Aumentan índices de fecundidad entre adolescentes por abandono de las políticas de población

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

21 de julio del 2011

Carlos Welti Chanes, del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM.
Carlos Welti Chanes, del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM.

• Se han dejado de lado acciones relacionadas con la educación sexual y reproductiva, así como el acceso a métodos anticonceptivos, destacó Carlos Welti, investigador de la UNAM

El abandono de políticas de población afecta principalmente a los jóvenes, pues se han dejado de lado acciones relacionadas con la educación sexual y reproductiva, así como el acceso a métodos anticonceptivos, lo que se refleja en las tasas de fecundidad, indicó Carlos Welti Chanes, del Instituto de Investigaciones Sociales (IIS) de la UNAM.

A nivel nacional, 37 por ciento de las mujeres en edad reproductiva, mayores de 20 años, tuvieron su primer hijo en la adolescencia, y este fenómeno es más evidente si se asocia a factores socioeconómicos.

Es indudable que quienes se embarazan en etapas tempranas tendrán problemas para encontrar empleo, y si lo hacen, se les dificultará compaginarlo con la maternidad.

Esto no sólo tiene consecuencias en el desarrollo personal y profesional de ellas, sino también de los hijos. Además, la gestación en ese periodo de la vida influye en la formación y estabilidad de las uniones e impacta en la salud del género femenino. Por lo regular, las madres no abandonan la escuela por el embarazo, sino por la unión conyugal, aclaró el también vicepresidente de la región occidental de la International Planned Federation.

Causas de la maternidad adolescente

Otro factor que incide en este fenómeno es el nivel de estudios. Se afirma que de las mujeres que no asistieron a la escuela, 122 de cada mil tienen un hijo antes de los 20 años, mientras que la cifra de quienes poseen estudios de bachillerato, es de sólo 40 por cada mil.

En la actualidad, cada vez es mayor el número de mujeres que no desean tener más de dos hijos; sin embargo, existe una clara relación entre el inicio temprano de la maternidad y el número total de vástagos. El promedio general es de dos, pero quienes comienzan en la adolescencia, es probable que lleguen a tener cinco o más, apuntó el demógrafo.

Se considera que hay un conocimiento universal de los anticonceptivos, pero haber oído hablar de ellos no necesariamente significa saber usarlos. Aunado a ello, está el hecho de que los adolescentes no tienen acceso a estos métodos debido al precio, y a que no hay políticas públicas que posibiliten su adquisición de manera gratuita, concluyó.

creditos: boletin/2011_428/unam.mx

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*