Colombia, país importador de la dieta básica

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Colombia tiene la capacidad para producir los cereales necesarios, pero los importa de otros países como Estados Unidos. Fotos: Unimedios
Colombia tiene la capacidad para producir los cereales necesarios, pero los importa de otros países como Estados Unidos. Fotos: Unimedios

24 de septiembre de 2011

Agencia de Noticias UN. El país ha priorizado la elaboración de productos tropicales sobre cereales como el trigo y el maíz, cuyo consumo corresponde al 60% en la dieta básica.

Según lo explicó Alejandro Fernández, profesor de la Facultad de Ciencias Económicas de la UN e investigador del Centro de Investigaciones para el Desarrollo (CID), “el país ha dejado de producir alimentos fundamentales para la dieta como el trigo, la cebada y el maíz, para producir productos tropicales como el aguacate, la uchuva y la palma africana”.

En la década de los años 80, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) determinó que la salud de una persona depende en gran medida del consumo del 60% de cereales en su dieta alimentaria. Sin embargo, la falta de producción de estos alimentos primarios en el país, como lo señaló el docente de la UN, “ha hecho que seamos dependientes de los alimentos de otras latitudes, como Estados Unidos o Canadá”.

Fernández advirtió que Colombia tiene la capacidad para producir los cereales necesarios de una dieta sana; sin embargo, no lo hace debido al discurso de desarrollo económico liderado por el Gobierno que persuade a los agricultores colombianos a producir otra clase de alimentos, atractivos para el país norteamericano.

“Nos han dicho que somos eficientes para producir cosas que se dan en el trópico, entonces andamos con la ilusión de exportar y de recibir dólares y euros. Resulta que eso nos ha traído gran fragilidad alimentaria”, anotó el catedrático.

Añadió que los campesinos que producían los alimentos que les servían para autoconsumo, ahora están sembrando palma africana, teniendo que acudir a la compra de alimentos en otros lugares. Como consecuencia, Fernández mencionó la fragilidad de su salud: “Las cifras de hemoglobina que circula en el torrente sanguíneo han bajado a raíz de la falta de consumo de hierro (presente en las hortalizas, principalmente)”.

La seguridad alimentaria, sin cuidado

Otra de las causas del déficit de alimentos primarios en el país corresponde a la apropiación de tierras productivas para la construcción de vivienda. Según Alejandro Fernández, “por ejemplo, muchas tierras que producen cereales y hortalizas se han vendido”.

Asimismo, atribuyó la baja productividad al uso de aguas contaminadas con altas cargas de materiales pesados de contaminación: “Lo que germina y lo que se produce tiene cargas de mercurio no aptas para la salud”.

Otros impactos

Algunas regiones del país experimentan plantaciones de gran extensión con el cultivo de una sola especie. Fernández sugiere que “detrás de todo el discurso del monocultivo están las grandes empresas que venden insumos, semillas, maquinaria. Ellos tienen el dinero y los intelectuales que pueden construir discursos monolíticos”.

Afirmó que los discursos geopolíticos no solo han limitado la producción de alimentos primarios, sino la preservación de los ecosistemas y de los bosques: “La apertura de tierras, la ganadería, la minería, el cultivo de coca y la refinación de narcóticos han sido las mayores causas del deterioro forestal”.

En sentido geoeconómico, aseguró que si el país valorara los bosques, podría tener la oportunidad económica de recibir recursos por fijar carbono, en lo que se llaman los mercados de carbono.

Créditos: agenciadenoticias.unal.edu.co

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*