Pez león, especie invasora de los arrecifes mexicanos

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

El pez león tiene numerosas bandas de color marrón rojizo y negro, con líneas blancas intercaladas, tentáculos carnosos sobre los ojos y debajo de la boca, aletas pectorales en forma de abanico y con radios muy largos. Llega a medir hasta 45 centímetros.
El pez león tiene numerosas bandas de color marrón rojizo y negro, con líneas blancas intercaladas, tentáculos carnosos sobre los ojos y debajo de la boca, aletas pectorales en forma de abanico y con radios muy largos. Llega a medir hasta 45 centímetros.

18 de febrero de 2011

• Es voraz, no tiene depredadores, se propaga a gran velocidad y se reproduce a un ritmo vertiginoso, advirtió Roberto Iglesias Prieto, del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología (ICMyL), con sede en Puerto Morelos, Quintana Roo

El pez león es una amenaza para los ecosistemas arrecifales del Caribe mexicano, “porque es una especie invasora muy voraz”, advirtió Roberto Iglesias Prieto, jefe de la Unidad de Sistemas Arrecifales del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología (ICMyL), con sede en Puerto Morelos, Quintana Roo.

No tiene depredadores ni teme a las personas, se propaga a gran velocidad y se reproduce a un ritmo vertiginoso; una hembra puede depositar hasta 30 mil huevos, cada cuatro días, durante todo el año, alertó.

El investigador reconoció que es muy dañino para los arrecifes de coral, porque al remover los peces, se pierde gran parte de la estructura del ecosistema y se afectan los corales.

En 2009, precisó, esta especie se detectó, por primera vez, en el Caribe y, actualmente, hay reportes de su presencia desde Cancún hasta Xcalak, “cada vez son más abundantes”. El punto de origen de la invasión, explicó, se localiza en las costas de Florida, Estados Unidos.

El intruso

El pez león, cuyo nombre científico es Pterois antennata, pertenece a la familia Scorpaenidae; su hábitat natural es el Océano Índico y el Pacífico occidental. Tiene numerosas bandas de color marrón rojizo y negro, con líneas blancas intercaladas, tentáculos carnosos sobre los ojos y debajo de la boca, y aletas pectorales en forma de abanico, con radios muy largos. Llega a medir hasta 45 centímetros.

Habita en arrecifes, lagunas, manglares, estuarios, pastos marinos y sustratos artificiales. Se distribuye entre uno y 150 metros de profundidad. Descansa en el día y caza temprano, solo o en grupo.

A pesar de ser muy atractivo por su apariencia, explicó, también es peligroso para el ser humano porque los radios de la aleta dorsal, dos de la ventral y dos más de la anal, están equipados con glándulas venenosas. Las picaduras pueden provocar heridas, mientras que la toxina inoculada puede causar parálisis respiratoria, insuficiencia circulatoria y fiebre. Los síntomas generalmente desaparecen después de uno o dos días.

El Instituto colaboró con la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP), en la producción del tríptico El pez león, especie invasora que ha llegado a nuestras costas, que alerta de su peligrosidad, en especial, para los niños.

El Sistema Arrecifal Mesoamericano se extiende a lo largo de la costa caribeña de México, Belice, Guatemala y Honduras. Con una extensión que rebasa los mil kilómetros, es el más grande en el hemisferio occidental y el segundo sistema coralino más extenso e importante del mundo, después de la Gran Barrera de Coral en Australia.

Esta área alberga diversas especies como la langosta espinosa, el caracol rosado, tortugas blancas, carey y caguamas, cocodrilos, delfines, tiburones ballena y más de 60 especies de corales. Asociados con el sistema, se encuentran amplias extensiones de humedales costeros, praderas de pastos marinos, lagunas y bosques de manglar. Cuenta con una variedad de ecosistemas productivos, que incluyen al lindero, atolón y arrecifes de barrera.

Los arrecifes, dijo, constituyen la fuente turística más importante de México, pues producen la arena blanca de las playas del Caribe, preferidas por visitantes internacionales, y representa la tercera fuente de divisas, sólo por debajo de la industria petrolera y de las remesas provenientes de Estados Unidos. Además, capturan aproximadamente el 50 por ciento del carbono planetario.
Créditos: UNAM-DGCS-101-2011/unam.mx

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*