Tag Archives: comunidad

Un nuevo indicador para la ecología.

 
Facebooktwittergoogle_plusmail
10 de Diciembre del 2012
El Índice DCova permite hacer una interpretación matemática y ecológica, dando una idea más cercana a la realidad, acerca de cómo es la diversidad de una comunidad (plantas, animales e insectos).
El instrumento fue presentado por el profesor Dante Covarrubias Melgar, director de la Unidad Académica de Matemáticas de la Universidad Autónoma de Guerrero (México), durante el Jueves de la Biodiversidad organizado por el Instituto de Ciencias Naturales (ICN) de la UN.
La nueva herramienta se describe como la presentación de las estimaciones de los índices de diversidad como una triada (valor del índice, número de especies y varianza).
De acuerdo con Covarrubias, en la literatura hay una gran cantidad de índices más que se utilizan para medir la diversidad. Por eso, desde la ciencia matemática ha llevado a cabo la revisión de estos desde su génesis, discutiendo las bondades de su uso y su interpretación matemática-ecológica, con el fin de tratar de ofrecer una propuesta con menos problemas de los que actualmente se tienen.
“Pensé en producir un aporte real, porque en matemáticas muchas veces trabajamos es para matemáticas. La idea era aplicarlo fuera de esta. Así se logró justificar el buen uso de este indicador. Con algunos índices lo que se hace es validar estadísticamente esos resultados”, dice.
Desde 1948 (cuando aparece el Índice de Shannon para medir entropía) hasta 1972 (con el Índice de Fager), se han presentado propuestas de cómo medir la diversidad. Lo cierto es que algunas de estas no nacieron para medir la diversidad con una idea de ecología.
“La revisión que he hecho en los últimos seis años, aproximadamente, me permite decir que este índice cumple con algunas características estadísticas, pero también dar una explicación más sencilla a ese comportamiento”, expresa.
Cuauhtémoc Deloya, investigador del Instituto de Ecología de México, quien integra este proyecto científico, expresa que a lo largo de la biología y la ecología se han usado diferentes estimadores para interpretar la ecología y la estructura de las comunidades. Por eso, hacer una revisión histórica es tratar de ver su desarrollo y cómo se han ido utilizando los índices porque, por ejemplo, la mayor parte de la comunidad académica se queja del Índice de Shannon, aduciendo que no es bueno; sin embargo, se usa, pues es de los pocos que hay.
Es de anotar que el estudio estadístico comparativo de los índices de diversidad es generado a partir de la base de datos concebida por el Instituto de Ecología, A. C. (México), liderado por el profesor Deloya, al medir la diversidad de escarabajos en el bosque mesófilo de montaña en fincas del Estado de Veracruz (México).
“Con los datos obtenidos en campo y mi experticia como escarabajólogo, sumada a la experiencia del doctor Dante en estadística, la idea es juntar dos áreas del saber, cosa que no se ha hecho, y a mediano plazo, por qué no, sustituir a Shannon. Que DCova sea un nuevo paradigma”, afirma Deloya.
Finalmente, Dante Covarrubias manifiesta que hace falta que la comunidad de ecólogos valide que realmente lo que él cree que pueda dar una interpretación sea cierto. Sin embargo, deja claro que es una herramienta que tiene potencial, porque puede dar respuesta favorable a problemas que se han presentado, en este sentido, a través de la historia.
Créditos:http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/inicio.html
Conferencia “Midiendo la diversidad: una revisión histórica al uso de los indicadores en ecología”.

Conferencia “Midiendo la diversidad: una revisión histórica al uso de los indicadores en ecología”.

10 de Diciembre del 2012

El Índice DCova permite hacer una interpretación matemática y ecológica, dando una idea más cercana a la realidad, acerca de cómo es la diversidad de una comunidad (plantas, animales e insectos).

El instrumento fue presentado por el profesor Dante Covarrubias Melgar, director de la Unidad Académica de Matemáticas de la Universidad Autónoma de Guerrero (México), durante el Jueves de la Biodiversidad organizado por el Instituto de Ciencias Naturales (ICN) de la UN.

La nueva herramienta se describe como la presentación de las estimaciones de los índices de diversidad como una triada (valor del índice, número de especies y varianza).

De acuerdo con Covarrubias, en la literatura hay una gran cantidad de índices más que se utilizan para medir la diversidad. Por eso, desde la ciencia matemática ha llevado a cabo la revisión de estos desde su génesis, discutiendo las bondades de su uso y su interpretación matemática-ecológica, con el fin de tratar de ofrecer una propuesta con menos problemas de los que actualmente se tienen.

“Pensé en producir un aporte real, porque en matemáticas muchas veces trabajamos es para matemáticas. La idea era aplicarlo fuera de esta. Así se logró justificar el buen uso de este indicador. Con algunos índices lo que se hace es validar estadísticamente esos resultados”, dice.

Desde 1948 (cuando aparece el Índice de Shannon para medir entropía) hasta 1972 (con el Índice de Fager), se han presentado propuestas de cómo medir la diversidad. Lo cierto es que algunas de estas no nacieron para medir la diversidad con una idea de ecología.

“La revisión que he hecho en los últimos seis años, aproximadamente, me permite decir que este índice cumple con algunas características estadísticas, pero también dar una explicación más sencilla a ese comportamiento”, expresa.

Cuauhtémoc Deloya, investigador del Instituto de Ecología de México, quien integra este proyecto científico, expresa que a lo largo de la biología y la ecología se han usado diferentes estimadores para interpretar la ecología y la estructura de las comunidades. Por eso, hacer una revisión histórica es tratar de ver su desarrollo y cómo se han ido utilizando los índices porque, por ejemplo, la mayor parte de la comunidad académica se queja del Índice de Shannon, aduciendo que no es bueno; sin embargo, se usa, pues es de los pocos que hay.

Es de anotar que el estudio estadístico comparativo de los índices de diversidad es generado a partir de la base de datos concebida por el Instituto de Ecología, A. C. (México), liderado por el profesor Deloya, al medir la diversidad de escarabajos en el bosque mesófilo de montaña en fincas del Estado de Veracruz (México).

“Con los datos obtenidos en campo y mi experticia como escarabajólogo, sumada a la experiencia del doctor Dante en estadística, la idea es juntar dos áreas del saber, cosa que no se ha hecho, y a mediano plazo, por qué no, sustituir a Shannon. Que DCova sea un nuevo paradigma”, afirma Deloya.

Finalmente, Dante Covarrubias manifiesta que hace falta que la comunidad de ecólogos valide que realmente lo que él cree que pueda dar una interpretación sea cierto. Sin embargo, deja claro que es una herramienta que tiene potencial, porque puede dar respuesta favorable a problemas que se han presentado, en este sentido, a través de la historia.

Créditos:http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/inicio.html

UN contribuye a la salud de los bogotanos.

 
Facebooktwittergoogle_plusmail
10 de Diceimbre del 2012
Aumentar la calidad de la salud y lograr una atención oportuna y efectiva para los pacientes son algunas de las responsabilidades de la UN con el distrito y la comunidad del Hospital San Juan de Dios.
Así quedó establecido en la inauguración del Centro de Excelencia en Atención Primaria en Salud San Juan de Dios. Este es la primera fase de cumplimiento de la sentencia del tribunal de Cundinamarca, que delegó al Gobierno nacional y local la recuperación, remodelación y conservación del Hospital.
El decano de la Facultad de Medicina de la UN en Bogotá, Raúl Esteban Sastre, destacó el impacto que la Institución tendrá en el sector: “Hace varios meses se ha estado trabajando en asocio con la Secretaría Distrital de Salud en este proyecto, para que el Centro se convierta en uno de prevención de la enfermedad y promoción”.
Y precisó: “haremos esto incluyendo a la comunidad, a los estudiantes de todas las áreas de la salud, a los trabajadores del Rafael Uribe Uribe, a los antiguos trabajadores del San Juan de Dios, a la comunidad en general”.
La Facultad de Medicina lleva doce años sin un lugar de prácticas propio. Pero este centro formará parte del Parque Distrital de Ciencia y Tecnología en Salud, que servirá, según el profesor Sastre, “para que la UN implemente la enseñanza correspondiente a atención primaria”.
Para Guillermo Alfonso Jaramillo, secretario distrital de Salud, este proyecto no tendría sentido sin el aporte de la UN.
“Sin la Universidad Nacional de Colombia no tendría ninguna esencia el Centro. Nosotros esperamos que este lugar sea, de nuevo, la sede de toda la actividad académica y científica en este campo de la Universidad. Ese es el verdadero aporte. Nada conseguiríamos con abrir otro servicio en Bogotá si no fuera sobre la base de que aquí la UN va a tener la posibilidad de desarrollar todo su potencial”, aseguró.
Además, puntualizó: “Se trata de más hospitales con atención primaria, con una inversión de 360 mil millones de pesos, con mapas de 100 equipos médicos, con 7 mil personas atendiendo a una población de 3 millones y medio de personas”.
José Félix Patiño, médico, académico, exrector de la UN y uno de los intelectuales más reconocidos del país, reconoce la trascendencia de estas acciones.
“Es de un enorme y profundo impacto el que se cumpla lo que el alcalde Petro se ha propuesto: reabrir el hospital más importante que ha tenido Colombia en toda su historia, que es la cuna de la medicina en el país y ha sido tradicionalmente uno universitario. Aquí, la UN puede desarrollar su docencia de manera óptima”, manifestó.
Cerca de ocho mil millones de pesos se han invertido en este centro, que la UN y la Secretaria Distrital de Salud liderarán para desarrollar un ambicioso programa. Este es el primer paso en la creación de un hospital público de cuarto nivel, en beneficio de quienes más lo necesitan.
La apertura y puesta en marcha se lleva a cabo mediante un convenio interadministrativo de cooperación entre el Hospital Rafael Uribe Uribe (Empresa Social del Estado) y el Fondo Financiero Distrital de Salud.
Asimismo, con la prestación de los servicios, se impulsa un proyecto semilla que se convertirá en el referente de los desarrollos en investigación y, a la vez, en espacio de entrenamiento para los profesionales en materia de atención primaria en salud.
Créditos:http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/inicio.html
La inauguración de la primera fase del Centro de Excelencia en Atención Primaria en Salud contó con la presencia de representantes de la administración local y la UN.

La inauguración de la primera fase del Centro de Excelencia en Atención Primaria en Salud contó con la presencia de representantes de la administración local y la UN.

10 de Diceimbre del 2012

Aumentar la calidad de la salud y lograr una atención oportuna y efectiva para los pacientes son algunas de las responsabilidades de la UN con el distrito y la comunidad del Hospital San Juan de Dios.

Así quedó establecido en la inauguración del Centro de Excelencia en Atención Primaria en Salud San Juan de Dios. Este es la primera fase de cumplimiento de la sentencia del tribunal de Cundinamarca, que delegó al Gobierno nacional y local la recuperación, remodelación y conservación del Hospital.

El decano de la Facultad de Medicina de la UN en Bogotá, Raúl Esteban Sastre, destacó el impacto que la Institución tendrá en el sector: “Hace varios meses se ha estado trabajando en asocio con la Secretaría Distrital de Salud en este proyecto, para que el Centro se convierta en uno de prevención de la enfermedad y promoción”.

Y precisó: “haremos esto incluyendo a la comunidad, a los estudiantes de todas las áreas de la salud, a los trabajadores del Rafael Uribe Uribe, a los antiguos trabajadores del San Juan de Dios, a la comunidad en general”.

La Facultad de Medicina lleva doce años sin un lugar de prácticas propio. Pero este centro formará parte del Parque Distrital de Ciencia y Tecnología en Salud, que servirá, según el profesor Sastre, “para que la UN implemente la enseñanza correspondiente a atención primaria”.

Para Guillermo Alfonso Jaramillo, secretario distrital de Salud, este proyecto no tendría sentido sin el aporte de la UN.

“Sin la Universidad Nacional de Colombia no tendría ninguna esencia el Centro. Nosotros esperamos que este lugar sea, de nuevo, la sede de toda la actividad académica y científica en este campo de la Universidad. Ese es el verdadero aporte. Nada conseguiríamos con abrir otro servicio en Bogotá si no fuera sobre la base de que aquí la UN va a tener la posibilidad de desarrollar todo su potencial”, aseguró.

Además, puntualizó: “Se trata de más hospitales con atención primaria, con una inversión de 360 mil millones de pesos, con mapas de 100 equipos médicos, con 7 mil personas atendiendo a una población de 3 millones y medio de personas”.

José Félix Patiño, médico, académico, exrector de la UN y uno de los intelectuales más reconocidos del país, reconoce la trascendencia de estas acciones.

“Es de un enorme y profundo impacto el que se cumpla lo que el alcalde Petro se ha propuesto: reabrir el hospital más importante que ha tenido Colombia en toda su historia, que es la cuna de la medicina en el país y ha sido tradicionalmente uno universitario. Aquí, la UN puede desarrollar su docencia de manera óptima”, manifestó.

Cerca de ocho mil millones de pesos se han invertido en este centro, que la UN y la Secretaria Distrital de Salud liderarán para desarrollar un ambicioso programa. Este es el primer paso en la creación de un hospital público de cuarto nivel, en beneficio de quienes más lo necesitan.

La apertura y puesta en marcha se lleva a cabo mediante un convenio interadministrativo de cooperación entre el Hospital Rafael Uribe Uribe (Empresa Social del Estado) y el Fondo Financiero Distrital de Salud.

Asimismo, con la prestación de los servicios, se impulsa un proyecto semilla que se convertirá en el referente de los desarrollos en investigación y, a la vez, en espacio de entrenamiento para los profesionales en materia de atención primaria en salud.

Créditos:http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/inicio.html

Hallan 30 puntos de alto interés geológico para Antioquia.

 
Facebooktwittergoogle_plusmail
30 de Noviembre del 2012
Páramos, volcanes, cuerpos rocosos y farallones, entre otras bellezas naturales, hacen parte del levantamiento geológico que identificaron investigadores de la UN, con alto valor para la comunidad.
El grupo de investigación en Geología Ambiental (GEA) de la Sede Medellín está compuesto por estudiosos inquietos por explorar la diversidad geológica y paisajística que posee Antioquia. Sin embargo, afirman que esta gran variedad está siendo utilizada en algunos casos para explotación minera; por ello, consideran importante implementar alternativas para que la población se apropie de lo que tiene y lo proteja.
De tal forma, los expertos se apropiaron de metodologías para la identificación de esos sitios a partir de clasificación con inventarios de reconocimiento, de verificación en campo e inventarios especializados en temas específicos en geología. Esto, con el apoyo de metodologías utilizadas en España, que es líder en recuperación geológica.
Ángela María Henao Arroyave, integrante de GEA, dice: “encontramos cerca de 215 puntos de interés para la geología en Antioquia y luego de la evaluación con un índice de patrimonio geológico que acoge 11 variables con respecto a lo ambiental, fauna, flora, arqueología, paleontología y otros temas, llegamos a una clasificación de 30 puntos geológicos en la región”.
Geología para la comunidad
Juan Guillermo Osorio Cachaya, otro de los investigadores de GEA, explica que entre los criterios de valoración geológica está el científico, que determina por qué esos sitios son estratégicos por su interés económico y medioambiental. Por ejemplo, “los páramos son una fuente hídrica para las comunidades, pero tenemos que encontrar un equilibrio entre la explotación y protección”, dice.
Osorio Cachaya enumeró algunos sitios de interés hallados, como la Cascada Velo de Novia en Támesis, la Piedra del Peñol en Guatapé, Cerro Tusa en Venecia, el Volcán de Lodo en Arboletes, el Delta del Río Atrato en Turbo, el Páramo del Sol en Frontino y Cavernas del Esplendor en El Jardín, entre otras bellezas naturales.
La propuesta de los investigadores pretende lograr que las personas de la región conozcan lo que tienen y las rutas para llegar a lugares como cavernas, saltos y cascadas, pues es una actividad que involucra, no solo la geología, sino el geoturismo como una herramienta de desarrollo y de protección de este patrimonio.
Hasta la fecha, se ha ofrecido el primer curso de Patrimonio Geológico para la comunidad con el apoyo de la Facultad de Minas de la UN y la Fundación EPM, que amparan la intención investigativa.
Créditos:http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/inicio.html
Cerro de Caramanta (Caramanta, Antioquia).

Cerro de Caramanta (Caramanta, Antioquia).

30 de Noviembre del 2012

Páramos, volcanes, cuerpos rocosos y farallones, entre otras bellezas naturales, hacen parte del levantamiento geológico que identificaron investigadores de la UN, con alto valor para la comunidad.

El grupo de investigación en Geología Ambiental (GEA) de la Sede Medellín está compuesto por estudiosos inquietos por explorar la diversidad geológica y paisajística que posee Antioquia. Sin embargo, afirman que esta gran variedad está siendo utilizada en algunos casos para explotación minera; por ello, consideran importante implementar alternativas para que la población se apropie de lo que tiene y lo proteja.

De tal forma, los expertos se apropiaron de metodologías para la identificación de esos sitios a partir de clasificación con inventarios de reconocimiento, de verificación en campo e inventarios especializados en temas específicos en geología. Esto, con el apoyo de metodologías utilizadas en España, que es líder en recuperación geológica.

Ángela María Henao Arroyave, integrante de GEA, dice: “encontramos cerca de 215 puntos de interés para la geología en Antioquia y luego de la evaluación con un índice de patrimonio geológico que acoge 11 variables con respecto a lo ambiental, fauna, flora, arqueología, paleontología y otros temas, llegamos a una clasificación de 30 puntos geológicos en la región”.


Geología para la comunidad

Juan Guillermo Osorio Cachaya, otro de los investigadores de GEA, explica que entre los criterios de valoración geológica está el científico, que determina por qué esos sitios son estratégicos por su interés económico y medioambiental. Por ejemplo, “los páramos son una fuente hídrica para las comunidades, pero tenemos que encontrar un equilibrio entre la explotación y protección”, dice.

Osorio Cachaya enumeró algunos sitios de interés hallados, como la Cascada Velo de Novia en Támesis, la Piedra del Peñol en Guatapé, Cerro Tusa en Venecia, el Volcán de Lodo en Arboletes, el Delta del Río Atrato en Turbo, el Páramo del Sol en Frontino y Cavernas del Esplendor en El Jardín, entre otras bellezas naturales.

La propuesta de los investigadores pretende lograr que las personas de la región conozcan lo que tienen y las rutas para llegar a lugares como cavernas, saltos y cascadas, pues es una actividad que involucra, no solo la geología, sino el geoturismo como una herramienta de desarrollo y de protección de este patrimonio.

Hasta la fecha, se ha ofrecido el primer curso de Patrimonio Geológico para la comunidad con el apoyo de la Facultad de Minas de la UN y la Fundación EPM, que amparan la intención investigativa.

Créditos:http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/inicio.html

Prototipo de vivienda con elementos estructurales en guadua.

 
Facebooktwittergoogle_plusmail
13 de Noviembre del 2012
Un proyecto de la Facultad de Ingeniería de la UN, financiado por el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, propone un modelo de vivienda construida con esta planta.
Por su diámetro, espesor y características de sismorresistencia, la guadua es un material adecuado para la construcción.
Así quedó comprobado en el estudio que lideró la ingeniera civil Caori Takeuchi, docente de la UN y encargada del proyecto “Diseño y construcción de vivienda con elementos estructurales en guadua laminada, prensada y pegada”.
“El proyecto de laminado empezó para industrializar la construcción con el material bambú guadua. De este se sacan unas latas y se hacen unas láminas con un buen terminado para aplicarle un adhesivo y luego prensarlas. Así se la convierte en laminada, prensada y pegada” explica la profesora Takeuchi.
El estudio duró cuatro años y hace parte del programa de investigación “Innovación para el fortalecimiento de la productividad de la cadena de la guadua en la provincia de Rionegro del departamento de Cundinamarca”.
La implementación de dos centros de producción primaria (de la línea de producción de elementos estructurales) y la capacitación de personas para corte y aprovechamiento, así como de obreros calificados para su producción, son algunos de los resultados obtenidos.
A los cuales se suman, además, la construcción de la estructura de dos prototipos de vivienda de interés social en guadua laminada en el taller de carpintería del Sindú de la UN.
“El proyecto acaba de culminar, por lo cual el impacto en la comunidad todavía no se puede medir. Sin embargo, se observa un ligero aumento del número de solicitudes ante la CAR de aprovechamiento de esta planta”, afirma la profesora.
El trabajo del equipo de investigación de la profesora Caori Takeuchi continúa. En este momento, está desarrollando un proyecto financiado por Colciencias.
“Se trata de un modelo de redes neuronales para predecir las propiedades del material base, hacer la caracterización mecánica de elementos fabricados en guadua laminada y desarrollar un modelo constitutivo de esta planta como material compuesto de fibras largas”, cuenta la investigadora.
Créditos:http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/inicio.html
La guadua Angustofolia, llamada así en 1822, es considerada una planta nativa representativa del bosque andino.

La guadua Angustofolia, llamada así en 1822, es considerada una planta nativa representativa del bosque andino.

13 de Noviembre del 2012

Un proyecto de la Facultad de Ingeniería de la UN, financiado por el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, propone un modelo de vivienda construida con esta planta.

Por su diámetro, espesor y características de sismorresistencia, la guadua es un material adecuado para la construcción.

Así quedó comprobado en el estudio que lideró la ingeniera civil Caori Takeuchi, docente de la UN y encargada del proyecto “Diseño y construcción de vivienda con elementos estructurales en guadua laminada, prensada y pegada”.

“El proyecto de laminado empezó para industrializar la construcción con el material bambú guadua. De este se sacan unas latas y se hacen unas láminas con un buen terminado para aplicarle un adhesivo y luego prensarlas. Así se la convierte en laminada, prensada y pegada” explica la profesora Takeuchi.

El estudio duró cuatro años y hace parte del programa de investigación “Innovación para el fortalecimiento de la productividad de la cadena de la guadua en la provincia de Rionegro del departamento de Cundinamarca”.

La implementación de dos centros de producción primaria (de la línea de producción de elementos estructurales) y la capacitación de personas para corte y aprovechamiento, así como de obreros calificados para su producción, son algunos de los resultados obtenidos.

A los cuales se suman, además, la construcción de la estructura de dos prototipos de vivienda de interés social en guadua laminada en el taller de carpintería del Sindú de la UN.

“El proyecto acaba de culminar, por lo cual el impacto en la comunidad todavía no se puede medir. Sin embargo, se observa un ligero aumento del número de solicitudes ante la CAR de aprovechamiento de esta planta”, afirma la profesora.

El trabajo del equipo de investigación de la profesora Caori Takeuchi continúa. En este momento, está desarrollando un proyecto financiado por Colciencias.

“Se trata de un modelo de redes neuronales para predecir las propiedades del material base, hacer la caracterización mecánica de elementos fabricados en guadua laminada y desarrollar un modelo constitutivo de esta planta como material compuesto de fibras largas”, cuenta la investigadora.

Créditos:http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/inicio.html

Premio de Oro para documental social realizado en la UN.

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

En un libro, que lleva el título del documental queda registrado el proceso investigativo realizado.
En un libro, que lleva el título del documental queda registrado el proceso investigativo realizado.

6 de Noviembre del 2012

La versión 29 del Festival de Cine de Bogotá premio documental realizado por un grupo de investigación del Centro de Estudios Sociales (CES) de la UN.

El documental Kitek Kiwe: Nuestra Memoria, obtuvo el Círculo Precolombino de Oro al Documental Social.

El trabajo audiovisual es el resultado de la investigación del grupo Conflicto Social y Violencia del Centro de estudios Sociales (CES) de la UN.

El estudio se realizó durante tres años y medio en el Cauca “en una finca que se llama La Laguna, cerca a Timbío; además hay imágenes de Santander de Quilichao y de Timba”, refirió Myriam Jimeno, profesora titular de la UN y, coordinadora del grupo de investigación.

En la finca se encuentran cerca de 300 personas, incluida población infantil, de la comunidad indígena Nasa Kitek Kiwe, desplazadas por la masacre del Naya en el 2001, en la que el ELN atacó a los civiles.

A través de una tutela estas personas obtienen la finca en donde se reasentaron; hasta ese lugar llegaron los investigadores de la UN, y a través del método etnográfico, consiguieron acercarse a la comunidad.

“No empezamos haciendo la película, primero construimos una relación en trabajo de campo, quedándonos en estadías prolongadas, construyendo una relación con la gente”.

“Fue una construcción de proximidad con las personas, en las que se trató de rescatar su punto de vista. En este caso cómo hicieron para sobreponerse a la experiencia de violencia”, narró Jimeno.

Para los integrantes del grupo de investigación, el documental es la posibilidad de que este pueblo comparta su verdad con los colombianos, es una manera de encontrar justicia.

“Mostrar su realidad le permite a la comunidad indígena sentirse reconocida por la sociedad, tejer un vínculo que permite que la sanación haga parte de la justicia, sea integral, no solo un proceso de castigo jurídico. Que hay buena sanción general de la sociedad ante estas conductas violentas”.

El cineasta Pedro Pablo Tattay, egresado de la UN y con amplia experiencia en trabajos con comunidades indígenas fue el encargado de la filmación del material.

Junto con su equipo de trabajo, en el que participaron tres jóvenes Nasa que recibieron formación en técnicas audiovisuales, este joven director construyó la historia galardonada en el Festival de Cine.

“Fue muy importante trabajar con el grupo de investigación, porque encontré un respaldo a mi trabajo. Desde la denuncia he intentado comunicar los problemas sociales que fenómenos como el narcotráfico, la guerrilla y el paramilitarismo causan en nuestro país”, declaró Tattay.

“Dormimos en sus casas, los escuchamos, los vimos llorar, y eso fue lo que mostramos”, concluyó.

El documental recoge testimonios sobrecogedores que causan indignación entre el público.

José Ever Veloza García, alias “H.H.” afirma “El río Cauca en este país es un cementerio… mucha pero mucha gente que tiramos al río Cauca y que nunca va a aparecer”.

La hermana del gobernador del cabildo indígena del Alto Naya, Elías Trochez Guiguanas, asesinado por el ELN, recuerda las palabras de su familiar.

“Yo hablé con él el domingo (lágrimas) y él dijo mañana vuelvo a salir, me tienen amenazado, pues…yo hago por la comunidad, si me matan me matarán porque yo no ando haciendo nada”, relata con voz entrecortada.

Con una duración de 54 minutos, y con música original, el documental fue producido por la UN, el CES, el Cabildo Indígena Nasa Kitek Kiwe, la Usaid, y la productora audiovisual Poliformo.

Créditos:http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/inicio.html