Tag Archives: rayos gamma

Rayos gamma identifican corrosión en tuberías de petróleos

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

BOGOTÁ D. C., 18 de septiembre de 2017 — Agencia de Noticias UN-

En el caso de la tubería petrolera, diversos agentes químicos generan cambios en el grosor y debilitamiento del acero, lo cual no permite la circulación del crudo correctamente y obliga a sustituir la tubería casi totalmente, ya que no se cuenta con un sistema que permita identificar los puntos en los que se registran los daños. Continue reading Rayos gamma identifican corrosión en tuberías de petróleos

Descubren nueva forma de usas destellos de rayos gama para calibrar expansión del universo-UNAM

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

19 de septiembre de 2016

Los destellos de rayos gamma o gamma ray bursts (GRBs) son los eventos más energéticos conocidos en el Universo. Aunque a ciencia cierta no se sabe qué son, se conoce que de repente explotan y que la cantidad de energía que arrojan es absolutamente increíble. Continue reading Descubren nueva forma de usas destellos de rayos gama para calibrar expansión del universo-UNAM

Detectan ráfaga de rayos gamma producida por agujero negro al destrozar una estrella

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Fotos cortesía de la NASA.
Fotos cortesía de la NASA.

19 de junio de 2011

• El evento tuvo lugar el pasado 28 de marzo y fue registrado por el satélite Swift; los pormenores serán dados a conocer en la próxima edición de la revista Science
• El director del Instituto de Astronomía de la UNAM, William Lee, es parte del grupo de científicos que realizó el hallazgo

Hace menos de dos meses, el 28 de marzo, el satélite Swift de la NASA localizó una ráfaga de rayos gamma que proviene de la destrucción de una estrella que se acercó demasiado a un agujero negro masivo, en el centro de una galaxia distante, hallazgo que fue dado a conocer por un grupo internacional de astrónomos en la revista Science, este 16 de junio.

El satélite Swift lleva casi siete años de observar el cielo a la caza, entre otras cosas, de destellos de rayos gamma, la luz con mayor energía que existe, para intentar desentrañar el misterio de su origen.

Aunque aún quedan incógnitas, los expertos piensan que la mayoría de ellos se generan si estrellas de muy alta masa colapsan al término de su vida y forman un agujero negro.

A ello, sigue la emisión de una radiación en forma de estrecho chorro que dura sólo unos minutos, pero que debido a su gran intensidad puede ser detectada a pesar de ocurrir en galaxias muy distantes. Estos destellos pueden desprender en muy poco tiempo tanta cantidad de energía como la que nuestro Sol ha emitido desde que se formó, hace cinco mil millones de años.

SW 1644+57: una fulguración sin precedentes

Curiosamente, la ráfaga que detectó el satélite Swift (denominada SW 1644+57), aunque parecía de rutina, duró más de lo habitual. Localizada en el centro de una galaxia en la constelación Draco, a casi cuatro mil millones de años luz de la Tierra, SW 1644+57 brilló descomunalmente en los monitores del satélite por días, un récord para este tipo de fenómenos.

Tras la llamarada detectada, un grupo de astrónomos de instituciones de Estados Unidos, Europa y México -entre los que se encuentra William Lee, director del Instituto de Astronomía de la UNAM- decidieron seguirle la pista y la estudiaron con el telescopio espacial Hubble y el telescopio de rayos X Chandra, ambos puestos en órbita y operados por la NASA.

También buscaron información sobre cómo se veía la galaxia antes de explotar. Todo indica que ésta, como muchas otras, tiene en su centro un agujero negro muy masivo, en este caso con un nivel equivalente a un millón de soles, mediano en comparación con los más grandes, que pueden llegar a pesar hasta mil millones de astros.

La mayoría de las veces, están tranquilos y permanecen invisibles, pero si una estrella pasa cerca, puede ser destrozada por la violenta atracción del agujero negro y ser tragada por él.

Todos los estudios realizados por los astrónomos indican que éste parece haber sido el caso de SW 1644+57. Probablemente, una estrella del tamaño de nuestro Sol habría llegado a una zona peligrosamente cercana al agujero negro y éste la habría perturbado fuertemente, deshaciéndola; tragó buena parte de su material.

Con un proceso similar, pero a mayor escala al que tiene lugar en los destellos de rayos gamma típicos, parte del material tragado se reinyectaría a través de un estrecho y potente chorro. Las partículas en éste viajarían casi a la velocidad de la luz y producirían la intensa emisión de rayos gamma detectada por el satélite.

Es la primera vez que un evento de esta naturaleza es observado en rayos gamma, pero los astrónomos calculan que en cada galaxia con un agujero negro en su núcleo puede suceder una situación similar cada 100 mil años, aproximadamente.

En México, el desarrollo de proyectos de telescopios robóticos se lleva a cabo en el Observatorio Astronómico Nacional en San Pedro Mártir, Baja California. A futuro, serán utilizados para caracterizar y dar seguimiento a esta clase de eventos, y otros que ocurren de manera regular y de los que apenas hay teorías hoy en día.

El trabajo, que será publicado en la prestigiosa revista Science este 16 de junio a través de la sección Science Express, fue liderado por Joshua Bloom, astrónomo de la Universidad de California en Berkeley.

La investigación de William Lee es apoyada parcialmente por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología.

Entre los autores del artículo se encuentran Dimitrios Giannios, Brian D. Metzger, S. Bradley Cenko, Daniel A. Perley, Nathaniel R. Butler, Nial R. Tanvir, Andrew J. Levan, Paul T. O Brien, Linda E. Strubbe, Fabio De Colle, Enrico Ramírez-Ruiz, Sergei Nayakshin, Eliot Quataert, Andrew R. King, Antonino Cucchiara, James Guillochon, Geoffrey C. Bower, Andrew S. Fruchter, Adam N. Morgan y Alexander J. van der Horst.
Créditos: UNAM-DGCS-356-2011/unam.mx

Inició el Instituto de Física de la BUAP su XXI Jornada de Divulgación de la Ciencia

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

22 de marzo de 2011

Los rayos gamma no se generan por los mismos procesos físicos que la luz visible, sino que éstos se producen a partir de aceleración de partículas, donde los aceleradores celestes representan los fenómenos más violentos del universo, expuso el director del Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE), Alberto Carramiñana Alonso.

Durante su ponencia “Estudios multifrecuencias de fuentes celestes de rayos gamma”, como parte de las actividades de la XXI Jornada de Divulgación de la Ciencia, organizadas por el Instituto de Física “Luis Rivera Terrazas” de la BUAP, indicó que con los aceleradores de partículas se pueden estudiar procesos que no se producen en laboratorios terrestres, mostrando así la energética del universo, cuásares y su funcionamiento, lo que permitirá conocer con más detalle la naturaleza de las fuentes celestes.

Señaló que este proyecto de investigación sobre el tema, trata de explorar el cielo en rayos gamma, ver la factibilidad de los instrumentos en México, realizar estudios de galaxias activas y formaciones estelares, así como la conexión entre el cielo y los rayos cósmicos.

Aseveró que “el saber todos estos fenómenos serviría para probar las leyes de la Física, además de poder estudiar fenómenos nuevos que permitirán comprender cómo funciona el universo y de alguna forma aplicar los conocimientos para mejorar la calidad de vida de las personas”.

Explicó a los asistentes el espectro electromagnético, algunos de los instrumentos que se utilizan para este estudio como el Fermi Gamma-Ray Space Telescope, el telescopio de 2 metros del Observatorio Astrofísico Guillermo Haro (OAGH) en Cananea y del Observatorio del Gran Telescopio Milimétrico (OGTM) ubicado en la Sierra Negra, en Puebla; después detalló el modo de operación de cada uno de ellos.

Por su parte, el director del Instituto de Física de la BUAP, Juan Francisco Rivas Silva, comentó que estas jornadas se realizan en memoria del Ingeniero Luis Rivera Terrazas, quien fue un destacado personaje en la Universidad y la sociedad, ya que fundó la Facultad de Ciencias Físico Matemáticas de la BUAP y el INAOE.

“Uno de sus principales intereses fue el desarrollo de la Ciencia y motivar a los jóvenes a estudiar una carrera científica”, por tal motivo, “es importante transmitirle a las futuras generaciones el valor de Luis Rivera Terrazas y continuar con su labor”.

Las diferentes actividades que incluyen conferencias y un concierto, se realizaran hasta el 27 de marzo, a partir de las 12:00 horas, las cuales se impartirán de forma gratuita en el auditorio del Instituto de Física.

Créditos: BUAP/Comunicación Institucional/buap.mx

Operarán UNAM e INAOE observatorio de rayos gamma en el volcán Sierra Negra

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

La UNAM y el INAOE firmaron un convenio para la instalación y operación del observatorio de rayos gamma HAWC, en el volcán Sierra Negra.
La UNAM y el INAOE firmaron un convenio para la instalación y operación del observatorio de rayos gamma HAWC, en el volcán Sierra Negra.

13 de febrero de 2011
• Mediante un convenio, también se pondrán en marcha dos telescopios tipo Cherenkov Atmosférico, proyecto OMEGA y, por lo menos, 300 detectores unitarios tipo Cherenkov de agua

La Universidad Nacional Autónoma de México, por conducto de la Coordinación de la Investigación Científica, y el Instituto Nacional de Astrofísica Óptica y Electrónica (INAOE), suscribieron un convenio de colaboración para la instalación y operación del observatorio de rayos gamma HAWC (High Altitude Water Cherenkov), en el volcán Sierra Negra, y dos telescopios tipo Cherenkov Atmosférico, proyecto OMEGA.

Además, el documento establece la instalación y operación de, por lo menos, 300 detectores unitarios tipo Cherenkov de agua (Proyecto HAWC). Cada uno consta de un tanque de agua de, aproximadamente, siete metros de diámetro y cinco de altura, para la detección de partículas de alta energía; además, estará en funciones la infraestructura periférica necesaria para el funcionamiento del observatorio.

Cada uno de los dos telescopios de tipo Cherenkov atmosférico tendrá una antena reflectora, una cámara de fototubos y el equipo electrónico y de cómputo requerido para su control y adquisición de datos, así como de la infraestructura periférica necesaria para su funcionamiento.

Por parte de esta casa de estudios, suscribieron el documento Carlos Arámburo de la Hoz, coordinador de la Investigación Científica; Guillermo Monsivais Galindo, Alejandro Frank Hoeflich, William Henry Lee Alardin y José Francisco Valdés Galicia, directores de los institutos de Física (IF), Ciencias Nucleares (ICN), Astronomía (IA) y Geofísica (IGf), respectivamente. Por el INAOE, José Silviano Guichard Romero, director General, y Alberto Carramiñana Alonso, coordinador de Astrofísica.

Consolidación de proyectos en el país

Tras agradecer al INAOE la confianza para suscribir el acuerdo, que se buscaba desde hace tiempo para establecer las bases de colaboración y para definir los mecanismos de interacción entre ambas instituciones, Arámburo de la Hoz consideró que con este tipo de proyectos México se coloca en un lugar trascendente en los campos de la astrofísica y la astronomía.

HAWC es un proyecto que ha contado con la participación no sólo de estas dos instituciones, sino también de otras entidades nacionales e internacionales; de hecho, recientemente recibió apoyo por parte del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, refirió.

Ese apoyo, abundó, permitirá desarrollar el sitio con una visión a mediano y largo plazos para la investigación sobre fuentes de alta energía, en particular rayos gamma provenientes de distintos sitios del Universo, y al mismo tiempo, consolidar el proyecto OMEGA.

Por su parte, Guichard Romero reconoció que con este tipo de convenios se fortalece la capacidad de investigación en el área, no sólo de los integrantes del INAOE, sino de la UNAM y de otras instituciones del país, al contar con mayor y mejor infraestructura.

En la sala del Consejo Técnico de la Investigación Científica de esta casa de estudios, destacó que Sierra Negra es un área ideal para realizar este tipo de desarrollos, como se demuestra con los proyectos que se tienen en la zona, como el Gran Telescopio Milimétrico, el HAWC, un detector de neutrones y el radiotelescopio solar RT5, entre otros.

En ese sentido, Valdés Galicia recalcó que el hecho de que Sierra Negra se haya convertido en un sitio astrofísico de observación de importancia mundial representa, al mismo tiempo, un gusto y una responsabilidad para quienes participan en alguno de los proyectos que ahí se impulsan.

Asimismo, Monsivais Galindo resaltó este tipo de colaboraciones, en las que participan varias entidades universitarias, y que además lo hagan de manera seria y decidida. Una vez que se obtengan más resultados de los proyectos que se realizan en la zona, la astrofísica y la astronomía mexicana serán más reconocidas en el planeta, acotó.

Para Lee Alardin, participar en proyectos científicos de este potencial como grupo, como instituciones mexicanas conjuntas, es fundamental. La UNAM y el INAOE desarrollan la mayor parte de la investigación astrofísica en el país.

Al destacar las condiciones que ofrece Sierra Negra, sitio de gran altura y que cuenta con importante infraestructura, Carramiña Alonso, coordinador de Astrofísica del INAOE, indicó que es del interés de ese instituto abrir el sitio a la comunidad científica nacional, para potenciarlo y que se aproveche para una diversidad de experimentos que permitan capitalizar sus condiciones.

Trabajo conjunto desde 2007

La Colaboración HAWC (High Altitude Water Cherenkov), formada en 2007 entre instituciones mexicanas y estadounidenses, tiene como objetivo crear un Observatorio de Rayos Gamma de Alta Energía en el volcán Sierra Negra, Puebla, mediante el uso de la técnica de detectores de Cherenkov en agua. En ella participan, entre otros, los Institutos de Astronomía, Ciencias Nucleares, Física y Geofísica de la UNAM, y el INAOE.

En 2009, se obtuvo el permiso para desarrollar el sitio de HAWC y se instaló un primer prototipo de tres detectores en la cima del volcán, en el área circundante al proyecto del radiotelescopio solar RT5, a cuatro mil 530 metros sobre el nivel del mar.

En mayo de 2010, se inició la construcción del arreglo VAMOS, de siete detectores junto al sitio final de HAWC, a cuatro mil 100 metros sobre el nivel del mar. Y este año, comenzó la edificación del Observatorio HAWC de 300 detectores Cherenkov.
Créditos: UNAM-DGCS-0087-2011/unam.mx