Planetas y asteroides se forman en menos de 10 millones de años

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

30 de junio de 2015

planeta

Bogotá D. C., Jun. 24 de 2015 – Agencia de Noticias UN- Se calcula que existen 2.000 sistemas planetarios fuera del solar. Cada uno, o al menos el 80 % de los “punticos” que se aprecian en las noches de cielos despejados, tiene la capacidad de formar planetas.

El profesor Jesús Hernández, del Centro de Investigaciones de Astronomía, destaca que los planetas que se están formando son de tipo gaseoso, como Júpiter, pero también hay cuerpos rocosos como la Tierra o asteroides de edad muy temprana.

“Muchas de estas estrellas jóvenes que albergan planetas tienen discos de escombros, creados probablemente por colisiones entre objetos sobrantes. Las partículas de polvo que componen dichos discos forman cuerpos rocosos como asteroides, planetas o cometas”, explica el investigador venezolano, quien centra su trabajo en el estudio de la formación estelar.

La especialidad del profesor Hernández es apreciar esa primera etapa de evolución de las estrellas jóvenes, pues el material que forman los planetas es extenso y se puede observar.

También se puede ver la radiación del material en el que los planetas se van formando como una hoja extendida, donde poco a poco se crean los grumos que los originan.

Una estrella joven se detecta porque se forma de una misma nube que se mueve de forma conjunta. Cuando se parte y se forman las estrellas, queda una huella cinemática (trayectoria del movimiento de los cuerpos).

“Hacia donde se mueve la nube se mueven las estrellas recién formadas”, subraya el investigador.

Según el experto, existe un pico en la emisión de polvo a 10 millones de años, que implica que durante este tiempo los cuerpos sólidos se están formando en unidades cada vez más grandes.

De hecho, los modelos evolutivos predicen que en ese mismo periodo se forman cuerpos de 2.000 y 1.000 kilómetros de diámetro. Dicha masa es suficiente para que el campo gravitacional afecte a los vecinos, haciendo que estos colisionen entre ellos y produzcan polvo.

La distribución del polvo puede delatar que los discos están afectados gravitatoriamente por exoplanetas (planetas que orbitan una estrella diferente al sol) aún no detectados.

“El movimiento en campo gravitacional alrededor de las estrellas es capaz de ejercer influencia en sistemas solares ajenos, situación que provoca colisiones entre astros”, añade el doctor en Física Fundamental de la Universidad de los Andes de Mérida, en Venezuela.

El experto ha basado su método de investigación en las imágenes espectroscópicas, en las cuales se adelanta el estudio y la caracterización de los espectros estelares. A través de estas se analizan las líneas o huella química de la fotosfera, que es la capa más externa de las estrellas, donde se pueden encontrar elementos tan volátiles como el litio.

“Si se encuentra litio, quiere decir que no ha habido tiempo para quemarlo, es decir, la estrella es muy joven y mantiene el elemento químico primordial con el que se formó. A medida que pasa el tiempo, el litio es lo primero que se quema”, menciona el profesor, quien agrega que se ha descubierto que a 10 millones de años persiste este elemento, lo que indica que las estrellas se están formando en una etapa muy temprana, teniendo en cuenta que el sol tiene 4,7 millones de años.

El profesor Jesús Hernández, del Centro de Investigaciones de Astronomía de Venezuela, ofrecerá el curso “Medio interestelar y formación estelar”, que inicia hoy miércoles 24 de junio y finaliza el próximo viernes 26.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*