Competencia desleal por marcas van más allá de lo jurídico

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

BOGOTÁ D. C., 02 de agosto de 2016 — Agencia de Noticias UN-

Analizar las sutilezas de la lengua y sobre todo conocer las dinámicas del mercado para cada caso hace parte de la labor que los juristas deben ejercer más allá de la norma y la letra menuda en materia de marcas. Así lo precisó el abogado y docente de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.), Sebastián Salazar Castillo, durante el curso intersemestral sobre Derechos de autor y propiedad industrial, espacio académico conformado para evaluar la aplicabilidad de los componentes de la propiedad industrial en el sector empresarial, especialmente en los campos de innovación y nuevas tecnologías.

El profesor Salazar, especialista en contratos civiles y mercantiles, analizó el caso entre Alpina y la multinacional agroalimentaria francesa Danone, que aún no cuenta con un fallo en firme y definitivo.

Danone, a la que en primera instancia le han dado la razón, manifestó que antes de entrar a Colombia, la marca Alpina había registrado marcas muy similares a las suyas (por ejemplo, Alpinito por Danonino), con lo cual alegaron haber encontrado una barrera desleal para entrar al mercado.

En esencia, Danone esgrimió la dificultad para registrar su marca, por cuanto Alpina se iba a oponer por la similaridad entre ellas; y en todo caso, de poder entrar al mercado, este sería inflexible con ellos, pues iba considerar a Danone como imitador de la empresa colombiana.

“Es un caso emblemático y sui géneris, que seguramente será hito en la materia cuando se resuelva de fondo, pues las marcas siguen siendo diferentes. Aunque dentro de los argumentos Danone sostiene que se trata de una estratagema, más que para atacar la presentación del producto, para atacar el proceso de comercialización”, explicó.

Para el profesor Salazar, el tema de la propiedad intelectual no es netamente jurídico, además hay que tener en cuenta cómo funciona el mercado y el comportamiento de los consumidores.

Dada la amplia receptividad de los consumidores en el mercado, hoy más que nunca potenciada por las redes sociales y los entornos digitales, cualquier duda o ambigüedad generada sobre la procedencia de un producto, relacionado con la marca, puede ser una afectación grave para una empresa, al punto de llegar a ser irreparable.

Por esta razón, hoy la academia debe analizar diversos casos y reflexionar en torno a las múltiples aristas, pues no siempre las similitudes entre las marcas (para diferenciarse entre productos de la misma característica y función) pueden ser calificadas como de uso indebido.

La propiedad intelectual cobrará mayor relevancia para Colombia, si se tiene en cuenta que “será una de las principales herramientas de protección hacia esas nuevas fuentes de desarrollo que tendrá el país del posacuerdo, sobre todo en el ámbito rural”, explicó el profesor de la U.N., Germán Darío Flórez, experto en la materia.

Sin embargo, al mencionar otro sonado caso de competencia desleal por el uso de la marca Surtidora de Aves (con nombres parecidos que surgieron entonces en el mercado) marcó cierta línea en cuanto a que no siempre se puede hablar de competencia desleal pese a la similitud.

En efecto, en su momento se desestimaron las pretensiones de esta marca pues era muy genérica. Por ejemplo, es como pretender que por registrar la marca “vendedor de hamburguesas”, nadie más puede promocionar que vende este producto.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*