Tag Archives: Geología

Restos fósiles de un pliosaurio de 9.9 metros ven la luz

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

restosfosilespliosaurioBogotá D. C., feb. 21 de 2014 – Agencia de Noticias UN- Su cabeza, aplanada como la de un cocodrilo, mide 2,7 metros y conserva los dientes que llegan a medir hasta 20 centímetros. El hallazgo del gigante prehistórico se realizó en Sáchica (Boyacá).

Los restos de este pliosaurio se desenterraron gracias a la financiación de Ecopetrol, a datos suministrados por la Fundación Colombiana de Geobiología y a la investigación que adelantó el equipo de trabajo dirigido por la paleontóloga María Páramo, profesora del departamento de Geociencias de la Universidad Nacional de Colombia en Bogotá.

De acuerdo con referencias bibliográficas, el mar Cretácico ingresó a Colombia hace cerca de 150 millones de años por la región que ocupa actualmente la Cordillera Central en Antioquia y alcanzó el actual borde llanero hace 90 millones de años, cuando logró su máxima inundación. Después comenzó a retroceder cuando los Andes empezaron a levantarse por el hundimiento de la placa de Nazca debajo de la placa de Sudamérica.

“Este mar inundó el territorio colombiano hasta más o menos el piedemonte llanero y llegó a tener conexión con lo que hoy en día es Venezuela y Perú”, explica Páramo.

Sin embargo, la experta afirma que mientras algunos geólogos opinan que durante el Cretácico inferior esta región boyacense se ubicaba muy lejos de la costa, otros piensan que estaba bastante cerca.

Las evidencias a favor de estos últimos son, por un lado, la existencia de restos vegetales que pertenecían al continente y que sería ilógico se hubieran desplazado mar adentro; y por otro lado, la presencia de yeso, una sal que se genera en zonas poco profundas y climas muy cálidos. Frente a esto, una corriente de científicos considera que la aparición de ese yeso es posterior.

Estas condiciones permitieron la evolución de seres enormes como los pliosaurios, los cuales estaban en el extremo superior de la cadena trófica o alimenticia. Se calcula que este género llegaba a pesar casi treinta toneladas (similar a lo que pesan cuatro elefantes africanos promedio).

Por eso, algo que hace particular este espécimen de mayor tamaño es que es uno de los más completos hallados hasta el momento en Colombia, a pesar de que las aletas del lado derecho se perdieron durante las labores de extracción de yeso que se desarrollaron en años pasados.

Además, está asociado con otro hallazgo relevante que es la cabeza de un ejemplar más pequeño, lo que podría indicar la presencia de pliosaurios juveniles conviviendo con adultos en los mismos mares.

El cráneo, que se excavó en el año 2010 y que se encuentra en el salón comunal del sector Llanitos, está dividido en cinco fragmentos que, como un rompecabezas, van desde las primeras vertebras del cuello hasta la punta del hocico con una dimensión de casi dos metros.

Estudiar estos fósiles conlleva una tarea ardua y dispendiosa. La excavación para desenterrar el ejemplar más grande (de 9,9 metros de largo, desde el hocico hasta la punta de la cola) llevó cuatro semanas con dedicación completa y fue extraído en bloques. Según la investigadora su preparación y estudio llevará un año y medio.

Aunque el descubrimiento se realizó en el año 2009, solo hasta finales del año pasado se pudieron llevar las excavaciones gracias al financiamiento de Ecopetrol.

Créditos: UNAL-184-2014

Universitarios obtienen segundo lugar en competencia de Geofísica en Houston, Texas

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

29 de octubre de 2013

Universitarios obtienen segundo lugar en competencia de Geofísica
Universitarios obtienen segundo lugar en competencia de Geofísica

Luis Enrique Arce Pérez, de noveno semestre, y el egresado Juan Sebastián Cervantes Villa, representaron a la UNAM y concluyeron la justa con 155 puntos, tras enfrentar a 10 equipos de nivel licenciatura, maestría y doctorado

Luis Enrique Arce Pérez y Juan Sebastián Cervantes Villa, de la carrera de Ingeniería Geofísica —impartida en la Facultad de Ingeniería (FI)—, obtuvieron el segundo lugar en el Geosciences Challenge Bowl, que se llevó a cabo en Houston, Texas.

El concurso, realizado en el marco de la 83 reunión de la Society of Exploration Geophysicists, celebrada en el Centro de Convenciones George Brown, pone a prueba conocimientos en la especialidad y, al mismo tiempo, califica la rapidez al responder cuestionamientos.

Luis Enrique, que cursa el noveno semestre, y Juan Sebastián, ya egresado, concluyeron la etapa final con 155 puntos, con lo que obtuvieron el segundo sitio, superados tan sólo por el equipo de la Universidad de Manitoba, Canadá, que acumuló 179 unidades.

El Geosciences Challenge Bowl examina a los competidores en cuatro áreas de conocimientos básicos: geología, exploración sísmica, exploración no sísmica e historia de la Sociedad de Geofísicos de Exploración (SEG, por sus siglas en inglés), fundada en 1930 y con sede en Oklahoma.

En su reunión anual, convoca equipos de distintos países conformados, cada uno, por dos estudiantes de la disciplina.

Después de ganar la etapa local, celebrada en febrero de este año en la FI, Juan Sebastián y Luis Enrique obtuvieron el derecho de representar a América Latina al vencer en la eliminatoria regional, en Medellín, Colombia, donde superaron a un rival del Instituto Politécnico Nacional (IPN), dos colombianos, uno de Argentina y otro de Venezuela.

En la etapa final de Houston, los competidores fueron divididos en dos grupos: el primero, conformado por la escuadra de la UNAM y las universidades de Oklahoma, Uganda, Nigeria, Arabia Saudita y Rusia. El otro, con instituciones de Texas, China, Italia, Canadá y por la Escuela de Minas de Colorado.

Significado

La de 2013 fue la segunda asistencia de equipos mexicanos a la ronda final del Geosciences Challenge Bowl; la primera fue en 2009. Nunca una representación de la UNAM había accedido a la final, antes sólo habían llegado a las etapas eliminatorias latinoamericanas.

Del segundo lugar, los universitarios no dudaron en señalar que “fue un logro. Es un segundo lugar con sabor a primero”, refirió Arce Pérez.

Cervantes Villa agregó: “Sabíamos que el nivel sería alto, por eso nos preparamos con determinación. Esto comienza desde que entras a la FI, con las primeras asignaturas”.

Ambos coincidieron en que se trata de un éxito inédito para México y, al mismo tiempo, demostraron a estudiantes de Europa y Estados Unidos que en nuestro país hay buenos geofísicos.

“El congreso anual del SEG y el concurso te dan un panorama global de la profesión. Me gustaría que otros compañeros vivieran la experiencia y vieran lo que se hace más allá de México, lo que nos falta por avanzar”, puntualizaron.

Sistema de competencia

La primera parte del sistema de competencia en el Geosciences Challenge Bowl, consistió en 30 preguntas de geología, exploración sísmica, no sísmica y datos históricos del SEG.

Por cada acierto se obtienen puntos y bonos extras si responden rápido, aunque las equivocaciones restan unidades. Las preguntas en inglés son de opción múltiple y cada competidor cuenta con un control remoto.

A la final pasaron los cinco equipos con mayor puntuación; Juan Sebastián y Luis Enrique accedieron a esa fase en tercer lugar, atrás de las representaciones de Texas y Oklahoma.

Las escuadras comienzan la fase final desde cero; las respuestas tenían valor de 10 puntos en promedio, la cuenta se incrementaba si eran los primeros en responder acertadamente.

Manitoba terminó en primer lugar, con 179 puntos; la UNAM en segundo, con 155; Oklahoma en tercero, con 135; Texas en cuarto, con 121 y Colorado en quinto, con 106.

Créditos: UNAM-DGCS-647

Hallan 30 puntos de alto interés geológico para Antioquia.

 
Facebooktwittergoogle_plusmail
30 de Noviembre del 2012
Páramos, volcanes, cuerpos rocosos y farallones, entre otras bellezas naturales, hacen parte del levantamiento geológico que identificaron investigadores de la UN, con alto valor para la comunidad.
El grupo de investigación en Geología Ambiental (GEA) de la Sede Medellín está compuesto por estudiosos inquietos por explorar la diversidad geológica y paisajística que posee Antioquia. Sin embargo, afirman que esta gran variedad está siendo utilizada en algunos casos para explotación minera; por ello, consideran importante implementar alternativas para que la población se apropie de lo que tiene y lo proteja.
De tal forma, los expertos se apropiaron de metodologías para la identificación de esos sitios a partir de clasificación con inventarios de reconocimiento, de verificación en campo e inventarios especializados en temas específicos en geología. Esto, con el apoyo de metodologías utilizadas en España, que es líder en recuperación geológica.
Ángela María Henao Arroyave, integrante de GEA, dice: “encontramos cerca de 215 puntos de interés para la geología en Antioquia y luego de la evaluación con un índice de patrimonio geológico que acoge 11 variables con respecto a lo ambiental, fauna, flora, arqueología, paleontología y otros temas, llegamos a una clasificación de 30 puntos geológicos en la región”.
Geología para la comunidad
Juan Guillermo Osorio Cachaya, otro de los investigadores de GEA, explica que entre los criterios de valoración geológica está el científico, que determina por qué esos sitios son estratégicos por su interés económico y medioambiental. Por ejemplo, “los páramos son una fuente hídrica para las comunidades, pero tenemos que encontrar un equilibrio entre la explotación y protección”, dice.
Osorio Cachaya enumeró algunos sitios de interés hallados, como la Cascada Velo de Novia en Támesis, la Piedra del Peñol en Guatapé, Cerro Tusa en Venecia, el Volcán de Lodo en Arboletes, el Delta del Río Atrato en Turbo, el Páramo del Sol en Frontino y Cavernas del Esplendor en El Jardín, entre otras bellezas naturales.
La propuesta de los investigadores pretende lograr que las personas de la región conozcan lo que tienen y las rutas para llegar a lugares como cavernas, saltos y cascadas, pues es una actividad que involucra, no solo la geología, sino el geoturismo como una herramienta de desarrollo y de protección de este patrimonio.
Hasta la fecha, se ha ofrecido el primer curso de Patrimonio Geológico para la comunidad con el apoyo de la Facultad de Minas de la UN y la Fundación EPM, que amparan la intención investigativa.
Créditos:http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/inicio.html
Cerro de Caramanta (Caramanta, Antioquia).

Cerro de Caramanta (Caramanta, Antioquia).

30 de Noviembre del 2012

Páramos, volcanes, cuerpos rocosos y farallones, entre otras bellezas naturales, hacen parte del levantamiento geológico que identificaron investigadores de la UN, con alto valor para la comunidad.

El grupo de investigación en Geología Ambiental (GEA) de la Sede Medellín está compuesto por estudiosos inquietos por explorar la diversidad geológica y paisajística que posee Antioquia. Sin embargo, afirman que esta gran variedad está siendo utilizada en algunos casos para explotación minera; por ello, consideran importante implementar alternativas para que la población se apropie de lo que tiene y lo proteja.

De tal forma, los expertos se apropiaron de metodologías para la identificación de esos sitios a partir de clasificación con inventarios de reconocimiento, de verificación en campo e inventarios especializados en temas específicos en geología. Esto, con el apoyo de metodologías utilizadas en España, que es líder en recuperación geológica.

Ángela María Henao Arroyave, integrante de GEA, dice: “encontramos cerca de 215 puntos de interés para la geología en Antioquia y luego de la evaluación con un índice de patrimonio geológico que acoge 11 variables con respecto a lo ambiental, fauna, flora, arqueología, paleontología y otros temas, llegamos a una clasificación de 30 puntos geológicos en la región”.


Geología para la comunidad

Juan Guillermo Osorio Cachaya, otro de los investigadores de GEA, explica que entre los criterios de valoración geológica está el científico, que determina por qué esos sitios son estratégicos por su interés económico y medioambiental. Por ejemplo, “los páramos son una fuente hídrica para las comunidades, pero tenemos que encontrar un equilibrio entre la explotación y protección”, dice.

Osorio Cachaya enumeró algunos sitios de interés hallados, como la Cascada Velo de Novia en Támesis, la Piedra del Peñol en Guatapé, Cerro Tusa en Venecia, el Volcán de Lodo en Arboletes, el Delta del Río Atrato en Turbo, el Páramo del Sol en Frontino y Cavernas del Esplendor en El Jardín, entre otras bellezas naturales.

La propuesta de los investigadores pretende lograr que las personas de la región conozcan lo que tienen y las rutas para llegar a lugares como cavernas, saltos y cascadas, pues es una actividad que involucra, no solo la geología, sino el geoturismo como una herramienta de desarrollo y de protección de este patrimonio.

Hasta la fecha, se ha ofrecido el primer curso de Patrimonio Geológico para la comunidad con el apoyo de la Facultad de Minas de la UN y la Fundación EPM, que amparan la intención investigativa.

Créditos:http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/inicio.html

Desarrollan método para reconstruir fósiles.

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Método para la reconstrucción volumétrica de los fósiles.
Método para la reconstrucción volumétrica de los fósiles.


20 de Septiembre del 2012

Gracias a un estudio de paleontología en la alta Guajira, liderado por Pedro Patarroyo, profesor del Departamento de Geociencias de la UN, se identificaron las estructuras internas de algunos fósiles.

Se trata de una nueva metodología que tiene que ver con cortes que se les hacen, con el fin de efectuar su reconstrucción volumétrica (en 3D, por ejemplo), a partir de programas de computador.

Según el profesor Patarroyo, con esta técnica se puede reconstruir la estructura externa de los organismos y, de paso, identificar estructuras internas que a simple vista no son identificables.

“A diferencia de los biólogos, nosotros encontramos los organismos dentro de la roca, entonces solo vemos lo de afuera. Pero, con estos cortes, se pueden identificar sus formas y sus estructuras internas; lo que es necesario para hacer estudios de evolución y determinar la edad de las rocas y los nombres científicos de los fósiles”, señala.

Con esta investigación, centrada en organismos marinos, se aportaron datos muy reveladores en términos paleontológicos. De hecho, se demostró que algunas de estas especies existen en el país. “Se puede decir que las rocas que los contienen se formaron en unos mares de aguas tropicales hace unos 100 millones de años o un poco más”, asegura.

Este resultado sirve para saber cómo las especies actuales tienen relación con esas antiguas. Se puede hablar, además, de momentos calientes y fríos de la Tierra, entre otros.

“Esas rocas son muy importantes para el país porque en aquellos momentos, entre 100 y 80 millones atrás, hubo una gran cantidad de vida en los mares. Con base en esta se empezó a formar el petróleo que actualmente estamos explotando en el norte de Suramérica o en otras partes del mundo. Esto significa que, de alguna forma, tiene conexión con la actualidad”, dice.

Si bien los resultados son más de tipo técnico, destaca que el estudio tiene sus pros y sus contras. Con respecto a las ventajas, indica que las muestras fósiles no demandan preparación, se logran determinaciones taxonómicas y tendencias evolutivas. En relación con las desventajas, hace referencia a la destrucción de estas para examinarlas.

El método es útil para el adiestramiento técnico de geólogos y paleontólogos en formación, así como para los biólogos que trabajan cuestiones de evolución.

Finalmente, sostiene que se está impulsando la enseñanza de la geología en la educación media, pues se cree que esta ciencia estudia los artefactos humanos y sus asentamientos, los cuales, en realidad, son examinados por los arqueólogos. La geología involucra un tiempo más largo (desde hace 4.600 millones de años), que es el tiempo que se calcula para la formación de la Tierra.

Este trabajo fue presentado en el marco de la X Semana Técnica de la Geología e Ingeniería Geológica, llevada a cabo en la UN y organizada por los estudiantes de Geología del Departamento de Geociencias.

Créditos: http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/inicio.html

Desarrollan en la UNAM ecuación matemática con diversas aplicaciones 3D

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

La compacidad discreta es un nuevo concepto creado por Ernesto Bribiesca, del IIMAS, que permite mediciones médicas, geológicas, y ecológicas, entre otras.
La compacidad discreta es un nuevo concepto creado por Ernesto Bribiesca, del IIMAS, que permite mediciones médicas, geológicas, y ecológicas, entre otras.

09 de Agosoto de 2012

El concepto de compacidad se relaciona con la geometría de los objetos y tiene múltiples aplicaciones en diferentes campos de la ciencia. En su forma clásica relaciona el perímetro con el área de cualquier objeto, y es válido para dos y tres dimensiones.

Al desarrollar la ecuación de la compacidad discreta para el análisis del mundo digital, donde todos los objetos están compuestos por elementos discretos y finitos llamados pixeles, Ernesto Bribiesca creó un nuevo concepto, que tiene un poderoso impacto en el mundo entero porque sirve para llevar a cabo mediciones y clasificaciones en estudios médicos, geológicos y ecológicos, entre otros.

El investigador del Departamento de Ciencias de la Computación del Instituto de Investigaciones en Matemáticas Aplicadas y en Sistemas (IIMAS) de la UNAM, explicó que “la compacidad clásica es la relación entre el perímetro y el área de un objeto. En su fase discreta se basa directamente en el perímetro de contacto de cualquier figura compuesta por celdas regulares (triángulos, rectángulos o hexágonos)”.

El perímetro de contacto es la vecindad de los pixeles que se tocan. Ahora bien, en esa vecindad cuenta el número de lados de estos últimos, que componen una forma. Así, entre más lados se toquen, la forma será más compacta (un círculo), y entre menos, será menos compacta (una amiba o una araña).

El hecho de que dependa más de cómo se tocan los pixeles vecinos que del perímetro (como en el concepto clásico), hace que la compacidad discreta sea una herramienta de medición más sencilla, apta y robusta para la clasificación de formas.

“Otra ventaja del perímetro de contacto es que, si bien fue pensado para usarse en siluetas planas, donde hay área y perímetro, se puede aplicar también a imágenes en tres dimensiones (como volcanes y tumores), donde lo importante es relacionar la superficie envolvente con el volumen”, aseguró Bribiesca, quien ha colaborado cercanamente con el Instituto Tecnológico de Massachusetts y la NASA.

Gran aceptación internacional

En un primer momento, el investigador aplicó esta herramienta de medición (basada en un algoritmo lineal, casi sin complejidad) para determinar qué tan compactas son las estructuras de los volcanes La Malinche, Popocatépetl e Iztaccíhuatl.

Y desde su publicación, la ecuación ha tenido una gran aceptación internacional, sobre todo en el área de la imagenología biomédica, porque ofrece resultados inmediatos y resulta fácil de usar (su complejidad computacional es muy baja).

Por ejemplo, a partir de cortes, Ulf-Dietrich Braumann, del Laboratorio de Bioinformática de la Universidad de Leipzig, Alemania, reconstruyó tridimensionalmente distintos tumores cervicouterinos, y ya digitalizados, aplicó la ecuación de la compacidad discreta para clasificarlos (desde el más compacto hasta el más difuso). Asimismo, con la ecuación extendida para objetos fragmentados, determinó cómo y cuánto se ramifican, es decir, cómo y cuánto hacen metástasis.

En otro estudio que hizo para comparar la compacidad clásica con la discreta en imágenes tridimensionales, Braumann encontró que la ecuación desarrollada por Bibriesca mejora las clasificaciones hasta en 80 por ciento.

Esto se debe a que la discreta se basa principalmente en las superficies de contacto de los voxels (hexaedros regulares) que componen un objeto, y no tanto en su superficie envolvente.

“De ahí que Braumann proponga la ecuación de la discreta como un estándar internacional para clasificar ese tipo de tumores. Al aplicarla, ayudaría eventualmente a los oncólogos y ginecólogos a dar un mejor diagnóstico y tomar las decisiones terapéuticas más pertinentes”, afirmó Bribiesca.

Otras aplicaciones

Esta ecuación se ha utilizado en Francia para caracterizar propiedades topológicas y geométricas en muestras de tumores; en Canadá, para ver la compacidad de diferentes rocas y así catalogar suelos; en Estados Unidos y Bélgica, para calcular la de zonas ecológicas, y en Dinamarca, para medir la de la vejiga urinaria en personas adultas mayores (en el momento que cambian de posición al dormir, la compacidad de ese órgano se modifica también, lo que propicia el deseo de orinar).

En México, se aplicó en la Universidad Autónoma Metropolitana (con el grupo de Verónica Medina) para analizar la de algunas estructuras del cerebro. “En este caso se midieron las materias gris y blanca, y se calculó su compacidad, con la idea que ésta podría tener algo que ver con enfermedades como el Alzheimer”, apuntó.

Porosidad de tumores

Al extender la ecuación del perímetro de contacto, Bribiesca pudo calcular la porosidad de objetos de grosor unitario, que en matemáticas se relaciona con el número de Euler (del suizo Leonhard Euler, uno de los matemáticos más brillantes de la historia).

Para determinar el número de Euler se considera la cantidad de caras de una figura (en este caso, un poliedro), más los vértices, menos el número de aristas; el resultado siempre es igual a 2.

Sobre el uso de la ecuación del perímetro de contacto para calcular el número de Euler, Bribiesca publicó un artículo en una revista de arbitraje internacional. Y fue tal el interés que despertó, que al poco tiempo, Vertical News mencionó esa aportación original del investigador de la UNAM.

El siguiente paso para el universitario es formar un equipo con Hermilo Sánchez y Humberto Sossa, y colaborar con el grupo del alemán Braumann en el estudio de la porosidad de los tumores, de sus hoyos y túneles. “Es como analizar y contar la cantidad de agujeros que tiene un queso gruyere. Este tipo de estudio tiene otras aplicaciones: en yacimientos petroleros, materiales, polímeros o esponjas”

Medición y análisis

A final de cuentas, ¿cuál es el objetivo de la ecuación de la compacidad discreta desarrollada por Bribiesca? Medir, analizar. En medicina puede servir para hacer un mejor diagnóstico; en geología, para clasificar rocas y establecer la existencia de yacimientos minerales, y en agronomía, para diferenciar e inventariar diversos tipos de cultivos.

Se debe aclarar que con ella un médico no puede saber si un tumor es benigno o maligno, sino únicamente tener una idea de qué tan compacto es o qué tanto se ha ramificado; no sustituye al patólogo ni a la biopsia.

“Es una herramienta geométrica, topológica, que ayuda a medir y analizar. Lo mensurable es muy importante porque, como dice Lord Kelvin, la ciencia nace en el momento que es posible medir el fenómeno que tal ciencia pretende entender”, acotó.

Primer código de cadenas 3D

Con base en una notación de Adolfo Guzmán para representar objetos compuestos de segmentos ortogonales (en ángulo recto), Bribiesca, que pertenece al Sistema Nacional de Investigadores, desarrolló y formalizó un código de cadenas para representar curvas en el espacio.

“Se trata del primero en ser invariante a la rotación de curvas”, señaló.

Un código de cadenas es una secuencia de números que describe una curva en el espacio (cada número representa un cambio de dirección de la curva). El desarrollado por el universitario es de gran importancia en diferentes áreas del conocimiento: se aplica para representar una ruta de avión, la trayectoria que sigue una abeja o la doble hélice del ácido desoxirribonucleico (ADN).

A partir de ese código, Bribiesca desarrolló también, con Wendy Aguilar, una medida de similitud entre curvas y la extendió para representar objetos con forma de árboles.

Actualmente, en la Universidad de Alberta, Canadá, este código y su medida de similitud entre curvas se usan para representar y comparar múltiples objetos reales. En la Universidad de Colorado, Estados Unidos, se aprovecha para codificar los movimientos de pacientes con problemas en las articulaciones y, por medio del análisis de éstos, apoyar eficazmente su rehabilitación.

En México, se ha empleado para representar nudos y familias de curvas en el espacio. En la UNAM, por ejemplo, permitió generar, por primera vez a nivel mundial, toda la familia de curvas compuesta por 24 segmentos (aproximadamente 282 mil millones de curvas), cuya importancia es fundamental en diferentes áreas del conocimiento.

Boletín UNAM-DGCS-490
Ciudad Universitaria.