacéutica es limitado, y la innovación en métodos diagnósticos eficaces y económicos es bastante escasa. Tienen como característica común la poca inversión para su control y manejo.

Para la Organización Mundial de la Salud (OMS), la importancia de las enfermedades desatendidas (ED) radica en su impacto y persistencia en las poblaciones pobres o marginales, además de sus efectos secundarios en el mejoramiento de las condiciones de salud de los enfermos no atendidos oportunamente y con herramientas terapéuticas seguras y eficaces.

Según la OMS, alrededor de 1.000 millones de personas en el mundo sufren de al menos una ED. Estimaciones de su carga total, comparada con la de VIH/sida, malaria y tuberculosis, permite ubicarlas como un problema importante en el panorama mundial.

Dentro del grupo de ED incluidas por la OMS se encuentran la lepra o enfermedad de Hansen, leptospirosis, peste, tracoma, úlcera de Buruli, enfermedad de Chagas, tripanosomiasis africana (enfermedad del sueño), leishmaniasis cutánea y visceral, oncocercosis, dengue, rabia humana, dracunculiasis, fasciolasis hepática, cólera, esquistosomiasis, filariasis linfática, geohelmintiasis y accidente ofídico.

La OPS incluye algunas enfermedades como sífilis congénita, micosis superficiales, bartonelosis, enterobiosis y toxocariosis. Todas con evidencia de transmisión en Colombia, a excepción de la esquistosomiasis y úlcera de Buruli, de las que no se han registrado casos en el país, y de la tripanosomiasis africana, de la cual no existe el vector transmisor del parásito en el territorio nacional.

Escenario local

Una de las dificultades para determinar la situación en Colombia radica en que solo algunas ED son de notificación obligatoria, entre ellas: rabia humana, accidente ofídico, sífilis congénita, cólera, dengue, leishmaniasis, difteria, carbunco, las transmitidas por alimentos, enfermedad de Chagas, peste y lepra.

De estas, las que mayor incidencia tienen son dengue (que ubica al país como el tercero en América Latina con mayor número de casos), exposición rábica y leishmaniasis. Las estimaciones para el 2010 indican cerca de 18 millones de casos de parasitosis intestinal y unos 22.000 de leishmaniasis.

Según el último censo, realizado por el DANE en el 2005, el 27,7% de la población colombiana presenta Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI) cercanas al 100%, y es en las regiones apartadas de los grandes centros urbanos donde confluyen todos los elementos para que las ED persistan. Asimismo, en el 2008, el 46% de los colombianos se encontraba por debajo de la línea de pobreza y el 17,8% en condición de indigencia.

Sin embargo, este no es el único factor de riesgo. Es necesario contemplar las inequidades en la cobertura de los programas de atención en salud, en las que se evidencia que las minorías étnicas (indígenas y afrodescendientes), los niños y las mujeres son los más afectados.

Estigmas

La mayoría de estos males dejan secuelas a largo plazo, como el caso de la elefantiasis en las filariosis. Algunas, en su etapa crónica, presentan manifestaciones con considerables costos económicos para el paciente y el sistema de salud.

En el mundo ha surgido interés por abordar el tema dentro del contexto del cumplimiento de los Derechos Humanos. En Colombia, el entonces Ministerio de la Protección Social expidió la Resolución 412 de 2000, la cual incluyó algunas de estas patologías. Su actualización, en el 2006, permitió incluir otras como la tripanosomiasis americana o enfermedad de Chagas.

En el 2009, la OPS, de la cual Colombia hace parte, aprobó la Resolución Eliminación de las enfermedades desatendidas y otras infecciones relacionadas con la pobreza. Se reconoció que su eliminación o reducción drástica es factible con los instrumentos disponibles, por lo que los Estados miembros se comprometieron a llevarlas hasta un nivel en donde no se consideren un problema de salud pública en el 2015.

El esfuerzo de los investigadores, la academia y algunas agencias no gubernamentales ha permitido la inclusión de estas ED en la agenda sanitaria internacional, reflejada en una mayor inversión financiera, el desarrollo de medicamentos seguros y pruebas diagnósticas rápidas de bajo costo, para áreas remotas y con difícil acceso o políticamente inestables.

Créditos: agenciadenoticias.unal.edu.co

Diversidad del Leishmania dificulta hallazgo de una cura

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Esta enfermedad es provocada por el parásito Leishmania.
Esta enfermedad es provocada por el parásito Leishmania.

22 de diciembre de 2011

Según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la leishmaniasis es una enfermedad infecciosa que afecta, aproximadamente, a 12 millones de personas en 88 países del mundo.

La enfermedad es provocada por el parásito Leishmania, cuya diversidad genética ha sido estudiada por investigadores de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres (London School of Hygiene & Tropical Medicine, LSHTM), entre los que se encuentran Martin Llewellyn, quien hace parte del Grupo de Investigación de Epidemiología Molecular de Patógenos de esta entidad.

“Trabajamos en la epidemiología molecular para tratar de entender su diversidad genética, su transmisión y el tipo de enfermedad que  puede causar en distintas situaciones, en diferentes lugares de Suramérica”, explicó  Llewellyn.

“Nosotros definimos la diversidad genética de la leishmaniasis de acuerdo con las distintas enfermedades que causa el Leishmania, porque hay un tipo de esta enfermedad que es visceral; otro, que es peligroso y que causa la morbilidad; uno más, prevalente en Suramérica, que es cutáneo; y  otro, que es mucocutáneo, una de las infecciones tropicales más horribles que hay”, agregó el científico.

Los estudios han revelado información acerca de las distintas cepas del parásito y de los diferentes vectores que se pueden usar para el control, la intervención médica y profiláctica. Además, han servido para conocer la resistencia a las drogas que usan para el Leishmania. Se ha hecho un mapa donde están las cepas resistentes y cuáles medicamentos hay que usar de acuerdo con los lugares y la situación.

A pesar de los avances, Llewellyn aún es realista con respecto al fin de esta enfermedad. “Es difícil decir que estamos cerca de una cura por tantas y distintas especies; son cerca de 10 especies distintas de parásito y 2 subgéneros. 7 de ellas están cambiando a cada rato”, concluyó.

El especialista hizo su intervención durante el curso ‘Genómica de las enfermedades infecciosas, una herramienta pública’ llevado a cabo recientemente en la UN en Bogotá.

Créditos: agenciadenoticias.unal.edu.co

Desarrollan en la UNAM cuatro vacunas de segunda generación contra la tuberculosis

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Yolanda López Vidal, profesora de la Facultad de Medicina de la UNAM.
Yolanda López Vidal, profesora de la Facultad de Medicina de la UNAM.

13 de diciembre de 2011

• Yolanda López Vidal, de la Facultad de Medicina, fue reconocida con el Premio Ciudad Capital Heberto Castillo 2011, en la categoría de Científicas Mexicanas Destacadas

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de 200 millones de personas en el orbe están infectadas con tuberculosis, que afecta a los pulmones y es causada por la bacteria Mycobacterium tuberculosis. En 2009, murieron 1.7 millones de personas por esta causa, lo que equivale a unos cuatro mil 700 decesos al día.

La enfermedad es considerada como pandemia mundial. De los 15 países con las tasas de incidencia más altas, se estima que 13 están en África, mientras que un tercio de los casos nuevos se producen en China e India.

Yolanda López Vidal, profesora de la Facultad de Medicina (FM) de la UNAM, y ganadora del Premio Ciudad Capital Heberto Castillo 2011, en la categoría de Científicas Mexicanas Destacadas, analiza las características del padecimiento, con la finalidad de desarrollar mejores tratamientos.

La integrante del Departamento de Microbiología y Parasitología de la facultad, subrayó que, entre las contribuciones del grupo de expertos que encabeza, están la secuenciación del genoma del bacilo de Calmette Guérin (BCG) México 1931, usado contra la tuberculosis; el análisis de las inmunizaciones disponibles en el mundo y de la disminución de la eficacia de la BCG, y el diseño de cuatro vacunas recombinantes.

Se ha demostrado que la inmunización con BCG disponible es eficiente contra las formas graves de la enfermedad meningea y miliar.

Las alternativas de inoculaciones de segunda generación, a la que pertenecen los modelos desarrollados en la UNAM, tienen la capacidad de generar antígenos con una mayor respuesta inmunitaria, para proteger con más eficacia a las personas en riesgo de sufrir el padecimiento.

En la investigación, se manipuló el material genético con el fin de fortalecerlo. En modelos in vitro en animales, se ha demostrado que estas vacunas son superiores a la BCG, estableció.

Los prototipos están en fase primaria y se clasifican en prevención. Actualmente, están por valorarse en bovinos y cabras, también susceptibles a la enfermedad. Si las pruebas son exitosas, el siguiente paso serán las fases previas a su utilización en humanos, explicó.

Las aportaciones respectivas han coadyuvado en la formación de estudiantes como investigadores independientes, quienes orientan sus trabajos en líneas complementarias o continúan los proyectos ya desarrollados por el equipo.

La consejera para vacunas contra la tuberculosis en la OMS, informó que el Programa de Inmunología Molecular Microbiana de la FM, establecerá lazos de cooperación con Biológicos y Reactivos de México (Birmex), en la producción de la cepa BCG analizada, secuenciada en su totalidad en el laboratorio de investigación que dirige.

Trayectoria

López Vidal decidió estudiar las enfermedades infecciosas desde la infancia, motivada por sus padres, quienes le inculcaron el sentido de curiosidad por lo que sucedía a su alrededor.

En su formación profesional, realizó la estancia de servicio social, tesis de licenciatura y maestría en Ciencias Médicas, en el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán (INCMNSZ). En el extranjero, cursó el doctorado y posdoctorado, para después incorporarse a la Facultad de Medicina de la UNAM.

En 1983, durante su formación de inmunología en el laboratorio de investigación del INCMNSZ, se planteó el problema de la tuberculosis. “De ahí quedé muy motivada con sus características y, sobre todo, lo que podría desarrollarse para describir y diseñar pruebas de diagnostico, así como tratamientos novedosos”, recordó.

Respecto al Premio Heberto Castillo, consideró un honor ser distinguida con un reconocimiento que lleva el nombre de un personaje claro, objetivo, y con aportaciones muy trascendentes en su ámbito.

Créditos: unam.mx/boletin/734/2011