Tag Archives: fi

Designan a Gonzalo Guerrero Zepeda, Director de la Facultad de Ingeniería

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

José Gonzalo Guerrero Zepeda, director de la Facultad de Ingeniería para el periodo 2011-2015.
José Gonzalo Guerrero Zepeda, director de la Facultad de Ingeniería para el periodo 2011-2015.

16 de febrero de 2011

• Ocupará el cargo para el periodo 2011-2015

La Junta de Gobierno de la UNAM designó a José Gonzalo Guerrero Zepeda como director de la Facultad de Ingeniería (FI), para el periodo 2011-2015.

Al darle posesión del cargo, Sergio M. Alcocer Martínez de Castro, secretario General de esta casa de estudios, aseguró que tanto la Rectoría como la Secretaría General apoyarán el proyecto de Guerrero Zepeda en beneficio de la entidad.

“Ustedes saben los retos que tiene la FI, que deben ser elementos de reflexión para los próximos cuatro años”, dijo.

En su oportunidad, Guerrero Zepeda consideró como una distinción servir a la FI, e instó a la comunidad a sumarse a su proyecto de trabajo.

Esta instancia, acotó, tiene una gran tradición y hasta ahora ha avanzado, pero se debe reconocer que existen retos por delante, y superarlos requiere de la voluntad de todos. “Este país necesita a la FI de la UNAM y es preciso dar pasos hacia delante”, subrayó.

Trayectoria

Guerrero Zepeda es ingeniero mecánico electricista por la UNAM, y maestro en Administración por la Facultad de Contaduría y Administración de esta casa de estudios. Ha realizado estudios de especialización, actualización y perfeccionamiento, tanto en el país como en el extranjero, en áreas como fractografía, calidad, didáctica, productividad, gestión tecnológica y acreditación de la educación.

Es profesor titular C de tiempo completo definitivo en la FI, y pertenece al PRIDE con el nivel C. Inició su actividad académica hace 33 años y ha impartido más de una decena de asignaturas en distintas divisiones de Ingeniería, así como algunos cursos en la Facultad de Química, la Escuela Nacional de Trabajo Social y los posgrados de Medicina y de Contaduría y Administración de la UNAM.

Fue consejero Académico del área de las Ciencias Físico Matemáticas y las Ingenierías; coordinador de laboratorios de Ingeniería Mecánica; coordinador del Servicio Social; secretario Académico de la División de Ingeniería Mecánica y Eléctrica, secretario General de la Facultad y jefe de la División de Ingeniería Mecánica e Industrial. Asimismo, subdirector de Estadística de la Dirección General de Estadística y Desarrollo Institucional.

Ha dirigido más de 30 trabajos de tesis en distintas entidades universitarias, y algunos de ellos han ganado certámenes en las áreas de ingeniería y de administración pública. También, ha dirigido y formado grupos dedicados a la investigación, al desarrollo tecnológico y la docencia.

Fue coordinador de la Cátedra UNESCO, en la que colaboraron la UNAM, la Universidad Politécnica de Valencia, España, y la de Gante, Bélgica. Es evaluador dentro del programa de diseño colaborativo con la Universidad de Berkeley, California. Cuenta con dos patentes en el área de diseño de máquinas y ha ocupado las cátedras especiales Bernardo Quintana Arrioja y Aurelio Benassini Vizcaíno.
Créditos: UNAM-DGCS-095-2011/unam.mx

Alfredo Gutiérrez, primer becario indígena del PUMC que se titula en 2011

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Para concluir sus estudios, Alfredo Martín Gutiérrez Sotelo recibió apoyo del Sistema de Becas para Estudiantes Indígenas.
Para concluir sus estudios, Alfredo Martín Gutiérrez Sotelo recibió apoyo del Sistema de Becas para Estudiantes Indígenas.

23 de enero de 2011

• El joven ingeniero de origen amuzgo-otomí defendió una tesis en la que analiza qué condiciones del subsuelo citadino se deben considerar a la hora de construir transporte subterráneo
• Se comprometió a aplicar lo aprendido en la UNAM en proyectos que propicien el desarrollo de su comunidad

De origen amuzgo-otomí, Alfredo Martín Gutiérrez Sotelo es el primer becario del Sistema de Becas para Estudiantes Indígenas (SBEI) del Programa Universitario México, Nación Multicultural (PUMC), en obtener este año su título profesional.

El joven concluyó las materias en Ingeniería Civil y presentó su examen profesional con el trabajo Construcción del muro Milán en el tramo Atlalilco-Mexicaltzingo, de la línea 12 del Metro, en la Ciudad de México.

Originario de Acapulco, Guerrero, Gutiérrez Sotelo desarrolló su proyecto con el propósito de anticipar algunos problemas de mecánica de suelo en vías rápidas subterráneas, con base en las condiciones del subsuelo del Distrito Federal.

Al concluir su examen profesional, se comprometió a ejercer su profesión y echar mano de sus capacidades y conocimientos para servir a la sociedad y cultivar una relación permanente con la Facultad de Ingeniería (FI).

Participante activo de las diligencias culturales de Ometepec, de donde su familia es originaria, Gutiérrez Sotelo estudió Ingeniería Civil porque “considero necesario generar infraestructura e impulsar la construcción como un elemento importante para el desarrollo de mi comunidad y el país”.

Alfredo Martín, quien admira a su abuela materna por ser maestra bilingüe en lengua amuzgo, enfatizó la importancia de la formación técnica, social y humanística para el desarrollo de un ingeniero.

Finalmente, agradeció a la UNAM, la FI y el PUMC por brindarle el apoyo económico y académico que le permitió dedicarse de tiempo completo a sus estudios y concluirlos exitosamente.

Con esta titulación, el PUMC refrendó su compromiso con la profesionalización de jóvenes indígenas enfocados a aplicar sus conocimientos en favor de sus pueblos.

Créditos: UNAM-DGCS-044-2011/unam.mx

Alumnos de la UNAM diseñan aparato doméstico de enfriamiento

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Alejandro Ramírez, Adriana Méndez, Toshio Hatta, Erika Leyra Tobilla y Vicente Borja, integrantes del proyecto.
Alejandro Ramírez, Adriana Méndez, Toshio Hatta, Erika Leyra Tobilla y Vicente Borja, integrantes del proyecto.

3 de noviembre de 2010

• Estudiantes de Diseño Industrial e Ingeniería colaboraron con jóvenes de la Universidad de California, en Berkeley, y presentaron un aparato que conserva los alimentos
• Hace uso de tecnología que podría usarse en un futuro cercano, explicó Vicente Borja, académico de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional

Alumnos del Centro de Diseño Mecánico e Innovación Tecnológica de la Facultad de Ingeniería (FI) y del Centro de Investigaciones en Diseño Industrial (CIDI) de la Facultad de Arquitectura, coincidieron con estudiantes de la Universidad de California, en Berkeley, en un curso binacional. Del encuentro surgió un proyecto de enser doméstico que conserva fríos los alimentos.

Vicente Borja Ramírez, académico de la FI y asesor de los estudiantes, explicó que se trata de un aditamento con alta tecnología. El proyecto estuvo a cargo de la UNAM y fue patrocinado por la marca de electrodomésticos Mabe. Tras varios bocetos y prototipos, académicos de ambas universidades evaluaron el producto final.

Para Toshio Hatta Okamoto, del CIDI, ésta “fue una experiencia muy interesante; pude compartir conocimientos e interactuar con alumnos de una licenciatura muy diferente a la mía, como la de Ingeniería, y también con jóvenes de Berkeley. Como alumno, fue una práctica de retroalimentación”, comentó.

Del proyecto, que podrá ser útil en algunos años, Adriana Méndez, también alumna de Diseño Industrial, señaló que fue complicado. Nos comunicábamos semanalmente por Skype y platicábamos sobre los avances, precisó.

De la carrera de Ingeniería, Erika Leyra Tobilla señaló que “al principio, trabajar con gente que no conocía y con ideas diferentes, sí fue difícil, sobre todo porque lo ingenieril y el diseño son muy diferentes”.

Finalmente, Alejandro Ramírez, académico de la FI, indicó que una de las experiencias más importantes del proyecto es ver cómo uno de estos diseños no se queda sólo en el aula, sino que puede ir a universidades en el extranjero o, en este caso, a una empresa como la que encargó el proyecto.

Créditos: UNAM. DGCS-634/unam.mx

Colaboran alumnos de la UNAM y la Universidad de Loughborough, en proyectos conjuntos

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Alumnos de la FI participaron en un proyecto con estudiantes de la Universidad de Loughborough, Inglaterra, para diseñar una máquina útil en el llenado de placas empleadas en laboratorios químicos y bioquímicos.
Alumnos de la FI participaron en un proyecto con estudiantes de la Universidad de Loughborough, Inglaterra, para diseñar una máquina útil en el llenado de placas empleadas en laboratorios químicos y bioquímicos.

20 de agosto de 2010

• Como parte del Programa de Colaboración Internacional de la FI, diseñan una máquina útil en el llenado de placas empleadas en laboratorios químicos y bioquímicos

Como parte del Programa de Colaboración Internacional de la Facultad de Ingeniería (FI) de la UNAM, alumnos de la entidad participaron en un proyecto con estudiantes de la Universidad de Loughborough, Inglaterra, para diseñar una máquina útil en el llenado de placas empleadas en laboratorios químicos y bioquímicos, donde se depositan muestras de ADN, líquidos con proteínas o muestras para realizar pruebas Elisa.

El proceso abarcó la investigación de necesidades de los usuarios; el desarrollo de especificaciones; elaboración de dibujos conceptuales y análisis de resistencia mecánica y fluidos por computadora, y estudio de costos, y diseño de configuración.

Santiago Blackaller Ledesma, Anahí Martínez Corzo y Arturo Martínez Carrillo participaron en esta experiencia, cuyo objetivo principal fue formar ingenieros a nivel licenciatura y posgrado, capaces de insertarse en un ambiente industrial actual.

Los universitarios fueron asesorados por Víctor Javier González Villela y Marcelo López Parra, profesores de la FI, quienes consideraron que a partir de estos proyectos se ha podido constatar que en la UNAM “tenemos alumnos bien preparados, competitivos y capaces de hacer trabajos profesionales y de calidad”.

Al respecto, Blackaller Ledesma, del noveno semestre de la carrera de Ingeniería Mecatrónica, explicó que con otros dos compañeros colaboraron en equipos diferentes en la concepción de la máquina, desde la detección de necesidades de los posibles clientes, hasta el diseño conceptual.

Esta labor, precisó, se realizó a distancia con los estudiantes de Loughborough, y al final se tuvo la oportunidad de presentar los resultados en la universidad inglesa, y después, en la UNAM.

Lo más significativo fue el diseño, porque se trata de un aparato poco común y, por lo mismo, su modelo o características no se pueden copiar de otro. “Las nuestras fueron ideas originales”, destacó.

A su vez, Martínez Corzo, pasante de la misma carrera, aseveró: “Realmente no tuvimos problemas en lo referente al nivel de conocimientos, porque trabajamos de igual a igual con los ingleses”.

“En ese sentido, me queda la satisfacción de haber realizado con éxito un proyecto en todas sus etapas, en un idioma distinto y con gente con la que tenemos grandes diferencias culturales”, subrayó.

Por su parte, Martínez Carrillo, alumno de noveno semestre, indicó que se buscó crear una máquina que cubriera necesidades aún no contempladas por aparatos existentes en el mercado.

En tanto, González Villela comentó que la tendencia actual de la educación tiene tres vertientes: multicultural, multilingüe y global; en ese sentido, este tipo de actividades nos ponen al día en los requerimientos internacionales.

Este es el segundo año que se realiza la colaboración con Loughborough, acotó, y un aspecto sobresaliente es que los jóvenes de ambas instituciones deben llegar a acuerdos para elaborar un buen producto de manera conjunta.

En su oportunidad, López Parra mencionó que estos proyectos tienen un carácter global, porque además de la participación de universidades, también colaboran empresas que buscan la generación de ideas nuevas, y los estudiantes son una buena veta para explotar.

De este modo, agregó, se crea un espacio de colaboración semejante al ambiente que encontrarán en el campo laboral.

Para los profesores, el aprendizaje es la oportunidad de entender el modelo de educación y enseñanza que siguen nuestros pares en otros países, concluyó.

Créditos: UNAM. DGCS-492/unam.mx

Diseñan en la UNAM, silla de ruedas para adultos mayores

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Silvia González Salinas, alumna de la Facultad de Ingeniería, diseñó una silla de ruedas geriátrica, cómoda y ergonómica.
Silvia González Salinas, alumna de la Facultad de Ingeniería, diseñó una silla de ruedas geriátrica, cómoda y ergonómica.

25 de julio de 2010

• Ayuda a este segmento a trasladarse con facilidad, y busca mejorar su calidad de vida, dijo Silvia González Salinas, alumna de la FI de la UNAM
• Cuenta con ruedas en la parte delantera para subir de manera fácil las banquetas; está hecha de materiales lavables y cómodos
• El aumento de la esperanza de vida de los mexicanos y el incremento de las enfermedades, hacen necesario este tipo de innovaciones, sostuvo

Ante el aumento de la esperanza de vida de los mexicanos, el incremento de las personas de 70 años y más en las próximas décadas, y la proliferación de enfermedades entre este segmento de la población, Silvia González Salinas, alumna de la Facultad de Ingeniería (FI) de la UNAM, diseñó una silla de ruedas geriátrica.

Se trata de un aparato innovador, que ayuda a los adultos mayores a trasladarse con facilidad, y por sus dimensiones y características de funcionamiento, busca mejorar su calidad de vida.

Si bien es un prototipo para individuos de entre 70 y 80 años, que empiezan a perder muchas de sus capacidades, también puede ser utilizado por quienes requieran de este tipo de apoyo.

Cuenta con dos rines que tienen tres ruedas pequeñas, cada uno, en su parte delantera, para poder subir fácilmente las banquetas; la idea de esta adecuación es que las llantas estén en movimiento, y al llegar a las aceras topen, giren hacia delante y puedan ascender.

Sin importar la altura de la banqueta, puede moverse con mayor suavidad que las sillas tradicionales, que por lo general se tienen que levantar hacia atrás, girarlas, empujarlas y bajar las ruedas delanteras, o bajar a la persona para subir el aparato a la acera. “Prácticamente hace más suave el ascenso, y si hubiera más escalones, puede seguir girando”, explicó González Salinas.

Este diseño fue uno de los 24 ganadores del Programa de Fomento al Patentamiento y la Innovación (PROFOPI), de la Coordinación de Innovación y Desarrollo de la UNAM, por lo que será apoyado para solicitar una patente en México y el exterior, así como en la promoción y transferencia de tecnología.

Al respecto, Adrián Espinosa Bautista, director del Centro de Diseño Mecánico e Innovación Tecnológica de la FI, señaló que este avance forma parte de la línea de investigación “Diseño para el Bienestar”, que desde hace varios años se desarrolla en la Facultad, y dentro de la cual hay diversos productos, como prótesis.

Según el Consejo Nacional de Población, para el 2050 el grupo poblacional de 60 años y más representará el 27.72 por ciento del total en el país; el de 65 años y más, el 21.27, y el de 70 años y más, el 15.33 por ciento, es decir, habrá amplios sectores que requerirán de nuevas tecnologías para su comodidad.
SILLA DE RUEDAS
Diseño ergonómico

González Salinas, quien actualmente cursa el segundo semestre de la maestría en Diseño Mecánico, mencionó que se trata de un prototipo que propone materiales lavables, que permiten un buen mantenimiento; además son cómodos y ergonómicos para evitar úlceras en el cuerpo o algún otro problema.

La estructura de la silla es de aluminio para que sea ligera; la confección del asiento es variable, porque puede fabricarse de un material específico para cada persona, de acuerdo a sus necesidades y, además, se puede quitar y colocar fácilmente. Pero tiene que ser suave y acolchonado, subrayó.

La base del asiento es de plástico o propileno, y las ruedas traseras son comerciales, de bicicleta R20, y las delanteras son pequeñas, semi neumáticas, de 20 centímetros de diámetro, fáciles de adquirir en los comercios.

Por las irregularidades del piso, las banquetas y la gran cantidad de baches que hay en la Ciudad de México, se generan vibraciones en la silla, por lo que se adaptó un amortiguador para disiparlas, y evitar movimientos bruscos.

Además, el aparato se puede doblar fácilmente para guardarlo en la cajuela de un auto; también, el asiento acolchado es desmontable.

Su costo aproximado es de ocho mil pesos, en comparación con las sillas con amortiguador existentes en el mercado, cotizadas en 11 mil; no obstante, una vez que se fabrique en serie, el precio del prototipo universitario disminuiría considerablemente, señaló.

En Europa hay sillas geriátricas eléctricas, pero en México sería difícil utilizarlas porque no se cuenta con los accesos suficientes; además, son pesadas, caras y no caben en los autos.

Por último, la estudiante dijo que esta idea es resultado de su tesis “Aplicación de TRIZ para el diseño de una silla de ruedas geriátrica”; ahora, el objetivo es patentar el producto y buscar un licenciamiento o incubadora de empresas para empezar a generarlo.
Créditos: UNAM. DGCS -441/unam.mx