Tag Archives: química

Asistirá estudiante de medicina de la BUAP a la ceremonia de los Premios Nobel 2011

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

premio nobel23 de enero de 2011

Por ser el indiscutible ganador de la Expociencias Nacional, celebrada en diciembre en la ciudad de Tlaxcala, el estudiante de la Facultad de Medicina de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, José Luis Flores Guerrero de 22 años, asistirá a la ceremonia de entrega de los Premios Nobel de Medicina, Física y Química en diciembre del presente año, en Estocolmo, Suecia.

Al mismo tiempo, por obtener el primer lugar de la categoría en Medicina y Salud del nivel superior en dicho certamen, Flores Guerrero obtuvo el pase para concursar en la Expociencias Internacional a desarrollarse en la ciudad de Bratislavia, Eslovaquia, en julio próximo.

Además, el alumno formará parte del selecto grupo de 20 jóvenes provenientes de todo el mundo, que participará en el Seminario Internacional Juvenil de Ciencia en la ciudad de Estocolmo, Suecia, organizado en el marco de la entrega de los Premios Nobel, el cual será impartido por los mejores científicos del mundo, ganadores del Reconocimiento en 2010.

El proyecto titulado El papel de la serotonina en la hipereactividad vascular pulmonar durante la diabetes mellitus, cuyo objetivo es estudiar las complicaciones vasculares causadas por ese padecimiento en el territorio vascular pulmonar, fue con el que Flores Guerrero logró obtener el primer lugar, primero en Expociencias Regional, y posteriormente, en su fase nacional.

Sobre su investigación, el joven explicó que si bien los especialistas han logrado describir las complicaciones vasculares causadas por diabetes mellitus, hasta el momento se desconocen las causas subyacentes.

Refirió que a partir de la publicación, hace un par de años en la revista de la Asociación Americana del Corazón (AHA), por sus siglas en inglés, en el que se afirma que los pacientes diabéticos presentan el doble de prevalencia de hipertensión arterial pulmonar, y que pese a ello, la patología es subdiagnosticada o confundida con otros padecimientos de origen cardiaco, nació su interés por involucrarse en el tema y comprobar esas aseveraciones experimentalmente.

Expuso que la hipertensión arterial pulmonar afecta la circulación sanguínea de esos órganos. Su presencia aumenta la presión pulmonar y produce cambios en el corazón, particularmente en el ventrículo derecho, encargado de enviar la sangre a los pulmones y explicó: “Al aumentar la presión arterial pulmonar se hipertrofia el ventrículo derecho, ocasionando el crecimiento del corazón, sin que las arterias responsables de nutrirlo crezcan a la par de esa parte del músculo, produciendo como consecuencia, infartos del ventrículo derecho”.

Desde su punto de vista son dos las contribuciones de su investigación: la primera es la comprobación experimental del padecimiento, al verificar que los pacientes diabéticos registran mayores posibilidades de padecer hipertensión arterial pulmonar. El segundo aporte es el empleo de un nuevo modelo experimental animal de hipertensión arterial pulmonar inducido con estreptozotocina.

Habitualmente, explicó el estudiante de la BUAP, la enfermedad se induce con otra sustancia que es más cara llamada metracotalina.

El proyecto de investigación se realizó de forma multidisciplinaria con el apoyo de los profesores de las facultades de Medicina y de Ciencias Químicas, Fausto Atonal y José Gustavo López y López, y en un laboratorio del Instituto de Fisiología, a cargo del Doctor Jorge Valente Hernández.

Créditos: BUAP/Comunicación Institucional/buap.mx

Diseñan materiales que podrían absorber gases de efecto invernadero

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Es importante que al diseñar nuevos materiales, no sólo se considere su aplicación tangible y directa, también se debe visualizar hacia el futuro, consideró Heriberto Pfeiffer Perea, del IIM.
Es importante que al diseñar nuevos materiales, no sólo se considere su aplicación tangible y directa, también se debe visualizar hacia el futuro, consideró Heriberto Pfeiffer Perea, del IIM.

20 de mayo de 2010

• Su aplicación sería en lugares fijos donde se generan grandes combustiones, indicó Heriberto Pfeiffer Perea, del IIM de la UNAM
• Hoy en día es importante que al diseñar nuevos materiales, se tome en cuenta que cuando ya no sean útiles, sus desechos dañen lo menos posible al ambiente, subrayó

La elaboración de cerámicos, cuya función podría ser la captura y retención de gases de efecto invernadero, es la tarea que han emprendido integrantes del Instituto de Investigaciones en Materiales (IIM) de la UNAM.

Es importante que al diseñar nuevos materiales, no sólo se considere su aplicación tangible y directa, también se debe visualizar hacia el futuro, para que cuando el material ya no sea útil pueda ser reciclado, o que su desecho sea lo menos tóxico o dañino posible para el ambiente, consideró Heriberto Pfeiffer Perea.

El académico del IIM y su grupo de investigación, trabajan con cerámicos de elementos alcalinos y alcalinotérreos, que químicamente tienen propiedades básicas; en contraparte, muchos de los gases contaminantes de efecto invernadero son muy ácidos.

“Por lo tanto, a un nivel fundamental se busca hacer una reacción ácido-base, es decir, provocar una reacción química por la acidez de los gases y la basicidad de estos elementos, para retener químicamente los gases contaminantes”, explicó.

Existen otros materiales que sólo los retienen físicamente por adsorción, pero con los que trabajan los universitarios, reaccionan químicamente, y “estamos viendo que podemos atrapar un gas contaminante de una mezcla de gases de combustión, lo separamos y después podemos regenerar el cerámico, volviendo a generar el gas, pero en un estado puro, donde puede tener un valor agregado”, indicó el especialista.

Una vez atrapados, estos gases quedan estabilizados y no se liberan hasta que son sometidos a un nuevo tratamiento químico, o mediante un proceso térmico, destacó.

Pfeiffer Perea mencionó que la aplicación de los materiales sería en lugares fijos, donde se produzcan grandes combustiones, como las industrias que queman diésel u otro combustible para generar algún proceso, o en plantas eléctricas.

Pueden estar diseñados en forma de membranas, columnas empacadas o como filtros, y serían estructuras capaces de retener gases antes de ser emitidos a la atmósfera. Su duración aproximada sería de 50 a 100 ciclos de absorción, sin perder su eficiencia de trabajo, acotó.

Actualmente, prosiguió, se trabaja en el desarrollo y síntesis de nuevos cerámicos, para evaluarlos y ver si funcionan como captores de estos gases.

De los estudios, se ha generado un grupo de materiales que sí funcionan, a los que pretenden hacer modificaciones físicas o químicas para mejorar su eficiencia, cinética, estabilidad y vida útil, agregó.

Asimismo, se labora en la determinación de constantes cinéticas y termodinámicas para determinar qué tan rápido se absorbe y se desorbe un gas, así como su estabilidad. También, se analizan los efectos generados por la presencia de otros gases.

En este sentido, aclaró, “se trata de una investigación todavía bastante básica, porque estamos en el entendimiento de la fenomenología”.

Al día de hoy, los cerámicos que más funcionan para este propósito son los aluminatos de litio y los silicatos de litio y/o sodio, porque son materiales nobles y fáciles de preparar, las técnicas de obtención no son tan complejas, y su capacidad de absorber gases es alta.

Si bien el litio y el sodio como metales son altamente corrosivos y nocivos para la salud, tratados como cerámicos son inertes y no ocasionan problemas de toxicidad; en ese caso, la toxicidad se reduce hasta en más de 95 por ciento, abundó.

“Con el diseño de las membranas que se desarrollan aquí y en otros laboratorios, en tres o cinco años se podrían hacer pruebas para saber un poco más acerca de su eficacia en sistemas reales, y conocer su campo de aplicación”, concluyó.
Créditos: UNAM. DGCS -305/unam.mx