Nutrientes para vacas se desperdician y contaminan

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

vaca

14 de julio de 2015

Medellín, jul. 14 de 2015 – Agencia de Noticias UN- El nitrógeno, el potasio y el fósforo con los que se nutren vacas lecheras del norte de Antioquia se pierden y contaminan los suelos, el agua y la atmósfera.

A esta conclusión llegó un grupo de investigadores del Departamento de Producción Animal, que tras una investigación de dos años determinó que la mayor parte de estos elementos se desperdician y generan graves daños en la atmósfera, los suelos y el agua, pues las vacas comen más de lo que necesitan y los vierten a través de la orina y las heces.

Según la investigación, el porcentaje de ineficiencia del nitrógeno en esa subregión antioqueña es del 80 %, en fósforo es del 65 % y en potasio es del 91 %.

“A nivel mundial, tales elementos han sido identificados como los que tienen el mayor impacto negativo sobre el ambiente en los sistemas de producción animal, particularmente en los de producción lechera”, señaló Héctor Jairo Correa Cardona, profesor del Departamento de Producción Animal y coordinador de la investigación que se realiza con recursos y participación de Colciencias, la Universidad Nacional Sede Medellín, Colanta, Corantioquia y la Universidad de Antioquia.

Según explicó el docente, en el país existe poca información sobre la eficiencia y el impacto de estos elementos, por lo cual se dio inicio al estudio en cinco fincas de municipios del norte de Antioquia: Belmira, San Pedro de los Milagros, Don Matías, Santa Rosa de Osos y Entrerríos, ubicados cerca de dos represas que surten de agua y energía eléctrica a Medellín.

“En nitrógeno se confirma lo que habían determinado otros trabajos: solo hay entre un 18 % y un 20 % de eficiencia, un porcentaje mucho más bajo que el reportado en otros países, que es de entre un 30 % y un 35 %”, advirtió el profesor Correa Cardona.

“En potasio tenemos lo peor de nuestra eficiencia, que solo llega a un 8 % o 9 %, mientras en el mundo se reporta entre un 35 % y un 40 %”, señaló el investigador.

Sobre la metodología aplicada, el también doctor en Ciencias Agrarias detalló que se midieron los niveles de nitrógeno, potasio y fósforo de los pastos, los concentrados y la sal que se les suministró a las nueve vacas de cada una de las cinco fincas. Luego se analizó cuánto de esos elementos quedaba en la leche y cuánto en las heces y la orina.

Acerca de estos resultados, que serán expuestos esta semana en Agroexpo 2015, el científico señaló que se producen por las malas prácticas de los productores lecheros.

“La ineficiencia surge de las altas concentraciones de esos elementos en los pastos y en los alimentos. Los productores no reformulan los sistemas de fertilización de las praderas y como no hay regulación, no hay norma que los obligue”, detalló.

Correa Cardona recordó que desde hace una década se les insiste a los productores de la región, en la que se calcula que se produce el 25 % de la leche del país, para que cambien estos sistemas que van en contravía de los exigidos por Europa, base de los tratados de libre comercio.

Finalmente, el profesor explicó que con el vertimiento de heces y orina se produce la “autroficación, es decir el aumento de nutrientes que van a las aguas y que generan cambios importantes por el crecimiento de microorganismos, causando efectos en peces y en el uso del agua para humanos y la industria”.

Los efectos sobre los suelos y la atmósfera, señaló el científico, son los cambios en la composición de esos suelos y la emisión de gases de efecto invernadero.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*