Tag Archives: reconstrucción

RECONSTRUYEN CON DIATOMEAS EL PASADO AMBIENTAL DE LAGOS MEXICANOS

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

lagosmexicanos28 de junio de 2014

En los sedimentos de lagos, lagunas y mares habita un vasto grupo de algas microscópicas llamadas diatomeas, organismos unicelulares cubiertos de sílice (un componente de la arena y el vidrio), que al estar encapsulados no se degradan y sirven como microfósiles de las condiciones en que vivieron en otros tiempos.

Con estas herramientas naturales la investigadora Margarita Caballero Miranda, del Instituto de Geofísica (IGf) de la UNAM, estudia en lagos mexicanos un pasado ambiental tan distante como el que hubo en el Holoceno medio, hace seis mil años.

“Las comunidades de diatomeas reflejan las condiciones ambientales en las que habitaron. Tienen una cobertura llamada frústulo silíceo y por eso no se degradan. Se ubican en los sedimentos y con ellas estudiamos el pasado lacustre”, explicó en conferencia ofrecida en la Facultad de Ciencias (FC).

Las diatomeas tienen ciclos de vida cortos, por lo que responden rápidamente a las variaciones ambientales y registran datos importantes de su entorno, como salinidad, alcalinidad, profundidad y nivel de nutrientes, entre otros.

A partir de las asociaciones encontradas en una secuencia estratigráfica marina o lacustre se pueden realizar estimaciones sobre los valores que presentaron esos parámetros en el pasado, señaló.

El pasado lacustre

Los sedimentos acumulados en el fondo de un lago son reflejo de la interacción entre los factores bióticos y abióticos que inciden tanto en ese cuerpo de agua como en su cuenca de captación.

La paleolimnología, detalló, es el estudio de cualquier tipo de información preservada en los sedimentos lacustres que permita reconstruir la naturaleza y variabilidad ambiental de un lago o de su entorno en el pasado.

“Para obtener esa información aplicamos varias metodologías, como la descripción estratigráfica, el fechamiento y el análisis de microfósiles como las diatomeas y el polen, indicadores que aportan datos sobre los cambios ocurridos en el clima y el ambiente”, dijo.

Comprender la variabilidad climática en diferentes escalas de tiempo, su impacto en el desarrollo cultural y entender cómo la presencia humana influye en el entorno son algunos objetivos de estos procesos. “La paleolimnología permite ver nuestro medio con un nuevo enfoque, con una perspectiva histórica que aporta información valiosa para comprender el presente y evaluar el futuro”.

Con ello, la investigadora y sus colaboradores han comprobado la interacción de esos elementos. Han documentado la existencia de climas relativamente secos que coinciden con el máximo desarrollo cultural en Mesoamérica, etapa en que los mayas y teotihuacanos tuvieron su apogeo, y el cambio hacia un clima especialmente seco a finales de este periodo (700 a 900 dC), cuando colapsaron.

Con sus análisis también ha documentado que ambas civilizaciones tuvieron un alto impacto en el ambiente, pues talaron amplias extensiones de bosques y selvas.

Detección de lluvia ácida

Las diatomeas también han sido útiles para detectar la lluvia ácida, un problema que ha afectado al norte de Europa y Canadá durante varias décadas.

“Una de las consecuencias ocurre en los bosques, donde genera manchas que son áreas completas de bosque muerto, debido a que el suelo se acidifica tanto que los árboles no pueden sostenerse”, refirió.

En los lagos provoca una reducción del pH a cierto nivel, lo que aminora o elimina la población de peces, que no pueden vivir sin ciertas concentraciones de acidez o alcalinidad.

Entre sus resultados, Caballero ha comprobado la presencia de lluvia ácida en el lago de Tacámbaro, Michoacán, una de sus áreas de estudio.

Créditos: UNAM-DGCS-368-2014

Exhumaciones reconstruyen la historia bogotana

 
Facebooktwittergoogle_plusmail
Con exhumaciones reconstruyen la historia bogotana. Fotos: A. Felipe Castaño/Unimedios
Con exhumaciones reconstruyen la historia bogotana. Fotos: A. Felipe Castaño/Unimedios

25 de julio del 2011

Bogotá D.C.  Tras estudiar cerca de 740 tumbas del Cementerio Central en Bogotá, antropólogos de la UN trabajan en la reconstrucción de la memoria capitalina de fines del siglo XIX e inicios del XX.

El proyecto arqueológico, que inició hace tres años con el propósito de recuperar los restos que reposaban en el globo B del antiguo Cementerio Central de la capital, fue presentado a la comunidad a través de una muestra de un día en el mismo cementerio, de diferentes elementos que permitieron al equipo de expertos reconstruir parte de la historia bogotana.

Según datos históricos, el globo B del Cementerio Central era destinado para inhumación de los cuerpos de los bogotanos de escasos recursos, por lo que la excavación “permitirá comprender la cultura popular de la época”, afirmó  Lorena Lemus, antropóloga del proyecto.

Se prevé que para finales del 2011, el territorio de excavación sea convertido en el Centro de Memoria, Paz y Reconciliación, un espacio con características museográficas que rinda homenaje no solo a esta parte de la historia, sino a las víctimas del conflicto armado en Colombia, y que además cuente con un archivo físico y virtual de los hallazgos de la excavación y datos históricos de la ciudad.

“Este proceso empezó desde el 2009 con la prospección arqueológica, continuó en el 2010 con la primera excavación y sigue ahora con el inicio de la construcción del Centro de Memoria, Paz y Reconciliación”, explicó Camilo Rojas, antropólogo de la UN y coordinador del proyecto arqueológico.

La excavación dio como resultado el hallazgo de cerca de 2.000 individuos en un área de 3.600 m2 explorados, muestras dentales, ropa de la época, huesos con intervenciones quirúrgicas, restos animales y elementos culturales, entre otros elementos.

“Los dientes, por ejemplo, son una muestra de la importancia del estatus social para esta época, porque vemos que existen numerosas piezas dentales elaboradas en oro, o dientes originales recubiertos con el metal. Una forma de estética que hoy en día no es muy conocida, pero que en ese momento (1873-1970) significaba lujo y prestigio”, aseguró Deisy Perilla, antropóloga del proyecto.

Con los hallazgos, los expertos destacan la evidencia de los cambios sociales presentados durante el último siglo.

“Encontramos rasgos culturales tan claros como los atuendos de la época; pudimos ver el uso de vestidos por parte de la mayoría de las mujeres, no pantalones, además de zapatos de plástico, mantas para la cabeza y muchos elementos que hoy no se utilizan o se han modificado”, destaca Perilla.

Igualmente, elementos propios de los rituales religiosos también fueron presentados durante la exhibición. “Hay varios elementos que generalmente son atribuidos a prácticas mágico-religiosas como fluidos corporales, muñecos, ataduras y otros asociados con brujería. Queremos mostrar que este tipo de prácticas (ocultas o no) hacían parte de la cotidianidad de la gente y de la cultura popular”, describió Lemus.

Créditos: Agencianoticias.unal.edu.co

A MÁS DE UN MES DEL TERREMOTO, SE VULNERA LA SOBERANÍA DEL PUEBLO HAITIANO

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

• “La ayuda de EU costará cara a esa nación”, anticipó María del Socorro Marquina Sánchez, de la Facultad de Derecho de la UNAM
• La falta de un sistema jurídico eficaz, la corrupción, violencia, analfabetismo y un gobierno mediocre, son problemas que aquejan al pueblo antillano

A más de un mes del terremoto que devastó Haití, la Unión Americana ha tomado control del lugar al enviar a 10 mil marines armados, médicos, aviones, telecomunicaciones, gasolina, agua, transporte y víveres.

“Esta ayuda le costará cara a ese pueblo caribeño”, aseveró la académica de la Facultad de Derecho (FD) de la UNAM, María del Socorro Marquina Sánchez.

Ante la crisis económica, política y social que enfrenta ese país, la comunidad internacional se ha encargado de proveer ayuda económica, material y emergente. Sin embargo, no hay que olvidar que se trata de la nación más pobre del continente americano, lo que hace que su soberanía sea sumamente vulnerable.

Después del sismo del 12 de enero, Estados Unidos ocupó militarmente el aeropuerto de Puerto Príncipe; ante este hecho, Francia y otros países solicitaron a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) precisar el papel que desempeñaría la superpotencia.
Además, Chile también optó por enviar tropas, sumándose a las acciones intervensionistas estadounidenses, “que no son necesarias para el desarrollo y estabilidad de los haitianos”.

La especialista recordó que, históricamente, Haití ha sido ocupado en repetidas ocasiones por EU; ha enfrentado múltiples golpes de Estado y padecido varias masacres.

A pesar de que este país asumió su independencia el 1 de enero de 1804, se ha visto sometido a una continua inestabilidad política que derivó en una larga invasión estadounidense, de 1915 a 1934.

Posteriormente, de 1957 a 1986, los dictadores de la familia Duvalier (François y Jean-Claude) gobernaron la isla con ayuda militar y financiera de Estados Unidos. También Gran Bretaña, España y Alemania intentaron intervenir en esa nación.

Por esta razón, en 2004, tras el derrocamiento de Jean-Bertrand Aristide, la ONU emitió la Resolución 1542, en la que decidió establecer la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití (MINUSTAH), con tres objetivos: crear un entorno seguro y estable, garantizar procesos políticos y asegurar los derechos humanos. Hace dos años Brasil asumió el liderazgo de la MINUSTAH.

Por otro lado, Canadá expresó que debido a que alberga población haitiana en su territorio, eliminará trabas burocráticas para posibles adopciones, y brindará la ayuda solicitada por el gobierno caribeño, “la seguridad es más precaria en la medida en que aumenta la desesperación”.

Ante este escenario, la ONU propuso aplicar una estructura que mejore la coordinación a nivel político, asistencial y militar en Haití. Además, firmó una declaración de principios con Estados Unidos para conducir ayuda humanitaria y transporte, y se espera que haga lo mismo con Canadá y que inste a la MINUSTAH a seguir con sus actividades tradicionales.

El índice de desarrollo humano de la ONU coloca a Haití en el lugar 150 de 177 países. Se calcula que 70 por ciento de la población vive en condiciones precarias e inhumanas; además, es uno de los Estados más endeudados del mundo y el cinco por ciento de la población adulta está enferma de sida o difteria, principales causas de muerte en la población.

Aunado a ello, la falta de un sistema jurídico eficaz, la persistencia de la corrupción, la violencia, el analfabetismo y un gobierno mediocre, aquejan a diario al pueblo caribeño, señaló la académica.

En el auditorio Dr. Eduardo García Máynez, de la FD, el profesor Raúl Fernando Solórzano Díaz explicó que las acciones emprendidas, aceptadas y promovidas por el gobierno haitiano, generan el menoscabo de su autonomía, implican acciones de gobierno que están fuera de su inmediato control.

El problema es que a futuro pondrán en riesgo o amenazarán su propia soberanía. Sin embargo, el gobierno necesita ayuda internacional para su reconstrucción, la cual se calcula tomará 10 años.

Fuente:
Boletín UNAM-DGCS-113
dgcs.unam.mx

Sabersinfin.com