Daños graves a la salud, sólo por exposición a niveles de radiación mayores

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

La exposición directa a radiación nuclear provoca malestares físicos como diarrea, náuseas, vómito e incluso cáncer, pero si el contacto es a un nivel mayor, la muerte es instantánea.
La exposición directa a radiación nuclear provoca malestares físicos como diarrea, náuseas, vómito e incluso cáncer, pero si el contacto es a un nivel mayor, la muerte es instantánea.

16 de marzo de 2011

• La Organización Mundial de la Salud recomienda que los seres humanos no reciban más de 100 milisieverts al año

La exposición directa a radiación nuclear provoca malestares físicos como diarrea, náuseas, vómito e incluso cáncer, pero si el contacto es a un nivel mayor, la muerte es instantánea, informó Paulina Bezaury Rivas, jefa de Unidad del PET-CT-Ciclotrón.

La experta de la Facultad de Medicina (FM) de la UNAM detalló que la exposición a ondas radiactivas superiores a cinco mil milisieverts (mSv, fracción del sievert, unidad de medida de la radiación) genera el llamado Síndrome de Radiación Aguda, fallo generalizado de todos los órganos del cuerpo.

Lo anterior ocurre si, en poco tiempo, entran al cuerpo grandes cantidades de radiactividad; provoca mutación genética, riesgo de cáncer en órganos y huesos, problemas en el sistema reproductivo, sobre todo de la mujer, así como malformaciones en el feto, en el caso de embarazadas.

El ser humano está expuesto diariamente a radiaciones solares y del planeta, que equivalen a cinco milisieverts al año, abundó. Los parámetros recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) indican que no deben recibirse más de 100 unidades en ese lapso de tiempo. De lo contario, se presentarían cuadros como quemaduras en la piel, caída de cabello, diarrea, náuseas y vómito, dijo.

Los daños a la salud por acumulación de radiación son graves y a largo plazo, porque las células sufren cambios en su estructura, que derivan en leucemia, linfoma y cáncer de tiroides, señaló.

No obstante, apuntó que el diagnóstico de carcinoma por exposición depende de la predisposición a padecerlo. Existen casos en los que individuos que reciben dosis equivalentes, no tienen la misma afectación.

Finalmente, Bezaury Rivas indicó que, frente a contaminación nuclear en niveles mínimos, lo recomendable es ingerir pastillas de yoduro de potasio, para evitar el deterioro de la tiroides.
Créditos: UNAM-DGCS-156-2011/unam.mx

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*