Tag Archives: tenochtitlan

DESCUBREN EN SAN LORENZO TENOCHTITLÁN, VERACRUZ, DOS PIEZAS OLMECAS DE TRES MIL AÑOS DE ANTIGÜEDAD

 
Facebooktwittergoogle_plusmail
Dos piezas olmecas de tres mil años de antigüedad fueron descubiertas por un grupo de arqueólogos encabezado por Ann Marie Cyphers Tomic, académica del Instituto de Investigaciones Antropológicas (IIA) de la UNAM.
Se trata de un disco de basalto de 61 centímetros de diámetro que tiene el grabado de dos huellas de patas de ave, probablemente de un águila, así como una escultura de bulto parcial con forma felina, con las fauces abiertas y las dos patas delanteras cruzadas, de 300 kilogramos de peso, que está mutilada y podría corresponder a un jaguar, explicó la arqueóloga en entrevista.
Ambos vestigios están hechos de basalto y se encontraron en el Palacio Rojo, lujosa residencia de los gobernantes de la primera capital olmeca (de dos mil 200 metros cuadrados), ubicada en San Lorenzo, municipio de Texistepec, Veracruz, a 60 kilómetros del puerto de Coatzacoalcos.
Las piezas se exhiben al público en el Museo Comunitario del lugar, que fue inaugurado en 1995 con apoyo de esta casa de estudios.
El Palacio Rojo ha sido excavado en casi una cuarta parte de su totalidad por Cyphers, dedicada al estudio de la zona arqueológica desde 1990.
Su labor en 2012 y 2013 fue financiada por Petróleos Mexicanos, a través del Fondo para la Comunicación y la Educación Ambiental, A.C., que entre sus objetivos tiene el fomento a la protección de los recursos ambientales y culturales en el sur de Veracruz.
“San Lorenzo Tenochtitlán es la capital más antigua de la cultura Olmeca. Fue fundada desde el año mil 800 antes de nuestra era y tuvo su apogeo entre los años mil 400 y mil”, sostuvo la arqueóloga.
Disco, monumento conmemorativo
El disco grabado, descubierto en 2012 por la universitaria y su grupo, es un objeto singular, un monumento conmemorativo cuyo grabado se relaciona con el nombre de un gobernante olmeca.
“Se colocó al inicio de la construcción del Palacio Rojo, entre el año mil 400 y mil 200 antes de nuestra era. Se posicionó junto a un drenaje sinuoso de basalto. Por contar entre las primeras actividades de la edificación, el disco debió ser un símbolo conmemorativo y testigo del nombre de la persona que financió la obra”, detalló Cyphers.
La arqueóloga consideró que las dos huellas de ave grabadas (que quizá corresponden a un animal poderoso como el águila arpía, que entonces se encontraba en la región) representan el símbolo de un gobernante de la capital.
“Las cabezas colosales, emblema de la cultura olmeca, portan cascos sobre los cuales tienen grabadas insignias que hacen referencia a los nombres de los gobernantes que representan. La cabeza colosal número cinco de San Lorenzo tiene en su tocado los símbolos de dos patas de ave. Sospecho que es del mismo gobernante que inició la construcción del palacio”, comentó.
En el Palacio Rojo hay varias representaciones relacionadas con aves en otros monumentos, por lo que se especula que pudieran ser emblemas de un linaje específico. “El contexto en que se encuentra el disco nos da información adicional sobre la identidad del gobernante fundador del palacio”, acotó.
Cabeza de felino, muestra de reciclaje
Dentro del Palacio, los arqueólogos han ubicado diversos tipos de cuartos, incluidas áreas de trabajo y almacenes de esculturas incompletas. “Los olmecas utilizaban las esculturas, a veces las mutilaban y luego las almacenaban por algún tiempo antes de reciclarlas para crear formas distintas”.
El reciclaje se motivaba en parte por consideraciones económicas, pues la roca basáltica se importó de yacimientos distantes en la sierra de los Tuxtlas. También, el tallado de segunda fase permitió la creación de nuevos símbolos sagrados, la cual estaba bajo el control de la élite que residía en el Palacio. A este grupo de piezas pertenece el felino encontrado en la temporada de 2013”, subrayó la investigadora del IIA.
Las esculturas tienen un simbolismo cósmico y sagrado, así que las transformaban para usar la misma roca en otras ceremonias. Es el caso de la cabeza de felino de fauces abiertas, que cuenta con las patas delanteras, pero no con el resto del cuerpo; probablemente se trate de un jaguar, poderoso símbolo en esa cultura.
Cyphers inició hace casi 24 años su proyecto con el estudio de los espacios domésticos y cotidianos de los olmecas, pero poco a poco diversificó y amplió su línea de investigación, hasta incluir aspectos ceremoniales y productivos, reconocimientos regionales e investigaciones de la subsistencia y el paleoambiente. “Así podemos tener una idea integral de lo que fue esa gran capital olmeca”, remarcó.
Taller de navajas de obsidiana
Actualmente, Cyphers labora en otro frente de excavación en la zona olmeca, llamado Malpica U, que aparentemente es el primer taller de navajas de obsidiana en Mesoamérica conocido hasta ahora.
Con financiamiento de un proyecto PAPIIT de la UNAM, se llevan a cabo excavaciones en el taller que se encuentra en Loma del Zapote, un sitio arqueológico que colinda al sur con San Lorenzo y forma parte del mismo contexto olmeca.
“La obsidiana es un vidrio volcánico y fue el material más importante para hacer herramientas cortantes, principalmente en el Altiplano de Mesoamérica. Tiene el filo más potente del mundo, incluso más que un bisturí”, señaló.
La navajilla de obsidiana fue una herramienta fundamental en Mesoamérica; se utilizó en la vida cotidiana y en las ceremonias rituales; su producción requería de especialistas. Los olmecas de San Lorenzo consiguieron obsidiana de al menos 11 yacimientos lejanos.
El taller de Malpica U se localiza sobre una enorme estructura semejante a un muelle, que se ubica junto a un río ahora extinto. Ahí laboraban artesanos especializados, que producían las navajas y dejaron herramientas y desechos de producción como testigo de su labor.
“En Malpica U hemos trabajado durante dos temporadas de campo (en 2012 y 2013) y seguiremos el año entrante. En gabinete se realiza la clasificación de los artefactos y desechos, con base en factores tecnológicos que permiten la identificación de los pasos productivos que pueden ordenarse en una chaîne opératoire”, finalizó.
Créditos: UNAM-DGCS-710-2013

UNAM28112013-1Dos piezas olmecas de tres mil años de antigüedad fueron descubiertas por un grupo de arqueólogos encabezado por Ann Marie Cyphers Tomic, académica del Instituto de Investigaciones Antropológicas (IIA) de la UNAM.

Se trata de un disco de basalto de 61 centímetros de diámetro que tiene el grabado de dos huellas de patas de ave, probablemente de un águila, así como una escultura de bulto parcial con forma felina, con las fauces abiertas y las dos patas delanteras cruzadas, de 300 kilogramos de peso, que está mutilada y podría corresponder a un jaguar, explicó la arqueóloga en entrevista.

Ambos vestigios están hechos de basalto y se encontraron en el Palacio Rojo, lujosa residencia de los gobernantes de la primera capital olmeca (de dos mil 200 metros cuadrados), ubicada en San Lorenzo, municipio de Texistepec, Veracruz, a 60 kilómetros del puerto de Coatzacoalcos.

Las piezas se exhiben al público en el Museo Comunitario del lugar, que fue inaugurado en 1995 con apoyo de esta casa de estudios.

El Palacio Rojo ha sido excavado en casi una cuarta parte de su totalidad por Cyphers, dedicada al estudio de la zona arqueológica desde 1990.

Su labor en 2012 y 2013 fue financiada por Petróleos Mexicanos, a través del Fondo para la Comunicación y la Educación Ambiental, A.C., que entre sus objetivos tiene el fomento a la protección de los recursos ambientales y culturales en el sur de Veracruz.

“San Lorenzo Tenochtitlán es la capital más antigua de la cultura Olmeca. Fue fundada desde el año mil 800 antes de nuestra era y tuvo su apogeo entre los años mil 400 y mil”, sostuvo la arqueóloga.

Disco, monumento conmemorativo

El disco grabado, descubierto en 2012 por la universitaria y su grupo, es un objeto singular, un monumento conmemorativo cuyo grabado se relaciona con el nombre de un gobernante olmeca.

“Se colocó al inicio de la construcción del Palacio Rojo, entre el año mil 400 y mil 200 antes de nuestra era. Se posicionó junto a un drenaje sinuoso de basalto. Por contar entre las primeras actividades de la edificación, el disco debió ser un símbolo conmemorativo y testigo del nombre de la persona que financió la obra”, detalló Cyphers.

La arqueóloga consideró que las dos huellas de ave grabadas (que quizá corresponden a un animal poderoso como el águila arpía, que entonces se encontraba en la región) representan el símbolo de un gobernante de la capital.

“Las cabezas colosales, emblema de la cultura olmeca, portan cascos sobre los cuales tienen grabadas insignias que hacen referencia a los nombres de los gobernantes que representan. La cabeza colosal número cinco de San Lorenzo tiene en su tocado los símbolos de dos patas de ave. Sospecho que es del mismo gobernante que inició la construcción del palacio”, comentó.

En el Palacio Rojo hay varias representaciones relacionadas con aves en otros monumentos, por lo que se especula que pudieran ser emblemas de un linaje específico. “El contexto en que se encuentra el disco nos da información adicional sobre la identidad del gobernante fundador del palacio”, acotó.

Cabeza de felino, muestra de reciclaje

Dentro del Palacio, los arqueólogos han ubicado diversos tipos de cuartos, incluidas áreas de trabajo y almacenes de esculturas incompletas. “Los olmecas utilizaban las esculturas, a veces las mutilaban y luego las almacenaban por algún tiempo antes de reciclarlas para crear formas distintas”.

El reciclaje se motivaba en parte por consideraciones económicas, pues la roca basáltica se importó de yacimientos distantes en la sierra de los Tuxtlas. También, el tallado de segunda fase permitió la creación de nuevos símbolos sagrados, la cual estaba bajo el control de la élite que residía en el Palacio. A este grupo de piezas pertenece el felino encontrado en la temporada de 2013”, subrayó la investigadora del IIA.

Las esculturas tienen un simbolismo cósmico y sagrado, así que las transformaban para usar la misma roca en otras ceremonias. Es el caso de la cabeza de felino de fauces abiertas, que cuenta con las patas delanteras, pero no con el resto del cuerpo; probablemente se trate de un jaguar, poderoso símbolo en esa cultura.

Cyphers inició hace casi 24 años su proyecto con el estudio de los espacios domésticos y cotidianos de los olmecas, pero poco a poco diversificó y amplió su línea de investigación, hasta incluir aspectos ceremoniales y productivos, reconocimientos regionales e investigaciones de la subsistencia y el paleoambiente. “Así podemos tener una idea integral de lo que fue esa gran capital olmeca”, remarcó.

Taller de navajas de obsidiana

Actualmente, Cyphers labora en otro frente de excavación en la zona olmeca, llamado Malpica U, que aparentemente es el primer taller de navajas de obsidiana en Mesoamérica conocido hasta ahora.

Con financiamiento de un proyecto PAPIIT de la UNAM, se llevan a cabo excavaciones en el taller que se encuentra en Loma del Zapote, un sitio arqueológico que colinda al sur con San Lorenzo y forma parte del mismo contexto olmeca.

“La obsidiana es un vidrio volcánico y fue el material más importante para hacer herramientas cortantes, principalmente en el Altiplano de Mesoamérica. Tiene el filo más potente del mundo, incluso más que un bisturí”, señaló.

La navajilla de obsidiana fue una herramienta fundamental en Mesoamérica; se utilizó en la vida cotidiana y en las ceremonias rituales; su producción requería de especialistas. Los olmecas de San Lorenzo consiguieron obsidiana de al menos 11 yacimientos lejanos.

El taller de Malpica U se localiza sobre una enorme estructura semejante a un muelle, que se ubica junto a un río ahora extinto. Ahí laboraban artesanos especializados, que producían las navajas y dejaron herramientas y desechos de producción como testigo de su labor.

“En Malpica U hemos trabajado durante dos temporadas de campo (en 2012 y 2013) y seguiremos el año entrante. En gabinete se realiza la clasificación de los artefactos y desechos, con base en factores tecnológicos que permiten la identificación de los pasos productivos que pueden ordenarse en una chaîne opératoire”, finalizó.

Créditos: UNAM-DGCS-710-2013

Declaración de México-Tenochtitlan 2010

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

24 de mayo de 2010

Desde la esencia de esta tierra de profunda historia y cobijados con el espíritu de la Gran Tenochtitlan… cuyo corazón sigue latiendo y con la ayuda de los guardianes de este lugar, que nos hacen confluir para hablar de nuestras raíces ancestrales….

Bajo la idea de que a un estado corresponde una nación, los pueblos y naciones del Abya Yala hemos estado excluidos de los proyectos económicos, sociales, políticos y culturales que se han ido forjando en nuestros territorios, pero mantenemos en la resistencia nuestras culturas, lenguas y valores. Hoy, el modelo neoliberal, nos mantiene en una situación de exclusión, de explotación económica, de imposición de un modelo educativo que nos disminuye y discrimina, de una dominación cultural, social y política en todos los ámbitos de nuestra vida y bajo una práctica de saqueo y despojo de nuestros recursos naturales, de migración por causa de la pobreza y falta de trabajo, y de una falta de reconocimiento pleno de nuestros derechos; por ello, los hombres y mujeres de las naciones y pueblos indígenas somos extranjeros en nuestras propias tierras.

Los pueblos Indígenas de América y el Caribe, hemos venido luchando por el reconocimiento de nuestros derechos políticos y humanos colectivos, identidad, cosmovisión, autodeterminación, tierra, territorios así como la administración de nuestros recursos; esta lucha ha permitido avanzar en el reconocimiento de un marco jurídico internacional sobre derechos indígenas, siendo uno de los logros más recientes, la Declaración sobre Derechos de los Pueblos Indígena de la ONU.

A la mayoría de los gobiernos, no les interesa el desarrollo de los pueblos indígenas, sino que se coluden con los intereses de las grandes transnacionales, acondicionando los marcos jurídicos nacionales para despojar a nuestros pueblos indígenas. Y actualmente los Estados están festejando el Bicentenario de las llamadas Independencias de Abya Yala.

Ante esta situación, los movimientos indígenas del Abya Yala  tenemos varios desafíos que debemos analizar, reflexionar y establecer compromisos de acción, así como objetivos de corto, mediano y largo plazo para recuperar y ejercer derechos como la libre determinación y la autonomía, de definición de líneas alternas de desarrollo y de aportar nuestra experiencia cultural milenaria a la tarea de refundación de los estados nacionales para construir los nuevos estados plurinacionales.

Desde el seno de la Gran Tenochtitlan valoramos y apoyamos las luchas de resistencia y defensa de las tierras y territorios que se han realizado y se seguirán haciendo por nuestros pueblos indígenas y afrodescendientes, porque para nosotros no existe vida, ni cultura ni futuro, sin tierras y territorios. Y porque debemos mantener la herencia que debemos dejar a nuestros hijos. Por ello exigimos a los gobiernos de los Estados-Nación la desmilitarización de nuestros territorios y la derogación de las actuales leyes agrarias que atentan contra nuestros derechos. Especial indignación nos causa la privatización de nuestras tierras, la concesión de proyectos mineros y de explotación privada del agua en nuestros territorios.

La humanidad, de la que somos parte, vivimos una enorme crisis mundial: financiera, ambiental, energética, alimentaria, de salud, de valores y en general hay crisis en todos los estados-nación que mercantilizan la vida y los bienes de la Pachamama, de la madre tierra, vulnerando derechos, soberanías y hoy estamos a un paso de la hecatombe planetaria. Por eso responsabilizamos a los estados desarrollados por la crisis climática del mundo; por eso pedimos que se cumpla el protocolo de Kioto y se acepte la propuesta del Buen Vivir.

Con base en lo anterior y como producto del Encuentro de Pueblos Indígenas Originarios y afrodescendientes:

Proponemos:

•    La construcción de nuevos proyectos de Estados-Nación, con inclusión de los pueblos indígenas y afrodescendientes, a través de un proceso de refundación de los Estados-Nación;
•    Una nueva relación de respeto y de reconocimiento político de los  Estados-Naciones con los pueblos indígenas;
•    La construcción de estrategias para el fortalecimiento del movimiento indígena continental a partir de las bases sociales de los pueblos, de las condiciones de organización locales y de las realidades socioculturales de las diferentes naciones existentes.
•    La definición de estrategias para el pleno reconocimiento constitucional de los derechos de los pueblos indígenas, en cada país, con base en los instrumentos internacionales existentes;
•    Luchar por la articulación y la unidad de los pueblos y naciones del Abya Yala y afrodescendientes, a realizar  un esfuerzo de acercamiento entre todos los actores sociales que los componen, como organizaciones indígenas, autoridades civiles, comunales, tradicionales y ejidales, profesionistas indígenas, intelectuales y líderes naturales de los pueblos indígenas de América.
•    Construir alianzas con otros sectores  que compartimos la misma problemática y la misma memoria histórica, para comprometernos en hacer realidad una misma esperanza, la de un mundo mejor para los pueblos indígenas y no indígenas de la actualidad.
•    Generar condiciones e impulsar los procesos de la libre determinación en el marco de las autonomías, con o sin reconocimiento legal, bajo el propósito de garantizar la supervivencia de los Pueblos y Naciones Indígenas; por tanto
•    Participar activamente en la Cumbre Mundial del cambio climático a realizarse en México y que la voz de los pueblos y naciones indígenas sean escuchados para salvar la vida del planeta.

NOS PRONUNCIAMOS POR:

•    El reconocimiento y aplicación efectiva del convenio 169 de la OIT y la Declaración Universal de los Derechos de los Pueblos Indígenas proclamada por la ONU, por los gobiernos de los actuales Estados-nación.
•    El rechazo a los festejos del Centenario y Bicentenario al que se le han destinado presupuestos millonarios, ya que los pueblos indígenas y afrodescendientes no tenemos nada que celebrar.
•    El reconocimiento de los derechos de los pueblos Afrodescendientes de América y del Caribe y a su contribución cultural a la vida de nuestros pueblos y estados-nación.
•    El respeto pleno a nuestras ceremonias ancestrales en los lugares sagrados y en los sitios donde nuestros abuelos expresaron sus adelantos civilizatorios y que hoy  mal llaman zonas arqueológicas.
•    Respaldar y hacer nuestros los Acuerdos de la IV Cumbre Continental de los Pueblos Indígenas de Abya Yala, celebrada en Puno, Perú, así como la Declaración de los Derechos de la Madre Tierra, emitida recientemente en Cochabamba, Bolivia.
•    El reconocimiento a la enorme participación y contribución de las mujeres indígenas en las luchas por la defensa de nuestros derechos.
•    Los jóvenes indígenas ratificamos nuestra responsabilidad de mantener en alto la bandera de la resistencia indígena continental.
•    El rechazo a la injerencia de partidos políticos, religiones e instituciones oficiales y privadas que han creado divisionismo y confrontación entre las comunidades y naciones indígenas.
•    El rechazo a la existencia de toda frontera en los estados-nación del Abya Yala, porque nuestro territorio no tiene límites.
•    El repudio a la ley SB 10 70 de Arizona EE.UU, por su carácter racista, discriminatorio, violatorio, antimigrante e inhumano. Los Pueblos Indígenas de Abya Yala, no somos inmigrantes en nuestro propio continente.
•    El rechazo a los cultivos transgénicos que atentan contra la vida y pedimos la unidad en la defensa, conservación y reproducción de las semillas nativas  y en especial el Maíz.
•    Repudiamos los asesinatos que realizan los gobiernos de los estados-nación y fuerzas opresoras a luchadores indígenas, defensores de derechos humanos y periodistas. Exigimos justicia a los asesinatos de los compañeros Beatriz Alberta Cariño Trujillo y el observador finlandés Jyri  Antero Yaakkoola en la Caravana por la Paz para romper el cerco en que viven los triquis del municipio autónomo de San Juan Copala, los recientes asesinatos del líder triqui Timoteo Alejandro Ramírez y su esposa Cleriberta Castro en Yosoyuxi, Oax., así como el exterminio de los pueblos indígenas de Colombia y en especial los asesinatos de los hermanos y hermanas del pueblo nasa del Cauca Colombia y los de Bagua, Perú.
•    Esperamos que la ley de derechos indígenas para la ciudad de México D. F. sea la base para la formulación de la futura Constitución de la ciudad capital en la que se reconozcan los derechos de los pueblos indígenas que viven en esta gran metrópoli.
•    Proclamamos este encuentro como un lazo vinculante  de alianza y articulación de la lucha de los Pueblos Indígenas, originarios y afrodescendientes de América latina y del Caribe, con las fuerzas democráticas de México.

¡POR LA UNIDAD Y AUTONOMÍA DE LOS PUEBLOS DEL ABYA YALA!
¡VIVAN LOS PUEBLOS DEL ABYA YALA!

Dado en México-Tenochtitlan, el 22 de mayo de 2010.