Tag Archives: vida sana

EL TÉ, PARTE DE UNA VIDA SANA

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Comúnmente en cualquier lugar se consume té, ya sea de manzanilla, negro o de hierbabuena; “todos ellos poseen compuestos polifenólicos que evitan en el organismo la oxidación de especies reactivas de oxígeno y nitrógeno que se forman como derivado del envejecimiento y el estrés”, mencionó el doctor Víctor Manuel Huerta Espinosa, Profesor Investigador de la Facultad de Ingeniería Química de la BUAP.ç

Hoy en día existe una gran variedad derivada de la cultura de Oriente y Medio Oriente, al igual que a nivel nacional; “prácticamente antes de la colonización, los indígenas nativos se curaban con múltiples tes medicinales”, indicó el Investigador.

Específicamente el de manzanilla contiene de manera natural el mismo compuesto que la aspirina, ácido acetilsalicílico, por lo tanto resulta benéfico para dolores de cabeza, estómago y articulaciones. “Un té poco común, pero que ya se comercializa en los supermercados y se industrializa, sobre todo, en el estado de Puebla es el de jamaica, un antioxidante de los más potentes”, agregó.

Para tener una calidad de vida sana se necesitan tres factores: una buena alimentación; realizar ejercicio adecuado, caminar o trotar 30 minutos diarios, y una vida sociocultural, teniendo relaciones con la gente, acciones de lectura y seguir aprendiendo.

Parte de esa alimentación incluye a los tes, en lugar de bebidas carbonatadas, pues el daño directo de éstas se aprecia en la obesidad, porque contienen entre 12 y 14.5 por ciento de azúcar, generando un exceso y acumulación de grasa.

“Si una persona toma un litro de refresco al día, en total ingiere 140 gramos de azúcar y si cada gramo equivale a cuatro kilocalorías, se consumen aproximadamente 560 kilocalorías, cuando el requerimiento de la población es de 2 mil kilocalorías, considerando desayuno, comida y cena”, señaló Huerta Espinosa.

La obesidad es considerada la pandemia del siglo XXI, desencadena hipertensión, problemas en la circulación e inclusive infartos, “una forma de prevención de todas estas enfermedades es precisamente suministrando al organismo, a través de la alimentación -en este caso tes- productos que compensen los resultados de la oxidación”.

Huerta Espinosa expresó que la invitación final es a retomar las bebidas tradicionales que se han ido perdiendo, “porque en lugar de comprar un poco de jamaica y remojarla en agua para después consumirla por ejemplo, preferimos comprar agua carbonatada”.

“Tenemos que consumir compuestos que contrarresten los contaminantes ambientales que respiramos y producen oxidación, y todos aquellos efectos acelerados a los que nos vemos sometidos en la vida cotidiana”, enfatizó el catedrático.

Fuente: Comunicación Institucional BUAP (buap.mx)

Sabersinfin.com