Tag Archives: racismo

El racismo en México se origina en el mestizaje y se detona en la familia-UNAM

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

14 de agosto de 2017

México es un país racista y seguirá siéndolo mientras se crea mestizo, pues el origen de su propensión a discriminar surge de la idea de que nos debemos mezclar e inicia en casi todas las familia, expuso el profesor Federico Navarrete, del Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM. Continue reading El racismo en México se origina en el mestizaje y se detona en la familia-UNAM

INTEGRA, red contra el racismo y la xenofobia: UNAM

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

19 de noviembre de 2015

INTEGRA, Red de Investigación Interdisciplinaria sobre Identidades, Racismo y Xenofobia en América Latina, es un espacio académico y de representantes de organizaciones de la sociedad civil, inter y transdisciplinaria e intersectorial. Su tarea es evidenciar y combatir el racismo y la xenofobia a través de la generación de nuevo conocimiento académico, y el trabajo con organizaciones públicas, sociales y privadas. Continue reading INTEGRA, red contra el racismo y la xenofobia: UNAM

RACISMO, FENÓMENO DE INTOLERANCIA

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

racismointoleranciaEl racismo, en sus diversas expresiones, constituye un fenómeno de intolerancia y discriminación que coloca a personas, grupos socioculturales, pueblos y países en situaciones de vulnerabilidad y exclusión y, en algunos casos, de exterminio, señalaron especialistas en la inauguración del Coloquio Internacional Identidades, Racismo y Xenofobia en América Latina: una Perspectiva Interdisciplinaria acerca de un Problema Complejo.

En este marco, Estela Morales Campos, coordinadora de Humanidades de la UNAM, aludió a la relevancia de impulsar iniciativas académicas orientadas a promover el diálogo y enriquecer perspectivas, en un esfuerzo por consolidar una comunidad universitaria, diversa y plural.

Norma Blazquez Graf, directora del Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades (CEIICH), subrayó que las temáticas abordadas requieren la articulación del conocimiento de distintas disciplinas para integrar propuestas y contribuir a la solución de problemas atávicos.

En el Auditorio José Luis Sánchez Bribiesca de la Torre de Ingeniería de la UNAM, Olivia Gall, investigadora adscrita al CEIICH y coordinadora del coloquio, aseguró que los marcos constitucionales de la mayoría de los territorios y las convenciones internacionales de derechos humanos rechazan la segregación.

Por su parte, Rodolfo Stavenhagen —presidente del Consejo Asesor Honorario de la Red de Investigación Interdisciplinaria y Difusión sobre Identidades, Racismo y Xenofobia en América Latina (INTEGRA)—, sostuvo que el racismo y la xenofobia son temas soslayados en México. Si bien cada vez hay menos países con legislaciones racistas, aún persisten prácticas que excluyen a personas y grupos por características biológicas como el color de piel u origen étnico.

En su oportunidad, Ricardo Bucio, titular del Consejo Nacional para Prevenir y Erradicar la Discriminación (Conapred), aludió a la relevancia de generar conocimiento para determinar los obstáculos culturales, sociales, económicos, legales y políticos que impiden garantizar la igualdad en razón de lo que establecen la Constitución y los tratados internacionales en la materia.

Jorge Gómez Izquierdo, del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades Alfonso Vélez Pliego (ICSyH) de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), dijo que los trabajos del coloquio aportarán elementos para afrontar los retos de consolidar una sociedad donde el color de la piel y las distancias culturales no sean elementos de discriminación.

Raza, un concepto cambiante

En la apertura del encuentro, Peter Wade, de la Universidad de Manchester, Inglaterra, impartió la conferencia magistral Raza, ciencia y sociedad, en la que ofreció un repaso histórico de estos conceptos a partir del siglo XIV.

Es necesario estudiar el mestizaje en América Latina como un mosaico de elementos heredados y no abordarlo como una fusión de identidades, expuso el autor de diversos libros en la materia.

A la inauguración asistieron Luis Raúl González Pérez, abogado General de la UNAM; José del Val, coordinador del Programa Universitario México Nación Multicultural (PUMC) de esta casa de estudios y Jacqueline L’Hoist Tapia, presidenta del Conapred DF.

El coloquio

Los trabajos del coloquio sustentarán el documento estratégico para constituir la Red INTEGRA. En los cinco días de actividades participarán académicos y expertos de Guatemala, Ecuador, Israel, Inglaterra, España y Francia, así como las universidades San Carlos, Andina Simón Bolívar, de Haifa, John Hopkins, Autónoma de Madrid y Sorbona de París. En total, sumarán más de 70 ponentes agrupados en 13 sesiones.

El encuentro es auspiciado por el Conapred, la Subsecretaría de Educación Superior de la SEP y el ICSyH de la BUAP.

Algunos temas a tratar son raza, ciencia y sociedad; prejuicio (estereotipo, estigma) y racismo; genética, bioética y discriminación; segregación de pueblos indígenas; migración; discurso de odio racista y xenófobo (leguaje cotidiano, medios y redes sociales); instituciones y políticas públicas en contra de estos fenómenos en AL y marcos legales interamericanos y jurídicos nacionales referentes a esta problemática.

Créditos: UNAM-DGCS-057-2014

“Nadie quiere ser negro en esta sociedad”

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

“Los afrocolombianos son las personas que hacen las labores de servidumbre o desempeñan los cargos que obedecen al asistencialismo”
“Los afrocolombianos son las personas que hacen las labores de servidumbre o desempeñan los cargos que obedecen al asistencialismo”

5 abril de 2012

Desde diferentes puntos de vista, expertos presentan sus argumentos sobre la discriminación en el país. Un asunto que sigue vigente y que no parece tener una solución a corto plazo.

Desde el derecho

Para Alfonso Palacios, magistrado auxiliar de la Corte Constitucional, el problema es que la raza ha sido tomada como un aspecto que define a una persona y no como algo accidental, como el color de los ojos, la altura o el peso de una persona.

Pero este no es el único aspecto relevante: “el gran problema es que el racismo se da porque la población afrocolombiana es pobre y esto tiene consecuencias que agravan su situación en la sociedad”.

Para Palacios, los temas de discriminación responden a motivos emocionales, no racionales: el racismo nace por prejuicios que están en el inconsciente y que no se puede atacar con normas. Por eso, la solución no va a llegar solo desde el derecho.

“La ley contra la discriminación racial solo sirve para casos extremos y para visibilizar el problema. Pero el racismo va más allá. Yo quitaría esa ley, no la haría. La cuestión es plantearnos el objetivo y cuáles son las soluciones, ¿la ley encaja, es efectiva, nos lleva a la meta? Yo considero que no”, expresa el magistrado.

La solución, para Palacios, radica en un cambio de mentalidad para alcanzar una sociedad más igualitaria. En este proceso, agrega, la diferencia de la raza no puede ser un factor para distinguir a una persona de otra. En el cambio, argumenta el abogado, es necesario revertir la condición de pobreza porque eso contribuirá a mejorar el nivel de educación, la estabilidad en el trabajo, el acceso a mejores posiciones laborales, a mejores condiciones de salubridad.

Desde lo académico

Por otro lado, Ricardo Chica Gelis, profesor de la Universidad de Cartagena, explica que el sistema sociorracial es una herencia colonial que viene del sistema de castas y sigue vigente: este tiene su manifestación en el esquema mental individual y colectivo.

“En Cartagena mucha gente negra acepta el lugar social que le tocó en virtud de su color de piel: en un hotel de la ciudad, el mulato es el portero, el negro es el cocinero y el blanco es el gerente. Este es un esquema recurrente. Es muy difícil encontrar una cajera negra en los bancos o personas afrocolombianas en los puestos de poder”, anota.

Para su tesis de doctorado, el docente está entrevistando gente afro de más de ochenta años de edad, a quienes les pregunta por el cine de los años cuarenta y cincuenta. En esa época, los ancianos iban al Cine Padilla y al Colonial, pero no iban al cine Cartagena porque ahí iban los blancos y los negros no entraban.

“No existió una política apartheid en los años cuarenta ni existe ahora, pero sí hay activo un sistema subyacente en donde la gente, en virtud de su color de piel y de su cultura, se autodiscrimina, se autoexcluye. Y en Colombia esto se ve reforzado por los estereotipos”, explica el profesor, que agregó que estos están relacionados con el baile y lo exótico.

Según Chica Gelis, el turismo y los medios promueven estos estereotipos, y su efecto en la sociedad es que nadie quiere ser negro. “Quién quiere ser negro si lo vas a pasar tan mal o no vas a tener las oportunidades que todo el mundo tiene”, afirma el docente.

Autorreconocimiento

Antes del censo de 2005, el porcentaje de la población que se reconocía como afro en Cartagena era muy bajo. Ese año aparece un porcentaje de 34,6%, hecho que para el profesor suscita una serie de preguntas. “¿Quién quiere ser negro en Cartagena? ¿Cómo es posible que de una población de un millón de habitantes solamente el treinta y pico por ciento se identifique como afro? ¿Y el resto qué? Ahí hay un proceso de ‘blanqueamiento’ que viene desde el siglo XIX, o quizás desde antes”.

Chica Gelis sostiene que, aunque en el discurso histórico se dice que la esclavitud se acabó, esta tiene una dimensión cognitiva y mental (tanto a nivel individual como colectivo) en la que toda la sociedad participa, principalmente los negros.

Por ejemplo, señala que en Cartagena se puede observar cómo se pone en práctica el sistema de casta racial: “el morenito discrimina al más negro, y todavía las abuelas y las mamás les piden a las hijas que busquen un marido para que mejoren la raza. Hay un sentido estratégico del proceso de ‘blanqueamiento’. Es un asunto de dejar ser de negro para poder acceder a una serie de derechos o de privilegios o de oportunidades que los negros, los que son más oscuros de piel, no tienen”.

Para el profesor, el primer problema de los negros en este momento es que no saben cómo serlo. Y la base principal para aprenderlo es la identidad y la memoria. Una de las estrategias para lograrlo está relacionada con la educación en el sentido institucional y cultural. “El asunto de la etnoeducación hay que someterlo a debate porque esta no debería ser solo para los negros, sino para todo el mundo. Esta es una nación multicultural”.

Debate

Este debate se dio en el marco de la segunda sesión del Taller de desarrollo de liderazgo para estudiantes afrocolombianos, que tuvo lugar esta semana y al que asistieron 36 alumnos, en su mayoría de la UN y de otras universidades.

El evento se organizó conjuntamente entre la UN, Phelps Stokes, Fulbright Colombia y la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en ingles).

“Espacios como estos sirven porque tienen un propósito con efecto multiplicador. Se trata de incidir en la formación de una serie de profesionales que, a su vez, esperamos que incidan en sus comunidades de influencia: las académicas, las profesionales y, por supuesto, las de su familia”, concluye el profesor Chica.

Cifras (3.ª edición de Color de Colombia)

La encuesta del barómetro de Las Américas 2011 revela que el 65% de los afros nunca se ha sentido discriminado.
El 39,4% del país y el 27,9% de los afros creen que todavía no es el momento adecuado para que Colombia tenga un presidente negro.
El 41,7% de los afros de la zona central creen que los lugares con mayor discriminación racial contra la población negra en Colombia son las escuelas, colegios y universidades. Por su parte, el 20,8% de los afros del Caribe creen que son los lugares de entretenimiento (bares, discotecas).
El 57,3% del país y el 61% de los afros creen que las personas negras son tratadas peor que las personas blancas.
El 35% de los encuestados afrocolombianos han experimentado alguna discriminación.

Opiniones

– Sindis Meza, abogada y líder social

“El problema más grande que nosotros vemos sobre el racismo es el bajo acceso a la educación superior de los afrocolombianos, pues vemos que es seis veces menor que el de un colombiano no afro. La materialización del racismo se ve en todo el tema de falta de oportunidades para personas afrodescendientes: en el ámbito laboral y en el acceso a cargos directivos y de administración. Los afrocolombianos son las personas que hacen las labores de servidumbre o desempeñan los cargos que obedecen al asistencialismo”.

Créditos: agenciadenoticias.unal.edu.co

Sin educación, difícilmente los pueblos indígenas cumpliremos nuestros sueños: Mirna Kay

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

La dirigente indígena, Mirna Kay Cunningham, al ofrecer su conferencia magistral, un día después de su investidura como doctora honoris causa por la UNAM.
La dirigente indígena, Mirna Kay Cunningham, al ofrecer su conferencia magistral, un día después de su investidura como doctora honoris causa por la UNAM.

* Un día después de la recepción del doctorado honoris causa por la UNAM, ofreció la conferencia “De las políticas de reconocimiento a los retos de la reconstitución de los pueblos indígenas y los desafíos de la implementación de la Declaración de la ONU sobre los derechos de los pueblos indígenas”

Sin educación, difícilmente los pueblos indígenas lograremos nuestros sueños y aspiraciones. La formación es fundamental, pero no sólo de estos pueblos, sino de la sociedad en su conjunto, para cambiar actitudes de racismo y segregación, afirmó la dirigente indígena, Mirna Kay Cunningham.

Al ofrecer la conferencia magistral “De las políticas de reconocimiento a los retos de la reconstitución de los pueblos indígenas y los desafíos de la implementación de la Declaración de la ONU sobre los derechos de los pueblos indígenas”, dijo que los procesos y las luchas locales indígenas son importantes si se logran articular con otros de carácter nacional e internacional.

De lo contrario, si luchamos fuertemente sólo en el ámbito local no conseguiremos que nuestras demandas se transformen en políticas públicas ni en normas internacionales de derechos humanos, sostuvo en el auditorio “Alfonso Caso”, con motivo de su investidura como doctora honoris causa por la UNAM.

“Hemos aprendido que las mujeres tenemos que meternos en todo, y para ello, tenemos que prepararnos, aprender a utilizar todos los mecanismos”, añadió la presidenta del Centro para la Autonomía y Desarrollo de los Pueblos Indígenas.

Los instrumentos de derechos humanos diseñados para todas las personas, abundó, también nos sirven a los pueblos indígenas. Tenemos que aprender a conocerlos y usarlos, como las convenciones para la Eliminación de la Discriminación Racial y de los Derechos del Niño y la Niña, además de fortalecer nuestros propios mecanismos.

Ante académicos y estudiantes universitarios, Kay Cunningham consideró que los indígenas no podemos luchar y alcanzar conquistas solos. Necesitamos a todos los demás sectores de la sociedad, trabajar fuertemente con ellos, porque también padecen racismo y discriminación.

Uno de los desafíos para los próximos años es el cambio climático. Es necesario que se reconozcan los conocimientos de los pueblos originarios sobre el tema, sus formas de manejo de los recursos y del ecosistema, porque al negociar medidas de adaptación y mitigación, “nuestros puntos de vista no son incluidos”.

A inicios de este siglo, en el mundo había entre 360 y 400 millones de indígenas; más de seis mil lenguas son habladas por pueblos indígenas en 70 países. En América, hay entre 40 y 50 millones de personas, de las que al menos 25 millones son mujeres, y se hablan 850 lenguas.
Créditos: UNAM. DGCS-567/unam.mx