“Ni un niño menos fuera de la escuela”, cuestión de tiempo

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

05 de marzo del 2013

Bogotá D. C., mar. 05 de 2013 – Agencia de Noticias UN- Una investigación sostiene que la deserción escolar no se basa en la escasa valoración de la educación, sino en el cuestionamiento sobre la extensión de la Educación Básica y Media.

“Ni Uno Menos. Te quiero estudiando por siempre”. A la luz de este propósito y bajo ese eslogan, una investigación del Instituto de Estudios Urbanos de la UN –en colaboración con el Ministerio de Educación- estudia una estrategia de movilización social para motivar la permanencia de los menores en el colegio y disminuir la deserción escolar.

El proyecto titulado “Implementación de la estrategia de movilización social, acción pedagógica y comunicación” proviene del desarrollo de una consultoría de parte del IEU de la Universidad Nacional al Ministerio de Educación, que se interesó en establecer estrategias para que los menores regresen y permanezcan en el colegio.

La deserción escolar en educación básica y media en Colombia tiene cifras alarmantes. Según el Ministerio de Educación Nacional,  en el año 2011, 360.480 estudiantes abandonaron sus clases por diferentes circunstancias: largas distancias entre el colegio y la casa; problemas económicos; bajo rendimiento escolar, entre otras.

En consecuencia, el proyecto de consultoría y la investigación exploratoria debían estudiar en 32 municipios del país (los de mayor deserción escolar) la problemática, y determinar una “estrategia de acción pedagógica, comunicación y movilización social” para promover la escolaridad.

Según la socióloga UN Tatiana Gomescásseres, investigadora del proyecto, “se trata es de crear movilización social nacional” y  más allá de darles transporte, comida o uniformes a los niños, se les motive a permanecer en la escuela, mediante acciones pedagógicas y de comunicación.

Y es que, el grupo de trabajo del proyecto, partió de la hipótesis de que entre los desertores hay un amplio grupo de niños, niñas y jóvenes que no permanecen en la escuela porque valoraban poco la educación, según una encuesta realizada en el año 2010 por el DANE, el MEN y la Universidad Nacional, que exploraba las principales causas de deserción escolar.

No se trata de un problema de valoración de la educación

En la primera etapa del estudio —desarrollado entre noviembre y diciembre del año 2012—, el propósito fue revisar la importancia que la educación tenía para los menores, padres y docentes. Contó con la participación de 15 gestores en los 32 municipios y 7 profesionales en el equipo base de Bogotá.

“Encontramos que los docentes culpan a los padres porque no motivan a los hijos a ir al colegio; los padres dicen que  la responsabilidad de que los estudiantes permanezcan en la escuela, es de los profesores”, señala la investigadora Gomescásseres y agrega, que tanto para los escolares, los docentes, como los padres de familia, la educación es muy importante.

La Magíster puntualiza: “Esa hipótesis que teníamos nosotros no era tan cierta, todos valoran la educación. Ahora indagamos si la poca valoración está relacionada con el hecho de permanecer 11 años en el sistema escolar”.

Según sostienen los primeros resultados del proyecto, muchos jóvenes consideran que ya estudiaron lo suficiente –incluso cuando alcanzan el 5° grado de primaria- lo que conduce a su deserción. Los padres, por su parte, justifican esta decisión bajo la misma explicación.

En la segunda etapa, iniciada en enero de 2013 y que se extenderá hasta abril, el objetivo ha sido comparar los valores dominantes sobre la educación; es decir, preguntarse: ¿Cómo se instituyen diferentes valores sobre el sistema educativo? ¿Cómo lo perciben los padres y estudiantes?

“Algunos estudios sostienen que es necesario permanecer once años en el colegio para poder adquirir unos conocimientos fundamentales, aprender pautas de comportamiento, socializar, etc. Hemos encontrado que hay un conjunto de personas en los municipios que no lo valoran así”.

En esta fase, la investigadora especifica que si la realidad dice que algunas personas creen que es suficiente estudiar hasta 5° de primaria, o noveno grado y por otro lado, se insiste en que los estudiantes se mantengan en el colegio, por muy buena que sea la estrategia es posible que no logre romper con la creencia de que no es necesario culminar los estudios básicos de primaria y secundaria.

Este momento de la investigación pretende sustentar la estrategia y decir en qué medida puede funcionar, y Gomescásseres  concluye: “aunque hemos visto buenos resultados en la implementación, queremos darle soporte conceptual a la estrategia pero también darle sustento y decirle al Ministerio hasta qué punto puede ser efectiva y hasta qué punto no”.

Creditos :

http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/inicio.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*