Residuos de construcción aportan nutrientes a suelos degradados

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

MEDELLÍN, 20 de agosto de 2018 — Agencia de Noticias UN-

El proceso empezó con la observación del crecimiento de plantas en estructuras abandonadas, las cuales fueron identificadas junto con microorganismos asociados que les permiten desarrollarse sin tener el suelo como fuente convencional de nutrientes. 

Plantas y microorganismos evidenciaron simbiosis, ya que las primeras les proporcionaron fuente de carbono a los hongos vía fotosíntesis, y los segundos les proporcionaron nutrientes como calcio, fósforo y silicio.

De varios microorganismos asociados con las plantas establecidas en estructuras urbanas se identificó uno del género Aspergillus con capacidad de producir ácidos orgánicos, causar la disolución del concreto y dejar en solución calcio, silicio y fósforo.

El microorganismo, que es productor de ácidos orgánicos, se adicionó y evaluó en suelos degradados por minería urbana a escala de invernadero en macetas de 1 kilo, a las que también se les agregó concreto residual. Las especies vegetales analizadas fueron leucaena (Leucaena leucocephala) y alfalfa (Medicago sativa).

Las muestras tratadas con hongos y residuos de concreto mostraron mayor crecimiento y absorción de nutrientes, según informa Érica Mejía Restrepo, doctora en Biotecnología de la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) Sede Medellín.

La investigadora explica que se logró regular el pH de estos suelos ácidos, característica que impide el crecimiento de las plantas.

Sobre los resultados, menciona que la alfalfa es una especie vegetal susceptible a la acidez. En los suelos que incluyeron residuos de construcción y microorganismos, esta tardó alrededor de un mes y medio en establecerse, mientras que en los no tratados creció poco y en sus hojas no mostró concentración de nutrientes como calcio y silicio.

El estudio concluyó que los residuos de construcción y demolición se pueden usar como fuente de nutrientes para suelos degradados. “Nos dimos cuenta de que efectivamente favorecen el establecimiento vegetal, porque permiten que tenga nutrientes que no están presentes en estos suelos”, destaca la investigadora.

En su opinión, el resultado es importante teniendo en cuenta que en Medellín y en el Área Metropolitana del Valle de Aburrá se realiza un proceso de extracción de materia prima para la industria de la construcción vía minería urbana. Asimismo, las disposiciones de los residuos producidos en demoliciones se hacen en la ciudad, lo cual “genera un proceso insostenible”.

Por otra parte, Medellín está ubicada en un valle, por lo que el crecimiento de la ciudad se da de forma vertical, entonces se empiezan a demoler construcciones de un solo nivel para dar paso a edificaciones altas, generando así mayor cantidad de escombros.

“En nuestra ciudad se están generando cerca de 10.000 toneladas diarias de estos residuos, y de estas alrededor de 4.600 se disponen en escombreras legales, 2.400 en rellenos sanitarios legales y 3.400 en zonas acondicionadas para ello”, expone.

Añade que cerca de un 9 % se recicla con lleno de construcción, por lo que “el uso de estos residuos en suelos degradados por minería urbana permitiría acondicionarlos para el establecimiento vegetal, la recuperación paisajística y otros usos”.

En ese sentido, concluye que es necesario generar proyectos alternativos para darles valor agregado a los residuos de construcción y garantizar así “procesos de ciclo cerrado”.

El uso de residuos de construcción aplicados con el propósito de la investigación es pionero, pues por lo general se han empleado en reciclaje como agregados para la industria en suelos artificiales.

Fuente: agenciadenoticias.unal.edu.co

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*