El encogimiento de la Luna podría explicar la presencia de fallas geológicas

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Al disminuir el diámetro de la LUNA, la densidad aumenta y, por lo tanto, podría incrementar la fuerza de atracción gravitatoria; en ese caso, el satélite se acercaría gradualmente a la Tierra.
Al disminuir el diámetro de la LUNA, la densidad aumenta y, por lo tanto, podría incrementar la fuerza de atracción gravitatoria; en ese caso, el satélite se acercaría gradualmente a la Tierra.

22 de agosto de 2010

• Se piensa que el satélite no tiene tectónica de placas, pero la formación de fallas podría asociarse a la contracción de su superficie, dijo Daniel Flores, del Instituto de Astronomía de la UNAM
• El hallazgo de la NASA brindará nuevos datos para indagar si tendrá mayor fuerza de atracción gravitatoria y modificará a futuro su relación con la Tierra

El encogimiento de 100 metros en la superficie de la Luna, ocasionado por un enfriamiento interno, recién descubierto por la Agencia Espacial de Estados Unidos (NASA), podría explicar la presencia de fallas geológicas, afirmó el investigador Daniel Flores Gutiérrez, del Instituto de Astronomía (IA) de la UNAM.

Los expertos consideran que la Luna no tiene tectónica de placas, así que esas fallas, detectadas hace años por las misiones Apolo de la NASA, no han tenido hasta ahora una explicación contundente.

En la Tierra, el choque entre placas tectónicas ocasiona fallas y escarpes –saltos o pendientes que interrumpen la continuidad de una superficie–, pero sin esa dinámica en el satélite, su formación debe obedecer a otro fenómeno.

“El encogimiento de la superficie lunar está relacionado con la observación de esas líneas, que presentan diferencias de niveles entre un lado y otro, y que se formaron hace aproximadamente un billón de años”, comentó el astrónomo.

Una de las hipótesis es que la Luna ha disminuido su diámetro y eso ha producido las fallas. “Esta idea se asocia con su temperatura, que, con esa reducción, descendió, detalló el universitario”.

Sistema Tierra-Luna

Flores consideró que al disminuir el diámetro, la densidad aumenta y, por lo tanto, podría incrementar la fuerza de atracción gravitatoria; en ese caso, el satélite se acercaría gradualmente a la Tierra. “Esto podría significar una modificación en el Sistema Tierra-Luna, aunque es una posibilidad y ocurriría a muy largo plazo”, aclaró.

Hipótesis como ésta, podrán estudiarse con los datos logrados por la NASA, con su Orbitador de Reconocimiento Lunar (LRO, por las siglas en inglés de Lunar Reconnaissance Orbiter), que se encuentra en el espacio desde junio de 2009.

Créditos: UNAM. DGCS-495/unam.mx

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*