Tag Archives: estudiantes

Dos proyectos energéticos de la U.N. ganan Premio Fabio Chaparro

 
Facebooktwittergoogle_plusmail
Bogotá D. C., dic. 03 de 2013 – Agencia de Noticias UN- Se trata de una investigación que ayuda a determinar pérdidas en sistemas eléctricos y a mejorar la vida útil de dispositivos, y de un trabajo que caracteriza un combustible alternativo para el diseño óptimo de equipos.
El Premio Grupo de Energía de Bogotá – Fabio Chaparro, cuyos galardones se entregaron hoy 3 de diciembre en el Jardín Botánico de Bogotá, identificaron los mejores proyectos relacionados con el aporte al conocimiento en el área de la energía en las categorías Pregrado, Maestría y Doctorado.
En la categoría de Doctorado, el ingeniero electricista Fabio Andrés Pavas, obtuvo el segundo lugar con su “Estudio de métodos para asignación de responsabilidades en calidad de potencia eléctrica”, tesis parcialmente desarrollada entre Colombia y Alemania, y laureada por la Universidad Nacional de Colombia.
El proyecto consiste en tratar de encontrar el origen de lo que provoca que los equipos y sistemas eléctricos sufran degradación en el tiempo por efecto de perturbaciones en la energía eléctrica.
“Tiene una proyección importante en determinar pérdidas en sistemas eléctricos y en encontrar alternativas para mejorarlas. Igualmente también tiene aplicaciones para poder mejorar la vida útil de dispositivos eléctricos y electrónicos”, expuso Pavas, también profesor asistente en la U.N.
Para Horacio Torres, profesor emérito de la U.N. y jurado en esta séptima edición del Premio, este trabajo realiza un aporte importante al conocimiento en la calidad de la energía eléctrica.
Por su parte, Hernando Alexander Yepes Tumay, estudiante de la Facultad de Minas de la U.N. en Medellín se adjudicó el primer puesto en la categoría de Pregrado con su proyecto “Efecto del enriquecimiento del aire con O2 sobre la velocidad de deflagración laminar y las inestabilidades intrínsecas en una llama de premezcla con gas de síntesis (Syngas) obtenido a partir de la biomasa”.
“Esta es la primera parte, que consiste en la caracterización de un combustible alternativo que permita el diseño óptimo de equipos que garanticen eficiencia y bajas emisiones”, explicó Yepes.
De acuerdo con el ganador, el proyecto se desarrolló en conjunto con el Grupo Gasure de la Universidad de Antioquia. Allí, en cabeza de su director Andrés Amell Arrieta se llevó a cabo la dirección del proyecto y se prestó toda la logística (Laboratorio y Recursos) para llevar a cabo la investigación. Por parte de la U.N., el profesor Alejandro Molina hizo las veces de co-director y evaluador del proyecto.
El estudiante de Ingeniería Mecánica de la U.N. también comentó que la complejidad de este proyecto le llevó a tener que abordar campos que en un principio no veía necesarios.
“Mi formación en es Ingeniería Mecánica y toda esta parte de combustibles tiene mucha relación con la química, por lo que tuve que hacer un esfuerzo en estudiar esta materia. Realmente me ha tocado estudiar mucho”, dijo Yepes.
En esta VII edición del Premio Fabio Chaparro, organizado por el Grupo de Energía de Bogotá, los premios de primer, segundo y tercer puesto en las tres categorías galardonadas, obtuvieron una dotación de 15, 10 y 5 millones respectivamente.
Créditos: UNAL-752-2013

UNAL04122013-1Bogotá D. C., dic. 03 de 2013 – Agencia de Noticias UN- Se trata de una investigación que ayuda a determinar pérdidas en sistemas eléctricos y a mejorar la vida útil de dispositivos, y de un trabajo que caracteriza un combustible alternativo para el diseño óptimo de equipos.

El Premio Grupo de Energía de Bogotá – Fabio Chaparro, cuyos galardones se entregaron hoy 3 de diciembre en el Jardín Botánico de Bogotá, identificaron los mejores proyectos relacionados con el aporte al conocimiento en el área de la energía en las categorías Pregrado, Maestría y Doctorado.

En la categoría de Doctorado, el ingeniero electricista Fabio Andrés Pavas, obtuvo el segundo lugar con su “Estudio de métodos para asignación de responsabilidades en calidad de potencia eléctrica”, tesis parcialmente desarrollada entre Colombia y Alemania, y laureada por la Universidad Nacional de Colombia.

El proyecto consiste en tratar de encontrar el origen de lo que provoca que los equipos y sistemas eléctricos sufran degradación en el tiempo por efecto de perturbaciones en la energía eléctrica.

“Tiene una proyección importante en determinar pérdidas en sistemas eléctricos y en encontrar alternativas para mejorarlas. Igualmente también tiene aplicaciones para poder mejorar la vida útil de dispositivos eléctricos y electrónicos”, expuso Pavas, también profesor asistente en la U.N.

Para Horacio Torres, profesor emérito de la U.N. y jurado en esta séptima edición del Premio, este trabajo realiza un aporte importante al conocimiento en la calidad de la energía eléctrica.

Por su parte, Hernando Alexander Yepes Tumay, estudiante de la Facultad de Minas de la U.N. en Medellín se adjudicó el primer puesto en la categoría de Pregrado con su proyecto “Efecto del enriquecimiento del aire con O2 sobre la velocidad de deflagración laminar y las inestabilidades intrínsecas en una llama de premezcla con gas de síntesis (Syngas) obtenido a partir de la biomasa”.

“Esta es la primera parte, que consiste en la caracterización de un combustible alternativo que permita el diseño óptimo de equipos que garanticen eficiencia y bajas emisiones”, explicó Yepes.

De acuerdo con el ganador, el proyecto se desarrolló en conjunto con el Grupo Gasure de la Universidad de Antioquia. Allí, en cabeza de su director Andrés Amell Arrieta se llevó a cabo la dirección del proyecto y se prestó toda la logística (Laboratorio y Recursos) para llevar a cabo la investigación. Por parte de la U.N., el profesor Alejandro Molina hizo las veces de co-director y evaluador del proyecto.

El estudiante de Ingeniería Mecánica de la U.N. también comentó que la complejidad de este proyecto le llevó a tener que abordar campos que en un principio no veía necesarios.

“Mi formación en es Ingeniería Mecánica y toda esta parte de combustibles tiene mucha relación con la química, por lo que tuve que hacer un esfuerzo en estudiar esta materia. Realmente me ha tocado estudiar mucho”, dijo Yepes.

En esta VII edición del Premio Fabio Chaparro, organizado por el Grupo de Energía de Bogotá, los premios de primer, segundo y tercer puesto en las tres categorías galardonadas, obtuvieron una dotación de 15, 10 y 5 millones respectivamente.

Créditos: UNAL-752-2013

El software libre no es piratería.

 
Facebooktwittergoogle_plusmail
29 de Enero del 2013
Así lo aseguró Richard Stallman, el gurú y fundador del Movimiento Global del Software Libre, en defensa de estos programas informáticos.
Stallman visitó la UN y afirmó, con el ánimo de promover y defender con vehemencia la utilización del software libre, que “este y la piratería no tienen mucho que ver, porque los piratas, cuando atacan barcos, no usan computadoras sino armas.
El experto indicó que el software de uso privativo es un yugo con el que se somete a la sociedad. “O los usuarios tienen el control de los programas o estos lo tienen sobre los usuarios […] todo el software debe ser libre. De este modo, las personas ganan el control de su informática. De lo contrario, el propietario puede introducir funcionalidades malévolas, como vigilancia y restricciones; es decir, los grilletes digitales y las puertas traseras que reciben comandos remotos para ejecutar acciones no deseadas”.
El software libre permite cierto tipo de autonomías a sus usuarios: libertad cero, libertad uno, libertad dos y libertad tres. Stallman las explicó para la Agencia de Noticias UN.
La libertad cero “permite ejecutarlo como el usuario quiera”. La libertad uno “sugiere estudiar y cambiar el código fuente –de un programa informático de uso privativo– para que funcione como el consumidor desea y este pueda hacer su propia informática”.
Por otra parte, la libertad dos “hace referencia a la posibilidad de distribuir libremente copias exactas a los demás; incluye regalarlas y venderlas, porque el software libre no es necesariamente gratuito”. Y la libertad tres, que es el ejercicio de contribuir con la comunidad, distribuyendo copias de las propias versiones modificadas cuando se guste.
Créditos: http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/inicio.html
“Si los estudiantes traen un programa a la escuela deben compartirlo con la clase, incluso su código fuente”, señala Richard Stallman.

“Si los estudiantes traen un programa a la escuela deben compartirlo con la clase, incluso su código fuente”, señala Richard Stallman.

29 de Enero del 2013

Así lo aseguró Richard Stallman, el gurú y fundador del Movimiento Global del Software Libre, en defensa de estos programas informáticos.

Stallman visitó la UN y afirmó, con el ánimo de promover y defender con vehemencia la utilización del software libre, que “este y la piratería no tienen mucho que ver, porque los piratas, cuando atacan barcos, no usan computadoras sino armas.

El experto indicó que el software de uso privativo es un yugo con el que se somete a la sociedad. “O los usuarios tienen el control de los programas o estos lo tienen sobre los usuarios […] todo el software debe ser libre. De este modo, las personas ganan el control de su informática. De lo contrario, el propietario puede introducir funcionalidades malévolas, como vigilancia y restricciones; es decir, los grilletes digitales y las puertas traseras que reciben comandos remotos para ejecutar acciones no deseadas”.

El software libre permite cierto tipo de autonomías a sus usuarios: libertad cero, libertad uno, libertad dos y libertad tres. Stallman las explicó para la Agencia de Noticias UN.

La libertad cero “permite ejecutarlo como el usuario quiera”. La libertad uno “sugiere estudiar y cambiar el código fuente –de un programa informático de uso privativo– para que funcione como el consumidor desea y este pueda hacer su propia informática”.

Por otra parte, la libertad dos “hace referencia a la posibilidad de distribuir libremente copias exactas a los demás; incluye regalarlas y venderlas, porque el software libre no es necesariamente gratuito”. Y la libertad tres, que es el ejercicio de contribuir con la comunidad, distribuyendo copias de las propias versiones modificadas cuando se guste.

Créditos: http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/inicio.html

Violencia en escuelas, resultado de un entorno social agresivo.

 
Facebooktwittergoogle_plusmail
Los casos deben ser tratados por especialistas y no estigmatizar o criminalizar a los jóvenes, expuso Nelia Tello, de la Escuela Nacional de Trabajo Social de la UNAM.

Los casos deben ser tratados por especialistas y no estigmatizar o criminalizar a los jóvenes, expuso Nelia Tello, de la Escuela Nacional de Trabajo Social de la UNAM.

29 de Enero del 2013
Los estudiantes de secundaria establecen relaciones de dominio y sumisión en los planteles, ante la falta de límites y una sociedad caracterizada por la violencia permanente y cotidiana que hemos interiorizado y no somos capaces de reconocer, expuso Nelia Tello, de la Escuela Nacional de Trabajo Social (ENTS) de la UNAM.
El problema se agudiza por el clima generalizado de ilegalidad e inseguridad en el país. Las secundarias públicas localizadas en colonias populares de alto riesgo del Distrito Federal representan los puntos más conflictivos, aseguró la experta, quien ha trabajado una década en este ámbito.
Los jóvenes no son agresivos por esta condición. Generan violencia porque viven en un mundo así y desigual, que impone el deseo de poseer objetos fuera de nuestro alcance y produce impotencia al no conseguirlos. La agresión en los espacios escolares es recreada a partir del entorno social, detalló.
La académica sostuvo que a esto se agregan los conflictos generados por el tráfico de estupefacientes y la proliferación de bandas delictivas en las zonas de alto riesgo. Es urgente trabajar con los jóvenes que padecen carencias económicas, dificultades de aprendizaje o poco hábiles para establecer relaciones sociales (entre cinco y seis estudiantes de cada 100 por plantel), que los orillan a la deserción, enfatizó.
Los procesos de enseñanza se dificultan en comunidades permeadas por este ambiente, y ante la falta o aplicación inconsistente y arbitraria de límites a las conductas y actos juveniles.
Profesores, cuerpo técnico de los planteles y padres de familia manejan la normatividad a partir de amenazas. Sólo en una de cada cuatro ocasiones, éstas se cumplen, según testimonios recabados en planteles de las delegaciones de Iztapalapa, Iztacalco, Benito Juárez y Coyoacán.
La experta subrayó que el fenómeno no es aislado. La generalización de la agresividad en salones se relaciona con la ausencia de autoridades encargadas de establecer límites.
Violencia, más allá de las aulas
En El señor de las moscas, Willliam Golding narró la historia de un grupo de estudiantes obligado a sobrevivir en una isla. En la trama, los niños se ensañan con Piggy, personaje discriminado por su obesidad, usar anteojos y padecer asma.
Tello Peón explicó que en todos los grupos existe un individuo en que recaen burlas, ataques y agresiones, fenómeno social que se reproduce en las aulas.
Al sólo abordar el acoso entre pares o bullying, la dimensión escolar se minimiza a sólo un problema entre agresor y agredido. Estos casos deben ser tratados por especialistas y no estigmatizar o criminalizar a los jóvenes, recomendó.
Establecer medidas restrictivas, castigos e imponer etiquetas, genera un clima de represión y control que reduce las posibilidades de los centros escolares de consolidarse como espacios para el aprendizaje y la convivencia.
Ante la falta de programas escolares efectivos de atención y la marginación social en la que viven, los estudiantes desertan. Lejos de mantenerlos en las aulas, donde podrían adquirir herramientas y habilidades sociales, se les aleja de los centros educativos, precisó.
Es indispensable promover la importancia de la formación integral y recuperar la figura central del maestro en el proceso formativo, ante la pérdida de influencia en los jóvenes por parte de docentes y cuerpo técnico de las escuelas secundarias.
La participación de quienes las integran y de los padres de familia es necesaria para construir comunidades sanas, que promuevan los valores del conocimiento y el esfuerzo, concluyó.
Boletín UNAM-DGCS-062
Ciudad Universitaria.

29 de Enero del 2013

Los estudiantes de secundaria establecen relaciones de dominio y sumisión en los planteles, ante la falta de límites y una sociedad caracterizada por la violencia permanente y cotidiana que hemos interiorizado y no somos capaces de reconocer, expuso Nelia Tello, de la Escuela Nacional de Trabajo Social (ENTS) de la UNAM.

El problema se agudiza por el clima generalizado de ilegalidad e inseguridad en el país. Las secundarias públicas localizadas en colonias populares de alto riesgo del Distrito Federal representan los puntos más conflictivos, aseguró la experta, quien ha trabajado una década en este ámbito.

Los jóvenes no son agresivos por esta condición. Generan violencia porque viven en un mundo así y desigual, que impone el deseo de poseer objetos fuera de nuestro alcance y produce impotencia al no conseguirlos. La agresión en los espacios escolares es recreada a partir del entorno social, detalló.

La académica sostuvo que a esto se agregan los conflictos generados por el tráfico de estupefacientes y la proliferación de bandas delictivas en las zonas de alto riesgo. Es urgente trabajar con los jóvenes que padecen carencias económicas, dificultades de aprendizaje o poco hábiles para establecer relaciones sociales (entre cinco y seis estudiantes de cada 100 por plantel), que los orillan a la deserción, enfatizó.

Los procesos de enseñanza se dificultan en comunidades permeadas por este ambiente, y ante la falta o aplicación inconsistente y arbitraria de límites a las conductas y actos juveniles.

Profesores, cuerpo técnico de los planteles y padres de familia manejan la normatividad a partir de amenazas. Sólo en una de cada cuatro ocasiones, éstas se cumplen, según testimonios recabados en planteles de las delegaciones de Iztapalapa, Iztacalco, Benito Juárez y Coyoacán.

La experta subrayó que el fenómeno no es aislado. La generalización de la agresividad en salones se relaciona con la ausencia de autoridades encargadas de establecer límites.


Violencia, más allá de las aulas

En El señor de las moscas, Willliam Golding narró la historia de un grupo de estudiantes obligado a sobrevivir en una isla. En la trama, los niños se ensañan con Piggy, personaje discriminado por su obesidad, usar anteojos y padecer asma.

Tello Peón explicó que en todos los grupos existe un individuo en que recaen burlas, ataques y agresiones, fenómeno social que se reproduce en las aulas.

Al sólo abordar el acoso entre pares o bullying, la dimensión escolar se minimiza a sólo un problema entre agresor y agredido. Estos casos deben ser tratados por especialistas y no estigmatizar o criminalizar a los jóvenes, recomendó.

Establecer medidas restrictivas, castigos e imponer etiquetas, genera un clima de represión y control que reduce las posibilidades de los centros escolares de consolidarse como espacios para el aprendizaje y la convivencia.

Ante la falta de programas escolares efectivos de atención y la marginación social en la que viven, los estudiantes desertan. Lejos de mantenerlos en las aulas, donde podrían adquirir herramientas y habilidades sociales, se les aleja de los centros educativos, precisó.

Es indispensable promover la importancia de la formación integral y recuperar la figura central del maestro en el proceso formativo, ante la pérdida de influencia en los jóvenes por parte de docentes y cuerpo técnico de las escuelas secundarias.

La participación de quienes las integran y de los padres de familia es necesaria para construir comunidades sanas, que promuevan los valores del conocimiento y el esfuerzo, concluyó.


Boletín UNAM-DGCS-062

Ciudad Universitaria.

UN innova radicalmente exámenes de admisión.

 
Facebooktwittergoogle_plusmail
21 de Diciembre del 2012
Ante el Consejo Académico y el Consejo Superior de la UN fue socializado el nuevo sistema de ingreso de bachilleres a la Institución, el cual recibió múltiples sugerencias que enriquecerán el innovador formato.
A partir del próximo semestre, los estudiantes serán admitidos a la Universidad y no a un programa específico. Según el puntaje obtenido en las pruebas de admisión, podrán seleccionar la carrera: los mayores puntajes tendrán las primeras opciones y los cupos que queden libres serán ofrecidos a los aspirantes con los puntajes siguientes, hasta coparlos en cada carrera.
El proceso de admisión es sumamente exigente y, de cerca de 140 mil aspirantes que se presentan cada año, solo se puede recibir a unos 10 mil, según el rector de la UN, Ignacio Mantilla Prada.
El director nacional de Admisiones, Mario Alberto Pérez Rodríguez, presentó la propuesta durante el Consejo Académico celebrado el pasado 5 de diciembre. Explicó que se implementará un sistema que aumente la probabilidad de ingreso de los aspirantes con los capitales académicos más altos, permitiéndoles seleccionar varios programas curriculares a los cuales pueden presentarse para obtener un cupo según su prioridad y el puntaje obtenido en la prueba.
En el 2008, la UN introdujo otras modificaciones sin precedentes, orientadas a modernizar la administración de la formación universitaria. Desde esa fecha, a los estudiantes que ingresan se les asigna un cupo de créditos (unidades en las que se miden las asignaturas universitarias) que ellos administran autónomamente durante su formación y su buen rendimiento académico determina la duración de sus estudios y les permite obtener una segunda titulación o acceder a programas de posgrado.
La innovación se apoya en un estudio detallado de los resultados de las pruebas de los últimos años y en la experiencia acumulada, que ha permitido garantizar que el examen de admisión muestre una transparencia absoluta, que es reconocida por los colombianos.
Actualmente, los aspirantes que se inscriben en el proceso de admisión seleccionan uno de los cerca de 96 programas curriculares que ofrece la Institución. Como segunda opción tienen la posibilidad de seleccionar otros dos programas. El aspirante conoce su puntaje y perfil académico, reportado en la prueba, solo hasta el final del proceso.
La Universidad Nacional de Colombia admite al año a unos 11 mil nuevos estudiantes. Según Pérez Rodríguez, con los cambios se consolida el ingreso por mérito académico.
“El aspirante presenta el examen y, una vez que conoce su resultado, puede seleccionar hasta cuatro programas curriculares para los cuales su puntaje le da una probabilidad real de ingreso, según la oferta de programas y los cupos disponibles para cada uno de ellos. Entonces los inscritos serán habilitados, según rangos de puntaje de mayor a menor, para que aspiren a un cupo en un programa en el que aún haya disponibles”, precisó.
Así, a un aspirante lo pueden habilitar más de una vez para seleccionar programas con cupos disponibles, siempre y cuando su puntaje le permita tener alguna probabilidad real de ingresar a ellos.
La Universidad decidió cambiar el sistema tradicional, al ver que en cada proceso de admisión a programas de pregrado más del 60% de los aspirantes se concentra en menos de un tercio de la oferta académica.
Por esa razón, algunos aspirantes con buenos puntajes no son admitidos, pero otros con puntajes inferiores pasan a programas que, pese a su baja demanda, tienen igual importancia para el desarrollo del país.
“Por lo anterior, es necesario implementar un mecanismo que optimice el proceso de selección de los futuros estudiantes de la UN, con los más altos capitales académicos en todos los programas”, aseguró Pérez Rodríguez.
Los cambios regirán a partir del proceso de admisión del segundo periodo académico de 2013. Desde ya se buscan estrategias de divulgación para que los interesados en ingresar tengan información clara y optimicen los resultados de sus pruebas.
El rector Mantilla explicó que el algoritmo por el cual se seleccionan actualmente los estudiantes presenta algunas injusticias con algunos aspirantes que tienen muy buenos puntajes y que quedan por fuera porque eligieron una carrera de mayor demanda.
“Se trata de distribuir mejor esos puntajes para tener un criterio más justo. Actualmente, por ejemplo, 50 mil aspirantes compiten por 450 cupos y los restantes 20 mil, por cerca de cinco mil. Ahí hay, de entrada, una inequidad bastante grande”, señaló.
Créditos: http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/inicio.html
Alrededor de 140 mil personas se presentan cada año a la UN para estudiar una carrera.

Alrededor de 140 mil personas se presentan cada año a la UN para estudiar una carrera.

21 de Diciembre del 2012

Ante el Consejo Académico y el Consejo Superior de la UN fue socializado el nuevo sistema de ingreso de bachilleres a la Institución, el cual recibió múltiples sugerencias que enriquecerán el innovador formato.

A partir del próximo semestre, los estudiantes serán admitidos a la Universidad y no a un programa específico. Según el puntaje obtenido en las pruebas de admisión, podrán seleccionar la carrera: los mayores puntajes tendrán las primeras opciones y los cupos que queden libres serán ofrecidos a los aspirantes con los puntajes siguientes, hasta coparlos en cada carrera.

El proceso de admisión es sumamente exigente y, de cerca de 140 mil aspirantes que se presentan cada año, solo se puede recibir a unos 10 mil, según el rector de la UN, Ignacio Mantilla Prada.

El director nacional de Admisiones, Mario Alberto Pérez Rodríguez, presentó la propuesta durante el Consejo Académico celebrado el pasado 5 de diciembre. Explicó que se implementará un sistema que aumente la probabilidad de ingreso de los aspirantes con los capitales académicos más altos, permitiéndoles seleccionar varios programas curriculares a los cuales pueden presentarse para obtener un cupo según su prioridad y el puntaje obtenido en la prueba.

En el 2008, la UN introdujo otras modificaciones sin precedentes, orientadas a modernizar la administración de la formación universitaria. Desde esa fecha, a los estudiantes que ingresan se les asigna un cupo de créditos (unidades en las que se miden las asignaturas universitarias) que ellos administran autónomamente durante su formación y su buen rendimiento académico determina la duración de sus estudios y les permite obtener una segunda titulación o acceder a programas de posgrado.

La innovación se apoya en un estudio detallado de los resultados de las pruebas de los últimos años y en la experiencia acumulada, que ha permitido garantizar que el examen de admisión muestre una transparencia absoluta, que es reconocida por los colombianos.

Actualmente, los aspirantes que se inscriben en el proceso de admisión seleccionan uno de los cerca de 96 programas curriculares que ofrece la Institución. Como segunda opción tienen la posibilidad de seleccionar otros dos programas. El aspirante conoce su puntaje y perfil académico, reportado en la prueba, solo hasta el final del proceso.

La Universidad Nacional de Colombia admite al año a unos 11 mil nuevos estudiantes. Según Pérez Rodríguez, con los cambios se consolida el ingreso por mérito académico.

“El aspirante presenta el examen y, una vez que conoce su resultado, puede seleccionar hasta cuatro programas curriculares para los cuales su puntaje le da una probabilidad real de ingreso, según la oferta de programas y los cupos disponibles para cada uno de ellos. Entonces los inscritos serán habilitados, según rangos de puntaje de mayor a menor, para que aspiren a un cupo en un programa en el que aún haya disponibles”, precisó.

Así, a un aspirante lo pueden habilitar más de una vez para seleccionar programas con cupos disponibles, siempre y cuando su puntaje le permita tener alguna probabilidad real de ingresar a ellos.

La Universidad decidió cambiar el sistema tradicional, al ver que en cada proceso de admisión a programas de pregrado más del 60% de los aspirantes se concentra en menos de un tercio de la oferta académica.

Por esa razón, algunos aspirantes con buenos puntajes no son admitidos, pero otros con puntajes inferiores pasan a programas que, pese a su baja demanda, tienen igual importancia para el desarrollo del país.

“Por lo anterior, es necesario implementar un mecanismo que optimice el proceso de selección de los futuros estudiantes de la UN, con los más altos capitales académicos en todos los programas”, aseguró Pérez Rodríguez.

Los cambios regirán a partir del proceso de admisión del segundo periodo académico de 2013. Desde ya se buscan estrategias de divulgación para que los interesados en ingresar tengan información clara y optimicen los resultados de sus pruebas.

El rector Mantilla explicó que el algoritmo por el cual se seleccionan actualmente los estudiantes presenta algunas injusticias con algunos aspirantes que tienen muy buenos puntajes y que quedan por fuera porque eligieron una carrera de mayor demanda.

“Se trata de distribuir mejor esos puntajes para tener un criterio más justo. Actualmente, por ejemplo, 50 mil aspirantes compiten por 450 cupos y los restantes 20 mil, por cerca de cinco mil. Ahí hay, de entrada, una inequidad bastante grande”, señaló.

Créditos: http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/inicio.html

Proyecto de liderazgo: impulsor del ingenio estudiantil.

 
Facebooktwittergoogle_plusmail
20 de Diciembre del 2012
Desde 2010, el Programa de Gestión de Proyectos de la Dirección de Bienestar cofinancia iniciativas de liderazgo juvenil, como respuesta a la inquietud de materializar el aprendizaje académico.
Durante los tres años de vigencia del proyecto han sido financiadas 18 ideas en diversas temáticas que van desde la realización de capacitaciones a diferentes grupos focales para compartir conocimiento, hasta la investigación, producción y comercialización de cosméticos a base de plantas o frutas para la reutilización y optimización de desechos como la cáscara de lulo.
“La creatividad de los estudiantes no tiene límite, así como su espíritu emprendedor y de persistencia. Para ellos no existen barreras y saben responder de manera sorprendente al apoyo que les brinda la Institución para plasmar sus ideas”, asegura Elizabeth Moreno, coordinadora del Programa.
Por ello, el acompañamiento para hacer realidad estas iniciativas va mucho más allá de un auxilio económico. Es así como, de la mano del presupuesto, se ha planteado un proceso de formación integral que busca darles a los estudiantes, en primera instancia, herramientas conceptuales sobre cómo presentar proyectos desde la perspectiva del marco lógico.
Producto de esta fase en la que son capacitados en las áreas de gestión cultural, científica y de investigación social, los estudiantes construyen una idea que es evaluada por los miembros del programa para su posible financiación.
Con resultados que han sorprendido incluso a los mismos jóvenes, este grupo de iniciativas ha logrado, en algunos casos, un alto impacto social en comunidades. Algunas propuestas se han destacado por su innovación e importantes aportes en diversos campos de la ciencia.
Es el caso del proyecto “Repelente Xano”, elaborado por estudiantes de Química Farmacéutica, quienes al realizar múltiples estudios etnobotánicos en la Sabana de Bogotá encontraron que plantas como la altamisa tienen la capacidad de repeler insectos. La iniciativa ha llamado la atención de laboratorios farmacéuticos para la producción y comercialización del repelente en el mercado.
Entre otros proyectos destacados por sus resultados se encuentra también la propuesta para la producción de hidromiel del Bosque de estudiantes de Zootecnia, quienes obtuvieron cuatro tipos de esta bebida bajo la asesoría del Instituto de Ciencias y Tecnología de Alimentos de la Universidad (ICTA).
Por su parte, “Historiando” recreó la memoria histórica de finales del siglo XVIII e inicios del siglo XIX, logrando una acogida sin precedentes al revivir con la ayuda de videos, sonidos, fotografías y elementos representativos de la época un recorrido cronológico a través de expresiones artísticas como la danza y la música.
La jornada muralística –liderada por los colectivos Gráfico Guayasamín de la Facultad de Medicina Veterinaria y de Zootecnia, Murales de la Facultad de Agronomía y Equipo Gráfico Económico– impulsó la actividad artística de la comunidad universitaria con la recepción y exposición de sus propuestas gráficas en la Plaza Central.
En el campo de la medicina, la estudiante Karen Andrea Alonso de Fisioterapia ha logrado poner en la agenda de las carreras afines a la salud, la inclusión de cátedras sobre las más de 5.000 enfermedades poco frecuentes o mejor conocidas como huérfanas –tales como la miastenia gravis (deterioro de los músculos)– para que los profesionales sepan cómo atender este tipo de trastornos.
Entre las facultades con más alta participación en el proceso de talleres y la presentación de proyectos se encuentran la de Ciencias Humanas, Ciencias, Ingeniería y Agronomía.
Créditos:Créditos:http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/inicio.html
Durante los tres años de vigencia del proyecto han sido financiadas 18 ideas en diversas temáticas.

Durante los tres años de vigencia del proyecto han sido financiadas 18 ideas en diversas temáticas.

20 de Diciembre del 2012

Desde 2010, el Programa de Gestión de Proyectos de la Dirección de Bienestar cofinancia iniciativas de liderazgo juvenil, como respuesta a la inquietud de materializar el aprendizaje académico.

Durante los tres años de vigencia del proyecto han sido financiadas 18 ideas en diversas temáticas que van desde la realización de capacitaciones a diferentes grupos focales para compartir conocimiento, hasta la investigación, producción y comercialización de cosméticos a base de plantas o frutas para la reutilización y optimización de desechos como la cáscara de lulo.

“La creatividad de los estudiantes no tiene límite, así como su espíritu emprendedor y de persistencia. Para ellos no existen barreras y saben responder de manera sorprendente al apoyo que les brinda la Institución para plasmar sus ideas”, asegura Elizabeth Moreno, coordinadora del Programa.

Por ello, el acompañamiento para hacer realidad estas iniciativas va mucho más allá de un auxilio económico. Es así como, de la mano del presupuesto, se ha planteado un proceso de formación integral que busca darles a los estudiantes, en primera instancia, herramientas conceptuales sobre cómo presentar proyectos desde la perspectiva del marco lógico.

Producto de esta fase en la que son capacitados en las áreas de gestión cultural, científica y de investigación social, los estudiantes construyen una idea que es evaluada por los miembros del programa para su posible financiación.

Con resultados que han sorprendido incluso a los mismos jóvenes, este grupo de iniciativas ha logrado, en algunos casos, un alto impacto social en comunidades. Algunas propuestas se han destacado por su innovación e importantes aportes en diversos campos de la ciencia.

Es el caso del proyecto “Repelente Xano”, elaborado por estudiantes de Química Farmacéutica, quienes al realizar múltiples estudios etnobotánicos en la Sabana de Bogotá encontraron que plantas como la altamisa tienen la capacidad de repeler insectos. La iniciativa ha llamado la atención de laboratorios farmacéuticos para la producción y comercialización del repelente en el mercado.

Entre otros proyectos destacados por sus resultados se encuentra también la propuesta para la producción de hidromiel del Bosque de estudiantes de Zootecnia, quienes obtuvieron cuatro tipos de esta bebida bajo la asesoría del Instituto de Ciencias y Tecnología de Alimentos de la Universidad (ICTA).

Por su parte, “Historiando” recreó la memoria histórica de finales del siglo XVIII e inicios del siglo XIX, logrando una acogida sin precedentes al revivir con la ayuda de videos, sonidos, fotografías y elementos representativos de la época un recorrido cronológico a través de expresiones artísticas como la danza y la música.

La jornada muralística –liderada por los colectivos Gráfico Guayasamín de la Facultad de Medicina Veterinaria y de Zootecnia, Murales de la Facultad de Agronomía y Equipo Gráfico Económico– impulsó la actividad artística de la comunidad universitaria con la recepción y exposición de sus propuestas gráficas en la Plaza Central.

En el campo de la medicina, la estudiante Karen Andrea Alonso de Fisioterapia ha logrado poner en la agenda de las carreras afines a la salud, la inclusión de cátedras sobre las más de 5.000 enfermedades poco frecuentes o mejor conocidas como huérfanas –tales como la miastenia gravis (deterioro de los músculos)– para que los profesionales sepan cómo atender este tipo de trastornos.

Entre las facultades con más alta participación en el proceso de talleres y la presentación de proyectos se encuentran la de Ciencias Humanas, Ciencias, Ingeniería y Agronomía.

Créditos:Créditos:http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/inicio.html