Museos, motores de cambio y cultura

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

museo

29 de agosto de 2015

Bogotá D. C., ago. 29 de 2015 – Agencia de Noticias UN- En Colombia el panorama actual de los museos podría considerarse “desolador”, pues si bien existen y de alguna manera sobreviven, su situación política y sobre todo económica suele ser bastante apretada.

Así lo asegura Ana María Ruiz Valencia, magíster en Museología y Gestión del Patrimonio de la Universidad Nacional, en su trabajo de investigación titulado “El curador como crítico institucional: el lugar de la curaduría en la construcción de sentido del museo laboratorio”.

La joven investigadora señala que el museo como lo conocemos es un lugar destinado al estudio de las ciencias y las artes, que en el futuro se tendrá que transformar en un motor de cambio cultural y de patrimonio vivo que evoluciona a la par con el territorio y la sociedad.

El estudio en el que comparó los museos de arte contemporáneo de Lima (MALI) y de Medellín (MAMM) tenía como objetivo encontrar las dinámicas de su funcionamiento y el papel del curador institucional en los procesos decisivos.

Ante la pregunta de si los museos caducan o deberían seguir existiendo, la magíster  responde que la tarea de estos espacios es adquirir, conservar, estudiar, exponer y difundir el patrimonio de un pueblo.

Se necesita construir el sentido, la apropiación por el arte y los discursos legitimadores. “Es por eso que el museo tiene que ser un espacio de experimentación que siempre realiza un ejercicio de prospectiva en el que se pueda intuir hacia dónde va nuestra sociedad”, asegura la diseñadora.

Legitimadores de cultura

La investigación se centró en el museo como legitimador de cultura.  Los museos nacionales no solo deberían albergar piezas patrimoniales, sino generar prácticas, conocimiento y sentido.

El trabajo que realizó en Lima y Medellín evidencia características de dos museos distintos. Por un lado, el MALI, en Perú, fue fundado en 1950 y es uno de los más importantes en Latinoamérica. Tiene cerca de 15.000 piezas con 300 años de arte precolombino, colonial, republicano y contemporáneo, que establece un modelo de museo tradicional.

Mientras que el MAMM, de Medellín, fundado en 1978 y tiene un papel importante en la transformación del contexto local, pues conserva 500 piezas bidimensionales, obras de artistas colombianos y fondos de obras adquiridas.

Siguiendo procesos de registro, catalogación, entrevistas, archivos hemerográficos y bibliografía, la investigadora estudió los dos espacios museísticos con una perspectiva de adentro y otra de afuera. Por un lado, encontró que un museo no es una institución sola, sino que hace parte de una serie de agentes culturales; por otro lado está todo lo que pasa al interior del museo cuando se concibe como institución.

Los conceptos que se crean alrededor de las obras y la escogencia de los espacios y las formas nunca son decisiones que le llegan al público ingenua u objetivamente, ya que el curador tiene el poder de decir cómo lo verán y cómo se presentará a los asistentes.

Importantes para la construcción de tejido social

El documento base para la Política Nacional de Museos asegura que en Colombia existen 376 museos registrados en la base de datos de la Red Nacional de Museos, muchos de los cuales están más cerca de ser salas de exhibición.

Estas entidades se localizan en 26 departamentos y el Distrito Capital y han constituido importantes colecciones que forman parte integral del patrimonio cultural de los colombianos, en las distintas categorías de arqueología, arte, ciencia y tecnología, ciencias naturales, etnografía e historia. Además, existen 30 museos cerrados y 34 en proceso de creación.

Los museos según Ruiz, “deberían enfocarse en ser espacios de construcción colectiva de conocimiento; no más museos que ‘incluyen’ a la comunidad, sino museos que se instauran como parte del tejido social de un territorio, de manera que la construcción de visiones y discursos de lo patrimonial es impulsada por la institución”.

Todas las herramientas digitales deberían incluirse en la experiencia y recorrido del museo.

Hay que tener en cuenta la tecnología, pues ha habido un cambio importante en la manera como esta ha permeado la cotidianidad, y es tal vez este cambio el que más influye en la manera como los públicos pueden relacionarse con un museo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*