Tag Archives: UN

Valle de Aburrá lucha por descontaminar su río

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

El río Medellín está contaminado con materia orgánica y desechos tóxicos como cianuros, fenoles, sulfuros, mercurio y plomo. - Unimedios
El río Medellín está contaminado con materia orgánica y desechos tóxicos como cianuros, fenoles, sulfuros, mercurio y plomo. - Unimedios

27 de junio de 2011
Agencia de Noticias UN – En el 2015, el río Medellín–Aburrá disminuirá su contaminación, convirtiéndose en referente ambiental para los nueve municipios del Valle de Aburrá.

El trabajo entre la administración y las universidades es la base de este proceso en el que la UN es protagonista.

En su recorrido de 100 km, el río Medellín–Aburrá, que atraviesa el área metropolitana, de más de tres millones y medio de habitantes, solo tiene 3 km libres de contaminación. Según el Indicador Global de Calidad del Agua (ICA), los muestreos realizados durante el 2010 arrojaron que el agua de este afluente es muy mala en la mayor parte de su cauce.

Margarita Cardona, ingeniera del Área Metropolitana del Valle de Aburrá, autoridad ambiental, explica que “a nivel de calidad, el tramo más crítico se encuentra entre Puente Acevedo y Ancón Norte, debido a la alta intervención humana, la actividad industrial y la descarga de vertimientos de aguas residuales no tratadas”.

La UN en Medellín forma parte de RedRío, proyecto que desde el 2003 realiza seguimiento a las características fisicoquímicas y biológicas de esta corriente natural en diferentes periodos estacionales, épocas cronológicas y puntos geográficos, desde el nacimiento hasta la desembocadura, para conocer su calidad por estación y tramo. El ICA es resultado de este trabajo.

Luis Fernando Carvajal, docente y coordinador de la iniciativa en la UN, explica que la ciudad cuenta con una población importante (2.636.101 en el 2010, es decir, el 67% del Valle de Aburrá), que desde hace 15 años descarga –sin ningún tratamiento– aguas servidas directamente a las quebradas y al río desde la industria y el sector residencial.

Lixiviados con alta carga contaminante, sólidos de la explotación minera, aceites, sustancias químicas y el mismo papel higiénico se convierten en enemigos de la calidad y en el dolor de cabeza en las plantas de tratamiento.

A partir del conocimiento y la experiencia en modelación lograda desde el posgrado de recursos hidráulicos, la UN se ha concentrado en el análisis del caudal. Otras universidades como la de Antioquia, la Bolivariana y la de Medellín adelantan análisis hidrológicos, fisicoquímicos y biológicos asociados a la calidad.

Estos estudios miden el potencial de hidrógeno (pH), el oxígeno disuelto, la conductividad, la turbiedad y el potencial redox (análogo al pH que mide la acidez) del agua, para registrar las variaciones de nivel y la relación área–caudal, entre otros.

También se monitorean nutrientes, metales y sólidos: “Hemos encontrado que los sólidos suspendidos –aquellos que le dan color café al río– y las aguas residuales domésticas son un grave problema, ya que generan una carga orgánica considerable y afectan la calidad del agua, pues disminuyen la diversidad de la biota, principal indicador del estado de contaminación del acuífero. De igual manera, hay presencia de organismos invertebrados como sanguijuelas, que del mismo modo denotan deterioro”, sostiene Orlando Caicedo Quintero, biólogo de RedRío.

“Esta información y el conocimiento obtenido han sido fundamentales para desarrollar un modelo matemático que permite simular la cantidad y calidad del agua bajo diferentes escenarios, actualizar políticas para el control de vertimientos y construir metas de reducción de la contaminación, seguimiento a los indicadores de calidad y priorización de acciones a corto, mediano y largo plazo”, señala Margarita Cardona.

Años de trabajo para sanear el río

A partir de los 90, cuando se inauguró la primera central de tratamiento de aguas residuales, San Fernando, en el sur del Valle de Aburrá, la descontaminación del río Medellín ha sido un tema en la agenda pública de la ciudad. Desde allí, Empresas Públicas de Medellín (EPM) desinfecta un 20% de las aguas servidas generadas en el área metropolitana y proyecta la purificación de la mayor parte del río en el 2015. La central es producto del estudio de factibilidad del programa de saneamiento adjudicado al consorcio Greeley and Hansen (1983), y sugiere un ambicioso plan de recolección de estas aguas y su transporte a cuatro plantas de tratamiento en Itagüí, Bello, Girardota y Barbosa.

“Al reducir la carga orgánica que recibe el río se cumplirá el objetivo de calidad establecido por la autoridad ambiental, como es elevar el contenido de oxígeno disuelto hasta un nivel mínimo de 5 mg/l en promedio. Esto permitirá recuperar espacios en las riberas, que podrán ser dedicados a la recreación sin contacto y a desarrollos urbanísticos y paisajísticos; además, disminuirán las enfermedades de origen hídrico y viral (diarreicas, cólera, hepatitis, etc.), y se permitirá el uso del sus aguas en actividades industriales”, anota Carlos Quijano, subgerente del Proyecto Aguas de EPM.

Sin embargo, la segunda planta de tratamientos sugerida desde 1983 aún no existe. Aunque EPM avanza en el proceso, se espera terminar su construcción a finales del 2014.

La descontaminación también implica que una ciudad caracterizada por el peso de su industria obligue a los diferentes sectores de la economía a acatar la normatividad ambiental y a contar con procesos más limpios.

Para Luis Fernando Carvajal, “lo más cercano que podremos ver será un río con niveles de contaminación que no afecten la salud humana y permita a los habitantes disfrutar el paisaje sin malos olores, con un color del agua casi natural y la oportunidad de pasear a lo largo del afluente sin tropezar con la basura”.

Si bien logar su navegabilidad es aún un sueño, hay otros factores que harán que el proceso de recuperación se agilice y dé buenos frutos en el mediano y largo plazo. Estos son: planificación y cumplimiento de la norma en materia de desarrollo urbanístico; expansión de la población y ordenamiento territorial; mitigación del impacto de la explotación minera, y prevención y control de la erosión, lavado y arrastre de suelos y márgenes de las corrientes hídricas, entre otros.

Effects of ionizing radiation on the human body

 
Facebooktwittergoogle_plusmail
A nuclear plant is composed by four parts: the reactor, in which fission or fusion takes place; the steam generator; the turbine that produces electricity; and the condenser that cools the steam, turning it into water. AFP.
A nuclear plant is composed by four parts: the reactor, in which fission or fusion takes place; the steam generator; the turbine that produces electricity; and the condenser that cools the steam, turning it into water. AFP.

25 de junio de 2011

Agencia de Noticias UN – Exposition to uranium can affect the sight, sensible organs, reproductive organs and the upper and lower limbs due to ionizing radiation, explains María Cristina Plazas, a professor of the Physics Department at Universidad Nacional de Colombia.

She also affirms that cases of hypothyroidism and leukemia can also be seen, as those confirmed in Chernobyl, 1986, in Ukraine.

The nuclear reactors are used to produce electric energy from the disintegrations emitted by combustible materials such as uranium 238 or 235. “These radioactive elements have the capacity of ionizing the atoms they interact with (radiation- matter interaction),” mentioned the PhD in physics.

“A massive effect in the human body generates immunosupression and produces vomiting, diarrhea, hematologic immunosupression, lower count in the blood components –generating medullary depression– and even death, depending on the doses,” asserted Plazas, highlighting that it can also generate anemia or leukemia in a long term.

According to the professor, contamination in Chernobyl turned into a radioactive cloud containing high amounts of iodine 131. This cloud was absorbed by the grass that was eaten by the cows that produced milk with high amounts of this substance. This milk was consumed by humans and the iodine was captured by the thyroid gland, generating hypothyroidism or hyperthyroidism.”

The expert also mentioned that people affected by radiation can generate future generations of mentally handicapped children.

Nuclear energy

It is created from the fusion of atoms that release gigantic amounts of energy to produce electricity.

More than 60 years ago, England built the first nuclear plant to generate electricity for commercial uses, and during the 90’s the world reached the number of 420 commercial nuclear reactors in 25 countries that were producing 17% of the world’s electricity.

With a kilo of uranium, a big amount of electricity could be produced, but at the same time the concerns about radiation start, especially after accidents, such as the one on April 26th, 1986, in Chernobyl (Ukraine), in the former Soviet Union, considered the worst disaster occurred in a nuclear plant.

During this event, one of the reactors released big amounts of radioactive material (isotopes of uranium, plutonium, cesium, strontium, iodine and americium) to the atmosphere, affecting many people and killing others.

Actions to prevent radioactivity

“The first thing that people in charge of the reactors do in these cases is neutralizing the chain reaction and the fission produced in uranium 235. One of the materials used for doing this is boron.”

For stopping uranium emissions, this material has to be buried with concrete or lead and dense materials capable of absorbing the radiation. I’d suggest concrete, since there are neutrons participating, and polyethylene with boron is necessary to neutralize.”

Culminó encuentro de talento humano de la UN

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

25 de junio de 2011

Agencia de Noticias UN- Precisar estrategias de trabajo en esta área y proyectar actividades a futuro fueron algunos objetivos del V Encuentro del Área de Talento Humano.

El encuentro, realizado en la Sede Amazonia, contó con la participación de las coordinadoras de las oficinas de Personal de las sedes, la Directora Nacional del área y las jefes de las divisiones nacionales de Personal Académico, Administrativo y Salud Ocupacional.

“Logramos establecer un gran número de actividades pendientes, entre ellas la implementación de un modelo de administración por competencia. Esto nos ayudará a fortalecer el manual de funciones y ajustar los planes de capacitación”, comentó Elena Ramírez, jefe de la oficina de Personal de la Sede Palmira.

También se definieron modelos del manual específicos de funciones para los cargos contemplados en la planta global de personal administrativo y se revisó y analizó el informe de avance del Plan de Capacitación 2011.

Óscar Javier Cruz Martínez, jefe de División de Personal Administrativo del Nivel Nacional, indicó: “En materia salarial fue analizada la normatividad relacionada con la prestación de servicios de salud en el extranjero, cuando los funcionarios se desplazan fuera del país”.

Finalmente, el equipo de trabajo exploró minuciosamente los avances del Plan Maestro de Salud Ocupacional, el proyecto modelo de competencias, los lineamientos del programa de trabajo académico y evaluación de docentes y las resoluciones de Rectoría 391 y 392 de 2010, que tratan sobre las convocatorias que impulsa la UN.

Créditos: Universidad Nacional de Colombia/Agencia de Noticias UN

AÚN NO ES POSIBLE PREDICIR CON PRECISIÓN LA OCURRENCIA DE HURACANES

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

8 de junio 2011

• Los estados más afectados por esos fenómenos son, en el Atlántico, Quintana Roo, Tamaulipas y Veracruz, y de cara al Pacífico, Baja California Sur y Sinaloa, dijo Enrique Azpra Romero, del CCA de la UNAM

• Conservar selvas y manglares ayuda a frenar su intensidad al llegar al continente, añadió

Sin título-1

Aún no es posible para los científicos predecir conprecisión la ocurrencia de huracanes, aunque suceden en un periodo fijo que sí se calcula mediante estadísticas, explicó Enrique Azpra Romero, investigador del Centro de Ciencias de la Atmósfera (CCA) de la UNAM.

Oficialmente, el 15 de mayo inició la temporada de huracanes provenientes del Océano Atlántico, y el primero de junio, la de los originados en el Pacífico.

“Para determinar el momento en que empiezan se utiliza la estadística. Se tienen datos desde 1881 en el caso del Atlántico, y desde 1949, en el del Pacífico; además, existen registros del primer día en que han aparecido estos fenómenos, y a partir de ahí, se calcula la temporada”, dijo el ingeniero geofísico y maestro en Ciencias.

México, vulnerable de costa a costa

Los eventos de ambos océanos afectan a México, debido a la ubicación geográfica y a las condiciones climáticas del país, que favorecen temperaturas mayores a 26 grados Celsius, perturbaciones de baja presión y formaciones nubosas en una zona alejada del ecuador, características esenciales para la formación de huracanes, señaló el especialista.

Históricamente, los provenientes del Atlántico han afectado con más frecuencia a Quintana Roo, Tamaulipas y Veracruz, mientras que los originados en el Pacífico han dañado recurrentemente a Baja California Sur y Sinaloa.

Vigilancia, desarrollo y trayectorias

Aunque todavía no se puede saber el día y la hora en que ocurrirán, se trata de fenómenos muy vigilados, especialmente por los satélites GOES (siglas en inglés de Satélite Geoestacionario Operacional Ambiental) de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) de Estados Unidos.

Esos equipos, que operan en el este y oeste del planeta, los detectan desde su formación inicial, en el momento en que una banda de nubes converge hacia un centro, donde genera un ojo y alrededor de éste, un anillo (o pared del ojo), que sirve para medir la intensidad máxima del evento, explicó Azpra.

Una vez que se conoce la velocidad, los científicos calculan la intensidad y dirección de los vientos, y así pueden trazar su trayectoria, que muchas veces tiene forma de parábola. “Aunque uno puede ser muy intenso, lo mueven las corrientes como si fuera un corcho dentro de un río”, acotó el investigador.

Otro tipo de mediciones son realizadas por el Centro Nacional de Huracanes (con sede en Miami, Florida) de la Unión Americana, que utiliza aviones “caza huracanes”, que entran para soltar sondas que miden presión, humedad e intensidad de los vientos.

Desde sus laboratorios, los especialistas del Centro de Ciencias de la Atmósfera tienen acceso a esos datos, como otros grupos de expertos en el mundo, y entonces realizan su propio análisis de trayectorias.

Desde hace ocho años, Enrique Buendía y su grupo (al que pertenece Azpra Romero) ha desarrollado un modelo numérico propio para calcular, mediante ecuaciones diferenciales programadas, la trayectoria de estos eventos atmosféricos.

Conservar ecosistemas

Para reducir las afectaciones a los seres humanos es conveniente conservar ecosistemas que, de manera natural, funcionan como barreras.

Los manglares y las selvas, destacó, ayudan a frenar la intensidad de esos fenómenos naturales; entonces, su conservación contribuye a minimizar sus efectos si llegan al continente.

El investigador también recomendó que los asentamientos humanos no se instalen en zonas de riesgo, como las costas.

Créditos: UNAM-DGCS-338-2011/unam.mx