Discapacidad visual no será obstáculo para freír

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

freir

25 de noviembre de 2014

Palmira, nov. 25 de 2014 – Agencia de Noticias UN- Diseñadores industriales de la U.N. Sede Palmira elaboraron un producto que permite a las personas en esta situación de discapacidad, reducir hasta en un 90 % el riesgo de quemarse por salpicaduras.

Se trata de un artefacto construido por un grupo de estudiantes del programa de Diseño Industrial de la U.N. Sede Palmira, que apunta a resolver una de las principales dificultades de las personas en situación de discapacidad visual al enfrentarse a las actividades de la cocina: freír.

El trabajo, desarrollado por los estudiantes Geraldine Medina, Santiago Mendoza y Leonardo Melo, se basa en una metodología de diseño colaborativo con el usuario, en la que este se convierte en una pieza fundamental para el diseño del producto.

“La idea, al inicio del proyecto, fue tener una experiencia cercana y vivencial de las prácticas cotidianas de los invidentes a la hora de cocinar. Por eso con el equipo de trabajo decidimos vendarnos los ojos y detectar cuáles son las principales dificultades al cocinar”, afirma Leonardo Melo.

Los estudiantes, guiados por las profesoras Eliana Castro y Patricia Herrera, desarrollaron cuatro propuestas antes de tener el artefacto final, apoyados en tecnologías Cad-Cam, que se encargan de realizar prototipos con dimensiones exactas.

“Al final, encontramos que freír es una de las tareas más difíciles y peligrosas que las personas invidentes enfrentan al cocinar, además de agarrar los utensilios, limpiar y lavar”, dice el estudiante.

Por lo tanto desarrollaron Asir, un producto que brinda autonomía y satisfacción a personas en situación de discapacidad visual, con el fin de que puedan cocinar con mayor seguridad.

Este producto tiene 30 centímetros de diámetro y considera los estándares de medida de las ollas convencionales. Está hecho en madera pino y cuenta con una malla metálica que reduce el riesgo de quemarse por salpicadura.

“El artefacto disminuye en un 90 % dicho peligro. Lo interesante, además, es que no solo está hecho para este tipo de población, sino para la comunidad en general, que a diario se enfrenta a esta dificultad”, asegura Melo.

De esta forma, los más de 1,14 millones de personas que presentan algún grado de discapacidad visual y que representan el 43,5 % del total de discapacitados del país, según el Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas, podrán contar con una herramienta que les facilitará desempeñarse en la cocina con mayor seguridad.

“Lo importante de este proceso es que se hizo de manera colaborativa con una persona que tiene esta discapacidad, lo cual nos permitió desarrollar un producto basado en sus propias necesidades”, dice le estudiante.

Para la profesora Gloria Patricia Herrera, este proyecto, que está enmarcado dentro del “Nodo de diseño y uso: diseñando para la discapacidad”, es un claro ejemplo de la función de los diseñadores en el tema de innovación social.

“Este tipo de iniciativa demuestra el compromiso que debe tener el diseñador industrial con la satisfacción de las necesidades de la sociedad, en la medida de generar proyectos de innovación social”, concluye.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*