EVOLUCIONA CONCEPTO DE “CRECIMIENTO ECONÓMICO” A “DESARROLLO HUMANO” EN AMÉRICA LATINA, INDICAN PROFESORES DE LA UAM

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

En América Latina el concepto de “crecimiento económico” ha evolucionado al de “desarrollo humano”, el cual junto con el de “desarrollo sustentable” enfatiza la finitud de los recursos y la necesidad de enfrentar las disparidades sociales, establecen la doctora Florita Moreno Armella y el maestro Óscar Cuéllar Saavedra, investigadores de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

Los profesores del Departamento de Sociología de la Unidad Azcapotzalco refieren la discusión en torno a las teorías del desarrollo económico que han surgido desde América Latina como resultado de reconocer que los países de la región tienen una economía en progreso y grandes contrastes sociales.

En el artículo “Del crecimiento económico al desarrollo humano. Los cambiantes usos del concepto de desarrollo en América Latina, 1950-2000”, publicado en el número 70 de la revista Sociológica de la Unidad Azcapotzalco, los investigadores ubican cuatro usos principales de dicho concepción: crecimiento económico y desarrollos económico-social, sustentable y humano.

Las dos primeras ideas dominaron las Ciencias Sociales desde fines de los años 40 hasta principios de los años 70, culminando con la representación de “desarrollo nacional”, mientras que las últimas tomaron forma desde principios de los años 90 e incorporaron algunas preocupaciones éticas urgentes de la comunidad científica, así como aspectos de equidad, en los que las políticas sociales contribuyen al “desarrollo de las capacidades” de las personas para mejorar los niveles de vida.

Los investigadores aseveran que el momento del crecimiento económico al desarrollo económico-social se caracteriza por los esfuerzos de promover el progreso auto-sostenido en los países de la región.

El concepto de desarrollo económico-social a la idea sobre la evolución nacional, señalan los autores, vive un segundo momento con la Revolución Cubana (1959) y llega hasta principios de los 70, cuando en América Latina entra en crisis el llamado “modelo de desarrollo hacia adentro”.

En ese tiempo tomó auge el término “desarrollo económico-social” y el primer vocablo se superpuso al de crecimiento económico, además se planteó el “enfoque de la dependencia”.

Moreno Armella y Cuéllar Saavedra escriben que la aparición del paradigma “desarrollo sustentable” se verifica entre la segunda mitad de los 70 y fines de los 80, periodo que marca el debilitamiento de las concepciones desarrollistas centradas en la concepción Estado-nación y de la crisis de las ideas redistributivas, y que está marcado por la expansión del neoliberalismo.

El “desarrollo sustentable”, plantean los investigadores, sostiene la necesidad de encontrar vías de mejora que puedan impedir el colapso futuro que necesariamente acontecerá si la población continúa creciendo y se mantiene el mismo tipo de tecnologías productivas, sobre todo en el sector manufacturero.

En particular los años 80 –conocidos como “la década perdida” del avance y que permitió la expansión de las ideas y políticas neoliberales– constituyen el lapso en que madura y adquiere legitimidad la tesis en favor de la sustentabilidad y se aborda la discusión y reflexión en las teorías del “desarrollo humano”.

En una perspectiva de largo plazo el progreso humano implica la necesidad de desarrollar nuevas tecnologías y pasar de las basadas en el petróleo a fuentes de energía: renovables y no contaminantes, pero también deben modificarse los patrones de consumo para evitar el derroche, ya que es un imperativo alcanzar una actitud racional y equilibrada.

Los autores establecen la necesidad de tomar conciencia sobre el cuidado del medio ambiente para la preservación de la vida humana.
Fuente:UAM/ Dirección de Comunicación Social

Sabersinfin.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*