Identifican bacterias asociadas con contaminantes atmosféricos

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

BOGOTÁ D. C., 25 de abril de 2017 — Agencia de Noticias UN-

En muestras tomadas en Medellín y en el municipio de Barbosa, al norte del área metropolitana, se identificaron 26 especies bacterianas relacionadas con material particulado PM2.5.Duvan Nanclares Castañeda, magíster en Medio Ambiente y Desarrollo de la Facultad de Minas de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) Sede Medellín, explica que el material particulado se clasifica según el diámetro aerodinámico en partículas respirables PM10 y en partículas inhalables PM2.5. El material PM2.5 tiene menor tamaño, por lo que fácilmente podría transportar partículas de origen biológico como polen, moho, virus, bacterias y esporas, entre otros.

Hasta el momento los estudios existentes de la calidad del aire se han enfocado en la caracterización física y química de los contaminantes atmosféricos en el Valle de Aburrá, pero el magíster evaluó la presencia de bacterias asociadas con la fracción del material particulado PM2.5.

La investigación se adelantó en tres estaciones de monitoreo de calidad del aire ubicadas en el Politécnico Jaime Isaza Cadavid, la Facultad de Minas de la U.N. Sede Medellín (área urbana de la capital de Antioquia) y el Parque de Las Aguas en el municipio de Barbosa (zona rural).

Capturando bacterias

Las muestras de PM2.5 se obtuvieron por medio de equipos que absorben 16,7 litros de aire por minuto, volumen que simula la respiración humana cuando se está realizando alguna actividad física. Después se pusieron en filtros de teflón de 47 mm de diámetro durante 24 horas. Cada filtro se pesó para determinar si la carga gravimétrica captada era menor o igual a 2,5 µg.

Para obtener una gran diversidad de bacterias, las muestras se pusieron en cuatro medios de cultivo: agar chocolate, agar sangre, agar EMB y agar nutritivo. Según el magíster, “cuando los microorganismos crecieron se hizo un proceso de aislamiento, purificación y caracterización microbiológica para determinar cuáles eran diferentes. Para ello fue necesario revisar el color, la forma, el borde y la elevación en crecimiento en agar nutritivo”.

Después de hacer la caracterización microbiológica se procedió a identificar el género y la especie de las bacterias. En esta etapa el estudiante aplicó técnicas de extracción y secuenciamiento de ADN de cada microorganismo, que comparó con la base de datos Blast, del Centro Nacional de Información sobre Biotecnología (NCBI, por sus siglas en inglés).

Riesgo para la salud

De las bacterias pertenecientes a las phyla (categoría taxonómica fundamental) Proteobacteria, Actinobacteria y Firmicutes, este último predominó en todos los puntos de muestreo con géneros como Bacillus, Staphylococcus, Paenibacillus, Lysinibacillus, Exiguobacterium y Macrococcus.

Algunas especies de estos géneros tienen la capacidad de producir enfermedades en plantas, animales y humanos. Además se estimó una mayor presencia de microorganismos relacionados con dicha característica en las zonas urbanas, posiblemente influenciadas tanto por la concentración de PM2.5 como por las condiciones ambientales.

Otro hallazgo fue que las bacterias grampositivas (aquellas que son más resistentes a condiciones secas o adversas por presentar una pared celular más gruesa) predominaron en una proporción del 88 %. Esta característica de los microorganismos permite que estos puedan permanecer en la atmósfera generando un posible mayor riesgo de afectación a la salud, dado que se pueden reproducir cuando encuentren las condiciones apropiadas de carbono, agua y algunos minerales.

El género más cuantioso fue Bacillus, cuyos microorganismos desarrollan forma de endoesporas o estructuras con las que protegen su ADN en condiciones de estrés, como los factores ambientales de la atmósfera.

Según la profesora Carmen Elena Zapata, coordinadora del Laboratorio de Calidad de Aire (Calaire) de la U.N. Sede Medellín, los resultados de esta investigación permiten analizar los efectos reales de la contaminación en las personas.

La experta señala que la presencia de bacterias puede llegar a producir enfermedades y sugiere que estas se deben considerar en futuros estudios enfocados en la evaluación de riesgos y en la vigilancia epidemiológica, pues así será posible tener una mayor efectividad en tratamientos de enfermedades respiratorias, las cuales suelen aumentar durante los periodos de contaminación.

Fuente: agenciadenoticias.unal.edu.co

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*