Nanopartículas para detectar enfermedades.

 
Facebooktwittergoogle_plusmail
25 de Octubre del 2012
Investigadores de la UN en Manizales trabajan en métodos más precisos, ágiles y menos invasivos para combatir bacterias como E. coli y enfermedades como la clamidia y, en el futuro, el sida.
El trabajo, efectuado por el profesor Carlos Vargas Hernández, consiste en la elaboración de nanopartículas metálicas que funcionan como una especie de sensores en el cuerpo humano. Estos pueden diagnosticar enfermedades que, por encontrarse en pequeñas concentraciones, son difíciles de detectar a través de métodos convencionales.
Para obtenerlas, se recubren partículas metálicas de oro, plata o de óxido de zinc con determinadas proteínas, que para las células de la enfermedad parecen alimento. Estas se acumulan atraídas por el supuesto alimento, que, en realidad, no es más que un anzuelo puesto por los investigadores para establecer su ubicación exacta.
“La idea es que estas partículas se anclen a las células enfermas y, por su morfología, permitan detectar las bacterias. Es decir que actúen como un agente intermedio para seguirlas en el cuerpo y facilitar el diagnóstico”, indica el profesor Vargas.
La metodología para crear estas nanopartículas es muy simple, rápida  y bastante económica. Solo requiere sintetizar unos pocos reactivos químicos en el laboratorio mediante la técnica de microondas (similar a lo que sucede con la preparación de alimentos en un horno casero). Así, se obtiene un material con una constitución muy uniforme y con un gran potencial para la medicina.
Además, y según esperan los investigadores, posibilitará un diagnóstico más certero, menos invasivo y con efectos secundarios reducidos.
“Se proyecta introducir estas partículas en las personas con algún anticuerpo y, al estar ubicadas exactamente donde está la enfermedad, atacarla con terapias láser, que son menos invasivas que las convencionales”, explica el profesor Marcelo Mariscal, de la Universidad de Córdoba en Argentina.
Igualmente, mediante experimentos adelantados con partículas metálicas funcionalizadas con la proteína GP120, que se ancla a la célula portadora del VIH, se espera desarrollar nuevas fórmulas para diagnosticar esta enfermedad.
Créditos:http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/inicio.html
Se desarrollan métodos para detectar bacterias como E. coli y VIH.

Se desarrollan métodos para detectar bacterias como E. coli y VIH.

25 de Octubre del 2012

Investigadores de la UN en Manizales trabajan en métodos más precisos, ágiles y menos invasivos para combatir bacterias como E. coli y enfermedades como la clamidia y, en el futuro, el sida.

El trabajo, efectuado por el profesor Carlos Vargas Hernández, consiste en la elaboración de nanopartículas metálicas que funcionan como una especie de sensores en el cuerpo humano. Estos pueden diagnosticar enfermedades que, por encontrarse en pequeñas concentraciones, son difíciles de detectar a través de métodos convencionales.

Para obtenerlas, se recubren partículas metálicas de oro, plata o de óxido de zinc con determinadas proteínas, que para las células de la enfermedad parecen alimento. Estas se acumulan atraídas por el supuesto alimento, que, en realidad, no es más que un anzuelo puesto por los investigadores para establecer su ubicación exacta.

“La idea es que estas partículas se anclen a las células enfermas y, por su morfología, permitan detectar las bacterias. Es decir que actúen como un agente intermedio para seguirlas en el cuerpo y facilitar el diagnóstico”, indica el profesor Vargas.

La metodología para crear estas nanopartículas es muy simple, rápida  y bastante económica. Solo requiere sintetizar unos pocos reactivos químicos en el laboratorio mediante la técnica de microondas (similar a lo que sucede con la preparación de alimentos en un horno casero). Así, se obtiene un material con una constitución muy uniforme y con un gran potencial para la medicina.

Además, y según esperan los investigadores, posibilitará un diagnóstico más certero, menos invasivo y con efectos secundarios reducidos.

“Se proyecta introducir estas partículas en las personas con algún anticuerpo y, al estar ubicadas exactamente donde está la enfermedad, atacarla con terapias láser, que son menos invasivas que las convencionales”, explica el profesor Marcelo Mariscal, de la Universidad de Córdoba en Argentina.

Igualmente, mediante experimentos adelantados con partículas metálicas funcionalizadas con la proteína GP120, que se ancla a la célula portadora del VIH, se espera desarrollar nuevas fórmulas para diagnosticar esta enfermedad.

Créditos:http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/inicio.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*